El comentario del día. Por Pedro Pablo Arencibia.

Este miedo de la tiranía Castrista al ejemplo de Orlando Zapata Tamayo me recuerda el miedo que las autoridades españolas en 1873 le tuvieron al cadáver del Mayor General Ignacio Agramonte y Loynaz. al cual después de exhibirlo lo quemaron y esparcieron sus cenizas.

Esa actitud de la tiranía Castrista está muy lejos de la actitud del militar español Ximénez de Sandoval ante el cadáver de José Martí, Apóstol de la Independencia Cubana.

En el momento de ser colocado el féretro en el nicho, el Coronel Sandoval hizo la pregunta siguiente: “¿No hay aquí ningún pariente o allegado, o amigo del finado?” Viendo que nadie respondía, dijo:

“Vaya, señores, puesto que el difunto no tiene aquí parientes ni allegados que lo hagan, despediré yo el duelo.”

El Coronel José Ximénez de Sandoval, descubierto, pronunció estas palabras:

“Señores: Ante el cadáver del que fue en vida José Martí, y en la carencia absoluta de quien ante su cadáver pronuncie las frases que la costumbre ha hecho de rúbrica, suplico a ustedes no vean en el que a nuestra vista está, al enemigo, y sí al cadáver del hombre que las luchas de la política colocaron ante los soldados españoles. Desde el momento que los espíritus abandonan las materias, el Todopoderoso, apoderándose de aquéllos, los acoge con generoso perdón allá en su seno; y nosotros al hacernos cargo de la materia abandonada cesa todo rencor como enemigo dando a su cadáver la cristiana sepultura que los muertos se merecen. He dicho.”

Ximénez de Sandoval mostró hidalguía ante el cadáver de José Martí y si no mostró más fue porque no se estaba totalmente seguro de que fuera el cadáver de Martí y por las condiciones de la guerra, entre las que se destaca los tres ataques que tropas al mando del General Quintín Bandera hicieron a las tropas españolas para rescatar el cadáver. Ximénez de Sandoval y José Martí eran hermanos masones.

La indignante actitud fue la de aquellos cubanos que conocían a José Martí y se quedaron callados. Ese silencio cobarde y vergonzoso producido por el miedo ante un poder terrenal superior hoy todavía se extiende sobre millones de cubanos de dentro y de FUERA de la Isla.Hasta oficiales al servicio de España fueron los que mediante sus gestiones se obtuvo la tumba y costearon la lápida del lugar donde descansarían los restos de nuestro Apóstol de la Independencia.¿ Con el Castrismo se ha visto algo similar con sus adversarios muertos ? . Al fondo del Cementerio de Colón hay tanques de 55 galones llenos con los huesos de muchos de los fusilados en los primeros años de Castrismo; la inmensa mayoría de sus cuerpos no se los entregaron a la familia para que los enterraran en su panteones familiares por miedo a marchas y protestas públicas en sus entierros y las peregrinaciones en los aniversarios de sus fusilamientos. Hasta 10 años después no le decían a los familiares donde habían sido enterrados; había que creerles a las autoridades de la tiranía que decían la verdad.

Después de todo, no nos deberíamos de asombrar de una tiranía a cuatro manos de dos supuestos hijos de un mercenario español que por dinero de un acaudalado de su región de Galicia fue a Cuba a combatir a los cubanos independentistas sustituyendo al hijo de ese acaudalado. No hay hidalguía que buscar en ellos.

Pedro Pablo Arencibia, de Baracutey Cubano.

6 respuestas para “El comentario del día. Por Pedro Pablo Arencibia.”

  1. Eso en cubano se llama «te la comistes»
    Gracias por tanta ilustracion.

  2. Querida Zoe: Magnifico!!!!. Y si conoci a muchas familias que tenian a personas fusiladas,en los 60,que no les decian donde estaban los restos.Nunca tuvieron un lugar para ir a poner flores,para honrar y llorar a sus muertos.Eso se limitaba a una foto en la casa y ya!!. Esto demuestra el alto nivel de cinismo y cobardia de ese regimen tirano.
    Gracias a Pedro Pablo por este y repito: MAGNIFICO Articulo!!.

    Gracias Zoe.

    Luisa Mesa

  3. Que breve y macizo viaje a la semilla. Resulta que el general colonialista, vilipendiado , enemigo natural de nuestra independencia, al que en sentido general se les endilga su arrogancia, crueldad, despotismo, brilla en ese momento glorioso ante el cadaver del enemigo y muestra respeto, pundonor, una breve tregua de reconciliacion humanista. Que desgracia que nos tocara como gobernantes vitalicios una plebe con lo peor de la ascendencia hispana. Han sido tan cientificamente aptos para desintegrar a nuestra nacion, desde todos los puntos de vista, que no me canso de leer ensayos y articulos de cubanos actuales, sobre la conveniencia de habernos convertido en una provincia autonomica espanola y del desastre que significo la guerra de independencia, y ni hablar de millones de jovenes que ni de hablar de Marti quieren y que muestran ufanos todo tipo de vestimenta yanki.

  4. En cualquier momento a la Momia le ataca la misma locura que a Chávez y saca los restos de Martí para demostrar la autenticidad.

  5. Marti cayo herido, y un cubano voluntario le pregunto: «es usted al que llaman el maestro»…y despues de escuchar la respuesta…lo remato!!!
    Naciones cometen pecados capitales. Los envueltos en la muerte de Marti cometieron un pecado que cambio la historia de Cuba totalmente.
    Batista cometio los otros dos mas importantes. Uno fue su golpe de estado, el otro fue no imponer la pena maxima a Chacumbele y su pandilla.

  6. Estupendo artículo.
    Tristemente recuerdo que algunos historiadores piensan que el Apóstol se inmoló en Dos Rios porque algunos cubanos dudaban de su lealtad a la causa y ya ven, como no mucho tiempo después ya otros lo mofaban con sorna, con nombretes incluso.
    Ahora le niegan descanso a los restos de Orlando Zapata Tamayo y ultrajan a su madre. Como lo hicieron con los restos de los fusilados desde el principio de la tragedia.
    Cada dia que pasa me desencanto más de muchos de mis compatriotas.
    Gracias Pedro Pablo Arencibia.

Deja un comentario