De la arriesgada y compleja situación de la política francesa actual.

DE LA ARRIESGADA Y COMPLEJA SITUACIÓN DE LA POLÍTICA FRANCESA ACTUAL.

Zoé Valdés.

Se acercan las elecciones francesas y poco ha cambiado en este país bajo la presidencia de Nicolás Sarkozy. Muy poco, en relación a los cambios de fondo que se esperaban de un político que prometió quizás mucho más de lo que ha podido, o ha querido hacer. Podemos afirmar que la política exterior de Francia es muy buena, pero la interior deja mucho que desear, aunque no estamos peores que otros países, dado que la crisis no nos ha afectado del mismo modo que en otros estados europeos. Según las estadísticas, bastante fluctuantes, de acuerdo, el desempleo ha bajado, ya es algo.

Sin embargo, el Partido que hoy gobierna, la UMP, goza de buena salud, y sus integrantes de primera fila son personas competentes y con posibilidades de reemplazar a Sarkozy. El problema que tiene este partido es que no tiene contrincante, por lo que la credibilidad de su eficiencia baja en la medida en que cualquier situación o acción se les facilita sobremanera.

En el Partido Socialista, bastante destruido, por cierto, sobresalen demasiadas cabezas de medio pelo. Antier en la celebración del 15 aniversario de la muerte de François Mitterrand, en Jarnac, se encontraban los posibles presidenciables, algunos de ellos han socavado el PS con sus manías de grandeza y polémicos individualismos, lo que es el caso de Segoléne Royal, y de hasta el propio Dominique Strauss-Kahn, que es el que más apunta a ganarle a Royal, más en prestigio político que en popularidad, dado que Martine Aubry resulta bastante provinciana para los franceses, lo que es un error, porque –políticas aparte, y salvando las grandes distancias- quién habría jurado por Angela Merkel, y ahí la tienen, como una de las más destacadas políticas del mundo. Manuel Valls se ha ido apagando, nadie sabe por qué, y François Hollande –sin carisma ninguno, pero eso no importa en este país- ha sido aplastado por la descollante figura, en el pasado, de su ex mujer: Segoléne Royal. Poco carismática, pero bastante manipuladora de las masas.

Ayer supe por un programa de televisión que ésta última tuvo el mal gusto de repartir panfletos de una intervención o antiguo discurso de François Mitterrand prologado por ella; como política y líder que es de la región no es nada particular, pero como posible candidata a la presidencia es la prueba de que vuelve a las andadas con sus pretensiones insoportables, las mismas que la hicieron perder ante Nicolás Sarkozy, gracias a dios y a la virgen, que se habrá puesto bastante molesta al notar que la Royal intentaba plagiarla al hacer cuanto discurso se le ocurriera con los brazos abiertos invocando invariablemente el célebre “uníos los unos con los otros”, que tanto recordó lo de “amaos los unos a los otros”, y que desternillaron de risa a los franceses.

La Vestal, digo, La Royal, lo tiene duro, aunque todo depende de cómo estén las cosas de aquí al 2012, y de la instrumentalización que haga su Partido de ella o de los demás. Un Partido Socialista situado en lo más bajo que se pueda esperar, y en gran parte mucha culpa la tiene esta señora.

No me preocupan las figuras del partido de la UMP, como ya dije sobran las figuras que podrían reemplazar a Sarkozy.

Me preocupa, sin embargo, Marine Le Pen, la hija del ultraderechista Le Pen, quien a todas luces sucederá a su padre en el Partido del Front National, un partido de ultra derecha. La mujer es joven, y sin embargo lleva treinta años de vida política activa. No resulta tan repelente como su padre, todo lo contrario. Es inteligente, tiene respuestas rápidas, y se le cuela a la prensa, tanto, que la prensa no prescinde de ella, todo lo contrario, tampoco lo hacía de su padre, pero se cuidaban mucho más de la presencia de éste.

Marine Le Pen como candidata por el FN podría pasar cómodamente en una primera vuelta de votaciones, frente al Partido Socialista. Entonces, ahí es donde el PS, podría aprovecharse y darle tranca al UMP valiéndose de que en este país, primero muertos que tener un Partido de ultraderecha en el poder. Lo que hizo ganar a Jacques Chirac en su última presidencia, frente al socialista Leonel Jospin, o sea, los franceses votaron por Chirac, para impedir a toda costa y costo que ganara Le Pen. Sin embargo, Sarkozy no recauda el historial de Chirac, y Royal podría convertirse en la opción del cambio, del varapalo a las dos derechas: la de centro y la ultra. Marine Le Pen es, como dicen aquí, el jeton de la fortune.

Pero, ¿quién es Marine Le Pen? ¿Una seguidora de la política de su padre, o una política renovadora que quiere conducir la ultraderecha hacia una derecha conservadora? No lo creo. Anoche la oí expresarse en un programa televisivo. Se enfrentó a tres periodistas y a los tres los batió cómodamente. Dio la imagen de una mujer hecha de tradiciones, defensora de la nación francesa, y de la pureza de la cultura francesa, pero de manera moderada, lo que yo no me creo ni aunque me la envuelvan en papel celofán. Su política contra la inmigración y el extranjero no es para nada ambigua. Sin embargo, se ha servido de los islamistas de Francia, de algunos de ellos para llevar a cabo su campaña publicitaria, como fue el caso a través del actor antisemita Dieudonné, quien se ha prestado para aparecer en las campañas publicitarias de Le Pen (padre), quién además es el padrino de su hija. Dieudonné, para colmo, ha coqueteado en el pasado con el Islam, aunque también ha insultado a los musulmanes (no sea más que para contrarrestar sus anteriores acciones que le han valido el desprecio de una parte de su público y estar en el centro de la polémica: invitaciones de revisionistas de la barbarie nazi a sus espectáculos teatrales, manifestaciones públicas en contra de los judíos), luego de burlarse e insultar en múltiples ocasiones a las víctimas del Holocausto.

Marine Le Pen no se ha desmarcado de estos personajes, pero no sólo eso; ayer, cuando uno de los tres periodistas le preguntó su posición frente a las polémicas palabras de su padre sobre el Holocausto y si ella pensaba igual que su padre en cuanto a dudar de que las cámaras de gases y la exterminación de los judíos por los nazis hubiese existido, la candidata que deberá o probablemente reemplazará a Le Pen respondió como la hija que es, y como la persona que piensa igual que su antecesor político. Regla número uno: No contradecir a su padre públicamente. Regla número dos: No contradecir a Jean-Marie Le Pen, y todo lo que él significa, en público. Ninguna de las dos reglas está divorciada de la otra.

Marine Le Pen goza de gran popularidad, es innegable y sería de idiotas esconderlo. Ahí está el peligro. Pero el peligro mayor es que los socialistas no han sabido renacer de las cenizas, y todavía andan, por lo que se ve, instrumentalizando el cadáver de François Mitterrand, al que ellos mismos enterraron bien hondo, con sus propias acciones de rebatiña personal.

Zoé Valdés.

10 respuestas para “De la arriesgada y compleja situación de la política francesa actual.”

  1. Querida Zoe: No he leido mucho sobre la politica actual francesa. En lo personal me gusta Sarkosy(me recuerda el nombre ademas de un vendedor ambulante que iba por el Vedado y vendia telas). Pero a lo que voy.
    Es malo que ganara Marine Le Pen?.Que es lo que ella tiene como progama?

    Gracias Zoe.

    Luisa Mesa

  2. No pertenesco a ningun partido Frances !
    Pero si me dieran a escojer me voy por la derecha, viendo el relajito de los socialistas y sus crueldades entre ellos mismo y su bacilon mediatico ,, y viendo la voz de Marine Le Pen que sube y sube ,se me monta Chango ,madre santa ,una vez mas me voy por la derecha, solo que sin Sarkosi eso si ,hay muy buenas cabezas pensantes y menos lloronas en la Derecha ,,Derecha sin pretension, al menos su programa es muy clarito ,, no veo otra solucion ,Mientras el relajo siga ,no hay otra cosa !

  3. La Le Pen y su padre aparte, la política se lleva mucho de la moda, las apariencias, la imagen en vez de la verdadera sustancia. Muchos votantes, después de todo, son bastante escasos o bastante poca cosa, y no hablo de posición económica. Eso sucede en todas partes.

  4. Su comentario de la política francesa actual es muy interesante. Me gustaría saber que porcentaje de votantes de extrema izquierda se estima que debe haber en estos años. Supongo que el Frente Nacional debe contar con un 15% de votantes y la extrema izquierda formada por trotskistas y otros partidos similares deberían formar un porcentaje parecido.

    Volver a votar en una segunda vuelta tiene muchas ventajas, ya que elimina una enorme cantidad de partidos pequeños, y da estabilidad a un gobierno.

  5. Marine Le Pen es muy peligrosa, harto manipuladora. Por ejemplo, que me acuerdo, dijo que si ella dirìa abiertamente en Francia la mitad de las cosas que se dicen abiertamente en Israel, ya estarìa en la hoguera.
    However, la hija de su padre, serìa menos antisemita que él? Lo dudo mucho, aunque se le puede conceder naturalmente el beneficio de la duda.
    Et encore, no es sòlo que es de «cuidado» sino còmo se mete en el «aire de los tiempos», re-invirtiendo todo a su favor.
    Sarkozy fue capaz de llevarse de su lado los votos del Frente Nacional en la pasada elecciòn.
    Luego, anulò a los socialistas llamàndolos a su gobierno.
    Matò dos pàjaros casi de un tiro.
    Si Marine Le Pen es capaz de «re-inventarse», maquillàndose y haciéndose presentable, la buena derecha le tiene que salir al paso, también poniéndose al dìa, porque el asunto simple es que muchos estàn hartos…, y es ahì donde se meten los Le Pen.

  6. Buenas noches, aquí en Francia ya es de noche. Luisa Mesa, Marine Le Pen tiene esencialmente como programa La Francia para los franceses de pura cepa, es un partido de ultraderecha, nacionalista hasta el tuétano. Y con un programa económico basado en darle la prioridad a los franceses con tres generaciones de franceses de pura «source» detrás. Y claro, a una buena parte de los campesinos, y obreros (que se han ido alejando del Partido Comunista) les agrada esta vertiente, por lo que los beneficia.
    Brisy, yo tampoco pertenezcoo a ningún Partido, pero voto en este país. Y soy de centro-derecha. Me gusta Sarkozy, pero no hizo lo que prometió a nivel interno. Me gusta François Fillon y Michèle Alliot-Marie.
    Gracias, ombre, no te falta razón.
    Aurelio Cruz Hernández, exactamente, Le Pen hizo la última vez alrededor del 15 por ciento. En el 2002 Lionel Jospin hizo el 16, 8 por ciento (del PS), por eso hubo que votar a Chirac. Yo todavía no votaba en aquella ocasión. En 2007, Segolène Roya llega a la segunda vuelta con el 25, 87. Los votantes de la ultraderecha se dividieron entonces entre ella y Sarko, igualmente ocurrió, claro está, con los comunistas, divididos en varios partidos,. Sarkozy ganó con un 53, 06, frente a un 46, 94. Pero desde entonces hasta la fecha, la Royal lo único que ha hecho es recopilar errores tras errores, además de que después del fracaso electoral, el PS se dividió aún más, desmoronándose moralmente, y están todos fajados entre ellos. Mientras que la ultraderecha ha ido solidificándose, desgraciadamente.
    Isis, el Partido de la UMP sabe renovarse convenientemente, lo ha hecho siempre que ha tocado. El tema es que este Partido no tiene enfrente a un contrincante sólido, como bien decía en mi artículo. Y eso es necesario en una democracia, sobre todo en la francesa, donde el PS tiene una historia muy particular.

  7. Querida Zoe : Gracias por la explicacion. No sabia casi nada de ella (Marine Le Pen).Gracias a Isis tambien por lo nos explica.Un abrazo a las dos.

    Gracias Zoe.

    Luisa Mesa

  8. Buen análisis. Por supuesto, imposible que esté tan al tanto de la política y la situación francesa, pero creo que haces una opinión muy razonada y acertada.

  9. Dios libre a Francia tanto de Segoléne Royal como de Marine Le Pen.

  10. Este es precisamente el problema y el dilema que enfrenta toda Europa. El renacimiento de una derecha extremo fascista que se apoya y se justifica en la xenofobia y el anti-islamismo para llevar su mensaje de odio a las masas. La Marie Le Pen se vendera como una salvadora de la cultura francesa frente a los invasores musulmanes y el mensaje resonara em muchos franceses que ya estan hartos de los desmanes y abusos de los musulmanes.
    No esta muy lejos el pasado de Alemania donde otro xenofobico y loco fascista tomo el poder apoyandose en los mismos argumentos y el mundo pago un gran precio de 50 millones de seres humanos muertos cuanso finalemnte acabo esa horrible pesadilla.
    Ojala que los franceses de hoy sepan escoger mejor que los alemanes del siglo pasado.

Deja un comentario