Kachita. Una versión de la Carmen de Prosper Mérimée. (II). Adaptación Zoé Valdés.

SECUENCIA 6.- FLASH BACK DE MATTHEUS. EXT. DÍA. MIAMI. ENTRADA DEL CONVENTO DE LOS CAPUCHINOS.

Aparece Kachita, en toda su espléndida belleza, ataviada con tailleur Chanel de color rojo, zapatos altos también rojos, sombrerito rojo con tul que le cubre el rostro. En apariencia, la muchacha es la imagen de la pureza y de la elegancia burguesa, camina muy derecha, sonríe tímida a las dos ancianas que la acompañan; percibe la mirada de todos los hombres sobre ella, sonríe ahora menos tímida. El viento le vuela el sombrero, las ancianas no saben qué hacer. Un chico corre a atraparlo, pero ha ido a parar al mar. Un monje del convento se aproxima a ella, conversan, al monje se le ve muy respetuoso, y hace reverencias con la cabeza, en actitud agradecida. Es la subjetiva de Mattheus quien observa de lejos a Kachita.

CORTE.

SECUENCIA 7.- FLASH BACK DE MATHEUS. EXT. ATARDECER. MIAMI. ENTRADA DEL HOTEL.

Kachita va vestida diferente, con ropa deportiva, sudorosa, seca su cuello con una toalla blanca. Es evidente que acaba de salir del gimnasio. Mattheus y ella se cruzan y se miran con malicia.

CORTE.

SECUENCIA 8.- FLASH BACK DE MATTHEUS. EXT. NOCHE. CALLE BULLICIOSA DE MIAMI BEACH. OCEAN DRIVE.

Multitud de ociosos y de turistas se pasean sin rumbo fijo. Kachita reaparece, bajando de una lujosa limusina blanca. Vestida de color fucsia con vestido largo que moldea su cuerpo, escote pronunciado. Va del brazo de un hombre mayor. Mattheus observa de lejos acodado en un bar al aire libre.

CORTE.

SECUENCIA 9.-  FLASH BACK DE MATTHEUS. EXT. MADRUGADA. PUENTE DE LA ENTRADA NORTE DE MIAMI.

Un hombre emerge de detrás de los pilares del puente. Es Mattheus, jadeante, corre desesperado, perseguido por varios hombres.

MATTHEUS EN OFF:

-«Los recuerdos me enloquecen, en sueños siempre me veo huyendo. Ella magnífica, espléndida…»

CORTE.

SECUENCIA 10.- FLASH BACK DE MATTHEUS. EXT. MADRUGADA. PUENTE DE LA ENTRADA NORTE DE MIAMI.

El fugitivo alcanza a un auto en marcha y se tira sobre el capó, queriendo detener el coche, golpea sobre el parabrisas, los ojos alterados del susto, las manos como garras o tentáculos de pulpo, no cesa de chillar:

MATTHEUS:

-¡Ayúdenme, coño!

Varios hombres aparecen al fondo del puente.

El auto huye chirriando gomas. Mattheus cae al suelo.

CORTE.

SECUENCIA 11.- FLASH BACK DE MATTHEUS. INT. DÍA. MIAMI BEACH. RESTAURANTE PUERTO SAGUA.

Kachita está allí. Va vestida con falda ceñida y corta, el ombligo afuera, blusa roja con óvalos blancos, encarga su comida, habla en español.

KACHITA:

-Mira, no, mi niño, cambié de parecer, ponme unas frituritas de malanga, crujientes, que no estén zocatas…

La música cubana se escucha muy fuerte.

CORTE.

SECUENCIA 12.- INT. DÍA. MIAMI BEACH. RESTAURANTE PUERTO SAGUA.

Kachita se reúne con unos amigos. Parece una chica sencilla, vestida muy sexy, ríe y su risa inunda el recinto. Menuda, ojos grandes, un ramito de  mariposas, flor caribeña, incrustada en su pelo a un lado; menos edad de lo que representa. Kachita ríe a carcajadas, los demás también, ella es el centro. Kachita extrae un fajo de cartas de su bolso, las extiende sobre una mesa, adivina el destino.

CORTE.

SECUENCIA 13.- INT. DÍA, MIAMI. FLASH BACK. SAKURAGIMA INSURANCE INCORPORATION. OFICINA DONDE TRABAJABA MATTHEUS,

Mattheus, juega con armamentos. Sus manos sopesan una Parabelum Beretta, luego una Smith and Wesson 9 mm, después una Astra 90 con empuñadura de nácar, una 6, 35 Unic francesa y una Magnum 45, que pesaba como un elefante.

MATTHEUS:

-¡Esta chiquita matadora pesa como un elefante!

CORTE.

SECUENCIA 14,- EXT. DÍA. CALLE OCHO. FLASH BACK. ALBOROTO DE MÚSICAS

DIFERENTES, RESTAURANTES CUBANOS, PASTELERÍA GILBERT, EL VERSALLES, LA CARRETA, LA MILAGROSA.

Mattheus, camina decidido por la Calle Ocho, es el rey de la calle, todos le saludan admirativamente, piropea a las mujeres que se quedan encantadas con él. Los socios le chocan las cinco en señal de complicidad, va a encontrarse con El Gimnasta, otro cubano alardoso.

MATTHEUS:

-Mami, rica, si cocinas como caminas me como hasta la raspita.

La mujer, sirena de vestido apretado, modelo años cincuenta, sonríe putona.

Mattheus encuentra a El Gimnasta.

MATHEUS:

-Aserongo, ¿qué viento de agua te traer por aquí? Por la hinchazón de los bisceps vienes de hacer constructivo. ‘One day, man,’ tú vas a explotar, monina.

Después de los saludos abakúas. Chocan hombros, y los puños cerrados de las manos.

EL GIMNASTA:

-Ahí, bróder, quemando un poco e’ manteca. Bueno, ¿qué? ¿Nos vamos a echarnos una horita de pelota? ¿O qué bolaíta con tu cake?

CORTE.

SECUENCIA 15.- EXT. DÍA. MIAMI. FLASH BACK. CLUB DE BÉISBOL.

Mattheus y El Gimnasta juegan béisbol. Terminan de jugar y se disponen a marcharse.

EL GIMNASTA:

-‘Listen, man’, esta noche tengo que desconectar porque estoy vola’o, que se me achicharra la plancha con tanta pincha con los japoneses estos que nos quieren exprimir el jugo.

MATTHEUS:

-P’a la playa, compay, un montón de chiquitas sabrosonas y a desaguacatarse echando un pie, que bailar desaltera. Vamos a caerle allí al «monte de espuma».

CORTE.

SECUENCIA 16.- INT. NOCHE. MIAMI. FB. CAFÉ BAILABLE DE MIAMI BEACH.

Mattheus, y el Gimnasta, bailan en una rueda de casino con dos mujeres bellísimas.  A su alrededor baila también la gente apelotonada, La orquesta interpreta:

ORQUESTA:

-«Y si vas al Cobre,

Quiero que me traigas,

Una virgencita de la Caridad…»

CORTE.

SECUENCIA 17.- EXT. MIAMI. FB. BARRIO LLAMADO EL VIET-NAM. FÁBRICA HUMEANTE A CAUSA DE UN INCENDIO.

Mattheus y El Gimnasta investigan la causa del incendio, todavía el humo invade la atmósfera, las paredes chisporrotean.

MATTHEUS:

-Todo parece indicar que ha sido provocado, no ha sido accidental.

EL GIMNASTA:

(hacia la persona que les ha recibido en la fábrica)

-Nos pondremos en contacto lo más rápido posible con usted, y con su superior. Esto tiene toda la pinta de una venganza.

Van a estrechar la mano del hombre para despedirse, cuando reparan en la esquina, un tipo intenta violentar a una joven. El tipo la golpea.

Mattheus, echa a correr hacia ellos.

EL GIMNASTA:

-¡Bróder, deja eso, que no se han metío contigo!

Mattheus llega al lugar de la bronca entre el hombre y la muchacha negra.

POLICÍA:

(acento mexicano)

-¡Mejor no te metas! Esta chingá es una ladrona. Soy policía.

MATTHEUS:

-Déjala, vamos, suéltala. Tú eres policía como yo soy Tom Cruise…

La mujer gimotea en el suelo. El policía se aproxima a Mattheus, y lo empuja por el pecho.

MATTHEUS:

-¡Eeeh, tú te volviste ‘crazy, man’! ‘¡Wait, wait, wait!’

(saca la pistola y le mete un tiro en la pierna al policía)

-Ayyy… Te embarcaste, ‘man’ -el hombre se retuerce en el suelo de dolor.

EL GIMNASTA:

-¡¿Qué ‘fucking’ tú haces, Matt?! ¡Es un policía de verdad, ‘man’, lo conozco! ¡¿Y ahora qué, bróder?

MATTHEUS:

-¡Vámonos, ‘man’!

El policía se retuerce en el asfalto, pierde mucha sangre, pierde el conocimiento. La muchacha huye. Mattheus y el Gimnasta se escabullen en el interior de un Jaguar.

CORTE.

SECUENCIA 18.- EXT. NOCHE. FB. MIAMI, PLAYA DESIERTA.

Mattheus y El Gimnasta se despiden al borde de la playa, junto a una lancha rápida.

EL GIMNASTA:

(mientras trastea en la lancha cargándola de víveres)

-Es lo mejor que haces, Matt, largarte. Suerte que tengo buenos contactos allá. Esos tipos que irás a ver de mi parte son los que andaban enredados en líos, cuando lo de los  fusilamientos de los Generales. Estuvieron un tiempo presos y ahora vuelven a reciclarlos. No pueden prescindir de ellos, son unos vola’os. Te ayudarán, me deben favores, y nada de tin a la maraña, deudas de peso. Y aquí, ya no ruedas, aquí te quemaste, las tienes perdidas, de todas todas, al menos por el momento. No se le dispara así como así a un federal, bróder.

MATTHEUS:

-No te creas, que estoy caga’o. Ñao, ‘man’, miedo. Si mis viejos se enteran que he vuelto a la isla, ‘you know’. Más nunca me dirigen la palabra.

EL GIMNASTA:

-Yo me encargo de envolverlos, a tus viejos, meto p’a cuento de terror y misterio… No sé, algo así como que andas en misión especial con los ‘japaneses’… Oye, allá te van a estar esperando; intenta ubicar Cárdenas y entrar por ahí. De la lancha se ocupan ellos, ¿’okéy, lóser’? Nada, es una broma. Tú eres un campeón. La consigna, ‘remember’, es; ‘Los peces cantarán en arameo’.

CORTE.

SECUENCIA 19.- EXT. NOCHE. FB. CUBA. COSTAS DE CÁRDENAS.

Playa desierta, iluminada por la luz de la luna. Próxima de la orilla una cortina de palmeras enanas circunda la arena. Mattheus, llega a las costas cubanas. No ha terminado de bajarse de la lancha cuando ya se le acercan, provenientes de las palmeras,  dos hombres haciéndole señas con unas linternas. Mattheus amarra la embarcación en un pequeño muelle de madera, al cual llegan los desconocidos.

HOMBRE 1:

-Identificación, ciudadano.

MATTHEUS:

-‘Los peces cantarán en arameo’.

HOMBRE 1:

-Oká, caballo. Encantado, Juancho, seudónimo de guerra. Este es Heriberto, también nombre de combate.

Se estrechan las manos.

HOMBRE 2:

-Aquí tienes los documentos. Falsos aunque autorizados, ¿correcto?

(Mattheus asiente)

HOMBRE 1:

-Mañana te me estás alistando desde ya al cuerpo de agentes secretos Los Dragones, sin excusa ni pretexto. Los Dragones son una brigada clandestina de respuesta rápida, no te asombres, del gobierno, claro; aquí todo es del gobierno. Pero con personal extranjero. Por el momento irás a la Zona A-1, lo más suave que encontramos para tu entrenamiento.

MATTHEUS:

-Gracias. Pero, bueno, no soy ningún advenedizo, soy un experto en investigaciones, en accidentes, y supongo que las informaciones sensibles y de alto valor de ciertos negocios de cubanos en Miami que les pasé a ustedes les hayan venido de perilla…

HOMBRE 1:

-Para, para el carro ahí. Las informaciones que nos pasaste sobre algunas organizaciones de exiliados, las comprobamos, todas están oká… Partimos de la confianza en tí, pero necesitamos más pruebas; por el momento quédate conforme, luego veremos si seguimos colaborando juntos, o… Si por el contrario, te partimos las patas.

El Hombre 2 sonríe mientras mordisquea un palito vencedor.

HOMBRE 2:

-Empiezas en la Fábrica de Tabacos, allí te esperan instrucciones…

MATTHEUS:

-‘Fine, men’.

HOMBRE 1:

-Entérate que con nosotros se habla cubano, el inglés es el idioma enemigo. Aunque para los negocios no, para los negocios el inglés es lo máximo, y en eso consistirá tu ayuda. En infiltrarte en el ala de los de allá, a noventa millas, pero ya hablaremos. Ahí tienes dirección del Focsa, indicaciones precisas… Desde ahora volverás a llamarte José. Vamos, tcht, tcht, tcht. Arrea. ¡P’á luego es tarde!

MATTHEUS:

-Aguanten, ‘wait’, a mí no se me habla en ese tono.

Los hombres se alejan riéndose a carcajadas, se meten en el carro y se pierden.

CORTE.

SECUENCIA 20.- INT. DÍA. FB. LA HABANA. FÁBRICA DE TABACOS.

Cuatro hombres, entre los que se encuentra Mattheus, se hallan en una habitación amplia. Dos juegan dominó, uno les observa. Mattheus limpia las pistolas, algo apartado, sentado encima de un camastro estrecho. Mattheus limpia una pistola pequeña Kadet 22 LR Checa modificada con un cañón Luger.

MATTHEUS:

-Ya, la mía está ‘ready’. Dáme la tuya, Pinguero.

El Pinguero es quien observa a los otros jugar, extrae su pistola de la cartuchera y se la alcanza a Mattheus, la pistola es una Astra SPS de 9 mm, automática.

MATTHEUS:

-Tu hierro es impresionante, chen. Se parece mucho a una Parabelum Beretta que tuve que dejar en Miami.

PINGUERO:

-Olvida el tango y canta bolero, consorte. No menciones ese pueblo por acá… Ño, estoy hecho boronilla. Anoche me tuve que echar al pico a la vieja argentina ésa. Toda la noche cotorreándome de los desaparecidos y de la guerrilla. Compadre, si me vuelven a dar semejante tarea, recojo los cheles, y me voy echando…

MATTHEUS:

-P’a Miami.

(Carcajadas de los demás)

PINGUERO:

-No, p’a que tú veas, me iría p’a Madrid, con el pasaporte de brasileño que me hicieron. Pero no puedo más con lo de meter el dedo para que las viejas pudientes vomiten información y plata, y tener que bailármelas después. Es una tortura china.

MATTHEUS:

-Depende de donde tengas que meter el dedo.

PINGUERO:

-Si sólo fuera el dedo…

MATTHEUS:

-No te quejes, p’a eso eres El Pinguero, el cheche más sala’o de toda la isla. Bueno, ¿qué? Esta tarde me toca vigilar desde el auto…

PINGUERO:

-Thcthcthcthc (sonido onomatopéyico típico de saborear con la lengua), qué rico, chico. ¡Madre santa, quién fuera lector, para leerles el periódico a las jebitas ésas!

MATTHEUS:

-Pinguero, quién fuera tabaco para ser enrollado en los muslos suda’ítos de las niñas…

PINGUERO:

-¡Cállate, asere, que me voy a tener que rayar una cantúa! Y después de lo de anoche tengo la yuca echando humo, como una bengala de carnaval.

CORTE.

SECUENCIA 21.- INT. DÍA. FB. FÁBRICA DE TABACO EN LA HABANA.

Las mujeres están sentadas armando los tabacos. Para pegar las hojas las ensalivan y las enrollan en los dorsos interiores de los muslos (referencia a la Carmen de Merimée). Piernas abiertas, muslos del color de la hoja seca, entre senos brillosos de sudor.

Un lector lee un fragmento de novela de Carmen, de Prosper Merimée. Una de las chicas se mira, coqueta, en el brillo como espejo de la cuchilla cortadora del tabaco, extrae un creyón labial del entreseno y se acentúa los labios. Es Kachita. Con el rabo del ojo mira a su compañera, pícara, sonríen ambas.

Corte.

(I.ra parte).

10 respuestas para “Kachita. Una versión de la Carmen de Prosper Mérimée. (II). Adaptación Zoé Valdés.”

  1. Vamos , Kachita sabe enrollar muy bién el tabaco!!!

  2. Buenisimo, seguiremos esperando en la tabaqueria hasta mañana, cuando yo naci al lado de mi casa habia una tabaqueria, increible a mediania de cuadra, se llamaba La Provinciana, creo que era una sucursal y la principal estaba en Artemisa, yo como era tan tremenda y todo el mundo me conocia, me metia por ratos ahi! caramba cuantos recuerdos, despues ese local fue una bodeguita, un restorancito y cuando me fui era una tapiceria!gracias Zoe,por siempre traerme gratos recuerdos!!Saludos!

  3. Querida Zoe: Eres tremenda.Me pones la imaginacion a ver cada secuencia,con musica,colores,sudor,olores de la calle 8…todo!!!!. ESte mundo del cine,para mi que no se nada de eso,es fascinante,increible,como se van haciendo las tomas y leyendo me parece que estoy en el lugar de la filmacion y tambien viendo la pelicula.Bella la Kachita,la parte del vestido color fuscia me vi en la toma.Es increible como leyendo formamos ideas e imaginamos cosas,nos trasladas al set y nos haces actores/espectadores,de algo maravilloso.Espero la 3ra parte manana.GRACIAS!!!!!!!!.

    Gracias Zoe.

    Luisa Mesa

  4. Este guión tuyo tiene que filmarse. Dará mucho que hablar.

  5. Y tambien habria que hacer una version novelada….

  6. Buen ejercicio este de leerte para superar la ansiedad. Gracias.

Deja un comentario