Marytrini.

MARYTRINI.

Hace dos años que conocí a una persona sumamente exquisita, divertida, y creativa, se llama Marytrini, y aunque no hemos vuelto a hablar, siempre recibo noticias de ella a través de mis amigos en Miami.

La conocí en ¡Azúcar!, un club transformista en Miami, y quedé prendada de esa persona que a través de su alegría, de su humor, nos entregaba cada noche el acontecer cotidiano, sea a través de la música, sea a través de la política, sea a través de divas reconocidas, e incluso de la literatura.

El transformismo tiene varias variantes. A mí las que mayormente me interesan son aquellas en las que el transformista o transexual vive en dos sexualidades al mismo tiempo, como el ser andrógino platoniano, volando hacia la luz, en una especie de rueda hermafrodita: una en su deseo real, y otra en su deseo imaginario. Y el otro, es el artístico. Marytrini es protagonista de estas dos especies de transformismo, y me atrevería a afirmar que en los dos es una reina, o sea: La reina. La artista en toda la importancia de la palabra.

Su élan vital es incomparable, su capacidad de interpretación inagotable, su manera de afrontar los personajes en relación a su propia sexualidad hace de ella uno de los seres más libres que he conocido. Más libre, e inteligente. En todas sus facetas, que son una, la de la personalidad imponente de Marytrini, su talento resulta inagotable, de su sinceridad y lealtad.

Marytrini no sólo echó adelante varias ideas de clubes nocturnos, además abrió una tienda, y periódicamente hace televisión. A pedido mío presentó mi libro La Ficción Fidel en la Feria del Libro de Miami del 2008; dado que en este libro hay varios capítulos sobre la persecución y la represión de la homosexualidad en Cuba, finalmente me di cuenta de que Marytrini era la persona ideal para, a través de su experiencia, ilustrar lo que yo deseaba explicar en mi libro: Que la sexualidad hay que vivirla, no sólo con libertad, lo que es una condición natural, además con arte, como se debe vivir la vida, y que la sexualidad, en algunos países, es una forma de resistencia.

Marytrini es un ejemplo de ser humano que cada segundo de su existencia lo ha vivido con arte, con el arte y los sentimientos que nos obligan a reflexionar sobre los pequeños detalles cotidianos, y que nos conducen a los grandes acontecimientos.

Gracias a Susan y a Ena por habérmela presentado. Gracias a Marytrini por su amor y por su arte. Gracias a Bernardo Diéguez por sus magníficas fotos.

Zoé Valdés.

6 respuestas para “Marytrini.”

  1. Querida Zoe: La he visto por Tv. y es magnifica y su tu dices que es buena persona,entonces esta en mi corazon tambien.
    Con respecto a vivir una sexualidad plena,es lo mejor para la salud del cuerpo y del alma.Ni te imaginas cuantas personas se lo pierden dia a dia por tabues y otras basuras.

    Gracias Zoe.

    Luisa Mesa

  2. Me encanta Maritrini, tremenda buena gente y un cuerpo envidiable!!

  3. Me gusta por ser una persona luchadora y siempre tiene una palabra agradable, donde quiera que se presenta!

  4. Por lo que mas me gusta es por lo anticastrista que es, y no se esconde donde quiera que se para dice la verdad acerca del tirano, Cre que es mas cubana que travesti. Es una de las ventajas de vivir en Miami no tenemos la cultura francesa pero si la cotidinidad cubana.

Deja un comentario