El onceno mandamiento cubano: Andar emperifollado. Por Esteban Fernández.

 

EL ONCENO MANDAMIENTO CUBANO:

Andar EMPERIFOLLADO

por Esteban Fernández

La tiranía  odia la elegancia. Hace 54 años se vistieron de verde  olivo y se han mantenido firmes en lucir como unos espantapájaros. De paso, se han obstinado en suprimirle la elegancia al pueblo cubano. No lo han logrado. Una de las poquitas sabandijas que trató de modernizarse fue Roberto Robaina y lo siquitrillaron.

Algunos cubanos prefieren que les envíen un par de pantalones «Jordache» mejor que un saco de arroz… Es que los cubanos somos, o tratamos de ser, elegantes. Cuando usted asiste a una boda de personas «no cubanas» en California usted puede notar que allí haygente con «una camisita y un pantaloncito» puestos, el cubano SI NO TIENE UN BUEN TRAJE no va a la boda. Ahí tenemos que ir EMPERIFOLLADOS.

Los cubanos nos preocupamos por las «combinaciones». Jamás usted ve a un cubano con un par de zapatos negros y un cinturón carmelita puestos. Desde que nacemos escuchamos decir: «¡Eso no pega, chico!». Los colores deben «pegar», deben coordinar, y desde que tenemos cinco años de nacidos ya sabemos, y nos creemos, que si no ponemos un pantalón verde y una camisa roja vamos a parecer «unas cotorras».

Nunca olvidaré la pena que  pasé -apenas tenia 15 años- cuando mi mamá le hizo una Promesa a Santa Bárbara que yo tenia que ponerme durante un mes unas ridículas camisitas de tela de ginga de cuadritos blancos y anaranjados. Recuerdo que le dije a mi madre: «Mami ¿por qué no le prometiste a la Virgen que durante un mes tenia que estrenar cinco trajes nuevos( anatómicos y fotométricos) de la sastreria «El Sol» de la Manzana de Gómez?»

De la única forma en que un compatriota se atreve a ir a un baile cubano con un «short y un t-shirt» es que sea una fiesta de Hallowen y la gente suponga que «va disfrazado de norteamericano».

Los cubanos tenemos «un código de ética» que nos indica cual es la vestimenta adecuada para cada ocasión, y podemos equivocarnos, pero (por sí acaso) preferimos «pecar de elegantes» que «pecar de andrajosos». Es decir, que nos sentimos mejor si vamos a una fiesta en la playa en traje (donde todo el mundo está en trusas) que ir al teatro en trusa y encontrarnos que allí todo el mundo está trajeado.

Las cubanas en eso nunca fallan porque ellas usan el método infaliblede dos días antes estar llamando a todas sus amigas preguntándoles: «Oye ¿y cómo tú vas a ir vestida a la fiesta del sábado?». Las respuestas varían entre: «Chica, no te preocupes, puedes ir de sport» o «¡Muchacha, ponte todos los hierros que la fiesta va a ser A TODO METER!».

El domingo es el día en que todo el mundo aquí «anda como quiera», es el día  para descansar, para hacer deportes, para cortar la hierba, inclusive los que sus trabajos los obligan a la semana entera estar elegantes ese día andan como unos pordioseros. Sin embargo, para nosotros los cubanos el domingo es el día que «Dios hizo para extremar la elegancia». Es un deber ENDOMINGARSE. Ese es el ONCENO MANDAMIENTO de nosotros los cubanos: La elegancia.

Preferimos el oro mejor que la plata, el oro debe ser de 18 quilates, y los cubanos somos los únicos seres humanos en el mundo que hemos logrado confeccionar (en Miami), comprar y usar  GUAYABERAS que valen 200 dólares, y quizás mucho más… ¡Y hasta Ronald Reagan, siendo Presidente (para estar a la altura de la elegancia cubana) tuvo que ir allí a comprarse una!.

Por favor ¿se acuerdan ustedes que los genocidas nada más que nos dejaban sacar de Cuba DOS PARES DE MUDAS DE ROPA?. Yo creo que en sus mentes obtusas y maquiavélicas se alegraban pensando: «¡Estos pobres diablos, antes de cuatro meses, van a andar todos encueros por las calles de La Florida!».

¡Qué equivocado estaban! ahora usted va a Miami y ve a los cubanos con relojes Rolex, montados en Mercedes Benz, con trajes de dril cien, con manillas de oro 18, con cadenones en el cuello de la Virgen de la Caridad y de San Lázaro, y ¡con guayaberas de Puig!».

Y si el exilio le sigue la corriente a Obama, y aumentan los viajes a Cuba llevando paquetes de «ropa de marca», llegará el momento en que «¡El único zarrapastroso cubano será Fidel Castro!». Aunque últimamente ha entrado por el aro y se ha puesto unos Adidas con peste a canguro tuberculoso…

 

(Amabilidad del autor).

 

16 respuestas para “El onceno mandamiento cubano: Andar emperifollado. Por Esteban Fernández.”

  1. Estupendo este post. Yo en esta epoca de mi vida me gusta seguir saliendo emperifollado aunque sea solo para ir a Wal Mart..

  2. jajaja, hombre, pero en lo de emperifollarse para las fiestas yo no he visto mujeres más preocupadas que las españolas. Tres meses antes de la boda, el bautizo, la cena de fin de carrera o cualquier otra solemnidad, verás que la gran mayoría ya está desquiciada buscando qué se va a poner, porque todo tiene que ser nuevo, y elegante, y el maquillaje y el peinado en la pelugquería les cuesta los 80 euros. ajajajaja.
    Saludos

  3. Me encanto ,, Sin lujos pero decente y no ridicula ,por Dios no es dificil,,Siempre me digo ,al menos si me coje un carro ,los bomberos y el Samu ,,diran ella no es francesa ,,pero mira que bonita ,ups,,,, jajaja , jajajaa

  4. Excelente escrito donde se retrata la importancia que el cubano le da a su apariencia personal como parte de su lugar en la sociedad de antes y de ahora. Y por supuesto esta confeccionado en ese estilo tan único de su autor en donde se mezclan lo serio y lo cómico para que surja algo nuevo y refrescante. Después de leer este post que se escribió con la intención de hacernos reír, han sido TANTOS y TAN TRISTES mis pensamientos que prefiero no comentar. Tremendo trabajo, Estebita. Ultimamente estas sumamente inspirado disparando más de un escrito semanal. Eso es bueno para el espíritu. Un abrazo, L10

  5. Pareciera que me puse a tono con este post en la foto del encabezado, pero en realidad Esteban me mandó el artículo en el momento en que yo estaba escaneando la foto. Azar concurrente y ocurrente.

  6. Excelentes los «toques» de color que el autor brinda de la cultura popular cubana con sus comentarios.
    Solo falta el olor, pero casi que tambien llega…..
    Felicidades…..!
    Ivan

  7. A mi si me gusta la elegancia, me da tres pitos como vallan los demas yo tengo que andar bien vestido. Imaginense gordo calvo y mal vestido al carajo.
    Un dia contare una anecdota, de un solo pantalon que tenia de corduroi y una sola camisa de chantucristal a las 12 del dia en una parada de la guaua en Camagüey.

  8. Verdad que si a los cubanos nos encanta emperifollarnos, desde chiquita tu mama te compra una carterita, porque las mujeres no deben andar sin cartera, los aretes no pueden faltar, en otra epoca las medias de nylon, que las mujeres nos veiamos muy bien con ellas, ya casi ni se usan, y si ibas a una funeraria tenias que ir sobria, pero elegante! Como bien dice Esteban, para cada ocasion habia lo suyo, recuerden que la ropa se dividia en dos: la de «andar» y la de «salir», que tiempo mas lindo aquel…..

  9. Recuerdo, siendo niño, a mi tio con su traje y sus zapatos de dos tonos, se lo había currado, siendo un niño dejó su pueblo y se fue a trabajar a Mariano ( luego el coma-andante le quitó con la nacionalización de los pequeños comercios su negocito, por eso siempre decía: deseo ver a ese hijoputa bajo un camión de concreto), mi tio hasta para tomarse un ron, y se tomaba muchos, se ponía elegante. Este año pasado estuve en Miami, y mientras mi mujer compraba en JC Penney miraba a la gente pasar, en su mayoría cubanos y pensaba, deben tener problemas, quizás algunos no tengan trabajo, pero qué diferencia de miradas, de expresiones, de vestir, con los que están en la isla. Sí, quizás el mico-andante pensó alguna vez que en Miami se estaría sin ropas, pero lo que hizo fue llenar de harapos la isla.

  10. Pues a mi la Revolución me ha hecho daño en eso también porque siempre voy hecho un desastre. Me pongo los mismos vaqueros toda la semana y voy al cine con las mismas botas con las que trabajo. No hay nada que deteste mas que ir a comprar ropa y prefiero gastarme el dinero en cosas de electrónica.

  11. El Cubano sera lo que sea pero si es sumamente limpio.

  12. Luisa 10, gracias por tus elogios, pero si les preguntamos a nuestros compañeros de Bachillerato TODOS van a coincidir en que tú eres mucho más inteligente que yo. Sobre todo a la hora de los Teoremas. Y si te gustan mis escritos eso demuestra que eres BRILLANTE. Te quiere, Estebita

  13. Parece mentira, Estebita, que te acuerdes todavía de cómo nos quemaron con aquellos teoremas de geometría del segundo año de bachillerato con la Dr. Santana. Gracias, pero no creo ser brillante; me fascinan tus escritos porque me ‘suenas’ exactamente como hablas y ahí esta la gracia del lenguaje que usas. Te quiero y me quedo corta!! L10

Deja un comentario