Shalom, shalom, Jerusalem.

Día de Jerusalén, ayer, 12 de mayo, en Nobama.

Visto en La Reina de la Noche.

Fotos inéditas de mi viaje a Israel en el 2006:

11 respuestas para “Shalom, shalom, Jerusalem.”

  1. Querida Zoe:

    Lindas fotos!!!!!!!. Cuanta historia en solo una CIUDAD.

    Felicidades a Isis por el articulo y para JERUSALEM: Mazel tov !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!.

    Gracias Zoe.

    Luisa Mesa

  2. Muchísimas gracias!, y qué fotos, santo Dios.
    Y que te bendiga.

  3. Viviremos eternamente agradecido de vos Zoe, como siempre tú presentandonos la historica belleza de la humanidad. Mi abuela siempre me dijo que veniamos de Judios negros…No sé.Amo esa cultura Israelí.
    poeta Pedro Blas

  4. ¡ Bellas fotos Zoé! ¡ Y bella tú! ¡Belle de Jour como Catherine Deneuve! Pero…parece comiste demasiado pan sin levadura…porque la guayabera parisina no te cierra.

    Saludos

  5. ¡ bien, Zoé ! Nada mejor que traspasar fronteras libres y contentos.

    Te saluda,

    Oscar
    Chile

  6. Te envidio en salud tamaña dicha, Zoé, porque es un viaje ansiado pero aún pendiente en mi agenda turística debido a que mi media naranja ya conoce de sobra esa Suiza tercermundista de Tierra Santa. El temprano repeluco castrista ante la oferta israelí de asesorar a los cubanos en la cuestión de las cooperativas, tema en el que ellos habían cosechado un éxito asombroso en pleno desierto, corrió paralelo con el calco del ruinoso modelo ruso-soviético.

    Asimismo, los descendientes de Abrahán y Judas Iscariote eran consumados maestros justo en el tipo de defensa territorial contra un enemigo muy superior en hombres y armas que en el fondo jamás ha interesado a los hermanos Castro. No menos fascinante y admirable es la forma gradual en que fueron dejando atrás sin traumas aquel férreo comunismo de guerra de los kibutz para abrirle paso a la economía de mercado.

    Y sobre todo, a un estado de derecho, laico pero con absoluta libertad de culto, capaz de perdonar hasta al energúmeno que asesinó por la espalda en el 95 al primer ministro laborista Isaac Rabín, héroe legendario de tantas batallas de vida o muerte contra los ejércitos mahometanos. Al igual que ellos en el Medio Oriente, los anticastristas militantes somos los judíos de América.

    Razón de más, digan lo que digan nuestros antisemitas de ambas orillas, para admirarlos y, de cara al futuro poscastrista, para aprender de ellos el arte de combinar eficiencia económica, alta cultura, humildad metafísica, vergüenza nacional, tolerancia y firmeza en la defensa del modo de vida occidental.

    Pero mucho me temo que ni modo: lo más probable es que nuestra recóndita vocación de fanfarrones nos vuelva a conducir en línea recta o sinuosa rumbo a alguna otra funesta utopía posmoderna compatible con las fantasías retroprogres a día de hoy ya prevalecientes entre las recontrapenetradas filas de nuestra oposición interna y externa. De hecho, ya se ve venir por los cuatro puntos cardinales…

    Un abrazo,

    El Abicú

  7. Hermosos, Jerusalem y tú.
    Y gracias a Isis por su artículo.

  8. Que deseos he sentido de pronto de volver a Jerusalem.

Deja un comentario