Santo Domingo.

Ya yo había estado en República Dominicana, de invitada especial de la Feria del Libro de Santo Somingo; había visitado lugares inportantes de este país con el escritor Marino Beriguete, a quien agradezco, y con mi amiga Enaida Unzueta. En esta ocasión lo he hecho con mi familia, y con amigos del medio artístico; la apreciación es casi la misma, pero de una apabullante intensidad. Los dominicanos van de frente, con todo, no, con ellos la hipocresía no vale, es de admirar.

Estuve toda la noche escribiendo, dentro de un rato salgo para el mar. Durante el poco tiempo que dormí soñé que estaba conversando con Marlene Dietrich en el lobby de hotel. Ella iba vestida toda de blanco, con un elegante sombrero negro. No consigo liberarme de los fantasmas que adoro, no quiero.

La Catedral de Santo Domingo:

La primera cruz de América, todavía hoy nos quieren encular con ella, los esclavistas como Moratinos:

Una virgencita negra, ¿la de Regla?, que me gustó muchísimo:

2 respuestas para “Santo Domingo.”

  1. Gracias !! Soy dominicano y le agradezco su apreciación sobre mi país. Besos ya dmiracion para usted.

  2. Con comentarios así me pareces seguir siendo una niña…adorable.

Deja un comentario