De la gran carcajada.

Confieso que me río poco con los programas que tienen que ver con la historia de Cuba, debido al nivel de seriedad que requiere estudiar lo que fue verdaderamente la historia de mi país, y no el gran embuste que nos contaron. Pero, viendo el programa A mano limpia, de Oscar Haza, dedicado al libro The Moncada Attack del Dr. Antonio de la Cova, no sólo me he reído de lo lindo, he echado las tripas de las carcajadas.

Señores y señoras, ¡ni Fidel ni Raúl Castro dispararon un chícharo en el ataque al Cuartel Moncada! ¡Ni siquiera entraron en el Cuartel! ¡Qué par de descarados mitómanos! Nada más que por eso habría que sacarlos a patadas del poder. Pero, ¡qué notición! ¡Escuchen latinoamericanos, ciudadanos del mundo, y cubanos, que tampoco es que sepamos mucho nosotros del Gran Descaro! Estoy loca por leer el libro, tanto, que igual hasta me compro un billete de avión nada más que para ser la primera en Books and Books (¿o ya lo presentaron?). El libro es del 2007, yo pensaba que se trataba de una nueva versióin, disculpas. Felicito al autor por tantos años de investigación, por la decisión de escribirlo y de publicarlo.

¡Qué país, dios santo! Los dos energúmenos que dirigen Aquella Caca, desde hace 51 años, no dispararon ni un taco; incluso, para colmo, Fidel quería arrollar a dos soldados con el jeep, y lo que consiguió fue arrastrar a Gustavo Arcos, y dejarlo cojo de por vida! Es que hasta siento vergüenza ajena.

Estoy muy feliz con esta noticia, porque se confirma lo que contaba Huber Matos en Cómo llegó la noche, lo pendejón que era el gordito repesa’o de Birán, que se escondía detrás de Celía cuando empezaba la balacera en la Sierra Maestra.

Oh, tengo que conseguirme ese libro de inmediato, me hará el verano, el otoño y el invierno. Estos son los libros necesarios, los que dejan tan al descubierto a los tiranos, que hasta la costra de los calcañales se les ve. Risa, claro, carcajadas, que con el humor se aprende enormemente; pero también mucha seriedad y reflexión merecen este libro.

¡Bravo!

Zoé Valdés.

45 respuestas para “De la gran carcajada.”

  1. Querida Zoe: Siempre le oi decir a una vecina mia que trabajo en Casas de las Americas,que cuando Haydee Santamaria,se ponia con el «mogno virado»,porque chacumbele I hacia algo que era malo,siempre decia,hablando para ella sola: mando a mi hermano para dentro del hospital,y el sabia que lo iban a matar y el NUNCA ENTRO!!.(esta amiga era una de las empeladas de limpieza,que son las que siempre mas oyen y de la que menos se desconfia,porque como decia ella:quien le va a creer a la que limpia?)
    Asi se ha creado la farsa cubana,diciendo mentiras,culpando a otros de los errores propios y mucha sangre y mucho chantaje.Este degenerado de chacumbele lo fue controlando todo, y lo primero que desarmo fue la a la gente que lo conocia y que sabia que el es un desatre humano,mafioso,mentiroso,incapaz,frustado,envidioso,y loco por saltar a la fama y vender una imagen que no fue.Lo dramatico es que todos los cubanos hemos tenido que sufrir las consecuencias y pagar muy caro el error de no HABER OIDO al DR. RAFAEL DIAZ-BALART CUANDO EN LA CAMARA EXPLICO PORQUE ERA UN ERROR Y GRAVE DEJAR EN LIBERTAD A ESTE DEGENERADO DE chacumbele.

    Gracias Zoe.

    Luisa Mesa

  2. zoe, estoy confundida, este programa es del 2007, el libro lo vi en amazone que hay copias de uso tambien , aunque sigue a un precio algo elevado. Quisiera saber si hay alguna edicion en espanol porque la que veo en amazone esta en ingles y esos libros historicos es mejor leerlos en el idioma nativo.

  3. Bastante tiempo atras supe la verdad, pero fue fuera de Cuba. Ese libro debian entrarlo en Cuba
    para acabar con la leyenda del tirano cubano.

  4. Luego el guacho odioso, pendejo y despechado se vengó a lo bestia de la cubanidad. Y todo por el complejo de indio que tenía en el fondo Fulgencio.

  5. lo digo G. Arcos y a los militares cubanos que estuvieron ahi, el ataque al moncada fue lo de siempre Castro mandando gente a la muerte y èl cobijado a una buena sombrita para pasar el calor.

  6. Que tiempo nos tocara desmontar tanta mentira?

  7. Por mis manos paso la 1ra edicion en Ingles,de vuelta lo reenvie a America.Me quede boquiabierto.Una estafa,eso es lo que es la revolucion cubana,Fidel y Raul los gangster mas criminales de todos los tiempos.Cuentan que de joven uno de los libros de cabecera de Fidel era Mi lucha de Hitler y que,F.C. escribia notas como esta al margen de las paginas:yo habria echo esto mas duro.El joven que logro sacar de Cuba el opusculo de Hitler murio bien pronto en un accidente en Europa.Cuentan tambiem-Pardo Llada-que F.C. quizo comprarle los 11 tomos de la obra de Mussoline,se gasto los 100 pesos que le mandaba mensualmente su padre-de Biran-y obligo por 15 dias a Mirtha y Fidelito a comer solo queso,porque,obviamente se quedaron sin dinero.En este medio siglo ha practicado lo que consumio en mi lucha,en los tomos de Mussoline con su impronta desmedida de psicopata y sinverguenza.Tambien contaba Diaz Lanz-que fue su piloto-que en un viaje con F.C. ,el Che y otros jerarcas,decia que Diaz Lanz escucho cuando F.C.dijo :ahora los enganiamos(refiriendose al pueblo).De modo que ,tambien cuenta Mario Chanes de Armas que en Alegria de Pio F.C. saco la pistola e hizo el ademan de suicidarse alegando:hemos fracazado,Chanes no pudo evitar reirse al contar la idiotez en el documental Mambisas.De modo que contando y contando ,el Dr. de la Cova desemmascaro al tirano ,lo puso en su sitio ,el unico que merece,el basurero de su iniquidad.Hoy diria-digo-yo:de ser viable la justicia sobre F.C. apostaria por el ahorcamiento con un cable de telefono,razones?,hundio a Cuba y ,a nosotros los cubanos nos dejo a la deriva.

  8. Sinopsis del libro.

    La muerte del combatiente revolucionario Abel Santamaría aparece como un hecho terriblemente desgarrador en los capítulos de la historia oficial cubana. Hecho prisionero durante el asalto al Cuartel Moncada de Santiago de Cuba, el 26 de julio de 1953, fue torturado por las fuerzas militares, que terminaron sacándole los ojos para mostrárselos luego a su hermana Haydée, hecha prisionera también durante la fallida operación.

    Pero el libro The Moncada Attack: Birth of the Cuban Revolution (El ataque al Moncada: nacimiento de la revolución cubana), que resume 31 años de investigación del profesor cubanoamericano Antonio de la Cova sobre el suceso, desmiente las versiones de tortura que han proliferado hasta hoy, incluido el episodio sangriento de los ojos de Abel.

    »La tortura de los rebeldes capturados es uno de los mitos del Moncada», explicó De la Cova. «Los primeros 35 prisioneros son ejecutados de inmediato, entre 8 y 11 de la mañana de ese día, y tanto médicos como funerarios entrevistados dicen que ningún cuerpo mostraba signos de haber sido vejados».

    El investigador argumenta que entrevistó a los doctores Eric Juan Pita y Rolando Pérez Saínz de la Peña, que se hallaban en el Hospital Militar de Santiago de Cuba, así como a Manuel Bartolomé, dueño de la funeraria que recogió los cadáveres de todos los rebeldes, y que sus testimonios resultaron coincidentes en negar las evidencias de tortura.

    »Santiago de Cuba contaba entonces con un equipo de médicos forenses muy capacitados y honestos y hubieran dado la alarma», indicó de la Cova, quien considera que de ambas partes en conflicto «hubo alevosía y desmanes».

    De acuerdo con la pesquisa historiográfica, el Servicio de Inteligencia Militar (SIM) tomó fotos a todos los rebeldes muertos, cada uno junto a un fusil.

    Cuando en 1959 las fuerzas revolucionarias tomaron el poder y ocuparon los archivos del SIM, debieron obtener la foto de Abel Santamaría, quien fungía como segundo jefe del movimiento liderado por Fidel Castro.

    »Nunca se ha publicado la foto de Abel muerto», añadió. «Reto al gobierno cubano a que publique esa foto y reproduzca todos los certificados de defunción que redactaron los médicos forenses».

    Pasajes y protagonistas del histórico acontecimiento son contrastados en las 400 páginas del libro, que acaba de publicarse bajo el sello de la editorial University of South Carolina Press. De la Cova, un exiliado cubano que emigró en 1961, sustentó sus investigaciones documentales con 115 entrevistas con participantes en los sucesos: 14 asaltantes, 47 militares y policías y 54 civiles, políticos, abogados de la defensa y otros protagonistas. Un total de 132 libros y documentos producidos por editoriales cubanas forman parte también de las referencias bibliográficas.

    »Comparando las versiones de los rebeldes es que he podido encontrar la verdad de lo que sucedió allí», expresó el académico de 56 años, profesor de Estudios Latinos en la Universidad de Indiana. Este es el primer estudio sobre los acontecimientos del Moncada –el único ataque a un cuartel de regimiento en la historia de Cuba– que incluye testimonios de personas que pelearon en ambos bandos.

    El libro se presento en la Casa del Preso, ubicada en el 1140 SW 13 Ave, Miami, y a las 7 p.m. en la librería Books and Books de Coral Gables.

    Despues un panel, con la presencia del autor, en el Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos de la Universidad de Miami.

  9. Hola a todos. Lo de Fidel y Mein Kampf lo cuento yo en La Ficción Fidel, la muerte del joven que sacó el libro de Cuba nunca se dilucidó.

  10. Agradezco tu aclaracion y me disculpo por la omision .La ficcion Fidel la encargue bien pronto a la Romanica de Zurich,tus novelas -prohibidas en Cuba-de manos de la octogenaria directora del Teatro Espanol de Berna,actriz genial ademas.Regina .

  11. El director de Bohemia se suicido,por colaborar con aquello de los 20 000 muertos ,ayudo a montar el mito de la bestia de Biran.

    Sr. Ernesto Montaner
    Miami,
    Florida

    12 de agosto de 1969

    Querido Ernesto:

    Cuando recibas esta carta ya te habrás enterado por la radio de la noticia de mi muerte. Ya me habré suicidado —¡al fin!— sin que nadie pudiera impedírmelo, como me lo impidieron tú y Agustín Alles el 21 de enero de 1965.

    Sé que después de muerto llevarán sobre mi tumba montañas de inculpaciones. Que querrán presentarme como «el único culpable» de la desgracia de Cuba. Y no niego mis errores ni mi culpabilidad; lo que sí niego es que fuera «el único culpable». Culpables fuimos todos, en mayor o menor grado de responsabilidad.

    Culpables fuimos todos. Los periodistas que llenaban mi mesa de artículos demoledores, arremetiendo contra todos los gobernantes. Buscadores de aplausos que, por satisfacer el morbo infecundo y brutal de la multitud, por sentirse halagados por la aprobación de la plebe. vestían el odioso uniforme que no se quitaban nunca. No importa quien fuera el presidente. Ni las cosas buenas que estuviese realizando a favor de Cuba. Había que atacarlos, y había que destruirlos. El mismo pueblo que los elegía, pedía a gritos sus cabezas en la plaza pública. El pueblo también fue culpable. El pueblo que quería a Guiteras. El pueblo que quería a Chibás. El pueblo que aplaudía a Pardo Llada. El pueblo que compraba Bohemia, porque Bohemia era vocero de ese pueblo. El pueblo que acompañó a Fidel desde Oriente hasta el campamento de Columbia.

    Fidel no es más que el resultado del estallido de la demagogia y de la insensatez. Todos contribuimos a crearlo. Y todos, por resentidos, por demagogos, por estúpidos o por malvados, somos culpables de que llegara al poder. Los periodistas que conociendo la hoja de Fidel, su participación en el Bogotazo Comunista, el asesinato de Manolo Castro y su conducta gansteril en la Universidad de la Habana, pedíamos una amnistía para él y sus cómplices en el asalto al Cuartel Moncada, cuando se encontraba en prisión.

    Fue culpable el Congreso que aprobó la Ley de Amnistía. Los comentaristas de radio y televisión que la colmaron de elogios. Y la chusma que la aplaudió delirantemente en las graderías del Congreso de la República.

    Bohemia no era más que un eco de la calle. Aquella calle contaminada por el odio que aplaudió a Bohemia cuando inventó «los veinte mil muertos». Invención diabólica del dipsómano Enriquito de la Osa, que sabía que Bohemia era un eco de la calle, pero que también la calle se hacía eco de lo que publicaba Bohemia.

    Fueron culpables los millonarios que llenaron de dinero a Fidel para que derribara al régimen. Los miles de traidores que se vendieron al barbudo criminal. Y los que se ocuparon más del contrabando y del robo que de las acciones de la Sierra Maestra. Fueron culpables los curas de sotanas rojas que mandaban a los jóvenes para la Sierra a servir a Castro y sus guerrilleros. Y el clero, oficialmente, que respaldaba a la revolución comunista con aquellas pastorales encendidas, conminando al Gobierno a entregar el poder.

    Fue culpable Estados Unidos de América, que incautó las armas destinadas a las fuerzas armadas de Cuba en su lucha contra los guerrilleros.

    Y fue culpable el State Department, que respaldó la conjura internacional dirigida por los comunistas para adueñarse de Cuba.

    Fueron culpables el Gobierno y su oposición, cuando el diálogo cívico, por no ceder y llegar a un acuerdo decoroso, pacífico y patriótico. Los infiltrados por Fidel en aquella gestión para sabotearla y hacerla fracasar como lo hicieron.

    Fueron culpables los políticos abstencionistas, que cerraron las puertas a todos los cambios electoralistas. Y los periódicos que como Bohemia, le hicieron el juego a los abstencionistas, negándose a publicar nada relacionado con aquellas elecciones.

    Todos fuimos culpables. Todos. Por acción u omisión. Viejos y jóvenes. Ricos y pobres. Blancos y negros. Honrados y ladrones. Virtuosos y pecadores. Claro, que nos faltaba por aprender la lección increíble y amarga: que los más «virtuosos» y los más «honrados» eran los pobres.

    Muero asqueado. Solo. Proscrito. Desterrado. Y traicionado y abandonado por amigos a quienes brindé generosamente mi apoyo moral y económico en días muy difíciles. Como Rómulo Betancourt, Figueres, Muñoz Marín. Los titanes de esa «Izquierda Democrática» que tan poco tiene de «democrática» y tanto de «izquierda». Todos deshumanizados y fríos me abandonaron en la caída. Cuando se convencieron de que yo era anticomunista, me demostraron que ellos eran antiquevedistas. Son los presuntos fundadores del Tercer Mundo. El mundo de Mao Tse Tung.

    Ojalá mi muerte sea fecunda. Y obligue a la meditación. Para que los que pueden aprendan la lección. Y los periódicos y los periodistas no vuelvan a decir jamás lo que las turbas incultas y desenfrenadas quieran que ellos digan. Para que la prensa no sea más un eco de la calle, sino un faro de orientación para esa propia calle. Para que los millonarios no den más sus dineros a quienes después los despojan de todo. Para que los anunciantes no llenen de poderío con sus anuncios a publicaciones tendenciosas, sembradoras de odio y de infamia, capaces de destruir hasta la integridad física y moral de una nación, o de un destierro. Y para que el pueblo recapacite y repudie esos voceros de odio, cuyas frutas hemos visto que no podían ser más amargas.

    Fuimos un pueblo cegado por el odio. Y todos éramos víctimas de esa ceguera. Nuestros pecados pesaron más que nuestras virtudes. Nos olvidamos de Nuñez de Arce cuando dijo:

    Cuando un pueblo olvida sus virtudes, lleva en sus propios vicios su tirano.

    Adiós. Éste es mi último adiós. Y dile a todos mis compatriotas que yo perdono con los brazos en cruz sobre mi pecho, para que me perdonen todo el mal que he hecho.

    Miguel Ángel Quevedo

  12. The Moncada Attack———1

  13. Ultima Palabra-Covas y Ninoska

    video-1ro-Moncada

  14. Ultima Palabra-Covas y Ninoska.

    video-2do-Moncada

  15. Ultima Palabra-Covas y Ninoska

    video-3ro-Moncada

  16. Ultima Palabra-Covas y Ninoska

    video-4to-Moncada

  17. REVOLUCIÓN

    Eres la daga asesina

    clavada en el corazón,

    eres pura demagogia,

    eres mentira y traición.

    Eres vil alevosía,

    disfraz de revolución,

    eres destrucción y engaño,

    eres llanto y paredón.

    Eres tú la acción canalla

    que ahogaste en sangre mi son,

    eres castigo inhumano,

    eres pena, eres dolor.

    Eres el sufrir de un pueblo

    que vive bajo el terror,

    eres el odio y la envidia,

    la antítesis del amor.

    Te enraizaste en mi tierra

    como un maligno tumor,

    destruiste la familia,

    mataste la tradición.

    Pronto llegará el final,

    pronto saldrá un nuevo sol,

    pasarás pronto a la historia,

    tú, falsa revolución.

    Cástulo Gregorisch

    11/15/03*

  18. Asi mismo Zoe, por haber crecido dentro de una familia muy contra-revolucionaria o gusana oimos siempre, especialmente a la abuela de mi papa , mi bisabuela, todos esos cuentos , que algunas veces creia que solo lo decian por el odio que le tenian a fidel, pero no , es cierto que era un cochino, que era un raton que nunca ha disparado un tiro,que desaparecio a Camilo, que fueron ellos los que ponian bombas en los cines matando a gente inocente y mis padres nunca dudaron de la inocencia de Carriles y Orlando Bosch y nos la inculcaron a creerla porque lo de fidel castro todo ha sido un fiasco y no sabes lo feliz que me pongo cada vez que salen testimonios creibles que estan ayudando a desenmascarar la farza que este lucifer ha montado , y todavia lo que falta por desempolvarse…

  19. Muchas gracias por los videos,en mi pais-Argentina-se han encargado muy bien-los izquierdistas-de distorcionar la realidad,quiero conocer mas.Naty.

  20. Encargo el libro ya,todavia miro los videos,cuanta riqueza,muchisimas gracias por ilustrarnos(sobre nuestra historia).

  21. Desmontando Mitos.Jose A. Echeverria nunca apoyo a Castro-1

  22. Sobre la personalidad y vida de Castro I aprendi con:
    Fidel un retrato critico, de Tad Szulc
    Fidel Castro y la Revolucion cubana, de Carlos A. Montaner
    Retrato de Familia con Fidel, de Carlos Franqui
    Guerrilla Prince, de Georgie Anne Geyer
    Castro’s final hour, de Andres Oppenheimer
    Como llego la noche, de Huber Matos, y otros libros que lo mencionan menos directamente.
    No se cuales de estos describian su atraccion por el fascismo y el falangismo (pero se que lo lei en uno de esos), su tendencia a la violencia e imponer su criterio siempre, su falta de amor, su pobre sentido del humor y su desprecio del arte.
    Vivir casi 2 decadas en Cuba, tambien me enseno que Castro I es un monstruo.
    Me place saber que Zoe tambien menciono en uno de sus libros, lo que le gustaba leer al tirano.
    Castro puede hacer lo que hace, porque a traves del terror elimino a potenciales contrincantes asesinandolos de varias formas, o encarcelandolos; sin contar los que ante tanta intolerancia abandonaron el pais. Asi, rodeandose de fieles ineptos evito questionamientos e inquietudes que descubrieran como se gobierna en Cuba y como viven los tripulantes del Granma.

  23. Desmontando Mitos.Jose A. Echeverria nunca apoyo a Castro—2

  24. Despues de medio siglo,sigue mintiendo.

  25. Zoe, hay un libro cortico escrito por Cabrera Infante sobre el tema del Moncada. ¿No lo tienes tú? Yo lo tengo. Si no lo tienes, dímelo para buscarlo.

  26. Los izquierdistas se han encargado (y se encargan) muy bien de distorcionar la realidad en todas partes, por supuesto a su conveniencia. Creen que sus fines justifican cualquier medio para lograrlos, incluyendo la mentira. El caso de Cuba es un ejemplo perfecto.

  27. Magnífico post. Me río contigo.

  28. No existe aún la versión del libro en español, la edición de este libro corrió por la editorial de la correspondiente universidad, una edición al español supone una proceso de traducción que conlleva un costo que no está en proceso en este momento. Personalmente soy amigo del academico Antonio de la Cova, y hasta donde he sabido, no hay en vista una version castellana.

  29. …Alguien sabe si el libro The Moncada Attack esta en Boder’s ???

  30. Gracias por mencionar mi libro.
    Muchas de las entrevistas sobre el cual se basa aparecen en
    http://www.latinamericanstudies.org/entrevistas.htm
    Otras fotos e informes sobre el ataque al Moncada aparecen en
    http://www.latinamericanstudies.org/moncada.htm
    Respecto a la apocrifa carta de Quevedo a Montaner que aqui aparece, nunca ha aparecido la original ni se publico el facsimile. Agustin Tamargo, quien recogio el revolver suicida de Quevedo, me dijo que la carta ficticia fue una «canallada» de Ernesto Montaner.

  31. Gracias a todos por comentar y dejar los videos. No puedo pasarlos todos por problemas de tiempo, además de que ayer me estuvieron hackeando el blog.
    Dr. Antonio de la Cova, es un honor que entre usted aquí y deje un comentario en este espacio, se lo agradezco infinitamente.

  32. Muy interesante su página

    Me gustaría enviarle mis poemas

    Cástulo Gregorisch nació en La Habana, Cuba, el 24 de mayo de 1938. Actualmente reside en compañía de su familia, en la ciudad de Pembroke Pines en la Florida.

    Arribó a Estados Unidos en el año 1961, acompañado por
    su esposa e hija de pocos meses de nacida, estableciéndose
    en la ciudad de Kansas City, estado de Missouri, donde
    naciese su hijo y continuara su carrera bancaria la que
    comenzase con el Banco Continental Cubano de La Habana.
    Se especializó en el campo internacional trasladándose más
    tarde a la Florida ocupando importantes posiciones en diferentes
    bancos, en los que dejara sentada su capacidad y conocimientos.

    Egresado del Instituto Edison e Instituto de La Víbora,
    cuentan entre sus principales actividades, la de escribir
    poemas, la mayoría de los cuales de corte patriótico aunque
    su versatilidad le ha permitido escribirlos de orden filosófico,
    costumbrista, etc.

    Sus poemas no se ajustan a reglas establecidas sólo obedeciendo
    a la espontaneidad de su fecunda inspiración.

    Su obra poética consta hasta la fecha con más de quinientos poemas.
    Sus dos libros “Poemas” y “Poemas II” se encuentran incorporados
    a la extensa biblioteca de la Universidad de Miami.
    * * * * * * * * * *
    E-Mail

    WebPage:http://poesiacubanadesdeelexilio.wordpress.com/about/

Deja un comentario