Bertha Soler con una foto de Ángel Moya