Desde Yara hasta Fort Knox, Kentucky. Por Esteban Fernández.

por Esteban Fernández


DESDE YARA HASTA FORT KNOX, KENTUCKY

Se cumplen en unos  días 48 años de La Crisis de Octubre de 1962. Era la segunda oportunidad (después del 17 de Abril de 1961, en Girón) que John F. Kennedy desperdiciaba para liberar a Cuba. El pueblo americano considera esto un triunfo, para nosotros fue una tremenda derrota. Un embarque sin precedentes.

Por la televisión varios cubanos veíamos al Presidente hablando. Sólo uno hablaba inglés. Los demás estábamos desesperados porque lo único que entendíamos era la palabra CUBA. Palabra sagrada. Recuerdo que yo repetía hasta el cansancio: “¿Qué dice ese hombre de Cuba, concho?”…

El  amigo que entendía Inglés de pronto gritó: “Cállense todos, déjenme escuchar, después les digo”…  Al fondo yo veía mapas de la Isla. Eso me desesperaba más. John Fitzgerald terminó de hablar y el que supuestamente dominaba el idioma dijo: “Creo que han encontrado cohetes de largo alcance en nuestra nación y Kennedy parece que está molesto con eso”. Esa fue toda la traducción. Yo le dije: “El Presidente ha estado media hora descargando sobre Cuba y, según tú, ha dicho menos de 20 palabras”…

Pero después me enteré de más. Parecía que de verdad le iban a meter mano a Cuba  y yo quería participar en lo que fuera. Solamente llevaba un mes en los  Estados Unidos. Alguien me dijo que “Los que quisiéramos participar en la invasión a nuestro país teníamos que inscribirnos en el U.S. Army, inmediatamente”… Y ni cortos ni perezosos, mi primo Máximo Gómez Valdivia y yo entramos en el recinto de inscripción más cercano. Y pocos días después nos montaban en un avión rumbo Fort Knox, Kentucky. ¡Que alegría! ¡A liberar a Cuba nos vamos!

La primera decepción fue al llegar, al bajar por la escalerilla, al sentir un frío intenso que me penetró hasta los huesos. Al mirar hacia el horizonte lo único que veía era nieve. Un soldado titiritando dijo: “La temperatura está a 5 grados bajo cero”. Era verdaderamente la primera vez que escuchaba un “Parte Meteorológico” que no fuera los de Millás diciendo: “Esperamos lluvias diseminadas por todo el territorio nacional”. Un moreno de apellido Arencibia dijo: «¡Ñoooo… está soplando el mono!»…

Eran como las 12 de la noche y a esa hora comenzaron a darnos los uniformes militares. El traje de camuflaje era BLANCO, para usarlo en la nieve. Pregunté: “¿Aquí es donde nos van a entrenar?” “¿En la nieve?”. Y por primera vez se me escapó algo que he repetido mil veces después: “¡Estos americanos están locos!”.

Nos acostamos a la una de la mañana y a las cinco nos despertaron con alaridos de: “¡Se acabó la noche soldados!” Y ahí mismo comenzó un entrenamiento arduo y difícil, pero valía la pena porque íbamos a derrocar al castrismo próximamente.

Recibimos una noticia buena y una mala. Nos trasladaban para Fort Jackson, S.C. donde la temperatura era miles de veces mejor. Roberto Romagosa llamó collect a la Casa Blanca para dar las gracias. La mala fue que Kennedy se puso de acuerdo con los soviéticos, que ya estaban sacando los misiles de la Isla. Nos entró la seguridad y la tristeza de que nosotros no íbamos a invadir ni a Cayo Coco…

Y allí estuvimos durante seis meses. Hicimos buenos amigos con los que el frío y la rudeza de los entrenamientos nos unían. Además, el compartir el deseo de ver a nuestro país libre nos hermanaba. Todavía me emociona escribir  el  nombre de nuestra Compañía: La C.1.1. Recuerdo a casi todos los soldados: Teófilo Ruiz Alum, Carlos Alberto Montaner, Fernández Calienes, Capablanca, Arias, Vigo Villa, Tabit, Boada, González Tamargo, Orosman Figuera Matos, Julio Pestonit,  Boudy, Alfonso, Menocal, Núñez, Boza, Hernández, Petit, Castillo, Pérez Gómez, Parra, Casanova, Figueroa, Prieto y muchos más.

Sólo estábamos comenzando otro esfuerzo al seguir los pasos iniciados por los campesinos alzados en El Escambray,  por los Brigadistas, por el M.R.R., M.R.P., el Movimiento 30 de Noviembre y por los gloriosos presos políticos. Se estaba continuando una gesta heroica que se inició el 10 de octubre de 1868 y que este año, el próximo mes, cumplirá su 142 aniversario. ¡VIVA EL GRITO DE YARA!  ¡VIVA CUBA LIBRE!

11 respuestas para “Desde Yara hasta Fort Knox, Kentucky. Por Esteban Fernández.”

  1. Lástima que la invasión de la US Army no se hizo realidad.
    Anoche, soñé con eso. Sabido es que los sueños, sueños son.

  2. Esteban recuerdo perfectamente la ilusion y la desilucion de Octubre de l962, fue como cuando Playa Giron, un alto y un bajon en la vida de todos los cubanos……Que tristeza! Yo vivia pegada el radio desde que llegue de Cuba, y siempre oia a Juan Amador Rodriguez, hubo un dia estando yo en estado que Juan Amador hablo de la libertad de Cuba que estaba cerca y que teniamos que estar preparados, cuando mi esposo llego me encontro con mi barriga grande, haciendo una maletica, toda emocionada le dije tengo que estar preparada, a lo mejor el niño nace alla… Conlusion, el niño tiene 46 años y nacio aqui, le doy gracias a Dios porque el vive orgulloso de su Pais, donde hay todas las libertades!, pero un poco vive pendiente de Cuba, hasta cuando hay ciclones, yo creo que es porque desde que estaba en mi barriga esa era la palabra que mas oia….VIVA EL GRITO DE YARA! VIVA CUBA LIBRE!!!

  3. Querida Zoe: Leyendo el articulo del Sr. Esteban Fernandez,la memoria de se mueve rapido,y todas las imagenes de esos dias regresan.Al final es como todo, me congelo de pensar que han pasado tantos agnos y «aun estamos aqui».
    » Vivan todos los hombres y mujeres honestos que han luchado contra la tirania»!!!!

    Gracias Zoe.

    Luisa Mesa

  4. Esa calidad de Cubanos Unica!

  5. Las hadas madrinas del castrismo son dos: el hada Fefa, encarnación del espíritu envidioso, manso y chivato de la mayoría de los cubanos, y el hada Faquia, la que monta en un burro rojo-azul y ahora mismo se ha puesto una careta negra.

    Fefa y Faquia son unas artistas del felacio concertado. Y en la última década han tenido ayuda de una aprendiz de hada, una enana de color cartucho llamada Arepa.

  6. Después de la muerte de Kennedy creo recordar que se publicó que los documentos, informes, la autopsia, etc. serían abiertos 50 o 60 años después.

  7. Es lamentable que no mencionaras que nos mandaron para Ft. Jackson
    porque despues de enterarnos de la traicion Kennedy-Jrushov y mandarnos
    a practicar con el M-1 en temperaturas de 15 bajo cero NOS FUIMOS A LA
    HUELGA DENTRO DEL EJERCITO AMERICANO. En mi compaÑia yo vi
    MPs con caretas contra gases. Cuando llamaron a Kennedy, el enseguida
    dió su brazo a torcer (que milagro!) y cedió a nuestra demanda de que no
    estabamos alli para ir a Korea o a Viet Nam y que lo de Cuba era una traicion.
    Kennedy y su grupito de imbeciles negociaron nuestra situacion mandandonos
    a Ft.Jackson (clima aceptable), tratandonos con mano blanda (el entrenamiento
    tipo relajo), dandonos de baja al cumplirse seis meses y luego metiendonos en
    la Stand-by reserve.

  8. El Grito de Yara se escucha todavía. Hoy más que nunca. Gracias a Estebita por compartir esta parte tan importante de la historia de la lucha por la libertad de Cuba.
    ¡Vida Cuba libre!

  9. y sucedió todo lo contrario como resultado de la crisis de octubre los americanos firmaron un acuerdo con los rusos donde se comprometieron a no meterse en cuba.

  10. Todos los que en esa entonces esperabamos con afan algo de los EUA, despues del fracaso y la traicion de Giron y que aun justificabamos los acontecimientos por lo cual no le habian metido mano a Cuba, hoy muchos de nosotros despues de tantos annios con el conocimiento y la experiencia adquirida de seguro estoy que no nos llenariamos de esa gran ilusion, porque sabiamos de antemano que nada iba ha pasar.

  11. ¡Triste y lamentablemente cierto!

Deja un comentario