El Soneto en Ix. Stéphane Mallarmé. Traducciones de Octavio Paz y Jorge Camacho.

Stéphane Mallarmé

Le sonnet dit en ix

Ses purs ongles très haut dédiant leur onyx,

L’Angoisse, ce minuit, soutient, lampadophore,

Maint rêve vespéral brûlé par le Phénix

Que ne recueille pas de cinéraire amphore

Sur les crédences, au salon vide: nul ptyx,

Aboli bibelot d’inanité sonore,

(Car le Maître est allé puiser des pleurs au Styx

Avec ce seul objet dont le Néant s’honore.)

Mais proche la croisée au nord vacante, un or

Agonise selon peut-être le décor

Des licornes ruant du feu contre une nixe,

Elle, défunte nue en le miroir, encor

Que, dans l’oubli fermé par le cadre, se fixe

De scintillations sitôt le septuor.

(1887)

Traducción de Octavio Paz.

A Tomás Segovia

El de sus puras uñas ónix, alto en ofrenda,

La Angustia, es medianoche, levanta, lampadóforo,

Mucho vesperal sueño quemado por el Fénix

Que ninguna recoge ánfora cineraria:

Salón sin nadie ni en las credencias conca alguna

Espiral espirada de inanidad sonora,

(El Maestro se ha ido, llanto en la Estigia capta

Con ese solo objeto nobleza de la Nada.)

Mas cerca la ventana vacante al norte, un oro

Agoniza según tal vez rijosa fábula

De ninfa alanceada por llamas de unicornios

Y ella apenas difunta desnuda en el espejo

Que ya en las nulidades que clausura el marco

Del centellar se fija súbito el septimino.

Delhi, a 4 de mayo de 1968

Traducción de Jorge Camacho

A Octavio Paz

Sus puras uñas en alta ofrenda de su ónix,

La Angustia, a medianoche, levanta, lampadóforo,

Vario sueño vesperal quemado por el Fénix

Que nunca recoge la cineraria ánfora

Salón vacío y en las credencias cobo alguno,

Abolido bibelot de inanidad sonora,

(Ido el Maestro a captar llantos en la Estigia

Con ese solo objeto que a la Nada honra.)

Mas cerca el crucero al vacante norte, un oro

Agoniza según tal vez el decorado

De unicornios lanzando fuego a una ninfa,

Ella, muerta desnuda en el espejo, aún

Que, en el olvido que cierra el marco, se fija

Súbitamente de centellas el septimino.

París-Almonte, a 23 de Septiembre de 1999

Comentario

Se conocen dos versiones de este Soneto. La primera, de 1868 con el título “Soneto alegórico de él mismo”, nunca fue publicada por su autor. La segunda versión, de 1887, fue publicada póstumamente sin título a partir de la edición preparada por Mallarmé de sus poesías (Bruselas, 1899).

En el comentario a su traducción, publicada en 1968 en la revista Diálogos de México, Octavio Paz escribía: “Desde su publicación, este soneto asombró, irritó, intrigó y maravilló. Aparte de las dificultades sintácticas y de interpretación, el vocabulario presenta varios enigmas. El más arduo: el significado de Ptyx. En una carta de 13 de Mayo de 1868, dirigida a su amigo Lefébure, el poeta le confía: he escrito un soneto y no tengo sino tres rimas en ix; procure usted averiguar el sentido real del vocablo Ptyx: se me asegura que no lo tiene en ningún idioma, lo que no deja de alegrarme pues me encantaría haberlo creado por la magia de la rima.”

Paul Bénichou, en su importante libro “Selon Mallarmé” (Éditions Gallimard), escribe: “¿Pudo alguna vez haber creído que él había inventado la palabra Ptyx? Es poco probable, ya que este vocablo existe perfectamente en griego y él no pudo ignorarlo por mucho tiempo. Defectivo en su declinación y relativamente poco común, esta palabra designa inicialmente un pliego o repliego y por extensión toda clase de objetos huecos o profundos, especialmente una concha…”

Por otra parte, Emilie Noulet, también estudiosa de la obra de Mallarmé, escribe: “Si nos remontamos al origen griego de la palabra, se advertirá que la idea de pliego es fundamental… Ptyx denota una conca, una de esas caracolas que, al acercarlas a la oreja, nos dan la sensación de escuchar el rumor del mar”.

En ambas traducciones se adopta esta interpretación.

Nuestros agradecimientos van a nuestros amigos Michel Pierson, escrupuloso lector de Mallarmé, y a J. Carlos González Faraco por sus colaboraciones a este trabajo. También, a Paul Bénichou, gran estudioso de la obra de Mallarmé, por su amable lectura de las traducciones y sus juiciosos comentarios y consejos.

Jorge Camacho.

Ediciones Ptyx.

(Agradezco a Jorge Camacho la documentación entregada para este post).

Anuncios

10 Replies to “El Soneto en Ix. Stéphane Mallarmé. Traducciones de Octavio Paz y Jorge Camacho.”

  1. Ptyx… Mallarmè… interesante… pliegos o repliegos… caracola… cuenco… concha… hueco profundo… soneto, aùn traducido, que no me traduce… muy hermètico para mi gusto diletante màs no tan “sapingo”… gracias Don Camacho…

    Me gusta

  2. Querida Zoe: Gracias como aprendo en este blog.!!!!. Las dos traducciones son magnificas.

    Gracias Zoix.

    Luisa Mesa

    Me gusta

  3. por que su decisión por “cobo” en vez de “cuenca”, amigo Camacho? Las dos versiones iluminan…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.