Jóvenes homosexuales brutalmente golpeados.

¿Dónde estaba Mariela Castro?

La información en Cubanet.

11 respuestas para “Jóvenes homosexuales brutalmente golpeados.”

  1. Debería tomar cuenta la Organización del Orgullo Gay en Madrid, que ha vetado la representación (ya invitada) de los israelíes por no haber condenado el asalto a la flotilla de marras. Pero yo nunca he leído ninguna declaración de condena por parte de ellos de la violencia de ETA ni del recientícisimo bomberdeo del Kurdistán iraquí por parte del ejército turco. I’d trade all my tomorrows que para el próximo año tendremos por aquí una carroza encabezada por Mariela Castro: les cogió tarde para este año. Y eso que los judíos follan mejor que los cubanos…

  2. Querida Zoe: Seguro que la mariela esta sacando y acomodando los millones de la familia por el mundo.ESo a ella no le preocupa.Porque todo es pura » fachada».

    Gracias Zoe.

    Luisa Mesa

  3. Esta es a la hijoeputa violencia que yo me refiero y no tienen valor para matar a un hijoeputa policia.

  4. Divertimento abicueril a propósito del supuestamente inexistente racismo negro:

    Al menos gays y lesbianas, pajeros y exhibicionistas, travestis, bi- y transexuales, gozan del privilegio de poder ampararse bajo las misericordiosas bragas de la duquesa biránica Mariela Castro, consejera áulica para Asuntos de Alteridad Genérica, bajo el lema «¡Somos felices aquí!» Únicos aún discriminados: los «bujarrones», que sin embargo son mayoría en el cotarro alterosexual insular.

    Por aquello de que «Todos los pájaros comen arroz, pero la culpa la paga siempre el totí», visto que la homosexualidad activa entre los hombres blancos difícilmente esté menos difundida. Pero a lo que iba: algunos de los pecadores nefandos «afrocubanos» más listos, atractivos, depravados y mejor dotados lucran jineteando detrás de las sacristías, donde sus servicios y sevicias alcanza altas cotizaciones. Por cierto, Zoé, quienes afirman que los negros no somos racistas se equivocan de medio a medio.

    A saber, en la ergástula cienfueguera de Ariza tuve repetida ocasión de escuchar de boca de más de uno de esos «negros nubarrones» amigos de lo ajeno y/o de puñalada fácil, amén de enviciados a esos menesteres presidiarios, probablemente el axioma discriminatorio más humillante del repertorio criollo: «Siendo blanco, no se mira sexo». ¡Qué clase de hijos de Mamá Dolores!

    En otra oportunidad, esta vez hallándome ya mejor recluido desde hacía una quincena en el Correccional Modelo de Lagunillas, un grupo de reclusos disputábamos en el comedor una partida de dominó cuando, en medio de las tinieblas de la noche, veo pasar aprisa la esbelta silueta furtiva de un mestizo con fama de enrabadizo rumbo a las letrinas turcas del fondo.

    Obviamente, no podía haber salido de la barraca número (había o, mejor, hay dos), cuya puerta iluminada estaba a la vista. Así que provenía al seguro del oscuro corredor trasero junto a la alambrada del frente. El ademán de caminar a paso doble sujetándose los pantalones desabrochados le daba a su figura ese aspecto típico de los sátiros en los dibujos orgiásticos de la antigüedad griega.

    Detrás del presunto embolsado, se acercaba un negrón con cara de yo-no-fui secándose el sudor de la frente con un pañuelo rojo. Gesto habitual en la canícula de julio que no atiné a asociar con el espectáculo anterior. Intrigado, pregunté discretamente al socio a mi lado en qué onda andaba, que podía traerse entre manos allá atrás el conspicuo individuo. «¡Eh…, Habana! –reaccionó entre extrañado y despectivo–. ¿En qué galaxia mora Usted? Pues, claro que no va a cagar sino a botar. ¿A qué otra cosa iba a correr hacia allá a esta hora esa yegua ruina? »

    Para asombro general, seguido de recholata explosiva del resto de la lúdica concurrencia, este Abicú , que había oído hablar de elecciones para el Consejo de Reclusos y entendido más bien «votar» que «botar», pagó la novatada con la siguiente ingenuidad: «Ah, vaya, no sabía que la votación fuese esta misma noche». Con ese gazapo me estuvieron dando cuero a cada rato hasta el santo día en que llegó mi Carta de Libertad. ..

    Saludos,

    El Abicú

    PD.: Zoé, tal vez todavía no te hallas percatado pero parece que, mandado por ti a freír sus espárragos en otra sartén, el tal «Abel» se ha mudado a mi blog, donde el Rey de los Bofes Blogosféricos sigue despotricando contra tu persona. ¡Menudo encarne el de ese latarrata¡ . No sé por qué se me quiere antojar que, además de testaferro de quiénes ya tú sabes, si el personaje detrás del seudónimo bíblico no sabe dónde las venden, sabe dónde las compran. A lo mejor hasta se da una vuelta por Lagunillas a ver si por casualidad se topa con el negrón del pañuelo rojo…

  5. ¿Estaba de viaje Mariela?

  6. Y por que al pato de chucumbele-2 no le dan una patada por 7 ???

  7. Gracias por tu apoyo y por dar a conocer este nuevo despotismo del castrismo. En eso seguimos unidos. Albero Lauro.

  8. Lo que me parece más sorprendente es que los homosexuales en Cuba se atrevan a besarse en las calles, pues de salvajes y abusadores como los de esta historia siempre ha estado saturado ese país.

Deja un comentario