Los cubanos libres se acordarán…

LOS CUBANOS LIBRES SE ACORDARÁN…

Ayer volví a ver un documental en Arte, presentado por Régis Debray, quien desde hace años se ha vuelto sumamente crítico del castrismo. Este documental se titula: Los franceses libres se acuerdan, dirigido por Samuel Thiebaut.

El documental trata sobre el llamado del general Charles De Gaulle, el 18 de junio del 1940, a los franceses libres, a los que se encontraban en el exilio, y a todos los franceses, pero fundamentalmente a los que podían unírsele. El mensaje, en esencia, era el siguiente: Aún cuando Francia haya sido ocupada, y el gobierno de Vichy haya traicionado a los franceses, la guerra no se ha terminado. Y esta frase final constituía el mensaje verdadero e importante: “La guerra no se ha terminado”.

El documental presenta a cuatro franceses gaullistas que en la época contaban entre 18 y 20 años, y ya llevaban a sus espaldas una historia de compromiso con la libertad de su país. Todos salieron a encontrarse con el general De Gaulle en Londres, luego de su llamado.

Stéphane Hessel organizó la Francia libre del General De Gaulle en 1941 y entró en el Buró Central de Información y de Acción (Bureau Central de Renseignements et d’Action: BCRA); fue preso en julio de 1944, y será deportado a Buchenwald, donde conoció a Jorge Semprún, más tarde a Dora. Después de haber sido hecho prisionero por los alemanes y de haberse escapado, Jean-Louis Crémieux-Brilhac se alistó en las Fuerzas Francesas Libres (FFL), en septiembre de 1941, y se convirtió en jefe de servicios de difusión clandestina de la Francia Libre. Yves Guéna llegó a Londres desde Ouessant en la noche del 19 al 20 de junio de 1940; combatirá en Libia, en Túnez, en Normandía, en Alsacia, y después en Alemania hasta Berchtesgaden. Daniel Cordier se alistó en el FFL en junio de 1940; después de dos años de entrenamiento militar, llegó como paracaidista a Montluçon, el 26 de julio de 1942, y se convirtió en el secretario de Jean Moulin. Todo eso hicieron estos hombres desde el exilio, desde la Francia Libre, y luego sobre el terreno en guerra, para liberar a su patria. Todos ellos profundamente gaullistas, creían en De Gaulle porque creían en el sentimiento libertario del general; también Winston Churchill sentía una verdadera admiración por De Gaulle y el entendimiento entre ambos fue importantísimo para las decisiones estratégicas que tomaron, pese al gobierno de Vichy con el que Churchill no podía crear un rompimiento, y al conflicto diplomático que podía suponer Siria y el Libano.

El asunto es que el documental se desarrolló haciendo hincapié en los recuerdos de estos hombres, que desde afuera, desde el exilio primero, no sólo propusieron soluciones, sino que solucionaron la libertad de Francia y de Europa, con la ayuda de los aliados, en la que la de los Estados Unidos fue esencial.

A las preguntas de si ellos dudaron alguna vez de Charles De Gaulle, los cuatro respondieron que nunca, que sabían que De Gaulle significaba la libertad. Y que ellos luchaban por la libertad. En cuanto a la resistencia, la respuesta fue unánime, y nada halagüeña. La resistencia era poca, y no estaban organizados, tampoco tenían mucho que ofrecer, además de que una parte de esa resistencia interna creía que debían negociar con Vichy. Ahí, en ese punto, tuve que hacer un paralelo entre los disidentes cubanos que piensan que el raulismo es la solución, y que alargarle la vida al castrismo pactando con el dictador a través de Estados Unidos, los conduciría a una transición pacífica, salvando, desde luego, las amplísimas distancias.

Por otro lado, cuando escucho a estos hombres hablar, me doy cuenta de que estamos ante gente culta, que se curtió con la guerra, pero que la guerra les propició no sólo información, sino un hambre y una sed de cultura, de libros, de lecturas, personas de formación política vasta; lo que los llevó a hacer auténticas vidas y carreras políticas, aún a los que no siendo políticos reales han sido símbolo histórico de la libertad.

A estos hombres, exiliados, luchadores de la Francia Libre, nadie les reprochó jamás que se enfrentaran a los resistentes con la razón que los asistía, algunos de los resistentes –como he dicho antes- bastante equivocados, por cierto, tal como ellos mismos testimonian. Las proposiciones de estos valientes no siempre fueron escuchadas, atendidas, y mucho menos respetadas; hasta que no probaron que llevaban razón. Lo hicieron, claro está, jugándose la vida, lo que a los cubanos del exilio tampoco se les está permitido.

Artículos como éstos, del señor Carlos A. Saladrigas en El Nuevo Herald, atiborrado de falsedades, donde se huele el oportunismo a pulso, el oportunismo económico a secas, el peor, en el que sólo se beneficiarán los que ponen el dinero y los que mantienen el poder desde hace 51 años, son los que me provocan una vergüenza profunda y hacen un daño irreparable. Estos 74 opositores que él cita, y a los que él envió una carta –según se dice, escrita por él, lo que es válido- son el equivalente, a mi juicio, de aquellos que pensaban desde la resistencia que había que negociar con el gobierno de Vichy.

Eso bueno tiene conocer la historia de Europa, de la que bebieron Carlos Manuel de Céspedes, José Martí, y tantos hombres que quisieron elevar a Cuba al pedestal de nación, y no arrastrarla en el lodazal de las urgencias de los aspirantes a millonarios con el dinero de los demás, y jugando con la vida de los otros.

Los cubanos libres nos acordaremos de los que dentro de Cuba siguen luchando por empinar la isla a la altura que ella se merece, en la que debiera estar situada por su historia y por su cultura.

Zoé Valdés.

Arte.

17 respuestas para “Los cubanos libres se acordarán…”

  1. Tremendas verdades querida Zoé, expones hoy.
    Viva de Gaulle!
    Vida y Libertad!

  2. Esperemos que la memoria no se borre.

  3. Estimada Zoe..Buenas informaciones de un capitulo de hace mas de 60 anos….pero…las condiciones de Cuba ahora en el siglo 21 son diferentes…Francia estaba ocupada por una potencia expansora extranjera que ocupaba otros paises y por ello, tenia la solidaridad internacional incluso de US….El engendro socialista es otra cosa diabolica….donde no se pueden establecer parangon , a no ser la de otros paises que sufrieron esa dictadura, como los del antiguo campo socialista…..pero..disfrute la informacion ..De Gaulle era un gran leader…dentro y fuera….ojala y tuviesemos uno en estos momentos,,,nos allanaria el camino,,,Buen tema ,,Saludos.

  4. Muy buena tu descripción del documental y la analogía que te vino a la mente. Anular a los que se han ido de Cuba es lo primero que hace el Estado cubano, y el contra-estado lo imita (¿no se basa en eso acaso el Proyecto Varela?) en el colmo de la hipocresía y noséquémás porque en definitiva ellos mismos y todos los que tienen la suerte para ellos (y un poco la desgracia para los que están afuera) son quienes les mantienen. Creo que eso no ha sucedido en ninguna otra parte, en ninguna otra reconciliación: ¿es entonces la enferma arrogancia cubana en ser siempre los primeros, los únicos, el Gran Ombligo?

    Yo, particularmente, no voy a participar en ninguna reconciliación: no tengo que reconciliarme con nadie. ¿Pero quién es quién para legislar la inclusión o la exclusión? Paradójicamente, los que excluyen ahora son los que deberían ser excluídos en un futuro.

    Sí, yo también hago esas asociaciones a cada rato. Sin ir más allá, hoy mismo leyendo el periódico, pero para qué voy a gastar materia gris en desarrollar ningún texto alrededor de eso, o de cualquier otra cosa. Cada vez me vuelvo más casero y cierro más mi círculo, y me quedo con los que valen para mí. Al resto, como se dice aquí, «que les den por culo».

  5. Queirida Zoe: Ya lo has dicho: LOS CUBANOS LIBRES SE ACORDARAN!!!!!!!.
    Magnifico tu articulo.

    Gracias Zoe.

    Luisa Mesa

  6. Muy bien, muy bien, Zoe estoy contigo.

  7. El escrito magnifico como todos los de Zoe. No me explico como existe gente que creen que se puede negociar con dictadores. La esencia de una dictadura es MANTENER EL PODER SIN ACEPTAR UNA SOLA CRITICA. Estos aperturistas y reconciliadores olvidaron que Castro es un traidor mayor, que lean La historia me absolvera para que aprendan por que ataco el cuartel Moncada ( bueno, el se perdio y no participo…cualquier dia dice que no encontro el cuartel por culpa de los yankees, porque no habian inventado el GPS), que busquen en los archivos como Castro afirmaba su anticomunismo y sus pocas ambiciones de poder.
    Los Castros no daran un paso que ponga su poder en peligro, ni daran espacio oficial a ningun opositor que pueda debatir con ellos frente al pueblo que han timado por cinco decadas.

  8. Gracias a todos, líderes en el exilio, estimado Elian, tenemos de sobra que podía llegar a la altura del general si se lo propusieran.

  9. Bueno, pero en mi opinión modesta creo que a Francia la liberan los ejércitos norteamericano e inglés, pues la ayuda del ejército francés al mando del general Le Clerk fue testimonial. Desde el desembarco en Normandía, los anglonorteamericanos dejaron una estela de muertos a causa del enorme esfuerzo que significó el avance aliado contra el enemigo alemán.

    Al avanzar sobre París, los aliados tuvieron la deferencia de permitir que la columna francesa de Le Clerk entrase primero a la ciudad.

    Y ahora, en referncia a Cuba y su problema actual. Cuba está sola. Está rodeada de naciones latinoamericanas simpatizantes con la tiranía castrista. Está ayudada por el petróleo gratis que le regala el dictadorzuelo venezolano. Por tanto, creo que no existe comparación posible entre la oposición interna cubana y la que existía en la Francia ocupada por el enemigo alemán.

    A Cuba no vendrá ninguna nación extranjera a liberarla. La liberación de la tiranía castrista solo vendrá desde adentro. Por eso, insisto, es comprensible que muchos cubanos que sufren la miseria diaria de buscarse la comida, tengan un horizonte distinto a los que vivimos fuera de la isla.

  10. La parábola histórica que has efectuado, querida Zoé, creo es muy certera.
    Se trataría de un similar llamado a la resistencia, a la dignidad.

  11. Estimada Zoe..Estoy de acuerdo contigo..En Cuba hay muchos De Gaulle, Maceos y Marti…tambien muchos Zapatas…..pero..please…Que aparezcan ya!!!

  12. «Antúnez», Miguel Sigler Amaya, Ariel Sigler Amaya, Juan Francisco Sigler Amaya, Fariñas (si no le hubiera dado por la huelga de hambre y por seguir a los conciliadores con la dictadura), Carlos Alberto Montaner, y algunos cuantos más que deben estar en el anonimato en las calles del exilio, o en las de Cuba.

  13. Esperemos que así sea, que los cubanos libres no olvidemos nunca.

Deja un comentario