«Cuba me hizo dejar de ser el típico intelectual de izquierda». Jorge Edwards.

Entrevista en La Razón.

7 respuestas para “«Cuba me hizo dejar de ser el típico intelectual de izquierda». Jorge Edwards.”

  1. No me extraña que opine de esa manera. Como embajador de Chile en la época de Allende, ocasionó fricciones con la dictadura castrocomunista, que teminó declarándolo «persona non grata».

    Su posterior respuesta con la publicación de sus actividades en Cuba confirman su asfixia ante tanta mentira cubanocastrista.

    Pobre Salvador Allende, verdadero payaso de la izquierda chilena, amigo de las fieras castrocubanas, que terminaron con su vida inútil.

  2. Jorge Edwards, aunque aún se autocalifique como un intelectual de izquierda, siempre será el autor de Persona Non Grata, y eso lo mantendrá a una altura diferente.

  3. Cuando llegué a Cuba en septiembre de 2006 como diplomático argentino, el primer libro que leí fue «Persona non grata» de Edwards. Me ayudó a entender muchas cosas. Luego, durante tres años, cada vez que iba en auto por el Malecón y pasaba por el hotel Riviera, me acordaba de él. Sin embargo todavía hoy, ya alejado de Cuba, no comprendo cómo Allende envió a un independiente para restablecer relaciones diplomáticas con La Habana. Pertenezco a la carrera diplomática y, por deformación profesional, soy pluralista. Si bien no soy de izquierda, ya por esa sola decisión de Allende –y luego por otras de él que leí en «Persona non grata»– creció mi respeto por la figura de aquel presidente chileno.

  4. Me asombra que alguien tan informado e «independiente» haya llegado a Cuba con sentimientos «ambiguos» sobre Castro despues de conocer su apoyo a la intervencion sovietica en Chekoslovakia. O sea, en 1968 J. Edwards no se habia encontrado a si mismo, tenia dudas sobre la dictadura cubana. Habra escrito el libro, pero pertenece a los izquierdistas que viven a la derecha, comunistas teoricos que elaboran planes de sociedades justas, puras,y pacificas, mientras en la practica viven por encima de las masas adoctrinadas, incursionan en lo indebido, y estimulan la violencia y el chantaje.

  5. Otro argentino que no debe usar camisetas con la foto de Korda del Che, bien.

    Al amigo Fuentes, le digo respetuosamente que muchos no conocen la dictadura cubana, o sus efectos reales, «la veritá efettuale», como decía Maquiavelo, hasta que no visitan Cuba y viven en la isla. Como Edwards y como Von Eyken. En cuanto a los juicios de Fuentes sobre Edwards, los respeto, aunque tampoco los comparto del todo.

  6. En 1968, Castro no solo apoyo la invasion sovietica a Chekoslovakia, sino que dejo saber que los dejaria entrar a Cuba (ya habian 50 000 soldados rusos en la isla) si era para defender la revolucion. Lease no de los marines sino de cubanos de intramuros.
    Muchos quedarian impactados por la condicion que los limitaria a opinar solo despues de observar un experimento. Entonces a botar los libros de historia que nos han colmado de opiniones, o los periodicos que nos torturan con noticias.
    Tendre que visitar Haiti para creer que hay miseria y evidencia de malos gobiernos? O viajar hasta Corea del Norte para sentir lo que es una dictadura?
    Maquiavelo fue genial, pero en su epoca la informacion no era distribuida por radio y TV.
    Siento que el Sr Edwards haya creido en ese socialismo caribeno, lleno de jovenes sin temor a los yankees, capaz de exportar revoluciones como carne exportaba Argentina, pero incapaz de debatir, de tolerar una recomendacion, o de confiar el poder a las nuevas generaciones. Un hombre con su inteligencia debia ser mas firme con sus principios.
    Si perseguian a los cubanos…que importa!!! o desconocia que en los paises comunistas se persigue todo lo que se mueve. Tuvieron que perseguirlo a el para darse cuenta lo que era ese sistema?. Solo su falta de privacidad le hizo romper la luna de miel tan ideal que tenia con
    la revolucion cubana.
    De muy joven supe de Macondo…perdon, ley solamente, pero nunca lo visite, y fui un iluso imaginando que Garcia Marquez parodiaba a la Cuba castrista. Despues, inocentemente crei que el patriarca hijo de Bendicion Alvarado era Fidel, el eterno y grandioso gobernante, masquesabe, que domina el tiempo y el deseo, que dicta lo moral y justo, el inquestionable guia de todo ser viviente en aquella isla embriagadora…pero me equivoque otra vez. El Gabo es socio fuerte de Fifo, ambia, ecobio de largas noches recortadas por el licor y los cohibas, alumbradas por el fuego a quema ropa de mentiras intercambiadas por los dos.
    Pero asi son los politicos y algunos escritores que no diferencian entre la realidad y el pensamiento magico.

Deja un comentario