Nostalgia Cubana. Mi Habana. Rolando Laserie

GRACIAS A NENITA Y PARA ELLA, QUE HOY CUMPLE 50 AÑOS DE EXILIO. ¡QUÉ LUZ!

Y aquí, un regalo de mi nostalgia, en el plano final aparezco con mi hija de meses en El Malecón; a punto de irnos definitivamente. La canción, interpretada por Luis Bofill forma parte de la banda sonora de mi novela Te di la vida entera, publicada en 1996. Primera banda sonora mundial de una novela:

16 respuestas a “Nostalgia Cubana. Mi Habana. Rolando Laserie”

  1. Volveremos? Yo cada vez estoy mas pesimista.

    Me gusta

  2. Querida Zoe: Yo la extragno cada dia mas. No pasa un dia,que de una forma o de otra piense en la Habana. A veces creo que estoy enferma de nostalgia.No se. Debe ser el tiempo, y tantos recuerdos.
    Pero no voy con chacumbele I y II,asi nunca ire.

    Gracias Zoe.

    Luisa Mesa

    Me gusta

  3. […] This post was mentioned on Twitter by Pepe Gonzalez , Zoé Valdés. Zoé Valdés said: Nostalgia Cubana. Mi Habana. Rolando Laserie http://bit.ly/9LtIHN Gracias […]

    Me gusta

  4. Ay Habana de mi vida! cuantos recuerdos, cuanta alegria! con los pelos de punta vi ese final del malecon donde estas con tu hija,que escena tan tierna, con ese mar tan bello, no hay agua de ese color en ningun lugar! esas olas enormes las recuerdo cuando iba al Recodo Guarina a comer perros enrrollados y batido, que vida tan rica! y yo no era ni de las Zarra ni de las Fanjul, era una simple persona que vivia en El Cerro, mi Cerro! con esto quiero decir, como siempre digo que ahi vivia todo el mundo, desde el que vendia cariocas por botellas hasta los que mas dinero tenian! Y las noches de la Habana en esos clubsitos, ay Dios mio, esa era mi mayor diversion hasta que me fui (creo que hasta el dia antes de salir). Bueno cuando se trata de nostalgia, pudiera estar escribiendo todo el dia, y llorando a la misma vez. Pero llego el Maldito que lo odio, acabo con todos mis sueños y con los de todos los cubanos, pudrete, pudrete!!!

    Me gusta

  5. Ibis García Alonso


    Puede ser que por cosas de la vida
    retorne a mi ciudad triste y salobre,
    y me consiga una caricia noble
    para aliviarme así de la mentira.

    ¡Ese último plano! Qué belleza, qué triste y tierno a la vez. Gracias, Zoé.

    Me gusta

  6. Juan Antonio Zas Irigoyen

    Escribo con lagrimas en los ojos estas lineas, por muy duro que quiera hacerme, no puedo evitarlo.
    Yo tengo esto grabado con una serie de canciones que le puse, anorada Cuba.
    Mi emocion no es de perdida y tristeza, sino que siento al escucharla, alegria y disfrute pleno de algo que recupere despues de un tiempo, de vez en cuando hago esto y digo dejame dar una vuelta por el barrio, me siento en mi patio y ha escuchar estas canciones.
    Conoci a Rolando en casa de un doctor e hizimos buena amistad, ya estaba viejo y enfermo con su corazon y recuerdo que recordamos las noches de la Habana y yo con mis dicharachos de barrio me decia, este blanquito es la candela, que emocion y alegria me da recordar esto y haber conocido uno de los grandes artistas de mi patria, de esos que dejan una huella imperecedera para el recuerdo de generaciones venideras y que hacen que el arte musical en nuestro pais nunca muera a pesar de los pesares. Un millon de gracias por levantarme este domingo y hallar esta alegria en mi computadora y ejercitar, lo vivido, la nostalgia, el recuerdo y la alegria de sentirme mas que nunca cubano.

    Me gusta

  7. Es un mundo de nunca jamás.
    Y recordando la banda sonora de «Te di la vida entera».

    Me gusta

  8. Zoe: Gracias de nuevo por la pelicula de Rolando Lasserie y la Nostalgia de La Habana. Ojala si un dia se puede volver. Ojala tambien si un dia podemos tener peliculas y musica como lo que acabo de escuchar. Senti una emocion mas fuerte con ese video. Roberto Carlos.

    Me gusta

  9. Queria ser arquitecto, y no dudo que el kaleidoscopio habanero, con sus estilos marcando el necesario ajuste a las epocas, fue la causa. Estudie en el «Instituto», trabaje en la calle Sol, caminaba por Obispo, visitaba farmacias antiguas, museos, etc. Recorri el malecon a pie o sobre un vehiculo, lo camine paseando o de prisa para llegar al cine que el omnibus no me dejaba a tiempo. Las avenidas, los tuneles, los teatros, los night clubs y cabarets, las fondas y restaurantes, los hoteles, las bodegas y tiendas, las quintas y hospitales, Artes y Oficios, Belen y Baldor, el Sagrado Corazon, Fontanar y el Barrio Obrero, el zoologico, el seaquarium, la Concha o Santa Maria…no creia ser capaz de disenar algo tan variado, senorial cuando colonia y futurista cuando republica. Me conforme con aceptar que La Habana era una ciudad de pais del primer mundo plantada en el Caribe, y no me vi como arquitecto del primer mundo si seria educado bajo los patrones monotonos y aburridos del socialismo. Entonces pense escribir sobre La Habana. Lei a Loveira, Miguel de Carrion, Infante, Chaviano y Zoe entre otros, todos me pasearon por la ciudad, fui a la recepcion de la boda que Carrion describe en el Hotel Monserrate, camine el Prado admirando a la orgullosa mujer cubana, me despeine en el descapotable de Infante y trasnoche con el y sus amigas envueltos en tabaco, boleros y ron. Me fascinaba escuchar las historias de los cubanos que trabajaron en el Canal de Panama. Me entristecia la historia de Victoria y Teresa a principios de siglo, la de Claudia y Cuquita durante la crisis perpetua. Me
    dolia escribir sobre la ciudad en muletas, los baches historicos, el malecon carcomido, la cucharita grasienta y torcida que me tenian asignada en Coppelia, los baja y chupa, y los levanta y mete. Despues de leer a maestros me percate que jamas llegaria a su liga, que hay que nacer para redactar sobre lo bueno y salpicar felicidad, y cuando es oportuno describir la tragedia con la ilusion de evitar otras en el futuro.
    Gracias a todos los escritores cubanos que han amado La Habana y han logrado rescatar su verdadera historia.

    Me gusta

  10. Hay muchos tipos de crimen. No tiene que haber sangre, ni tortura física, ni presidio con rejas, ni muerte total. Hay muchos tipos de sufrimiento y de pérdidas que no se pueden superar ni reponer. Hay muchos modos de ser culpable. En la larga noche del castrismo, en Cuba se ha visto todo, de todos tipos. Por eso me causa risa amarga, tan amarga que casi vomito, cuando alguien se me para delante para decirme que HAY que perdonar, a no ser que haya un muerto por el medio, o algo muy extremo. Hay muchos tipos de muerte, de desgaste, de desperdicio sin sentido. Hay la muerte, el asesinato, de toda una sociedad, una cultura, una manera de vida, que fue infinitamente superior a la perversa y maligna mierda que tomó su lugar. Hay muchos culpables, y lo mínimo que merecen es desprecio feroz y rechazo implacable, sobre todo si no admiten su culpa plenamente, si no se humillan profundamente pidiendo perdón, y si no hacen todo lo humanamente posible durante el resto de sus vidas por subsanar las consecuencias de sus crímenes.

    Me gusta

  11. Para Ombre, magnifico comentario, una vez mas de acuerdo con Usted! Saludos!!

    Me gusta

  12. VIRTUALMENTE ME LLEGO LA TERNURA
    EN ESA ESCENA FINAL
    DE ROLANDO LASERIE DIRE
    QUE TUVE LA ALEGRIA DE LABORAR
    CON EL

    Me gusta

  13. […] Nostalgia Cubana. Mi Habana. Rolando Laserie « Zoé Valdés […]

    Me gusta

  14. Gracias por este estremecedor video.
    A veces pienso que tal vez, de niñas nos vimos querida Zoé, mi abuelita me llevaba a alquilar bicicletas a Cuba 8 y pedaleaba con la cabeza en las nubes por esos parques del malecón, esas calles coloniales.
    Hay una toma de la tienda «La Feria» propiedad de los padres de unos amigos judios que tanto añoran aquella ciudad encantada.
    Rolando Laserie, una gloria de Cuba, siempre con Tita, su adorada esposa, alentandonos a todos en aquel Miami de los ochenta.
    Preciosa la toma tuya con tu bebita, al comienzo de tanto y en tu Habana.
    Volveremos.

    Me gusta

  15. Siempre digo lo mucho que me hubiese gustado haber tenido la edad de mis padres (79) para haber disfrutado y gozado de Esa Habana, tan rica, tan extraordinaria, tan gozadora y alegre, la que he vivido de oido y la de ver sufrir a mis padres por ella, nunca han dejado los recuerdos de que caminabas y oias las vitrolas y que en cualquier cafeteria te comias un pan con bistec y un batido, Sra. Silvia mi madre es tambien del Cerro , que risa porque esos cuentos de las cariocas y las botellas me los se, dice que mi tio llevaba hasta los palos de escoba y le daban un masareal, la Habana que yo cogi fue La Habana TRISTE que nos trajo este asarozo, sin bien no cogi tanta puercada , si me acuerdo de las colas interminables del Coppelia que se mandaba mi madre para que pudieramos comer un miserable helado mientras nosotros matabamos el tiempo rampa arriba y rampa abajo, en fin, imperdonable tanto da~no y tanta maldad , y mas imperdonable el cubano capaz de tener contacto con ellos. Sra. Luisa Saludos!!!, la extraniamos!!!!

    Me gusta

  16. Las mejores parejas rolando y tita laserie y tambiem celia y Pedro de Cuba para el mundo beny more contra lo que hizo los castro con mi cuba

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: