Carta al Papa Benedicto XVI. Por María Elena Morejón.

 

María Elena Morejón. 

LA CARTA AL PAPA Benedicto XVI de María Elena Morejón.

El siguiente es el texto de la carta al Papa:

Hannover, 07. Noviembre 2010

A Su Santidad Benedicto XVI:

Apoyados en el espíritu de la tradición cristiana recurrimos a Usted recordando que el Concilio Menor de Sardlca autoriza a cualquier cristiano a apelar directamente al Papa, esperando que nos sea reconocidos y oídos.

Como muchísimos cubanos víctimas de la brutal dictadura que por más de cincuenta (50) años ha mantenido a mi pueblo en una situación de deqradación humana sin Iímites, en especial, como parte del pueblo de Dios y del rebaño católlco cubano, he visto con dolor y frustración la indigna actitud con la que la Iglesia Católica ha venido arropando a los responsables de tanto dolor causado a mi tierra.

Desde los propios comienzos de la dictadura castrista y con ella los fusilamientos masivos, los campos de concentración para “inadaptados», entíendase por ello, entre otros, homosexuales y religiosos, algunos como el propio, hoy Cardenal Jaime Ortega y Alamino y Monseñor Alfredo Víctor Petit Vergel, por solo mencionar un par, la expulsión masiva de sacerdotes y religiosas de la isla y con ello el proceso de ateización de los cubanos y hasta la lIamada “Crísis de los misiles» de 1962, cuando el dictador Fidel Castro puso al mundo al borde de una desastrosa guerra nuclear sin precedentes, la Iglesia Católica ha mantenido un silencioso y cobarde silencio que para nada ha ayudado al enriquecimiento espiritual de nuestro pueblo, argumentando siempre la necesidad de esta postura para «al menos mantener su presencia en la isla».

Si frustrante y cómplice con la dictadura ha sido la actuación de la jerarquía católica cubana, no se ha quedado rezagada en esta estrategia la Curia Vaticana.

Permítame Su Santidad para solo recordarle algunas actuaciones puntuales que pudieran justificar lo que aquí le he expresado:

Recién comenzada la revolución, Monseñor Cesare Zacchi, embajador del Vaticano en la isla, estrenó su servicio, declarando que: “Cuba era pagana antes de la Revolución y creyente con el comunismo» y añadiendo a esta ignominia la referencia a Castro como «un hombre con profundos valores cristianos».

En fecha como 1974, Monseñor Agostino Casaroli, Secretario de la Santa Sede para la fecha, expresó sin pudor que”los cubanos eran felices».

En su visita reciente a La Habana, el Cardenal Tarcisio Bertone, Secretario de Estado de la Santa Sede actualmente, no se limitó a herir profundamente a los cubanos de la isla y el destierro, al afirmar de manera chocante que “Cuba es la prueba de que el diálogo, si es sincero, siempre da frutos» sino que volvió a abrir viejas heridas a ese pueblo al exaltar las palabras de Monsenor Zacchi, célebre en Cuba por su colaboracionismo con la dictadura.

Bien sabe el mundo y en especial Su Santidad, que las dictaduras no dialogan con nadie y la de los Castro no es diferente.

Voy a permitirme mencionarle un caso personal. En 2003 me ví obligada a realizar múltiples gestiones para la reunificación con mi pequeño hijo de apenas 5 años y a quien la dictadura de los Castro mantuvo por más de dos (2) años como rehén político. En esa situación si por un lado puedo agradecerle inmensamente a la Iglesia Católica, en específico al Vaticano y muy en especial al Arzobispo Francisco Javier Lozano, Nuncio Apostólico, sus gestiones e influencias en el caso ante la dictadura, por otro lado debo hoy hacer público que en esos duros momentos de madre desesperada en los que me encontraba sola en Roma en busca de esa ayuda de la Santa Sede quien único se negó a tenderme la mano fue el entonces, estudiante de doctorado, Sacerdote cubano, Rolando Cabrera García, quien ante el apoyo que se le solicitaba para al menos buscar un lugar donde dormir le dijo al sacerdote que en ese momento me ayudaba en mi lugar de residencia:-“Esa mujer está loca, lo siento pero no puedo hacer nada por ella». Claro su Santidad, yo estaba loca de amor por mi hijo a quien la dictadura me estaba arrancando y estaba dispuesta a todo por rescatarlo de tanta maldad.

Gracias a Dios otras buenas personas me tendieron la mano y yo lIegué al Vaticano, pero mi Iglesia, la Iglesia cubana, esa, como siempre, solo pudo darme la espalda.

Son solo algunos ejemplos, unos pocos, pero basten ellos para exponer el motivo de mi misiva a usted.

Recientemente un grupo importante de opositores cubanos, dignas personas que han sufrido el rigor de las cárceles de la dictadura, la mayoría, tan católicos como otros, le han enviado una carta, que espero haya recibido, que suscitó una respuesta inmediata de la jerarquía eclesíastica cubana, atípica reacción para una institución que se ha caracterizado por guardar estricto silencio ante los acontecimientos en la isla, incluidos entre ellos la «Masacre del remolcador 13 de Marzo», hecho donde perdieron la vida 37 personas, 10 de ellos niños. Igual silencio guardó nuestra Iglesia ante el derribo de dos avionetas de la organización «Hermanos al Rescate» donde perdieron la vida cuatro (4) jóvenes que solo perseguían la misión de ayudar a los cientos de miles de cubanos que por décadas han desaparecido en el mar y de los cuales tampoco hemos escuchado una palabra de esta Iglesia, condenando tan monstruoso genocidio de la poblacion cubana.

En su misiva, este valiente grupo de cubanos, a los que según sabemos se le unirán muchos más en su reclamo, expresaba, con todo el derecho que les asiste, en primer lugar, su inconformidad con la posición asumida por la Iglesia en su mediación por los presos políticos, la que calificó de «lamentable y bochornosa». Le reclamaban a Su Santidad la falta de una correcta mediación donde debían haber tenido participación todas las partes, como indicio del respeto que, quienes han tenido el valor de enfrentar la dictadura se merecen y le alertan a usted y a la Iglesia Católica del peligro de esta insana actuación de cara al futuro.

Como católica cubana, exiliada política en Alemania y Presidenta de la Asociación Movimiento Popular Cubano-Alemania, me permito remitirle, en nombre de nuestra asociación, esta carta en la que además de las acotaciones de mis hermanos de la isla queremos hacerle lIegar con extremo dolor, pero a la vez con la firme esperanza de que la Iglesia Católica, en la figura de Su Santidad se hagan eco del dolor de los familiares de estos cubanos y denuncien ante el mundo esta tragedia de la que le hacemos partícipe.

EI pasado mes de Enero (2010), en plena ola de frío en la capital cubana, veintiseis (26) pacientes enfermos mentales, segmente más desprotegido de la sociedad, fallecieron literalmente de HAMBRE y FRIO en el Hospital Pslquiátrlco de La Habana (conocido por Mazorra).

Las imágenes que le envío a Su Santidad son solo comparables con las archiconocidas de los campos de concentración hitlerianos. Estas pobres criaturas de Dios además de ser portadores de una malnutrición que horroriza, fueron visiblemente maltratadas.

La dictadura cubana y la complicidad del poder mediático mundial, han tendido un manto de silencio sobre este espeluznante caso que, de haber tenido lugar en cualquier otro lugar del mundo habría levantado un gran escándalo mediático y provocado las palabras de consternación del Vaticano y en especial de su persona.

Su Excelencia, los cubanos esperamos las palabras de su Iglesia, esperamos una misa gigante por estas personas y por los más de 150 000 desaparecidos en el mar intentando escapar del atropello de la dictadura, de la maldad, del hambre.

Esperamos, como mínimo, esa misa olvidada a los más de 19,000 cubanos fusilados por los Castro desde el comienzo de esa cruzada en que vivimos desde hace ya cincuenta (50) años. Permítame recordarle entre ellos algunos nombres: Abilio Abreu, Lorenzo Puig, Humberto Sorí Marín, Julio Tang, Eddy Alvarez, y voy más allá y le nombro a los tres jóvenes negros fusilados en 2003 por solo intentar huir de la isla: Lorenzo Copello Castillo, Bárbaro Sevilla y Jorge Luís Martínez. Sus familiares y en especial sus madres están aun sumidas en el dolor de esas pérdidas.

Esperamos, al menos, su pronunciamiento por el encarcelamiento ya por más de siete (7) años del Dr. Oscar Elías Biscet, Ilevado a las mazmorras castristas por su lucha incansable contra el aborto y la defensa de los derechos humanos.

Esperamos, su Santidad, una palabra de alivio para el recién excarcelado opositor cubano Ariel Sigler Amaya, torturado y lIevado a la misma desnutrición extrema que el mundo repudia cuando vemos las desgarradoras imágenes de los campos de concentración del nazismo.

Por último, me permito terminar esta carta con una referencia a las palabras del Santo Papa Juan Pablo II en su homilía de 22 de Enero de 1998 en Sta. Clara, con motivo de su visita a Cuba y la contraposición a ellas por la jerarquía eclesiástica cubana en su mediación por los presos políticos cubanos.

EI Santo Padre en su momento refiriéndose a la familia, la educación y la emigración de los cubanos nos decía: «Éstas, junto con ciertas medidas laborales o de otros géneros, han provocado un problema que se arrastra en Cuba desde hace varios años: la separación forzosa de las familias dentro del país y la emigración que ha desgarrado a familias enteras y ha sembrado el dolor en una parte considerable de la población. Todo esto deja huellas profundas y negativas en la juventud que está Ilamada a encarnar los valores morales auténticos para la consolidación de una sociedad mejor».

Lastimosamente y contrario a lo expresado por el Papa Juan Pablo II, en ese momento la Jerarquía de la Iglesia Católica cubana ha acordado con la dictadura castrista el destierro de una parte de los mejores hijos de la Patria a cambio de la libertad que jamás les debió ser negada; y hoy, para más bochorno aun, el Cardenal Jaime Ortega y el Consejo Arquidiocesano de La Habana han arremetido injustamente contra esos opositores y el sufrido exilio cubano, acusándoles de «querer derrotar solamente a la dictadura de los Castro». Eso, su Santidad, aun esperamos la misma fuerza en la crítica a los crímenes de la dictadura por ambos, por el Cardenal Jaime Ortega y el Consejo Arquidiocesano.

iQué distancia entre esta Iglesia y la Venezolana! ¿O es que ambas Iglesias profesan la religión bajo diferentes cánones?

¿Qué puede esperar el pueblo católico de sus pastores, Su Santidad?

Manteniendo nuestra fe en que la justicia cubra el alma de nuestro pueblo y rogando su atención a la misiva, queda de usted en Dios y rogando por su salud y claridad,

Maria Elena Morejón Rodríguez- Movimiento Popular Cubano-Alemania

Amabilidad de Miguel Sigler Amaya.

 

19 respuestas para “Carta al Papa Benedicto XVI. Por María Elena Morejón.”

  1. Wow…………..despues de leer esto hay tanto que decir pero no hay palabras, solo un wow que me sale del alma. Si aun me quedara fe en la iglesia. Ojala que Benedicto que, tan radical es para otras cosas, escuche.
    Gracias Zoe por compartir esta carta con esa carga sentimental tan profunda. Hay dias que entro a este blog y me encabrono tanto con algunas cosas que se escriben que me juro a mi mismo que no entro mas. Despues me acuerdo de la importancia de ser tolerante y regreso. Hoy solo quisiera darte un beso, con todo el respeto del mundo.

  2. Hermoso, sentido y qué pena me dá porque ustedes los creyentes se quedaron sin ton ni son.

  3. Ojala y pueda entregar esta brillante carta en audiencia personal en e Vaticano .

    _________________________

  4. Me quede frio, que clase de hembra. Que lastina de letrilla tan dificil de leer, si debiera publicarse por millones de ejemplares en caracteres gigantes. Cada vez que nos ponemos pesimistas se aparece otra Mariana Grajales, esta vez una Morejon, con la cual comparto el apellido, y que se ve que le sobran lo que les faltan a los mas de 800,000 militantes del PCC cubanos, si, eso mismo, lo que ponen las gallinas. Que bueno que le hubiera agregado el asesinato de los hnos Garcia Marin,Ventura, Cipriano y Eugenio, asilados nada menos que en la Nunciatura Apostolica de la Habana, en dic. de 1980, tres jovenes que fueron sumariamente fusilados, luego de ser enganados y entregados por los remaricones que estaban en la Nunciatura.

  5. Jaime Ortega Alamino o la pequeñez!…

    Excelente carta…

  6. Felicitaciones para esta gran cubana.

  7. Connioooo! que clase de carta, que fantastica, conque valor, no he visto nada asi en el exilio, de aqui de Miami aunque he visto muchas hacia la iglesia, pero esta es directa y al pulmon y para ser joven esta muy bien informada de lo que sucedio en los primeros 20 annios. Da la casualidad que acabo de escribir o comentar en un blog que es de un muchacho aqui en Miami que se llama Eduardo Mesa y es muy catolico y le manifeste que lo felicitaba por sentirse orgulloso de ser catolico, porque lo que era yo, lamentablemente habia roto con la iglesia catolica y le explique porque razon y una de ellas el cardenal. Yo creo que hace rato la iglesia puso a un lado la mision de jesus en la tierra, de estar al lado del perseguido, hambriado y oprimido.
    Hay que ser justos, son cientos, diria yo miles los sacerdotes sacrificados en nombre de la iglesia a traves de su historia, los misioneros, que pagaban con su vida. Hoy en dia hay ejemplos tambien de sacerdotes valientes y que ademas de sotana usan pantalones. Usted joven ha escrito no solo con el poder de su mente sino con el de su sentimiento y el dolor de ver tanta injusticia y componenda de la iglesia para con los dictadores de nuestra isla, sepa usted que me llena de alegria infinita el saber que hay jovenes compatriotas que hablan con una madures y experiencia en la cual yo seria incapaz de hacerlo a mis 65 annios y haber vivido dia a dia y haber pasado por los campos de concentracion de la revolucion Castro-comunista.
    Quiero decirle sin temor a equivocarme que todo lo que usted ha dicho es de una verdad absoluta y todos esos hechos que usted menciona son los que me ha hecho romper con la iglesia.
    Yo me uno ha esta carta y la apoyo desde la primera letra hasta la ultima, su carta tiene un valor incalculable pero la iglesia siempre ha estado y va ha estar del lado de los poderosos y el gobierno cubano no ha sido la excepcion, usted como cubana ha cumplido integramente, ellos como representante de dios han dejado bastante que desear. Mis felicitaciones nuevamente

  8. – Comandante, cual es su mayor temor, a lo que mas miedo Ud. le tiene? Fidel piensa un poco y, – A la deshonra.

  9. Querida Zoe: Una carta muy honrada y profunda. La leera Ratzinger?. Y lo mejor: Le respondera el Papa Benedicto XVI a la Sra. Maria Elena Morejon?. Veremos. Ella cumple con un derecho catolico,veremos si el apoya ese derecho.

    Gracias Zoe.

    Luisa Mesa

  10. Es impresionante la sencillez y claridad de esta carta. Su honestidad directa la hace sumamente poderosa. Seria muy bueno que todos los que coincidimos con lo que expresa pudieramos firmarla. Mi agradecimiento a Maria Elena Morejón por su valentía y por no olvidar. Gracias, Zoé.

  11. Las fuerzas del mal, que existen y se mueven dentro del Vaticano, tratarán de impedir que esta contundente carta llegue a ojos del papa, pero aún si le llega, esas fuerzas, sobre todo las que pululan en la jerarquía católica cubana, harán más o menos lo que hizo ese cura cubano en Roma. O sea, pintarán a la escritora como una suerte de loca, de extremista, de trastornada, una «paranoica llena de odio.» La dueña de este blog conoce muy bien esa táctica, como la conocen muchos otros. Depende de lo que Benedicto quiera creer sobre el asunto, y si le gusta o le conviene mejor creer a los sepulcros blanqueados cubanos que a esta mujer con sus dolorosas verdades, verdades como puñetazos justos, pues el juego seguirá igual. Y entre paréntesis, no puedo evitar comparar esta tremenda carta con la carta de los 74, y con otras declaraciones igualmente decepcionantes. El contraste es sumamente marcado, y habla por sí mismo.

  12. Esta pobre mujer piensa que el Papa y la Iglesia estan para arreglar este mundo y no se da cuenta que el mismo Cristo vivió bajo la opresión Romana pero ni El ni sus seguidores hicieron ningún comentario en contra de los Romanos y de su sistema de gobierno. Y este sistema se nutria de la esclavitud, el control por la fuerza y el martirio, hasta la muerte, de los cristianos.

    La función del Papa no es arreglar al mundo sino el guiarnos para llegar a conseguir la felicidad eterna y esto es muchísimo más importante que los problemas mundiales. ¡Al que le toca arreglar el mundo es a los seglares y no a los curas! Criticar a la Iglesia es muy fácil pero el vivir de acuerdo a sus enseñanzas, que son las de Cristo, muy difícil. No nos van ha juzgar cuando muramos por el estado de la Iglesia sino de como hemos vivido.

    Jose

  13. Es un tema complicado para sacar conclusiones apuradas.
    <a href=http://www.posn.or.th/forum/index.php?action=profile;u=25702]scholarship

  14. Felicitaciones Maria Elena Morejon por tu carta muy explicita y acertada.
    Gracias Zoe.
    Me gustaria responder a esa persona que se refiere a que la Iglesia y el Papa no estan aqui para arreglar el mundo, efectivamente eso es cierto, pero tampoco estan aqui para virarle la espalda a ese mundo lleno de necesidades, miserias y abusos y brindarle apoyo y mostrar complacensia a los regimenes totalitarios y criminales como es el de mi pais, perdoneme pero si esos son los que nos van a guiar en la vida como Ud. dice creo que estaria mejor en el infierno donde sabemos de antemano que nos aguarda y no nos dan sorpresas y efectivamente a Dios nuestro Senor le sucedio todo lo que Ud. comenta pero entonces digame para que nos sirvio su acitud y sacrificio, nos podria Ud. explicar cual es la ensenanza que debemos de seguir.
    Creo que hay muchas contradicciones en su opinion al respecto, por una parte nos critica porque condenamos la acitud de la Iglesia y por otra dice que se nos juzgara por la forma en que hemos vivido y acaso los catolicos no vivimos siguiendo los ejemplos de los que imparten y ensenan la palabra de Cristo, quienes son? si no estoy equivocada es el Papa, los Sacerdotes, los Obispos etc. y en donde residen e imparten la misma, en un lugar que llamamos Iglesia. Esperamos con todo respeto que este comentario ayude a aclararle el concepto erroneo que tiene Ud. sobre la funcion de nuestra Iglesia y sus componentes en los problemas que atraviesa el mundo de hoy. Muchas Gracias

  15. A este pueblo tan dolido y ultrajado también hay que añadirle la bofetada de la Iglesia Católica que ahora se sienta con los Castros como si estos fueran los magnánimos amigos del pueblo. Que vergüenza!!! Y después se preguntan por que los católicos se desilusionan de su iglesia.

    Tengo la seguridad que Cristo esta llorando esta nueva afrenta a los pobres de la tierra. Que mas están dispuestos a vender a cambio de tener un seminario o una iglesia en mi tierra? Desde luego, el alma ya la vendieron.

  16. Increible la carta, que valor! NUESTRA ACTUACION, tanto la de la iglesia (papa, etc..) o de los seglares es la que refleja lo que esel verdadero Cristianismo. Somos Uno, sen~ores. Actuemos como Cristo, con todas las divinas cualidades de El. No puedo juzgar a la iglesia – todos actuamos, incluyendo al papa, como creemos que debemos. Demasiadas veces nuestra humanidad y arrogancia se interponen en nuestra actuacion. Podemos tratar de autoconvencernos de que actuamos debidamente cuando bien sabemos que no es asi. Todos como UNO, ICLUYENDO AL PAPA, debemos de practicar introspeccion y siempre implorar para continuamente mejorar nuestra condicion y evolucionar espiritualmente.

Deja un comentario