Ricardo Vega y yo retratados por Daniel Mordzinski.

Hace unos días asistí a una bellísima exposición del fotógrafo Daniel Mordzinski en Cartagena de Indias, compartíamos hotel y tuvo la amabilidad de, en medio de una sesión de fotos, entregarme un retrato que hizo de Ricardo Vega y yo, en el estudio de la rue Beautreillis, donde vivimos los primeros años de nuestro exilio. Creo que es la foto más hermosa que tengo con el cineasta. Gracias, Daniel.

Por cierto, la película de Ricardo Vega, Te quiero y te llevo al cine (35 mm) participó en el Festival de Cine de Cartagena de Indias, en 1993, así como en otros Festivales internacionales. Ricardo Vega ha realizado 15 documentales de la serie Un tableau, un peintre, así como el documental Fiel Castro, y el cortometraje Régression.

10 respuestas a “Ricardo Vega y yo retratados por Daniel Mordzinski.”

  1. Si existe el término ‘foto cinematográfica’, se le puede aplicar a esta foto. Parece ‘narrar’ un pedazo de vida, evoca ‘inicios’ y ‘charla’, una complicidad compartida en dos tiempos. Dos jóvenes con un mundo por delante por construir, pero con enorme presencia, llenando el espacio vital.

    Me gusta

  2. Me encanta esa foto. Vuestras dos cabezas y el bombillo hacen un triángulo perfecto. Y son dos fotos en una: tú allá atrás preciosa, posando como una modelo chipi-chipi-bombóm europea, y Ricardo acá en otro mundo. Muy buena composición.

    Me gusta

  3. De acuerdo con Liborio y con Marzel. Esta foto es toda una historia narrada en una sola imagen. Tambien me llama la atencion que trasmite el vacio de los primeros tiempos de exilio, cuando todo es lejano y desconocido. Esa foto pudiera comenzar un film, y tambien terminarlo. Si el fotografo tiene el talento para la composicion y encuadre, y para imaginar la historia, son los protagonistas quienes han evocado esos sentimientos en el fotografo con sus historias personales, los actores inmoviles de la foto.

    Me gusta

  4. Esta foto es como un poema. Sin duda alguna, lo capta todo: la atmósfera parisina, la individualidad de ambos universos en cada rostro, las dudas y el presentimiento de lo que sería el futuro al comienzo mismo del camino. Al mirarla, no deja de hablarnos desde el silencio. Es perfecta. Bellísima, en realidad.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: