El «Cuban Alzheimer’s». Por Esteban Fernández.


por Esteban Fernández

EL «CUBAN ALZHEIMER’S» ©

Una enfermera recién llegada de Cuba se puso a trabajar aquí en un Hospital y sorprendida me dijo: «¡Que cantidad de ancianos con ALZHEIMER’S hay aquí, en Cuba no teníamos eso!» Se equivoca, en Cuba sí los teníamos, lo que pasaba era que no le dábamos importancia a eso y solo decíamos: “¡El pobre, Toribio ya está CHOCHO, no le hagan caso!”…*

La característica principal de esa enfermedad es que los ancianos pierden la memoria solamente de las cosas inmediatas, las que pasaron hace un mes, una semana, ayer, hoy, o hace un ratito. En el caso específico de los cubanos son fuentes inagotables de información histórica para las nuevas generaciones. Si les preguntas quién fue el que gritó “¡Tierra!” al divisar a Cuba en 1492 como un rayo va a contestar “¡Carijo, chico, Rodrigo de Triana! Por cierto, dicen que al desembarcar se encontró con la bella indita cienfueguera Guanaroca». Tal parece que él estaba montado en La Pinta.

El viejo cubano pone la cafetera en la estufa, prende la candela, a los tres segundos olvida eso, y hasta puede coger fuego la cocina. Acto seguido nos puede dar una conferencia, con lujo de detalles, y con fechas exactas, sobre la época del Machadato.

Usted le pregunta a un viejo cubano de 95 años: “Pancho ¿qué comiste ayer?”. Y no se acuerda, pero pregúntele «¿Qué día se cayó Machado? » y al segundo nos responde: “¡Chico, fue el 12 de Agosto del año 33!”. Sí lo aprietas un poquito te dice hasta la hora.

Yo he estado en una boda, el abuelo de la novia está ahí sentado, la gente dice: “¡El pobre Tiburcio ya perdió la chaveta, no sabe ni que es su nieta la que se casa!”. Para hacer la prueba yo me le he acercado y le he dicho: “Viejo ¿cómo se llamaba el vicepresidente de Batista?”. Don Tiburcio me mira seriamente, piensa un ratito, y dice: “¡Guas Inclán, concho!”…

Un ancianito cubano se sienta junto a su señora por DOS SEMANAS a ver la telenovela “EVA LUNA” y no tiene la menor idea del nombre de la actriz, y en el momento menos esperado le dice a su mujer: “Vieja ¿te acuerdas de aquella novela que escuchábamos en la radio hace 60 años con Mary Munné? La verdad es que ¡esa si era una actriz de carácter!”…

Usted puede llevar a un anciano cubano mil veces al mismo restaurante, y olvídese de preguntarle ¿cómo se llama ese restaurante? porque no tiene ni la menor idea. Sin embargo, nos puede decir: “¡Compadre, como me gustaron aquellos mojitos que me tomé en la Bodeguita del Medio, un 25 de Diciembre del año 56!”…

¿Cómo es posible que un viejito cubano no se acuerde si hoy a las 12 del mediodía se tomó una sopa de fideos o un potaje de garbanzos, y nos puede decir con una facilidad tremenda que “su maestra de tercer grado se llamaba Mercedes Carrión”?.

Un anciano cubano de 95 años no tiene ni la menor idea de que “la esposa de su nieto se llama Joan» y recuerda perfectamente que «La mujer de Carlos Prío se llamaba Mary Tarrero». Y dicho de paso, sentí mucho cuando se murió recientemente porque esa era la mujer que más me gustaba cuando yo era un niñito.

Resulta increíble que el anciano cubano haya olvidado completamente los nombres de sus vecinos que viven al lado desde hace 30 años, y se acuerda perfectamente bien que “El 15 de Noviembre del 56 él estaba presente en el Stadium de El Cerro cuando Orestes Miñoso metió tremendo jonrón y la bola bailó el Cha Cha Chá”.

Usted convive con un viejo cubano «que ya tiene la mente perdida» y usted lo monta mil veces en su «Toyota Tercel» y cada vez que se monta en el carro usted insiste en decirle: «Mira, Cheo, esto es un Toyota» y si le pregunta 10 minutos más tarde: “¿Qué carro es este, Cheo?” dice: “Yo que sé, chico, a mí que me importa eso, no me acuerdo”.

Pero, pregúntele: “Cheo, durante tu juventud ¿qué tipo de carro manejabas en Cuba?”. ¡Oh, y ahí si que tiene memoria de elefante!. Nos dice: «Compadre, era un Ford del año 50, gris, de dos puertas. Lo compré el 22 de marzo del año 51, a las 3 de la tarde, en una agencia que quedaba en La Habana, en la calle Campanario, el que me lo vendió se llamaba Joseíto González”…

(Amabilidad del autor).

12 respuestas para “El «Cuban Alzheimer’s». Por Esteban Fernández.”

  1. Esteban…Lo mas triste es que Cuba esta siendo dirigida por ancianos de 80 anos o mas con Alzheimer disease…..o demencia senil, estarian mejor en el Asilo ‘SAntovenia….lo curioso es que el mismo fidel una vez dijo: » Es mejor irse una hora antes ..que una hora despues»…..ironico??

  2. Perdón, con el mayor de los respetos, efectivamente el Alzheimer prácticamente era (o es) desconocido en Cuba. Lo de «Toribio está loco» puede ser demencia senil o algún tipo de dolencia de ese tipo, o lo que en Cuba se le decía «arteroesclerosis» (y no «arterIO», me adelanto). NO SON LO MISMO. Tuve a mi madre cuatro años en una clínica a consecuencias de un derrame cerebral (o ICTUS, o infarto cerebral) y conozco, vi y vivi con los enfermos y muchos de sus familiares (había otros que simplemente los abandonaban peor que a los perros) numerosos casos de alzheimer, en menor y mayor grado, y en grado severo. En mi opinión, no es una cuestión ni siquiera mencionable dentro del acostumbrado desparpajo verbal cubano.
    Y sí, el alzheimer se da mucho más en países del primer mundo. Preguntar a Eduard Puncet por qué, o a un neurólogo: yo no soy científico, sólo hablo de lo vi, y, repito, viví.

  3. —¡Tierra!, gritó Triana.
    —¡A correr!, gritó Guanaroca.

    Muy divertido. Gracias a Estebita.

  4. En Cuba le decian demencia senil, o arteriosclerosis para darle algun nombre. Pero aqui la arteriosclerosis es Vascular Dementia y se puede diagnosticar con CT y/o MRI. El Alzheimer es un diagnostico clinico-patologico, pero nuevas pruebas radiologicas ayudan al diagnostico premortem. Existen algunos tipos mas de demencias pero son menos frecuentes.
    En Cuba cuando te retiras te conviertes en un viejto para hacer mandados o hablar tonterias en el parque o la esquina….si tienes suerte, de lo contrario solo te queda darte sillon mientras eres ignorado por los demas que no creen tus cuentos del pasado, o no quieren creerte por temor a represalias si divulgas las historias del abuelo.
    Aqui los octogenarios andan manejando, poniendose bombitas, injectandose botox, y consideran la muerte una opcion.
    En Cuba tampoco hay ADD porque le decian bobos o esquizofrenicos infantiles. Segun la prensa, tampoco hay criminales. Dicen que no hay espacio para ocupar el periodico con noticias sensacionalistas, ….pero hay espacio para el crimen de EEUU!!!.
    En Cuba no pasa nada malo. Sera por eso que la visitan tantos cubanos exiliados?…digo, emigrantes? O sera que todos los cubanos con Alzheimer salieron de Cuba y por eso la enfermera nunca los vio en la isla?

  5. Muy bueno Esteban Fernandez, como siempre, y es verdad, es una enfermedad horrible, pero lo de antes no se olvida, pero a los viejitos cubanos se les olvida menos todavia, porque es que llevan a Cuba dentro de ellos, mi padre no tuvo Alzheimer, tenia arteroesclerosis, pero de su Cuba no se olvidaba, habia que oirlo hablar con aquel amor, su frase favorita era: Caballero, esto no pasaba en mi Pais, y eso que mi Cuba era chiquitica asi y señalaba con sus manos viejitas…. Nada de Cuba le era ajeno, mi querido padre, que habiendo ido solo hasta el 5to o 6to grado supo que aquello era comunismo desde el primer dia y los inteligentes tuvieron que esperar a que Fidel se declarara comunista! Saludos!!

  6. Muy simpáticos los comentarios «de actualidd» de Esteban Fdez.
    !Qué moria, caballeros!

  7. lo peor es que no solo los viejitos cubanos son los que tienen AZD, algunos jovenes cubanos tambien, sino vean las respuestas de aldo el aldeano, aparente vocero del grupo, en la entrevista de megatv: seguro que se acuerda que la desgracia que ha hundido nuestra patria empezo un 1ro de enero del 59 pero parece que se ha olvidado hasta de las letras de sus canciones.

  8. Necesito ponerme en contacto con alguna ONG sobre la enfermedad de Alzheimer para pasar el temario de Cuidador de Enfermos de Alzheimer,soy Israel Castro Rivera,entre todos con amor e información derrotaremos al Alzheimer,un abrazo desde Galicia-España

Deja un comentario