Ramón Unzueta. Por Eduardo Manet.

RAMÓN UNZUETA.

El título de la exposición es ya un motivo de sueño: « A la sombra de las muchachas en flor », À l’ombre des jeunes filles en fleurs. El libro mítico de Marcel Proust: À la recherche du Temps perdu, En busca del tiempo perdido. Obra (trece libros) que leí en español y en inglés antes de pasar al francés.

Como dije en una ocasión, soy un « fanático » de Ars Atelier dirigido por Zoé Valdés y Ricardo Vega (sin olvidar la jeune fille en fleur, Luna Vega Valdés), porque cada exposición es un motivo de placer estético y de encuentro amistoso.

Eso explica mi interés por la nueva exposición. Primer golpe: La sobriedad de los cuadros presentados. 7 cuadros. Numero simbólico. ¿Casualidad o magia santera? La exposición comienza el 7 de septiembre y finaliza el 7 de octubre.

Tres 7 igual: 21. Numéro de suerte.

Y Ramón Unzueta merece toda la suerte del mundo visible y de los mundos invisibles.

Segundo golpe. Las siete jeunes filles en fleurs tienen nombres. ¡Y qué nombres! María Immaculada, María del Mar, María de los Milagros, María Gilberte de las Nieves, Dulce María Odette, María Dolores y María Albertine Soledad. ¡Las siete Marías!

¡Atención! Entre María y María, Unzueta « cuela » tres nombres proustianos: Odette la coquette, Gilberte amor de infancia y sobre todo, Albertine, la pasion, la prisionera. Albertine, un amor de fuego que en realidad no era otro que, Alberto, el chofer y la pasión de Proust.

Unzueta conoce a fondo el tema y muestra (¡oh prodigio!) un sentido del humor tierno y feroz al mismo tiempo.

Tercer golpe (como acto tercero de una obra de teatro)… No sé por qué, imaginaba un viejo pintor enamorado de la literatura y del mar.

Una característica excelente de Ars Atelier es aquella de presentar siempre un documental del pintor y su pintura realizado por Ricardo Vega. Es así que yo estaba en el interior del salón y veía la película proyectada a la entrada del atelier. La veía de espaldas, es decir, al revés.

Cuando salí al exterior para ver el documento de frente, me di cuenta que se trataba de un joven pintor de cuarenta y ocho años. Fue entonces que Ricardo Vega me presentó al pintor en persona (quien luce mucho más joven que su edad) y pudimos conversar libremente.

Otro punto que nos une: Unzueta es un apasionado de películas mudas. Y admira, como yo también, a Alla Nazimova, la esposa gay de Rodolfo Valentino, el galán bisexual del Hollywood mudo.

El azul es mi color preferido. Blue is my color. Y puede que me equivoque pero me parece que las siete Marías tienen algo en los ojos que recuerdan los Bette Davis’ eyes.

Mirada coqueta de María Immaculada, mirada inocente de María del Mar, mirada un poco alucinada de la milagrosa María, hierática mirada de Gilberte quien conserva la tradición de Maria Odette, la mamá de Gilberte Swann, mirada trágica (bien sûr!) de la Dolorosa y mirada de reto de Albertine, la Prisionera en busca de su libertad.

Ojo, espectadores de la exposición. El humor de Unzueta va más allá de lo que sospecháis. Todas sus Marías tienen, además de ojos azules color de mar, cuellos exquisitos de cisnes. Le cygne. Swann es el personaje central que inicia la saga de Proust. Quítenle una n a Swann y nos queda Swan, cisne en inglés.

Hay pintores buenos. Hay pintores mediocres. Hay pintores malos. Y hay pintores que se colocan en otra dimensión. Para mí, son casos únicos.

Unzueta (apellido de orígen vasco) se coloca en esa categoría especial. De su obra, que es numerosa según el catálogo, no conozco más que los siete cuadros presentados en Ars Atelier.

Nadie sabe de dónde vienen los vascos. Nadie sabe cuál es el origen de la lengua vasca. Si Unzueta no es de origen vasco, yo lo designo como vasco de adopción.

En realidad, Unzueta, como todos los grandes artistas está más allá de países y de fronteras. Un marciano caído del cielo. Un delfín surgido del mar. Ese es el signo verdadero de todo gran pintor.

Gracias Zoé, gracias Gustavo, gracias Ricardo, por ofrecer a París la oportunidad de conocer un pintor de una calidad rara. Y si los franceses no llenan el atelier, y no compran los cuadros… Tant pis pour Paris!

Que las Marías, que María, madre de Jésus, den una larga vida a Unzueta. Para la gran dicha del arte de la pintura. Y del arte en general.

Eduardo Manet.

Escritor y cineasta cubano-francés.

16 respuestas para “Ramón Unzueta. Por Eduardo Manet.”

  1. Bello, luminoso, lo justo para esa espléndida exposición de Ramón Unzueta.

  2. Querida Zoe: Dios mio que lindo lo escrito Eduardo Manet.Me he emocionado.Bravo!!! por esta muestra que entre videos,fotos de la obra del autor,y buenas criticas,me han permitido,desde mi casa,ser participe de un evento unico y lleno de buena suerte y mucho arte.

    GRACIAS ZOE.

    Luisa Mesa

  3. Hermosísimo. Un placer leer a los buenos, a los justos.
    Gracias.

  4. Bellas palabras del maestro. Exitos, amigo Ramon. Saludos solidarios a la gran Union Zoetica.

  5. Què hermosa reseña!… y coincido, me «magia» ese tìtulo que parece un verso… A la sombra de las muchachas en flor… en el caso de Unzueta es poesìa pictòrica… pictòrica poètica… còmo el pincel puede convertirse en palabra y la palabra en colores!…

  6. Muy hermoso y merecido tu texto, Manet.
    Me alegra verte escribiendo en español, también!!

    Linden Lane Magazine publicó un número hace un par de años con las pinturas de Unzueta y los textos, incluso poesía, de Zoé. Un número precioso. Puedes consultarlo aquí:

    http://www.lacasaazul.org

    o directamente aquí en este enlace:
    http://www.lacasaazul.org/Linden_Lane_Magazine_VolXXVII_2008.html

    Felicito a Zoé y a Ricardo por ese año de realizaciones en Ars Atelier, un lugar único en medio de Paris y de los cubanos todos del mundo. El arte y la literatura cubanas ganan plazas con esta labor de Ars Atelier. No olvido a Gustavo Valdés, curator y asesor formidable.

    Y vuelvo a felicitarte por tu texto. Precioso.
    Muchas bendiciones para todos,
    Belkis Cuza Malé

  7. Bueno, pero los vascos no son un misterio hace rato. Se trata de los mismos cromagnones que pintaron Altamira.

  8. !!Cuantas afirmaciones tan justas a la obra de Ramón Unzueta!!
    El Sr.Eduardo Manet nos presenta a su Unzueta, y nos deslumbra
    para un acercamiento a la obra del pintor, desde una mirada experta.
    Felicito al Sr. Manet,a Unzueta,Luna,Zoé,Enaida,Ricardo,Gustavo y Pedro Portal.
    pd: Me encantó lo de Unión Zoética.
    !!!BRAVO!!!

  9. Que mejor que el texto de un gran iluminado para atrapar lo que a los ojos se escapa….. Cuanto ritmo, cuanta poesia, cuanta emocion, y mucho «in-the-know».

  10. EXCELENTE LO ESCRITO POR EL SEÑOR MANET
    DE RAMON UNZUETA
    JOSE EVELIO A MI TAMBIEN ME GUSTO LO
    DE UNION ZOETICA
    FELICIDADES A TODOS

  11. Fascinante semblanza. Ya veo las Marías. Un gusto.

  12. Excelente reseña. Y totalmente merecida. Felicitaciones.

  13. Me sedujo Manet. Como conversador y como hombre. Te asomas a su simpatia y quieres irte tras el.
    Agradezco sus palabras sobre Unzueta y su pintura pero no hablamos de pintura.Hablamos de su ninez,de su trabajo en la Cuba de los 60, de sus amigos, sus mujeres, sus tennis, sus costumbres. Ah, y de su relacion con Manet, el pintor, mi favorito desde nina. Fue un placer.

  14. Eduardo soy La tonta del bote,la hermana de Oscar Lloret,Nilda yo te decia padrino,ahora vivo en Tampa.Dios te bendiga.Tu vivia frente a la Predilecta de piano.Padrino quisiera contactar contigo.813-410-0910.No te acuerdas de Gonzalo Roig y su esposa Elena?Ya yo tengo 78 years old.

Deja un comentario