El comentario del día. Osmome.

El Bailarín Ruso de Montecarlo, de Abilio Estévez, es un viaje hacia la libertad de un hombre lleno de ataduras con su pasado. Aunque, más que un viaje, es una huída.
Prosa extremadamente poética, lírica, de exquisita riqueza verbal. Relato donde los fantasmas aparecen y desaparecen: los fantasmas de la memoria y los del cuerpo.
El protagonista, alter ego de Abilio, a medida que transcurre la narración, se va despojando, de una manera o de otra: ya sea por un robo, ya sea por un descuido, de aquellos objetos que le atan a su vida anterior. Todos, desde mi punto de vista, encierran una metáfora, un símbolo. Porque Constantino (así se llama el personaje) va en busca de un desarraigo premeditado. Las raíces se pueden plantar donde se quiera. El hombre sólo necesita ser feliz y libre, no importa qué tierra pise.

Osmome.

4 respuestas para “El comentario del día. Osmome.”

  1. Gracias, Zoé. Es un honor inmenso que hayas decidido publicar, en tu página principal, mi modesto comentario.
    Siempre agradecido:
    Osmome.

  2. Me gusto la novela de Abilio, me parecio que esta vez ha sabido colar y dejar atras todo ese barroquismo caribeno que tanto me aburre. Es una novela lavada de emociones y de artificios. Y se agradece una buena escritura en estos tiempos en que casi todo es inutilidad y truco.

  3. ▄██████████████▄▐█▄▄▄▄█▌
    ████████████████▌▀▀██▀
    ████▄████████████▄▄█▌
    ▄▄▄▄▄██████████████▀

  4. Será el próximo, bueno, uno de los próximos que vengan a la casa desde la librería. Me ha gustado eso de irse despojando, de una manera o de otra. Me ha recordado al pensamiento que tantas veces me acompaña: no es más rico quien más tiene sino quien menos necesita. Más rico y desde luego, más libre.