El Bobo. Ensayo sobre el humorismo de Abela por Enrique Gay-Calbó.

Es una edición de 1949, en La Habana.

El ensayo empieza con estas palabras:

«Entrada.

Aquí traigo al Bobo.

¿Recuerdan? El Bobo fue un individuo que tenía la mala costumbre de opinar y decir en un chorro de ironías sus opiniones.

Pero fue.

Aunque es una reserva nacional, el servicio que haga lo proporcionará con el recuerdo, con la evocación de sus hazañas, y no con su retorno ni con su presencia.

Profetizar ha sido siempre menester impropio de simples mortales. Para ello hace falta, al menos, vivir en la proximidad de las especies que están cerca de la divinidad. No se debe desconocer la semejanza fonética de los vocablos divino y adivino. Sin embargo de las lejanías esotéricas, se puede augurar el definitivo y absoluto enclaustramiento del Bobo en un libro, y que desde allí serán enseñanza y advertencia. De este modo cumplirá la misión. asignada ya en la historia, de reserva nacional.

Por eso digo que el Bobo fue y que no hay cuidado.

Este del cuidado es otro aspecto de la cuestión. Cómo fue, y no es, no puede estar hoy ni en la arrebatiña ni en la justa distribución de ventajas y compensaciones…»

Lo que no podían sospechar ni Abela ni Enrique Gay-Calbó es que con el advenimiento del Castrismo al poder, un espécimen mucho peor surgiría: El Bicho, que es una variante cubana de El Tartufo.

Gracias a Gina Pellón.

3 respuestas para “El Bobo. Ensayo sobre el humorismo de Abela por Enrique Gay-Calbó.”

  1. Bichos siempre hubo, cómo siempre hubo alguien igual o hasta peor que Fidel, lo mismo en Cuba que dondequiera. Ese no es el problema, pues eso es inevitable. El problema es lo que se hace o se deja de hacer con tal gente, y por supuesto el entorno o ambiente influye. En otros tiempos hubo otro control, otras formas de contrarrestar la crápula, pero cuando la crápula es lo «normal,» la cosa es bien diferente.

  2. Querida Zoe: Que inteligente siempre fue el Bobo,como me reia leyendolo.Genial y simple.Elegante y directo.
    Ademas es bien cierto,que hasta en ese humor criollo,se ha involucionado,porque como dices nacio : El Bicho. Pobrecito de nuestro Bobo,se ha visto desplazado.Se quedo sin » derecho a opinion»,que es lo peor que le podia pasar.Como a todos nosotros!!.

    Gracias Zoe.

    Luisa Mesa

  3. Buenísimo, que no podía imaginar al Bicho como variante cubana del Tartufo!

Deja un comentario