Un poeta muy simpático. Por Paquito D’Rivera.

Hace poco recibí con disgusto, un artículo de Eliseo Alberto (Lichi para sus amigos), conmemorando la vida y la muerte de Roque Dalton, un poeta y guerrillero salvadoreño que con sus fogosos poemas y acciones trataba de “libretar” (léase llevar la libreta de racionamiento) a toda Latinoamérica. Pocas horas más tarde, me llega una petición de firma para una carta exigiéndole al nuevo presidente salvadoreño Mauricio Funes, que destituya de no sé qué cargo en su gobierno, a otro exguerrillero llamado Jorge Meléndez, por el supuesto asesinato hace treinta y cinco años del mismísimo Roque Dalton. ¡Qué disparate!

Lo que no comenta el hijo de Eliseo Diego en su escrito es que en aquellos días aciagos, mientras el salvadoreño escribía sus exacerbadas poesías de alabanza al marxismo, miles de cubanos, checos, coreanos, húngaros, alemanes, soviéticos y demás “libretados” del paraíso de los trabajadores, morían en el paredón, en el GULAG, ahogados en el mar o acribillados al borde del muro de Berlín, huyendo del absurdo sistema político y económico que Dalton y sus secuaces querían imponer con sus poemas, peomas, problemas y arbitrariedades en todo el mundo. “En los setenta, Roque era el poeta más simpatico del mundo”, afirma Eliseo Alberto en su decepcionante artículo.  Digamos, mi querido Lichi, que recuerdo muy bien aquel tiempo en que Glauber Rocha, Daniel Viglietti, Danny Rivera, Roque Dalton y otros turistas de revoluciones ajenas se iban de cumbancha, ebrios de ron, mulatas y socialismo tropical por las depauperadas calles de La Habana de los setentas. Y también hay que recordar  que cuando Dalton, ya fuera de Cuba, recibe el balazo a traición de manos de su propia gentuza en el año 75, ya el Che Guevara llevaba (gracias a Dios y a la CIA) 8 años fuera de circulación, después de asesinar sin juicio a cientos de nuestros compatriotas en la fortaleza de La Cabaña, a nombre de la idiotez que tu poeta-comediante y otros payasos del mismo circo proclamaban como verdad absoluta. Pedro Luis Boitel había dado su vida en huelga de hambre en 1972, y casi todas las familias cubanas–entre ellas la mía–– estaban ya divididas por la muerte, la lejanía, la prisión, la tortura y el pánico desde 1959. Año fatídico en que TU familia, mi querido Lichi, irresponsablemente se decidió a “escribir para esta gente”, como tú mismo cuentas en tu libro “Informe contra mí mismo”. ¿En qué quedamos Lichi,? Tú sabes tan bien como yo que tanto el flamante presidente Funes como el tal señor Jorge Meléndez, supuesto asesino de Dalton, son todos hienas de la misma camada, como lo fue tu socito Dalton, y como lo fueron en su día los que (felizmente) ajusticiaron a Madam Mao, a Beria y al miserable esbirro de Jose Abrantes en Cuba, y a quienes por lo menos hay que agradecer el haber sacado del camino a unos cuantos atorrantes; en este caso uno muy gracioso y artístico según tú, pero ni mejor ni peor que los demás.

Por otra parte, seguro que pocos, pero que muy pocos de los que me piden hoy firmar este carta en contra del pistolero Jorge Meléndez, firmaron la que hace poco se hizo en apoyo de Orlando Zapata, su madre y las valientes Damas de Blanco. De lo que si vivo convencido es de que ni Melendez, ni Funes, ni mucho menos Roque Dalton hubieran firmado jamás un documento como ese. Por lo tanto, que se maten entre ellos, Lichi. Mejor. No te metas en esa bronca. Déjales eso a los furibundos chicos del Farabundo. ¿Es que no entiendes que a fin de cuentas, todos ellos no han sido mas que cómplices de nuestra desgracia? ¿O es que aún te hace falta otro informe más contra tí mismo?

Cortesía del autor.

20 respuestas para “Un poeta muy simpático. Por Paquito D’Rivera.”

  1. CON UN POQUITO, PAQUITO, LE LANZA UN PAQUETE
    A ESTE MEQUETREFE
    QUE AHORA LE FALTA
    UN RIñONETE!

    BRAVO PAQUITO

  2. Ah, la vision romatica de las robuluciones que tienen esos izquierdosos…. especialmente los que se arrepienten de estar de un lado y de otro y deben favores, por lo que cruzan lineas. El Pac Man le dio fuerte…..

  3. Querida Zoe:
    Que lastima. Parece que aun creen que serguir » escribiendo para esa gente»,trae algun regalo espiritual. Nunca entendi,por que se han creido, tan distantes,nunca, y en mi Vedado natal los tuve cerca, a todos. De dia milicianos, de noche al Rosario casi clandestino.Los lunes dieta frugal,el resto de la semana alguna sopita.Palidos,distantes,distintos. A veces me preguntaba: Creeran que son etereos?. No se , y ya no quiero saber.Anecdotas de la UNEAC, donde todos en la barra,pedian casi a escondidas Oporto,aunque lo dicho en alta voz fuera » dame Ron».Vivian detras de encanjes simulados, que a la larga no era mas que simples sacos de yute.
    Magnifico lo escrito por Paquito D’Rivera!!!!!!!!!!!.
    Y si creo que para todos los otros,esten en esta Tierra o en «El Cielo»,aun necesitan» muchos informes contra ellos mismos»

    Gracias Zoe.

    Luisa Mesa

  4. Gracias a todos. Gracias a Luisa Mesa por el remedio, lo estoy siguiendo, al pie de la letra.

  5. Paquito, muy bueno. Excelente.
    Que se maten entre ellos… al grano!
    Gracias Zoe

  6. Justa y merecida respuesta de Paquito’DRivera a Eliseo Alberto.Mis respetos para los comentarios de la Sra. Luisa Mesa, que tiene atrapado
    «en el delicado puño de su memoria» la doble moral y el oportunsimo de aquellos que «vivian detrás de encajes simulados»
    (nunca he leído o escuchado mejor definición).
    Una vez más gracias Zoé, por tener con un gran esfuerzo este blog que ya es indispensable para aprender y compartir.

  7. Nadie puede asegurar que Roque Dalton no hubiera firmado la carta por la muerte de Orlanda Zapata; ha pasado el tiempo y muchos de aquellos hoy piensan de distinta manera.
    Admiro a Rivera como gran artista que es. Este artículo me llevó a leer el de Eliseo Alberto, y en éste creo encontrar más bien una crítica a esa asquerosidad de izquierda de entonces (y de hoy). No sé si en la década de 1970 Rivera andaba también de parranda; si así fuera, no lo culparía,
    Creo además que en el texto de Eliseo Alberto se trata de reslatar a un hombre bueno que creyó en aquella cosa terrible y que fue traicionado por ella.No sé quién ese Meléndez, pero si cometió un crimen, debe pagarlo, como debería pagar Fidel Castro los suyos.
    Lo que más me duele tanto en los comentarios, como un poco también en el artículo, es el resquemor. Y esto pone otro granito de arena en la división de los cubanos en el exilio. Buen trabajo se le está haciendo a Raúl Castro.
    Sacarse trapos sucios, los traspiés del pasado, no nos llevan a ninguna parte.
    El odio entre los contrarios es la mejor arma de los dictadores.

  8. Paquito de Rivera no tiene nombre como escritor. Qué emoción.

  9. ¿No recibiste un premio de poesía «Roque Dalton» cuando trabajabas para ellos, Zoe? ¿No tiene límites la desvergüenza? ¿No hay espejos en tu casa? ¿Los miras?

  10. ¡Excelente la respuesta de Paquito D’Rivera! El problema es que Lichi jamás podrá darse cuenta de que todos son hienas de la misma camada, pues los peces no pueden ver el agua, y Lichi pertenece también pertenece al grupo de las hienas. Recordemos que antes de informar sobre sí mismo ya había informado ampliamente acerca de media Habana, incluído su propio padre. La verdad es que espero de todo corazón que nos ahorre el asco de enterarnos que ha escrito otro informe contra sí mismo, con sus nuevas toneladas de mierda mal procesada.

  11. Con permiso, yo quería comentar algo muy parecido a lo que ha dicho Conrado, mas no lo podría decir mejor. Estoy plenamente de acuerdo con el texto -linea por linea-, lo firmo y lo reafirmo.
    Me da mucha lástima ver ciertos comentarios llenos de intolerancia y falta de respeto.
    Por lo demás lo tengo muy fácil, siento la misma admiración y respeto por Eliseo Alberto, por Zoé Valdés, por Paquito D’Rivera.
    Gracias a todos.

  12. Gracias a todos. Voy a responder a Inocente. Primero, «con ellos» han trabajado todos los cubanos que han trabajado en Cuba. En segundo lugar, no, el premio lo recibí cuando estaba desempleada, aún era estudiante, tenía 17 años. Fue el Premio Roque Dalton y Jaime Suárez Quemain, dado en México.
    La convocatoria la copié del diario Juventud Rebelde o Tribuna, no recuerdo, decía que publicarían el libro en México que era lo que me interesaba. Dos años más tarde me enteré de que había ganado un tal Joe Valdés, con el título mío, y era que se habían equivocado al escribir Zoé, y las radios de Costa Rica y de Latinoamérica mencionaban a un tal Joe Valdés. En la radio cubana jamás se mencionó el premio.
    Mi poemario, el primero, Respuestas para vivir, se titulaba así y se titula, por un poema de Roque Dalton, buen poeta, por cierto, que se titula Preguntas para vivir. Jamás he negado ese poemario, está en mi curriculum vitae, siempre. Además de que está publicado, en Cuba, por lo que me tuve que batir, porque México no lo publicó. Lo daba la Radio Venceremos de El Salvador con poetas prestigiosos de América Latina, entre ellos dos mexicanos: Efraín Huerta, y José Emilio Pacheco (en el jurado), recién Premio Cervantes, por cierto.
    Inocente, yo estoy de acuerdo con Paquito d’Rivera en todo, en lo único en lo que no estoy de acuerdo es en que Roque Dalton era mal poeta, no lo era. La época arrastró a mucha gente de excelente calidad como escritores y poetas, a ese sueño revolucionario latinoamericano que muchos se tragaron. No fue mi caso, mandé el libro sólo para poder publicarlo en México, y porque me gustaba el poeta que era Roque Dalton, que es.
    En esa vía, han estado, de manera más comprometida que yo, Daína Chaviano cuando en su versión cubana de Los Mundos que Amo, escribió que el Kremlin era el mejor de los mundos, tengo en mi poder la fotonovela que se publicó para la ocasión, escritora de éxito, por demás, en la Cuba castrista. Raúl Rivero, con sus poemas revolucionarios, lo que no impidió que se convirtiera en un disidente, en un periodista independiente, lo que le valió la cárcel y luego el exilio. Manuel Pereira, con sus novelas El Ruso, y El Comandante Veneno, desde hace años vive en el exilio. Ellos sí trabajaron para «ellos». Daína Chaviano tuvo programa de televisión, Raúl Rivero trabajó directamente con Toni Pérez Herrero, 3er hombre de Cuba, Manuel Pereira con Alfredo Guevara. Y puedo seguir citando ejemplos, como Leonardo Padura, alto cargo de la UNEAC, Pedro Juan Gutiérrez, periodista de Bohemia y Verde Olivo, Wendy Guerra, actriz de la televisión cubana, con papeles bastante comprometidos, por cierto. Por lo tanto, en comparación, he trabajado sólo nueve años para ellos, en total, en niveles muy secundarios, por contrata, y lo que he hecho está a la vista de todos.
    No escondo nada porque no tengo nada que esconder. No he sido guerrillera, ni narcotraficante, ni he matado a nadie, ni he vivido del cuento del castrismo ni del anticastrismo, he vivido de mi trabajo.
    Pero yo usted, Inocente, me pararía en las entradas de los programas de María Elvira, o de Oscar Haza, a ventilar lo que han hecho los esbirros que son invitados constantemente en estos programas, y que sí deberían ser juzgados como terroristas, por guerrilleros, por segurosos, como es el caso de Jorge Masetti (tal como aparece en su libro Patente de Corso, Tusquets), o por esbirros e hijitos de papá, como es el caso de Ileana de la Guardia (Ver Le nom de mon père, Dénoel). Jorge Massetti hoy trabaja como corresponsal de Radio Martí desde París.
    O sea, en lugar de contratar a un periodista como los que hay aquí, que estuvieron presos en Cuba, Radio Martí contrata a un ex guerrillero que jamás ha sido periodista ni cineasta. ¿Qué le parece eso?
    Por cierto, la próxima vez, opine a cara descubierta, con nombre y apellidos, como lo hago yo. Eso es lo que vale en una democracia.

  13. Ésta es la respuesta de Eliseo Alberto, aparecida en su columna «Acentos» del periódico «Milenio» del DF.

    En esa columna, que aparece todos los jueves, se publica el texto que ha escrito Paquito D’Rivera y a continuación la respuesta de Eliseo. No hubiera estado mal que, en este lugar, además de las palabras del extraordinario músico se hubieran publicado también las del escritor. Sería justo ¿no?

    Francisco de Jesús Rivera (Paquito D’Rivera para sus admiradores, entre los que me cuento) dice haberse disgustado al leer mi columna sobre Roque Dalton. A mí, por el contrario, me da pena su combativa réplica. En mi opinión, lo único que explica su torrente de improperios es que el saxofonista, clarinetista, director de orquesta, también escritor y novelista cubano, nunca ha leído los poemas de Roque ni conoce nada de su vida. Tampoco de su muerte. El hijo del genial concertista Tito D’Rivera aprovecha la oportunidad para cuestionar a mi familia y a mi persona. Está en su derecho. Y yo en el mío de ignorarlo. La estupidez es frágil. Prefiero escuchar de nuevo su disco The Jazz Chamber Trio, con el violonchelista Mark Summer y Alon Yavnai, al piano. Las grabaciones de Paquito me han acompañado a lo largo de 7 mil noches de exilio –sin contar otras tantas en La Habana. Eso hago, mientras releo a Roque.

  14. Querida Zoe: Asi se responde!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!. Cansada estoy de estos que entran y dejan caer la gota de veneno. SON LOS MISMOS QUE CAMBIAN EL QUESO EN La Ratonera, y SON LOS MISMOS QUE NUNCA SE HAN ATREVIDO A DECIR O HACER NADA CON NOMBRE PROPIO.esclavos de chacumbele eso es lo QUE SON!!!!!

    GRACIAS ZOE………….!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    Luisa Mesa

  15. Hay como una especie de «comando de respuesta rápida del exilio» que actua con la misma intolerancia que los que trabajan para el régimen de los hermanos Castro. Se hacen acreedores de otra verdad absoluta y ya sabemos a estas alturas que todo, absolutamente todo es jodidamente relativo. Nos purgan, nos purifican con las mismas dosis de rencor que el otro bando. Al final se tocan como lo que son: dos extremos parecidos de la misma cuerda. Entonces, ahí es donde ganan los 50 años de dictadura. Caballero, cambien esa mentalidad de revancha solariega y aporten algo de valor, que vaya más allá del ego de cada cual, en estas horas tan duras para tanta gente en esa islita…ya que ejercen de cubanos.

  16. Recuerdo a Roque Dalton que conoci en el mercado de los diplomaticos,en una ocasion que coincidimos y me invito a Casa de Americas,mas tarde fue por mi casa donde entre trago y trago conversamos sobre temas de poesia y libros,recuerdo un regalo de un libro de poesias muy bien encuadernado,su poesia era realmente buena,su linea politica marxista-maoista y muy confuso en muchos aspectos,como tantos otros fue muerto por los suyos,victima de si mismo en primer lugar,como los insectos que se acercan a una luz muy fuerte que no conprenden,posiblemente su asesino sera invitado por el mismo que lo envio a la muerte,fue buen poeta pero mal asesino,no estaba apto,murio de acuerdo con su eleccion.

  17. zoe valdes, no pierdas tu tiempo ni tu inteligencia contestando a gentes como inocente,tu sabes quien tu eres y lo que has hecho, sabe Dios Inocente quien sera?. Ahora quiero responder a Conrado, para decirle que no sabe si roque dalton hubira firmado la carta de zapata, yo si creo que NO, ni si rivera hubiera andado de parranda por las calles de la habana, y si ese hubiera sido el caso no lo culparias, no sabes quien es melendez, si no sabes tantas cosas, conrado porque defiendes a personas que tan ligadas y comprometidas estuvieron al castrismo y una corriente izquierdista que tanto dano causo en america latina?, que no te duelan tanto los trapos sucios ni los resquemores, porque aunque soy de las que aboga y cofia en una reconciliacion nacional, no creo que debamos olvidar completamente, para mi el escrito de Paquito D’Rivera es excelente, lo apoyo y le doy mis felicitaciones, ademas no son los comentarios de Paquito los que dividen el exilio, no hables en nombre de todos nosotros, lo que dice D rivera no favorece en nada a Raul Castro y tu lo sabes.

  18. Bueno, hay que pagar el riñón… Pero ME ENCANTA que el Lichi vuelva a ser públicamente el que siempre fue, y me encanta y me río y me burlo por la cantidad de comemierdas intelectualoides y personajes del exilio que lo auparon mientras estuvo de vacaciones por España y Méjico: ¡que se jodan! Tienen lo que se merecen, sólo van al Nombre y a cómo suena, pero no a lo que suena dentro.

  19. Y a mí me encanta como promete la futura democracia en Cuba.
    Que diversidad de criterios!!!
    Ahora, no se olviden que el verdugo sigue allí, riendose.

Deja un comentario