Mira, ahí viene el avioncito. Por Esteban Fernández.


por Esteban Fernández
                                                                   
            ¡MIRA, AHÍ VIENE EL AVIONCITO!
 
No sé exactamente cual es la edad en que el niñito cubano pasa de la compota y el seno de su madre a comer en un plato, pero es en ese preciso momento cuando escuchamos por primera vez decir: «¡Cómaselo todo, no vaya a dejar nada en el plato!».
 
Después escuchamos esa frase miles de veces. Es una especie de adoctrinamiento. Las madres cubanas insisten hasta la saciedad en servirnos bastante comida y en no permitir que dejemos sobras en el plato.
 
Cuando la madre cubana se da cuenta que «ya nos llenamos» y que existe la posibilidad de que dejemos comida en el plato entonces acude al «truco del avioncito». Es en ese instante en que ella coge la cuchara, la llena de comida, y comienza a decirnos: «Mira, aquí viene el avioncito, aquí viene tú tío Carlos, aquí viene tú prima María Mercedes» y nos mete a la cañona la cucharita en la boca.
 
Y protestamos: «¿Qué se cree mi mamá que mi boca es el aeropuerto José Martí de Rancho Boyeros?», pero esto nos crea un trauma y llegamos a pensar firmemente que es un PECADO dejar residuos de alimentos en el plato.
 
Tampoco recuerdo cuando es que llegamos a la plena conclusión de que uno de los DERECHOS HUMANOS  es «dejar de comer cuando nos de la gana» y dejar en el plato lo que nos de la realísima gana de dejar.
 
Y la bola pica y se extiende porque al casarnos la esposa cubana se mantiene firme en esa tradición y sube la parada considerando que su niñito y su marido cometen un crimen dejando cuatro bocados en el plato de una comida que ella tanto sufrió haciéndola.
 
Además del «avioncito», las cubanas tienen otros aliados: Los muchachitos que pasan hambre en África. Y ya, desde la primera mueca que le hacemos a la comida, la madre cubana nos pregunta: «Chico ¿tú no sabes que los niños en El Congo están pasando hambre mientras tú estás despreciando la comida?».
 
Aquí no son solamente las esposas cubanas  las que mantienen viva esa creencia, sino que también cooperan mucho LOS DUEÑOS DE LOS RESTAURANTES CUBANOS.
 
Usted puede ir a una pizzería, pedir una «large pizza», no tocarla, dejarla ahí, llamar al camarero, pagarla e irse y nadie le dice nada. Usted puede ir a un restaurante mexicano, pedir 17 burritos, pagarlos y dejarlos tirados en la bandeja y nadie le dice nada.
 
Sin embargo, usted va a un restaurante cubano, pide un bisté de palomilla con papitas fritas, se come la mitad del bistéc y 34 papitas fritas, y el resto no desea comérselo, pero parece que el dueño ya le ha avisado al camarero que le informe de ese tipo de «anomalías» porque antes de usted querer pagar, desde que pide la cuenta, se le acerca, se pone las manos en la cintura, y nos pregunta: «¿Qué pasó, chico, no te gustó la comida?»…
 
Ahí uno tiene que ponerse a darle 20 excusas: «No, chico, lo que pasa es que ya me llené». Y el dueño no acepta: «No, no chico, cómetelo todo». Y nos entra el terror de imaginar que en cualquier momento el propietario del restaurante cubano va a coger el tenedor y nos va a decir: «¡Mira, aquí viene el avioncito, chico cómetelo todo!»…
 
Nunca olvidaré que hace 35 años un día pedí un arroz frito en el restaurante  Peking de Miami (8 y la 8 del S.W.) y sólo me comí  cuatro  cucharadas y lo dejé. Y de pronto uno de los encargados, Federico, cogió tremendo berrinche mientras me decía: «¡Chico, tú mamá nunca te enseñó que uno debe comerse todo lo que le sirven!»…
 
Fue mi hija Ana Julia, cuando tenía siete años, quien me dio la solución del problema. Me dijo: «Papi, después que mami termine de cocinar, separa la mitad, móntala en el avioncito y envíasela a los niños que tienen hambre en África»…

15 respuestas para “Mira, ahí viene el avioncito. Por Esteban Fernández.”

  1. Gracias Esteban. Que gratos recuerdos me has traído, como me has hecho reír. Oye, la próxima vez “móntala en el avioncito y envíasela a los niños que tienen hambre en Cuba”…Chico como es eso de enviarla al África, la sangre esta primero mi hermano.

    Te deseo una feliz Navidad en unión de tu familia, y un Año Nuevo con mucha salud y prosperidad.

  2. genial , si , genial con G .

  3. Demás esta decir que este post retrata a las madres cubanas a la perfección. Quisiera preguntarles a personas no cubanas si en sus países existe una tradición parecida al cuento del avioncito. ¿Como es posible, Estebita, que te puedas acordar de cosas tan viejas? Bueno, quien sabe no tan viejas para las madres que tienen hijos pequeños hoy en día. Mis hijos son hombres de más de 30 años, y sinceramente, ya no me acordaba si les había hecho ‘el avioncito’ o no. Pero precisamente hice mi pregunta ‘te acuerdas si yo te hacia el avioncito para que comieras’ y me quede fría del rotundo ‘si’ que recibí por respuesta. Y además – ¿Cómo es posible, Mami, que no te acuerdes de eso? Nada, que el autor se merece “El Premio a la Mejor Memoria del Mundo”. Mil gracias por mantener estos recuerdos vivos en nosotros, porque desdichadamente los años borran muchas cosas lindas. Un cariño, L10

  4. Bueno, bueno… Creo que las cosas esas en cuba han cambiado, quizas porque no hay combustible para el avioncito, o si te oyen los chivas diran que estas preparando al crio para volar quien sabe a donde.
    Se hacia generalmente con el más pequeño, ahora se esta cazando a ver que deja alguien en el plato para pasarle cuenta, y si hay desayuno y deja alguien algo pues pa la comida siguente, pa después, o pal otro dia.
    Las madres actuales en cuba preparan a los hijos pa que coman hasta piedras, y se conformen con lo que le ponen, las sobras en los platos por regla general son cosas de un pasado lejano. ¿Decirles de los niños en Africa, que pasan hambre? ¿Pero quien no sabe en Cuba que es pasar hambre? Eso es una de las primeras cosas que se aprende y ya es un reflejo condicionado.
    Se da el caso que hay que coger un embudo pa meterle a un crio la basofia que como manjar la madre le pone, y no tiene más. O coger la cucharita y meterle miedo y ya ni con el coco, pero si decirle oye que viene Chencha la del comite y decirselo bajito, muy bajito…
    En un restaurante de Cuba el pedazo de Carne del plato que deja un cliente no va a desperdicios, tenganlo por seguro…Nadie se va a enfadar..
    Paisano te fuistes muy lejos en el espacio y el tiempo, pero vale y bien escrito para el baul de los recuerdos…
    Que tengas una Feliz Navidad y tambien esos del plato vacio…

  5. Muy bueno Esteban , refrescante y muy Cubano como siempre.
    Feliz Navidad y Mucha Salud .

  6. En España también existe esa dichosa costumbre del avioncito y decir eso de los niños de África que no tienen que comer, pero en los restaurantes les importa un rabano que dejes la comida. Nunca esperes de un camarero español un tratamiento maternal y en Madrid ni prtendas que sean amables.
    En Cuba cuando era pequeño, bueno cuando era un niño porque no creci mucho, no me tragaba el cuento del avioncito y nunca queria comer, pero despues de adolescente me entró un hambre voraz que no podia saciar por culpa de la escasez de alimentos. Creo que ahora mi glotoneria se debe al trauma de no poder comer lo que queria cuando era un adolescente. Cuando voy solo al supermercado compro cosas por avaricia que nunca llego a comerme y terminan en la basura. En los restaurantes normales me controlo ya que seria muy ridiculo pedir dos primeros platos, dos segundos y dos postres, y despues dejar la mitad, pero cuando voy a un McDonalds o BurguerKing desde la privacidad del coche en el McAuto (DriveThru) cuando se pide a través de un micrófono pierdo la verguenza y me pido dos hamburguesas, patatas fritas dobles, nuggets, helado, pastel y zampo como un cerdo hasta mas no poder con el consiguiete cargo de conciencia, y no por los niños de África, sino porque esa semana tendré que duplicar mi sesión de bicicleta eliptica en el gimnasio.

  7. Quien conozca la pobreza generalizada de la Cuba de hoy 24 de Dic. quien haya visitado un barrio tentenpie, una cochambrosa cafeteria escualida, con solo un beberaje que llaman refresco, la escandalosa escasez de alimentos, quien sepa que una libra de arroz vale diez pesos y una de frijoles catorce y que hay semanas que no se encuentran,y que en la mayoria de los hogares las amas de casa se rompen la cabeza para inventar una comidita pasajera, inodora, y que solo el diez por ciento de la poblacion sobrevive con nuestras remesas, este articulo le sabe a acido de acumulador.

  8. Espectacular este escrito. Gracias, Estebita, por revivir tantos recuerdos. Y cómo olvidar yo los tantos avioncitos cargados de harina con huevo frito que hicieron aterrizaje forzoso en el aeropuerto de mi boca. Imposible, a la operadora de la torre de control (mi madre) le importaban un comino las condiciones climatológicas, su avión aterrizaba, sí o sí.

  9. En mi aeropuerto no era una mama,era un papa,cuando lleve a mi hijo a vivir conmigo,yo no estaba capacitado para eso,no sabia cocinar y la pista del aeropuerto siempre estaba cerrada,para evitar problemas,le preguntaba que queria comer,me respondia que pollo frito con bastante limon cosa que le hacia ante el escandalo de mi familia que me decia que asi no se criaba un nino,pero para mi lo fundamental era que comiera.mis hermanos me lo pidieron para criarlo pero siempre me dije :la historia mia no la voy a repetir.
    Crecio y sigue sin comer,no come chicharos,judias,garbanzos,arroz amarillo,coditos,huevo
    leche,ni nada que huela a pescado su enemigo de por vida,sigue comiendo pollo con mucho limon y cargas y cargas de naranjas,menos mal que los hijos comen de todo.

  10. Felicidades Estebita, recuerdo con mucho cariño tu hospitalidad y la de Rina en vuestra casa en el valle de San Fernando, y a tu nenita tan preciosa.
    Gracias por tus artículos y por tu constancia.
    Abrazos y besos.

  11. UNA PROYECCIÓN DEL FUTURO CUBANO DE TRANSICIÓN INTRO-CASTRISTA?: sublevación militar intentaba acabar el pasado 17 de noviembre con los planes de salida de la crisis (política) propuestos por Rajoelina, presidente de la Alta autoridad de transición. Ese día se votaba en referendum un cambio constitucional. El motin del general Noël, antiguo aliado de Rajoelina y ex ministro de defensa, fue anunciado desde el cuartel de Ivato, localidad cercana al aeropuerto de Antananarivo. Cuatro días despues, un centenar de militares entraban en el recinto y detenían a lo sublevados sin derramamiento de sangre. Por su parte los ex presidentes Marc y Albert, opositores de Rajoelina, habían pedio al ejército que se posicionase. El pasado dia 20 el gobierno anunciaba el aplazamiento de los comicios municipales, previstos para el proximo diciembre, tras la detención del presidente de los alcaldes del país Guy Maxime, al encabezar una manifestación en la que se mostró a favor de los militares rebeldes y en la que pedía el regreso de los políticos exiliados y la liberación de los presos políticos. (SUCESOS DE HACE UN MES EN MADAGASCAR)

    PA’ ESTA LOCURA, MAS VALE METER A LOS MARINES UN DIA COMO EN PANAMA…

  12. La Ignorancia es la mayor plaga de la Humanidad.

  13. Despues que mi hermana y yo contraimos TB de una de nuestras manejadoras nos volvimos completamente anorexicos. A mi, al menos, habia que agarrarme primero y despues, dentro de las gruesas piernas de mi tia y apretandome mis maceteros, venia no «el avioncito» sino el Coheton. Y la negra vieja y flaca cocinaba sin aceite.

Deja un comentario