La aterradora lógica de la bomba humana. Por André Glucksmann.

Un artículo que eriza la piel de uno de los filósofos más importantes, en El País.

5 respuestas para “La aterradora lógica de la bomba humana. Por André Glucksmann.”

  1. Querida Zoe: Estando aun impresionada por el video,entre de nuevo y leo esto. Muy completo y muy bueno lo escrito por Glucksmann.
    Zoe , tu eras solo una bebita cuando chacumbele I en Cuba,en la Crisis de los Cohetes,pedia a gritos que se formara la guerra atomica,porque para el con bunkers y toda las seguridades NUNCA LE IMPORTO QUE EL PUEBLO MURIERA Y GRITABA QUE EL CUBANO PREFERIA INMOLARSE. Quieres forma de TERRORISMO mas grande. Como bien explica Glucksmann,desde los mismo inicios de la rev. en rusia(en minusculas ) esto era normal,para todo comunista terrorismo es el modo de respirar,lo mismo que para todo musulman terrorismo es la forma de expresarse.Son diablos, son antigenero humano, limitados en RAZON Y ESPIRITUD, lo unico que tienen para convencer es el TERROR.
    Y terror engendra terror,hace a los que lo practican seres(si es que lo son) con una castracion mental y un limitado sentido del SER.
    Magnifico el articulo,hace pensar mucho y en mi caso,sentir miedo tambien.

    Gracias Zoe

    Luisa Mesa

  2. Admiro y casi siempre suelo estar de acuerdo con Glucksmann, pero en este caso le matizaría que aunque su artículo es excelente, sí, desde el punto de vista filosófico, el denominado «terrorismo» islamista es de un cariz, que aunque concomitante en la pulsión al suicidio como arma política, según lo analiza Glucksmann, obedece más intrínsencamente a un culto de la muerte, y no de la vida, en esa religión.
    En otras palabras: se matan a sí mismos, para matar a los otros, porque la «palabra de orden», política, es «muerte al infiel, al judío, al cristiano». Y a todos los musulmanes que no están de acuerdo con el islamismo, y con la Sharia. (Que hay más musulmanes muertos como «víctimas de la Jihad» que occidentales.)
    La búsqueda de la muerte en esa cultura es su expresión, ya que sólo «viven en la muerte». De esa manera, si no habría «lucha contra Occidente», la tendrían entre ellos mismos, y quizás no se suicidarían, pero igual se matarían, entre ellos.