Cary Roque versus Max Lesnik: Divino castigo.

CARY ROQUE VERSUS MAX LESNIK: DIVINO CASTIGO.

¿Divino castigo o castigo divino? Ambos. El caso es que he gozado de lo lindo con las respuestas que Cary Roque le dio al impresentable de Max Lesnik, lo batuqueó bien batuqueado y lo tiró p’a la tonga, como decimos los cubanos.

A Max Lesnik lo conocí durante una recepción por el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano en el salón Parisien del Hotel Nacional. Ricardo Vega y yo nos encontrábamos un poco apartados, en medio de aquella baraúnda de invitados norteamericanos y europeos, con quienes nos acercaban lazos artísticos, y nos distanciaban –con algunos-, la manera de ver y analizar la realidad cubana. Ricardo Vega estaba invitado como cineasta, realizador de Te quiero y te llevo al cine, la otra película cubana que competía aquel año junto a Fresa y Chocolate (fueron las dos únicas obras cubanas), con la diferencia de que Te quiero y te llevo al cine fue programada una sola vez, en una sala, al mediodía, hora en la que todo el mundo estaba almorzando, y nunca más se ha puesto en Cuba, incluso el nombre de Ricardo Vega ha desaparecido de una gran mayoría de libros de cine del y sobre el ICAIC. Te quiero y te llevo al cine tiene una larga historia, que ustedes conocerán en un próximo post, cuando les cuelgue la película en el blog, aunque ya la pueden ver en Telebemba; pero de seguro es muchísimo más contestataria y polémica que Fresa y chocolate.

Pero volvamos a la recepción donde conocimos a Max Lesnik. Yo estaba invitada porque en aquel momento era la Sub-directora de la Revista Cine Cubano, cargo que ocupé durante cuatro años, hasta que me exilé, el 22 de enero de 1995. La revista fue revivida por mí, después de un largo período sin aparecer, y después de mí, volvió a caer en el silencio. Antes la habían resucitado Manuel Pereira, Wichy Nogueras, y Antonio Conte. Cuando El Niño Conte se quedó en Colombia, estuvo un tiempo sin salir, aunque ya desde hacía rato no se publicaba debido a los eternos problemas económicos, y ahí fue entonces cuando entré yo.

Pues allí estábamos Ricardo y yo, contemplando el panorama, ya con la idea puesta en la fuga, buscando cómo perpetrarla… Y se nos acercó Max Lesnik, nos saludó, y comentó estar muy preocupado porque su imagen había salido en dos momentos muy diferentes durante el Noticiero NTV (Noticiero, al que todo el mundo llamaba Nadie Te Ve). Esos dos momentos en los que este personaje salió en el NTV fueron: Uno en una reunión muy importante de anticastristas redomados en Miami, y el otro, en un encuentro que había tenido, llegando a La Habana, con Fidel Castro y otros dirigentes del castrismo. Entonces se pronunció de la siguiente manera: “Me preocupa esto, porque qué dirá Fidel, y Alfredo qué dirá… Y me preocupa lo que dirán en Miami”. Se veía más que apendejado, absolutamente chorreado de caca.

Gracias a la revista y a mi cercanía con la Oficina del Festival de Cine y la Oficina de la Presidencia del ICAIC pude enterarme de que este señor pretendía tener una residencia en La Habana, lo conducían choferes oficiales para arriba y para abajo en los célebres Mercedes Benz negros del Consejo de Estado, y gozaba de privilegios que ningún cubano podía ni soñar con alcanzar. Esos privilegios fueron a más, y ahora –según puedo observar- han ido a menos. Como todo lo que coge el castrismo, que usa, espachurra, y luego bota a la basura.

Lesnik siempre me cayó como un plomo, porque me di cuenta que intentaba congraciarse con los cercanos al poder, halándoles la leva, comprándoles comida en las diplotiendas, llevándoles pacotilla de Miami, y babeándoles las botas. Luego en Miami se daba valijú y bambolla argumentando que él era el que le mataba el hambre a Alfredo Guevara y compañía. A mí ni a ninguna de las personas que trabajábamos en el ICAIC, de nivel medio o bajo, nos propuso nunca regalarnos nada –no intimamos como para eso- ni yo hubiera aceptado nada de este tipo de personaje, pero tampoco existía el riesgo de que eso sucediera, ya que yo no era nadie para él, o representaba bien poco.

A raíz de mi exilio y éxito con La Nada Cotidiana, Lesnik junto a otros personajillos de Miami, de su misma catadura moral intentaron acercárseme de manera indirecta, jamás les di entrada. Uno de ellos incluso quiso chantajearme con unas cartas y unos emailes que yo había escrito a un conocido común. Como vieron que a mí no podían vacilarme fácilmente, entonces pasaron a los insultos y vejaciones.

Durante un buen tiempo, un amigo periodista de Miami me envió los artículos que El Duende de Miami (Max Lesnik, pobre Lorca) escribía y donde invariablemente lanzaba lo que él creía que eran humillaciones e insultos en mi contra, con el objetivo de que yo lo llevara a los tribunales. Que si pornógrafa, que si jinetera, que si lesbiana.

En mi segundo libro de poemas, titulado Todo para una sombra, escribí un poema titulado Pornográfico mío, es lo único que ha salido publicado en relación a la pornografía que yo supuestamente haya hecho. Yo siempre me interesé por el erotismo y la ironía en la literatura, hubo una época en que denominé mi poesía como “eronía”. Me interesa el lenguaje de los cuerpos, de la desnudez, del deseo, del goce, del placer; no es un secreto para nadie. Hay que ser muy inculto para ignorar la buena y gran literatura erótica que se ha hecho, así como el arte erótico, desde Bataille a Foucault, desde Baudelaire a Picasso, desde Rabelais a Rimbaud, Anaïs Nin y un largo etcétera… En varias ciudades del mundo, por cierto, existen Museos Eróticos. Y voy a ir más lejos, en los años noventa, el Centro Georges Pompidou, ícono del arte moderno, declaró los Años Noventa como los Años Pornográficos, llegando a la conclusión, de que la pornografía era también un arte.

Que el Consejo de Estado Castrista, así como su Ministro de Cultura, Abel Prieto, me llamaran y me sigan llamando pornógrafa, me daba absolutamente lo mismo, puesto que ya sabemos por donde y de dónde vienen los tiros. Pero que un hombre, supuestamente exiliado en Miami, supuestamente periodista, lo hiciera, ya tomaba otro carisma; teniendo en cuenta que tengo una hija menor de edad, y por ella y por mi prestigio como madre debo responder siempre, desde que nació hasta que yo me muera. Ya eso son insultos y vejaciones a tener en cuenta, mirado desde ese punto de vista; pero por encima de todo como madre, constituyen calumnias y difamaciones, que yo debía aclarar de manera legal.

Por otro lado, yo no considero insultos que me llamen pornógrafa, ni puta, ni lesbiana. Yo soy muy puta, lo que sólo lo soy desde hace 17 años, y exclusivamente con mi marido. Jamás he jineteado, pero tengo gran respeto por las jineteras. Mi marido es cubano. Soy lesbiana en la medida en que todas las mujeres lo son, así como todos los hombres son homosexuales, si tomamos como punto de partida al ser andrógino platónico, ideal de Platón (léase El Banquete) que rueda hacia la luz. Hace años, en mi juventud, tuve un novio, muy machito él, que sólo se excitaba cuando le metían el dedo en el ojete. Así que a mí de macherías cubanas no me vengan a hacer cuentos.

Por lo cual, mi abogado, que es una persona excepcional, me aconsejó lo siguiente. Es cierto que podemos llevar a este camarada a los tribunales por calumnia y difamación, e incluso por acosador de celebridades; pero, francamente, nos llevaría un tiempo bestial, y de cualquier modo tu hija comprenderá algún día lo que ha sucedido, y qué te importa a ti nada de eso, si tú eres muchísimo más amplia y verdadera, además de que sientes profunda admiración por las putas, las lesbianas, y que la pornografía te interesa en sus vertientes artísticas. No vale la pena. Por supuesto que no valía la pena malgastar tiempo en semejante estupidez. Además de demagogo, lejos de hacer un periodismo serio y sincero, Max Lesnik no es más que un mediocre en busca de fama, y de paga; un traidor de la libertad. Y ahí se quedó.

Tanto El Duende de Miami (Max Lesnik), como El Duende de París (su informante, y del que ya conozco la identidad), no son más que seres humalos (cito a Arturo Cuenca), profundamente mediocres, movidos por las ventajas que puedan aportarles el poder, el castrismo, y el extremismo político.

Una tarde, en París, una persona me regaló una vieja revista cubana, cuál no sería mi asombro al contemplar una antigua foto: en ella aparecía un joven Max Lesnik vestido con el uniforme verde olivo de guerrillero castrista. No conozco, ni me interesa, el pasado de este señor; pero sería bueno investigar cuál ha sido su trayectoria en relación a los 53 años de dictadura castrista. Porque si a mí me han echado tanto en este blog, y en otros, por haber trabajado cinco años en la UNESCO (la funcionaria no era yo, era mi primer esposo), y cuatro años en la Revista Cine Cubano (o sea, en total 9 años de trabajo en Cuba, y por contrata), jamás fui militante de nada, y en cuanto pude me di de baja del CDR y de la FMC (a las únicas organizaciones de masa a las que pertenecí, porque dejé de ser pionera cuando todo el mundo deja de serlo), fui bastante contestataria en mi espacio (en épocas donde no había internet y los periodistas extranjeros se cuidaban de proteger y de escribir sobre los artistas y escritores opositores), y me largué de Cuba, exiliada, a los 35 años, me pregunto por qué tal ensañamiento en mi contra, cuando Max Lesnik y otros como él, son responsables directos de lo que nos ha sucedido y ha acontecido en nuestro país, y de lo que ha sucedido y podría sucederle a Estados Unidos, durante todos estos años y los venideros. Porque si Max Lesnik defiende a Los Cinco Terroristas quiere decir que él defiende el terrorismo que se comete y se pueda cometer en suelo estadounidense. Como mínimo, forma parte de los que simpatizan con las dictaduras y con la violencia que ellas desaten, en contra de los derechos humanos, de la paz, y de la libertad.

He escuchado varias veces el enfrentamiento que se produjo gracias a la radio, entre Cary Roque y Max Lesnik. Me da muchísimo placer y me llena de esperanzas el que haya sido una periodista real, una artista de prestigio (actriz en Cuba), una ex presa política, que estuvo 15 años en una cárcel castrista, torturada, enferma, que jamás traicionó a Cuba ni a los cubanos, una exiliada auténtica y no de los de pan con timba, una mujer clara en sus ideas, una radical como Martin Luther King y como la política holandesa Aayan Hirsi Ali, perseguida por los islamistas y exiliada en Estados Unidos, quien haya puesto en su sitio a un espécimen como Max Lesnik, que no es más que un periodista de baja estofa, un castrista de los peores. De esos machitos cubanos, muy machitos ellos, pero que a la hora del cuajo se abren de patas y gozan, si bien no sea más que metafóricamente, con lo que ya saben… Es la razón por la que no hay que preguntarse demasiado por qué insultan y vejan a las mujeres del modo que Max Lesnik lo hace, por qué no sienten el menor respeto por ellas, y las desprecian de manera abominable.

La respuesta es muy fácil, porque somos las mujeres, y más específicamente las mujeres con el prestigio y el historial de Cary Roque, las que ponemos en evidencia la falta de dignidad de estos cobardes.

Zoé Valdés.

Anuncios

27 Replies to “Cary Roque versus Max Lesnik: Divino castigo.”

  1. Muy buen post, Zoé. Este viejito con la próstata inflamada, Max Lesnick, no es más que un mequetrefe de la dictadura, que a pesar de sus años sigue jalando levas, guataqueando y arrastrándose como lo que es, una serpiente venenosa. Que en su asqueroso papel de “El Duende”, lo que hace es difamar y meter chismes como toda una bretera de barrio y, ocultando su verdadera voz, intenta denigrar al exilio cubano, sin lograrlo, claro. Este personajito de tres por kilo no es más que un sargento político de la dictadura, según tengo entendido es primo de Machado Ventura, y amigo personal del cabezón de La Habana, Ricardo Alarcón. Su secretario, Lorenzo Gonzalo, con quien hace un programa radial a las 4:PM (antes de Inmundicia García), me hizo llamadas ofendiendo y molestando hasta que fue visitado por un detective y se cagó los pantalones. las llamadas hechas desde la misma oficina de Max Lesnick era un problema serio para el viejito, y nunca más se atrevió a tocar un teléfono para acosarme, porque eso es acoso telefónico y en este país de leyes, no se puede hacer. Estos son los perritos falderos de una dictadura militar comunista, estos son los personajitos que defienden aquello, pero viven en Miami, donde no hay racionamiento, ni guardias del CDR, ni pagan las MTT, y se comen buenos bisteces de palomilla en cualquier parte…menos en el Versailles, porque son unos pendejos.

    Me gusta

  2. Más Usual Suspect que Max Lesnik hay que mandarlo a hacer.
    Por lo demás, brillante artículo. Escrito como sólo se puede escribir…

    Me gusta

  3. Que bueno que no conozco a ese personajillo truculento y vendido, es una verdadera verguenza su deprimente trayectoria. En el se ensuelva, como decia la madre de un amigo. Los que se mueven por intereses tan bajos nunca alcanzan la tranquilidad espiritual, ni la gloria. Gracias, Zoé, por este magnífico artículo y tanta buena información; y gracias también a Cary Roque por enfrentarse con valentía, al igual que tu, a la manipulación y la mentira.

    Me gusta

  4. Querida Zoe: MAGNIFICO!!!!. Escribes con una dignidad y con tantas verdades que todo lo demas,se queda muy chiquito.Dios te Bendiga!!!.

    Gracias Zoe.

    Luisa Mesa

    Me gusta

  5. Gracias Zoe, Divino Articulo , no conocia el personage y aprendo mucho leyendo tu articulo ,Si tanto babea este Senor por los Castros ,que se valla de Miami a Cuba ,,alli comera de la misma sasuela que sus secuases !!

    Me gusta

  6. Mi madre me contó que gustaba de Max Lesnick a finales de los cincuenta en Cuba. Después lo oyó ya en el exilio y se quedó horrorizada.

    Me gusta

  7. Se te olvido la autora de “Cherie”. Que mequetrefe ese tipo, insultos personales ya se sabe lo que significan, parece que el es la Madre Teresa encarnada junto a Juan Pablo II. Si de defectos humanos se trata, estonces los Castros todos, el padre angel que dicen hasta ladron era, la madre tarua de los dos lados, Raul batea de los dos lados y borracho y drogaadicto, etc etc etc. Que se creen?

    Me gusta

  8. Mi querida Zoe, gracias por tus elogios a mi persona, pero lo mas importante de tu articulo es que con el bisturi de tu inteligencia, hiciste la dicepcion de este cadaver perverso, que es bueno que muchos conozcan de donde vino y hacia donde quiere ir…
    Separado de las filas de la Revolucion-el era ortodoxo- y se sumo a la divina desgracia,a finales del 57 o principio de 58.Separado de sus filas, fue acusado por sus antiguos aliados de terrorista y mucho mas….en Miami, poco a poco se fue volviendo un resentido, porque su discurso ambivalente, en esos anos no era aceptado, y hoy es un elemento, que apoya mas al castrato, por venganza contra el exilio, que por propias convicciones-si es que alguna vez las tuvo-…Lo describiste y lo desnudaste…Yo lo hice en la radio, y tu lo acabaste de lapidar con tu pluma inteligente y veraz…Un beso, gracias por exisitir y ser “una mujer cubana”

    Cary

    Me gusta

  9. Y para colmo este polaquito fue el que patentizó en nuestro país la consigna de: ¡CUBA SI, YANQUIS! Saludos, Esteban

    Me gusta

  10. Felicidades a las dos, a Cary Roque porque no la calla ninguna mordaza y tí, Zoe, porque eres diáfana como el agua del mar, con tu toquecito de sal y con mucha pimienta para darle un escarmiento a estos descarados que viven “la vida loca” en Miami, pero a la vez se dan la lengua, o sabe Dios qué otra cosa, con los bastardos que gobiernan en Cuba. Según Lesnik, poner la valla en Miami era una forma de demostrarle a los cubanos de la isla que aquí si hay tolerancia. Es cierto, en Miami hay demasiada tolerancia con estos enchufados del régimen y los “artistas” que nos quieren hacer tragar porque según ellos y Obama, lo hacen como un “intercambio cultural”. Mentirosos y sinvergüenzas, eso es lo que son.

    Me gusta

  11. Aqui en esta ciudad hay unos cuantos como el Max Lesnix este que para piltrafa, ni los perros mas hambrientos se los comerian. Oiganme senniores estos tipos son todos del mismo corte, ofenden a todo el mundo, no importa si son mujeres, jovenes, ninnios, no tienen frontera, pero yo me pregunto, esta gente o estos tipejos incopetentes y despreciados hasta por su familia, tendran madre o habran nacido de una mujer? De contra que en Cuba habia que dispararse a estos tipos de tipejos, tambien aqui en Miami?

    Me gusta

  12. ME ACABO DE DAR UN TRANCAZO
    EN LA CABEZA PERO BUENO
    A VER SI ESE GOLPE ME DA LA
    CLARIDAD QUE A TI TE SOBRA

    Me gusta

  13. Existen muchos Max Lesniks en este Miami bello. Despretigiando al exilio cubano y ayudando a la tirania de los castros.

    Es bueno que Cary Roque lo haya puesto en su lugar. Pero, ? cómo es posible que estos personajes puedan existir aqui? ? Quién los apoya, y cómo subsisten? De dónde obtienen dinero para estar en la radio, etc., etc.

    En una ciudad donde existen tantos cubanos que han sufrido la dictadura comunista con prision, exilio y con familiares enviados al paredón, es vergonzoso que todavia pululen por las calles miamenses estos enemigos de la democracia y de la libertad. En el caso de Max, todavia es mas vergonzoso por ser judio y apoyar a una dictadura. Los judios han sido uno de los grupos que mas han sufrido por los fascistas, comunista y cuanto hijo de puta ha salido a la calle en plano de macho dictador.

    No se puede negar que Cuba produjo bastante mierda humana, chivatos,hueleculos, envidiosos, asesinos, gente sin escrupulos y personas que le gustan despretigiar. Ademas de muy pocos hombres valientes. Le hemos demostrado al mundo que un hombre nos ha dominado asi por su cojones por mas de 52 años. Y la gran mayoria lo que hemos hecho es huir, callar, cooperar, chivatear y aplaudir.

    Que limpieza se tendra que hacer en el futuro para dejar a la Patria lo mas limpia posible. No va alcanzar ni el Clorox ni el desinfestante.

    Me gusta

  14. ESTE PERSONAJE COMO MUCHOS OTROS ESTAN RECIBIENDO DINERO DE LOS CASTRO PARA VENIR A FALTARLE EL RESPETO A LOS CUBANOS EN MIAMI. LA VALLA NO LE DURO NADA Y SI LE GUSTA TANTO LA DICTADURA QUE SE LARGUE PARA CUBA. LO QUE SE MERECE ES QUE LO INSULTEN MIL VECES MAS POR DEFENDER LO INDEFENDIBLE. MIS RESPETOS PARA ZOE VALDES Y CARY ROQUE.

    Me gusta

  15. Toda una rata de sainete e historieta este personaje. ¿Alguien sabe dónde se venden trajes a rayas? Porque no sé si vendrá el juicio final, pero segura estoy de que la cárcel la tienen asegurada todos estos perversos no conversos que lucran a sazón de la hipocresía política y con no sé cuántas cosas más.
    ¿Cómo se digiere esto? ¿Resulta que el espécimen es especialista en orientación sexual? Nada de eso. El problema es que cuando el obstáculo es tan grande se desdibuja el objetivo. Le pasa a él y a cualquier otra rata de cloaca. Lo cierto es que, después de la paliza verbal que le dio Cary Roque, a este “homo supermacho” de Max Lesnik lo único que le queda es recular.
    Gracias, Zoé, por decir la verdad sin tapujos.

    Me gusta

  16. Inmejorable artículo y de gran enseñanza (por lo que aprendemos sobre esa calandraca histérica) y porque como mujeres cubanas nos hace sentir llenas de gozo y orgullo de ser cubanas al vernos representadas en la vanguardia de nuestra lucha contra el castroestalinismo por mujeres como Cary y Zoé con ovarios más grandes que muchas pelotas “”viriles” y sin temor de llamar al pan-pan y al vino-vino. Excelente!!! Gracias a ambas por todo lo que han hecho, hacen y harán por nuestra Cuba, por los verdaderos anticastristas y por llevar la luz de la verdad a todos los rincones.

    Me gusta

  17. DISFRUTE AL LO SUMO EL CAREO DE CARY CON MAX…

    Y TU COMENTARIO SOBRE EL TEMA ME ENCANTO…

    ME GUSTAN QUE LLAMEN A LAS COSAS POR SU NOMBRE.

    UN FUERTE ABRAZO CUBANO.

    CUQUI CAYRO.

    Me gusta

  18. Brillante articulo. En cierta forma, me agradó aprender que el tal “duende” resultó ser el
    mismisimo director de Radio Granma (sucursal Miami). En mi ignorancia, yo me imaginaba
    que el tal duende era un super “partido””, viejo maricón (de la tercera edad) cubano. Mis disculpas (dentro de mi crianza machista y homofobica)y todo mi respeto a todas las personas homosexuales, Tienes razon en que ese personaje tan despreciable no merece que
    pierdas un minuto mas de tu tiempo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.