Un rey en el exilio. Dolan Mor.

UN REY EN EL EXILIO (DOLAN MOR)

 

                                –¿Has leído Los reyes en el exilio de Daudet?

                                –No, todavía no he salido de mi biblioteca.

 

 

Escribir no me salva de padecer el mundo

cifrado bajo el hielo que ahora cubre mis manos,

ni la hoja vacía resuelve mi problema

(según me dijo Freud) de ser un animal

que opera la mecánica del texto a cinco patas.

Donde los hombres tejen su discurso de sabios

con corbatas o dictan sus riquezas de falsos

crisantemos azules (brillos y teorías de un jardín

posmoderno) yo me oculto entre hierbas.

(Me gusta comer flores que sepan a ignorancia.)

Donde la ciencia exhibe una cuerda abismal

que va desde los monos al invisible Espacio,

me siento a caminar (lo aprendí con Daudet).

En mis manos no crecen los párrafos con lirios

porque la flor de lis es un símbolo heráldico

y yo no pertenezco, a pesar de mis nombres,

ni a Virginia ni a Francia. Tampoco la belleza

me volverá a matar porque bastó en mi infancia

la brisa de esa lana breve, de perfección,

que envolvía mis ojos bajo un grifo de lluvia.

No sé por qué detesto también junto a mi oficio

los puentes sobre el cielo, las ciudades de Europa,

las marcas de las ropas, el símbolo del número

que cada movimiento, al caminar sin rumbo,

deposita en el campo neuronal de mi mente…

No me salva tampoco la vana arquitectura

del genoma, los signos, los conceptos, los libros

a orillas de una taza dorada de Murano.

Ni museos, ni calles con trajes de difuntos

adornando las plazas, los bares, los teatros.

Tampoco las iglesias, ni mudas librerías,

ni el salón de los climas que adorna Copenhague.

Un puñado de arena en las manos me salva

porque al mirarlo dice que soy una partícula

perdida entre millones de moléculas Waals,

y porque el universo que vemos es un hueco,

un desierto, agujero, Gran Maya o espejismo

que según Schopenhauer dejará de existir

cuando se oiga el motor de la causa primaria

anunciando en silencio, bajo el reino del fuego,

que han muerto las galaxias, las rosas, las esferas.

—————-

 «Bio-bibliografía
Dolan Mor. (Cuba, 1968). Poeta y narrador. Licenciado en Literatura y Español. Pertenece a la Asociación de Escritores Aragoneses. Autor de los libros El plagio de Bosternag (2004), Las historias de Jonathan Cover (2005), y Seda para tu cuello (2006). Colabora en diferentes revistas de España y América Latina. Su último poemario, Nabokov´s Butterflies, obtuvo el Premio de Poesía de la Delegación del Gobierno en Aragón 2006.» Leer más en Las afinidades electivas.

———-

Ricardo Vega y yo en el Molino de Alphonse Daudet, en Fontvieille

Foto: Alzira Martins.

9 respuestas para “Un rey en el exilio. Dolan Mor.”

  1. Bellísimo, verdad. Ah, los poetas:
    «…ni el salón de los climas que adorna Copenhague.»

  2. Este es uno de esos poemas que justifica esa frase que afirma que los poemas ya existen y que los poetas solo tienen que encontrarlos. Me gusto mucho, tan fluído y natural; la foto de ustedes parece de un sueño, de este sueño agri-dulce del exilio que tantos seres compartimos.

  3. Manana es el dia de los Enamorados…. en La Infortunada hay una calle que se llama Enamorados, y todos los que viven alli, tienen que tener un carnet del Comite de Ofensa de la Rovolucion que diga, que ellos estan enamorados del Cagandante en Jefe.

    Manana sera un dia grande para nosotros que estamos enamorados si vivir en esa calle…lo neustro es por la «Libertad,la libreta y sin rasionamiento. Y como no se si es verdad o mentira, lo del nombre de la calle, pues me pire en el 60 de la ifortunada y ustedes que son intelectuales ,y en tu pagina «ZOE» no encuentro nada del dia de Valentin. Tal vez ma~ana ,salga algo relacionado con las flechas y el corazon de melon.

  4. Hermoso poema. Me hizo recordar el cuento considerado el más corto del mundo, que superó, por supuesto, al famoso “El dinosaurio” del mexicano Augusto Monterroso. Éste tiene sólo cuatro palabras y se titula “El emigrante”:
    —¿Olvida usted algo?
    —¡Ojalá!
    (Su autor, Luis Felipe Lomelí)

  5. QUE POESIA!
    LA FOTO DE USTEDES
    ES ARTE DENTRO DEL ARTE

  6. Poema para guardarlo. Gracias, y qué pareja más linda. Se nota el amor.

  7. Acabo de descubrir a Dolan More gracias a usted Zoe. Me han embrujado sus versos. Gracias.

  8. ¡Qué poema! Nice picture!

Deja un comentario