El cadáver de Zapata Tamayo y la ‘estrella forense’. Por Tania Quintero.

Me inquieté cuando leí que la exhumación del cadáver de Orlando Zapata Tamayo, fallecido el 23 de febrero de 2010, la harían el lunes 28 de noviembre.
Es que sólo han transcurrido nueve meses de su muerte y en Cuba las exhumaciones se realizan después de dos años o más del enterramiento, siempre y cuando el cuerpo haya terminado su proceso natural de descomposición. Si no, se espera el tiempo que sea necesario.
Entonces, el sepulturero deposita la osamenta en una pequeña caja, y antes de envolverlos en un paño blanco, les echa talco y rocía con colonia, llevados por los familiares. Al menos así se hace en la Necrópolis de Colón, la más grande e importante de la isla.
Según un especialista consultado por la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, organización disidente dirigida por Elizardo Sánchez, «en ningún caso» se autoriza la exhumación hasta que no transcurran dos años de sepultura, excepto que exista una orden judicial para una autopsia, como parte de un procedimiento ante los tribunales, «lo cual no concurre en este caso». En un comunicado, Sánchez dijo que «el régimen estaría vulnerando reglas y ordenanzas sanitarias que regulan la actividad de los cementerios en Cuba».

Dr. Jorge González Pérez

Al doctor Jorge González Pérez, médico forense encargado de la exhumación de los restos de Orlando Zapata, lo conocí en agosto de 1994. Estaba acompañando a Santiago Córcoles, periodista enviado a La Habana por el diario español ABC, para reportar la estampida migratoria que se produjo después de la protesta popular el 5 de agosto y que quedara conocida como Maleconazo.
Extraoficialmente se decía que la cifra de balseros rondaba los 30 mil, la cuarta parte de los que se fueron por el Mariel en 1980. Al ser muy precarias las balsas, corrían rumores sobre cuerpos flotando cerca del Malecón y otras zonas costeras. Nos dijeron que algunos podrían haber sido velados en la funeraria de Luyanó. Córcoles y yo allá nos fuimos.
En la funeraria lo negaron y nos dijeron que fuéramos al Instituto de Medicina Legal, en Avenida Boyeros y Calle 26, que allí nos podrían informar. Después de esperar cerca de una hora, nos recibió el director, Jorge González Pérez, un tipo trigueño y bigotudo con tremenda pinta de ‘seguroso’.
Nos recibió agresivamente. Poco faltó para que nos esposara y mandara a detener. Con la prepotencia característica de los que trabajan para la policía secreta, espetó a Córcoles:
-¿Dónde está tu autorización? Ah, pero ni siquiera estás acreditado como periodista extranjero en el Centro Internacional de Prensa…
A renglón seguido, de forma despectiva me preguntó:
-Y tú, ¿dónde trabajas?
-Pertenezco a los Servicios Informativos de la Televisión Cubana, pero lo estoy acompañando a título personal. No tiene nada que ver con mi trabajo.
Abrió la puerta de su oficina, para que inmediatamente nos fuéramos. No sé si antes o después de recibirnos informó al Departamento de Seguridad del Estado.
El periodista español se salvó en tablillas. No lo expulsaron de Cuba porque se fue al día siguiente de nuestra visita a la morgue habanera. Días después, a mí me citó Danilo Sirio, entonces vicepresidente, hoy presidente del Instituto Cubano de Radio y Televisión. Luego de una reprimenda, me aconsejó que la próxima vez no utilizara mi condición de periodista del Noticiero Nacional de Televisión. Fue en vano aclararle que en ningún momento me escudé en mi carnet de reportera para ayudar a Santiago Córcoles, de quien por cierto, más nunca volví a saber.
De quien sí supe, en 2002, fue de Jorge González Pérez. Ya no era director del Instituto de Medicina Legal, estaba de rector en la Universidad de Ciencias Médicas y además de militante del Partido Comunista, era diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular por el municipio San Miguel del Padrón.
Se había vuelto ‘famoso’ por haber estado al frente del equipo de especialistas encargados de la identificación de los restos del Che en Bolivia. Por una foto aparecida en Granma, vi que seguía usando el bigotón típico de los ‘segurosos’ criollos.
Ocho años después, he vuelto a saber de la ‘estrella forense’. Ahora nada más y nada menos que como responsable de la exhumación de los restos
de Zapata Tamayo, que estaba prevista para el lunes 28 de noviembre, pero no se produjo.
Desde La Habana, Elizardo Sánchez acusaba al régimen cubano de organizar, con la exhumación y cremación del cadáver de Orlando Zapata, «una especie de película de horror, en su apuro para sacar del territorio nacional, de cualquier manera y lo antes posible, los restos sagrados del joven mártir negro».
Una vez incinerados, las autoridades habían prometido a su madre, Reina Luisa Tamayo, que podría llevárselos en una urna funeraria a Miami, donde ella y su familia han decidido exiliarse.
Tania Quintero
Foto: Tumba de Orlando Zapata Tamayo en el cementerio de Banes, Holguín.
Amabilidad de la autora.
Foto del Dr. Jorge González Pérez, gracias a Baracutey Cubano.

16 respuestas para “El cadáver de Zapata Tamayo y la ‘estrella forense’. Por Tania Quintero.”

  1. La simple imagen de la tumba es todo un alegato. Esa pintada a mano con su nombre trasmite el dramatismo y la urgencia de la situacion cubana de hoy. Aunque quede vacia, esa tumba es un simbolo.

  2. Dios Santo cuanto dolor! es como dicen en algun comentario, es una pelicula de horror!, pero es verdad lo que dice Tania Quintero, ese era el proceso que se seguia en Cuba hace años, pero como todo lo han cambiado sabe Dios con que salen ahora, realmente es una situacion horrible, de acuerdo con el comentario de Jose Diaz Perez, lo malo es que no les importa porque no tienen conciencia.

  3. Yo creo que alguien no está aconsejando muy bien a Reina Luisa Tamayo porque no entiendo esa decisión de sacar los restos de Orlando Zapata de Cuba, la tierra por la que ese heroe dio su vida. No tiene sentido alguno. Ella misma fue la que pidio irse con los restos de su hijo.
    No sé como, pero el régimen siempre se sale con la suya y logra que hasta los que se le oponen terminen actuando como los Castro quieren. Lo mejor que le podría pasar a la dictadura es librase de Reina Luisa Tamayo y de paso de los restos mortales de un simbolo al que temen. Por desgracia, una vez mas, el castrismo sale ganando.

  4. Extraordinario texto. Gracias, Tania Quintero.

  5. Zoe, la «Olga ADmiradora» que le está escribiendo no es la que escribía sus comentarios en El Imparcial Digital, evidentemente alguien ha usado mi nickname para hacer comentarios que nada tengo que ver ni conozco las personas que nombran allí.
    Siempre he admirado su obra y su posición valiente hacia Cuba. Gracias a un amigo que me dijo lo que estaba sucediendo y que estaban usando mi nickname.
    Que descanse en paz Orlando Tamayo. Esos degenerados no lo dejan ni morirse en paz. Tanto miedo le tienen que ya lo quieren exhumar?
    Abajo la tiranía totalitaria del degenerado Castro!

  6. esto parece una novela y lo que falta por ver,siguen los asesinos de castro haciendo de las suyas.

  7. Pienso que si ella se va de Cuba lo mejor es que los restos de Zapata vayan con ella para que no se los profanen y desaparezcan los esbirros castristas. Cuando Cuba sea libre, sus cenizas podrán volver a su tierra.
    Es increíble la soberbia y el desprecio a los otros que desarrollan esos funcionarios castristas como consecuencia de la impunidad y del absoluto poder que les confieren.

  8. Incinerar. verbo transitivo. Reducir algo, especialmente un cadáver, a cenizas.

    Cremar: significado en Mexico de incinerar.

    Comprobado con el diccionario de la RAE. Por lo tanto Dr. Roberto A. Galloso, Tania se ha expresado muy bien.

  9. El objetivo de sacar los restos de Cuba, evidentemente asunto de santería, tiene como objetivo usarlos en Miami como objeto de adoración por todos los que se dedican a la sana práctica de la brujería. Ya verán la de ofrendas que recibe Reina Luisa, ataviada ya de blanco como sacerdotisa de Changó

    En Cuba reposan restos famosos de políticos, combatientes de las luchas de independencia, destacados intelectuales cuyas familias residen en el extranjero. A nadie se le ocurre sacar los restos de un cubano ilustre (Que Zapata no lo es) del suelo de su patria con la excusa de que van a realizar sacrilegio con sus huesos.

  10. Si ella se va de Cuba cogen las cenizas de este hombre y la tiran al basurero,de ellos se puede
    esperar todo,pero tambien no es facil dejarlas o ver como sacan el cadaver,se que cualquiera de las determinaciones que ella tome no va hacer facil,pobre mujer .

  11. En medicina hay un diagnostico que se hace primero por la anannesis [interrogatorio, la facies, etc]..hay una expresion de la cara que se ve en caso de peritonitis que se llama «Fascie Hipocratica» y que permite sospechar que el paciente tiene lo que se llama ,un abdomen agudo quirurjico..pue bien ..este llamado doctor Jorge Gonzalez Perez..tiene una » Fascie hipocrita»….tambien llamada » Fascie Hijueputesca»….con verlo solo , sale el diagnostico: TREMENDO HP!!

  12. Si pudiese hablar y decirle mi opinion a Reina Luisa TAmayo..Le diria que somos mas que un cuerpo, esos son los restos de su querido hijo y que creo el desearia descansar en su tierra por la cual murio….ademas lo que intenta hacer seria enterrarlo dos veces …que venga con sus hijos y family, que el descanse en paz en Cuba, y que rehaga su vida aqui…Necesita pasar la pagina para poder continuar con su vida…a Orlando Zapata Tamayo nadie lo olvidara…aunque ya no este en esta dimension….Life goes on!!

  13. Otro tipejo despreciable, este doctorcito, de los que se le van los humos a la cabeza de mala manera y se creen dioses en la tierra, aunque no son más que piezas de juego, peones, que pueden ser desechados sin contemplación ni aviso previo según le convenga a sus amos. Este es un Pérez Roque de tercera o cuarta, si acaso, por mucho que ladre y se haga el duro. Y ese bigote tan grande posiblemente suple por algo que grande no es.

Deja un comentario