El Pichy Films presenta: «Fracasos de Disney».

Gracias a Alexander León.

12 respuestas para “El Pichy Films presenta: «Fracasos de Disney».”

  1. ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja.

    Esto esta mas comico.Elian.

  2. El Arzobispado de la Habana responde a la carta de los 165.

    ARZOBISPADO DE LA HABANA
    NOTA DE PRENSA
    En respuesta al reclamo de comentarios de varios medios de comunicación, y debido a la indignación generada en un número de fieles católicos que han conocido en las últimas horas de una carta abierta dirigida al Santo Padre Benedicto XVI, de contenido ofensivo para con la Iglesia en Cuba, quiero decir lo siguiente:
    Cuando la Iglesia aceptó la misión de mediar entre los familiares de los presos o damas de blanco, y las autoridades cubanas, sabía que esta mediación podría ser interpretada de las más disímiles maneras y provocar diversas reacciones: desde el insulto y la difamación, hasta la aceptación y el agradecimiento. Permanecer inactiva no era una opción válida para la Iglesia por su misión pastoral.
    La acción de la Iglesia a favor del respeto a la dignidad de todos los cubanos y la armonía social en Cuba no comenzó hace veinte años, y ha sido una acción que no se ha apoyado, ni se apoyará nunca, en tendencias políticas, ni en las del gobierno ni en las de quienes se le oponen, sino en su misión pastoral. La Iglesia en Cuba no desviará su atención de aquello que la motivó a actuar en este proceso: el reclamo humanitario de familias que han sufrido por el encarcelamiento de uno o más de sus miembros.
    Esto es algo que conoce muy bien el Papa Benedicto XVI. Vale la pena recordar lo expresado hace unas semanas por el padre Federico Lombardi, portavoz de la Santa Sede: “El papel crucial asumido en el proceso de diálogo cubano por el cardenal Ortega Alamino y por monseñor Dionisio García, presidente del episcopado, ha sido posible por el hecho evidente que la Iglesia católica está profundamente arraigada en el pueblo y es intérprete atendible de su espíritu y de sus expectativas”.
    “No es una realidad extraña, no escapa en los tiempos de dificultad. Carga con los sufrimientos y trae esperanza, con dignidad y con paciencia, sin servilismo pero también sin tratar de aumentar las tensiones ni de exacerbar los ánimos, al contrario, con el compromiso constante de abrir caminos a la comprensión y al diálogo”. La Santa Sede, agregó el padre Lombardi, “apoya a la Iglesia local con su solidaridad espiritual y con su autoridad internacional”. En este sentido, “la Santa Sede se ha declarado siempre en contra del embargo, y por lo tanto solidaria con los sufrimientos del pueblo, y dispuesta a apoyar toda perspectiva de diálogo constructivo… con paciencia, se han hecho importantes progresos en esta dirección. Todos deseamos que el camino continúe”.
    Orlando Márquez Hidalgo
    La Habana, 20 de agosto de 2010

  3. El Arzobispado de la Habana dice que esta carta es ofensiva.

  4. Ayer en Banes.Reina pudo ir a misa y al cementerio.

  5. Un papel clavado en la yagruma
    Lázaro González Valdés, ex preso de conciencia

    El mensaje del cardenal Ortega y sus seguidores es preciso. Se sienten ofendidos porque casi 200 cubanos opuestos al comunismo se quejaron por escrito de la rara manera en que la iglesia católica intercede por los prisioneros políticos.

    Tajantemente, en nota de prensa la curia diocesana deja en claro que la queja de los opositores es de “contenido ofensivo para con la Iglesia en Cuba” y revela “la indignación generada en un número de fieles católicos” sin precisar la cantidad.

    Es increíble la reacción de la iglesia sobre todo porque según la misma fuente ella previó “que esta mediación podría ser interpretada de las más disímiles maneras y provocar diversas reacciones”. ¿Por qué sentirse herida por cumplimiento de su profecía?

    Sin embargo el dolor del cura Ortega y seguidores podría estar situado donde los firmantes de la queja a Benedicto XVI cuestionan: “Respetamos las solicitudes de la iglesia para que cese el “bloqueo”, pero: ¿Por qué no se pide también –públicamente- que termine el embargo que le tiene la dictadura a todo el pueblo cubano?”.

    Matemáticamente no es despreciable que 165 cubanos (se anuncian más firmas) acusen a los católicos de darle al César lo suyo y lo que no es suyo, pues de producirse el fenómeno de los números gigantes esos ciento y pico podrían influir en la opinión de cientos de miles o tal vez de millones de personas ocasionando graves pérdidas a un organismo dependiente de las recaudaciones públicas.

    Quizá por esto en su nota de prensa la iglesia insiste que su acción “no se ha apoyado, ni se apoyará nunca, en tendencias políticas” pero los hechos demuestran lo contrario porque siendo defensora recalcitrante del levantamiento del embargo económico queda la iglesia mezclada con la agenda política de la dictadura ratificando la falacia según la cual las carencias del pueblo no son causadas por la opresión comunista, sino por el enemigo externo que de forma paradójica más comercia con ella.

    El viejo palero Cape le contó a Lydia Cabrera que “El perro de Mayombe va al yagrumo con un cuchillo y un papel escrito con recado del brujo, y lo deja clavado en el árbol con el cuchillo. El papel desaparece. El puñal queda allí clavado. Susúndamba (la lechuza) lo recoge y lo lleva a quien va dirigido” (El Monte / Editorial Letras Cubanas, 1989 / Página 660).

    El recado del cardenal de Cuba podrá desaparecer con el olvido lógico del paso generacional. De ahí proviene la aseveración de que las sociedades no tienen memoria. Sin embargo historiadores y otros interesados podrán, por medio de los documentos de la época, confirmar que el puñal católico fue clavado en el árbol de la lucha por la libertad. Siempre quedará como evidencia irrefutable el trazo de la cuchillada. Ese es el miedo del cura Ortega. Por eso salió disparado de su trono hasta la redacción de Palabra Nueva para salirle al paso a los opositores que cuestionan su procedimiento.

  6. Amnistía para Satán
    Lázaro González Valdés, ex prisionero de conciencia

    Luego que el cura Jaime Ortega pidió “que el amor, la reconciliación y el perdón se abran paso entre todos los cubanos”, en Tumba Cuatro ocurrió lo siguiente.

    -¿Cómo está Guajiro?

    -¡Cómo puerco en la cochiquera. Esperando la puñalá!

    -Vaya depresión la suya.

    -¡Carijo, Apolonio, usted cree que soy un guanajo!

    -Deje el berrinche compay. Vengo pa conversar pero primero bríndeme un poco de café.

    El Guajiro entró a su bohío mientras Apolonio se dejó caer en uno de los taburetes situados fuera de la casucha para descansar entre una y otra faena agraria.

    -Agarre su café.

    Los campesinos bebieron lentamente el contenido de los jarros humeantes. Del bolsillo de su camisa de caqui Apolonio sacó dos brevas rústicamente torcidas, le extendió una al Guajiro y comenzaron a fumar después de desechar 33 cerillas que no encendieron.

    -Estos fósforos comunistas ni prenden- se quejó Apolonio.

    El Guajiro de Tumba Cuatro sonrió astutamente y cuestionó: -¿Qué coño sirve en este país?

    -La Habana está revuelta según me contó La Prieta, la sobrina de Pichilingo, que regreso de allá hace un par de días.

    -¿Qué dice La Prieta? -indagó el Guajiro chupando tanto el tabaco que la punta chisporroteó.

    -Ella dice que hay unas mujeres que los domingos cuando salen de la misa caminan pidiendo la libertad de sus familiares presos políticos.

    -¡Coñoooo!

    -Pero también me contó que un preso político se murió en huelga de hambre protestando contra los ñangaras y que una familia matancera salió tronco en mano a enfrentarse a los chivatientes del MININT.

    -¡No hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista!

    -La Prieta me confesó que ese cura vestido de rojo…

    -¿El Cardenal Ortega?.

    -Ese mismo. El curita Ortega está pidiendo que nuestro problema se arregle con amor, reconciliación y perdón.

    -¡Venga El Diablo y monte mi yegua Pomarrosa! ¡Qué carajo tiene que meterse un cura en asuntos políticos! -se quejó el Guajiro sacándose el tabaco de la boca y exhalando más humo que una locomotora de carbón por su chimenea.

    -Compay, ¿no le parece bien eso de reconciliarse y perdonar pa que todo marche en paz?

    -Apolonio, usted está tomao.

    -Negativo compadre.

    -Entonces como usted se cree el cuento de que con amorío, perdones y reconciliación se arreglan años de maltratos, muertes y sufrimientos de todo tipo. ¿Usted come de la que pica el pollo?

    -¡Caray Guajiro, qué quiere, que los curas suelten las sotanas, agarren una escopeta y se alcen pa la loma!

    -Podrían rezar más y pasar menos el cepillo en las misas.

    -Te equivocas Guajiro porque, según me dijo La Prieta, el Cardenal conversó con el alto mando comunista y consiguió la liberación de muchos presos políticos. ¡Así que el método de Ortega ha dado resultados positivos!

    -Positivo era uno de los bueyes de Genaro. El otro era negativo. Recuerda que a los dos le dieron tafia los matarifes de la zona y dejaron a Genaro sin bestia pa arar.

    -Contigo no hay razones …

    -Las razones no funcionan con hijoeputas como los comunistas. A ver, ¿quién me garantiza que la Iglesia Católica y el Cardenal no se han puesto a favor de los ñangaras pa, por ejemplo, conseguir que les devuelvan las clínicas y las escuelas que les quitó el Comandante en Jefe? ¿Tú me lo garantizas?

    -No. Yo no garantizo nada pero…

    -¡Pero nada!

    -Si los curas piden reconciliación, amor, perdón y la respuesta del gobierno es liberar presos o aflojar un poco la soga que nos aprieta pues ¡del lobo un pelo! ¿No crees que es una solución aceptable?

    -Bueno Apolonio, vamos a virar la tortilla pa poner en claro este asunto. Si el Cardenal y su iglesia son capaces de perdonar a los comunistas después de lo que nos han hecho, pa ser consecuentes con su prédica de ponle la mejilla derecha a quien te golpee la izquierda, ellos también deberían perdonar a Satanás. Así se acabaría el eterno problema entre el bien y el mal…

    -Pero Guajiro…

    -¡Pero Guajiro un carajo. No me interrumpas cuando hablo!

    Apolonio se puso de pie y lanzó la breva contra el piso.

    El Guajiro de Tumba Cuatro también se levantó bruscamente del taburete y agregó: ¿O es que hay perdón para unos y no para otros?

    -Contigo no hay quien hable civilizadamente Guajiro- sentenció Apolonio al tiempo que se retiraba del lugar.

    -¡Y contigo no habló más hasta que vengas a anunciarme la amnistía de Satán!

    Desde ese día Apolonio y el Guajiro no se dirigen la palabra. Ni siquiera se saludan cuando se cruzan en algún camino.

    Como era de esperar la bronca trascendió y ahora los residentes de Tumba Cuatro, con opiniones divididas en pro de uno y otro, esperan por la reconciliación de estos compatriotas.

Deja un comentario