Algunos vivos estarían mejor muertos. Por Charlie Bravo.

Los muertos de mi cabeza son mucho mejores que muchos vivos. A esa conclusión, de por sí sabida, llegué hace mucho tiempo.
Pero nunca me ha resonado con más tristeza que ayer por la tarde, cuando intercambiándome e-mails con el Guajiro (Humberto Fontova, para quien soy el Bandolero) me manda un link con una noticia que me hizo caer el alma al piso. Y bueno, el cuerpo también cayó al piso.
Un ídolo de mi adolescencia rockera, Jimmy Page, tiene a bien aparecerse por Cuba, a lo cual no le veo nada malo, puesto que él es libre de viajar a donde le salga de su guindalejo rockero. Lo único es que, este genio de la guitarra se dispara diez días en Cuba, no se reúne con un solo rockero contestario -por mucho que respete a los que se reunieron con él, y a Juanito Camacho, el historiador del rock por excelencia sobre la isla de Cuba, no se reunió por ejemplo, con guitarristas contestarios, ni nada por el estilo- y para colmo, escúchenlo bien: nuestro querido Jimmy Page no encuentra nada mejor que hacer que comprarse una maldita foto del maldito asesino, el carnicero de la Cabaña en persona, el muy grandísimo hijo de puta del Ché Guevara, visto por Korda, como en los muy capitalistas t-shirts con la jeta más famosa del comunismo.
Un tipo como Jimmy Page puede presentarnos cualquier excusa menos la de ser ignorante de la realidad.
Este es un músico genial, un hombre de extensísima cultura, que de los Yardbirds pasa a Led Zeppelin, y que luego tiene una carrera como solista simplemente envidiable, y que además, ha conocido de primera mano a una buena cantidad de músicos e intelectuales, entre los cuales estoy seguro que estuvo Guillermo Cabrera Infante, que conoció a la crema y nata del rock británico. Y si Guillermo nunca coincidió con Page, al menos unos de sus amigos le habrá contado lo referido por el escritor.
Por otra parte, la historia es conocida.
51 años despues del accidente histórico que no solo borró de un tirón la historia y la cultura cubanas, sino que también, y en un plan diseñado por el mismísimo Ché Guevara ahora tan adorado por Page, prohibió todo atisbo de blues, jazz, y rock. Page no debe, ni puede, ignorar que por tener un disco de Led Zeppelin terminaba uno -mi historia personal- escaleras abajo en una estación de policía habanera. Que por tocar versiones de Led Zeppelin en una guerrilla en una inmunda beca, terminaba uno con una «mancha» (de honor en todo caso) en el expediente acumulativo con la bella y gloriosa acusación de diversionismo ideológico, lo que saldría en llamadas a la atención de uno cuando ya era zángano y adulto. No puede ignorar Page, que por tener el pelo largo en la misma época que él, los jóvenes cubanos iban a parar de cabeza a unos campos de concentración con la máxima «el trabajo los hará hombres» buenamente copiada del muy hitleriano «el trabajo os liberará». Y si lo ignora, alguien debería decírselo de una buena y puñetera vez.
Pero dudo, y estoy seguro en mis duda, que ninguno de los personajes con que se reunió en la Habana tuvo los cojones y la entereza de hacérselo saber. Dudo también que alguno de los que lo conocieron le haya referido que hay músicos contestarios cubanos que se hubieran sentido muy halagados con una invitación a conversar, y dudo también que los que servilmente le sonrieron y le acompañaron en la compra de las fotos de Korda, le merezcan a Page el menor respeto.
Pero así estamos.
Uno, por visitar a Cuba solo para revolcarse delante de la foto de un carnicero, y con ese gesto escupir en los huesos de todos los rockeros que o mandaron a Angola con un uniforme verdeolivo o que están en el fondo del Golfo de México, o en una prisión cubana por «peligrosidad predelictiva». Otros, por serviles y abyectos, y por no tener el valor de decirle a Page, «mire usted, ese cabrón de la foto de Korda no es más que un asesino en serie, un enemigo del rock, de la libertad, y de la cultura». Y eso solo para comenzar.
Algunos vivos estarían mejor muertos. Y algunos muertos mejor que sigan muertos, no vaya a ser que les de por salir de la tumba solo para decepcionarnos tanto como hacen hoy los vivos.
Al carajo, me costará trabajo no escuchar los albums de Led Zeppelin que todavía atesoro. Quizás es tiempo de renunciar a unos clásicos y dedicarle el tiempo a algún artista emergente, aunque hay que reconocer que también se pueden aparecer con un t-shirt del cobardísimo Guevara.
Si fuera por mí, le recomendaría a Page unas cuantas fotos de la lloriqueante rendición de su ídolo, el Che Guevara, un muerto que murió demasiado tarde.

Charlie Bravo.

Amabilidad del autor.

21 respuestas para “Algunos vivos estarían mejor muertos. Por Charlie Bravo.”

  1. Ya lo digo yo, Cuba ya no solamente es un «parque temático» para la izquierda trasnochada, ahora es un «circo» con payasos y todo… pobre país, lo que han hecho los hermanos «Pinzones» de una tierra llena de oportunidades, la han convertido en un lugar maldecido. A veces pienso que sobre Cuba existe un maleficio o algo parecido.

  2. Buenisimo, me encanto eso de » su guindalejo rockero » ja ja si esta como su cerebro debe ser como el moco de un guanajo, genial.

  3. Tengo todo de LZ, todo de Yardbirds, así como mucho de lo que grabó Page como músico de estudio para 20 artistas diferentes. La obra solista, en cambio, me interesa poco. Pero siempre he sabido que Jimmy es medio comepinga. Robert también, por cierto, aunque de otra manera.

    Lo razonable es admirar apenas la obra artística -cuando lo merece-. Venerar al artista sólo por su arte es puro morronguismo emocional, cosa de pobres (por lo menos de espíritu.)

    Sí, suerte que John Lennon palmó a tiempo para no ir a La Habana a chupársela sucia como Jimmy Page o Paul McCartney.

  4. Es triste, pero es la pura realidad, han hecho de este asesino un idolo, sera porque desconocen la realidad, que fue un asesino cobarde, un hombre sin corazon, lleno de complejos, sera por eso? o porque interiormente se sienten hermanados por la causa comunista?

  5. Charlie,
    Excelente lo que expones sobre Page. Ahi tambien esta el famoso Sting que ademas de admirador de la «robolucion «es hasta socio en un restaurant en New York City que lleva el nombre del asesino de la Cabaña. Despues cuando los crimenes de los comunistas cubanos sean del dominio publico y salgan a la luz , diran que ellos no sabian lo que estaba pasando y que eran ignorantes de tales cosas. Que asco de gente!

  6. La cosa cada vez se pone peor para la libertad de Cuba. Una vez nos entusiasmamos con la invasion americana. Con la caida de la URSS, con los cubanos exilados. Pero si vamos a soñar con que los rockeros y reggetoneros van a hacer algo por la libertad de la patria, bueno señores no se que les diga. Pudiera ser tan nefasto el futuro de Cuba que llegaramos a querer que se queden los que estan antes que vengan los otros? Una idea aterradora.

  7. Charlie, la GRAN mayoría de toda esa gente (y de otras muchas personalidades) tiene una pura nebulosa en sus cerebros respecto a Cuba (que a veces sólo identifican con el Che Guevara –sí, hay que joderse), además de sobre otras cosas. La vida es una gran ironía. Hace mucho que dejé de ser «dedicated follower» os his music, pero «A whole lotta love» fue una de las canciones que cantamos debajo de un puente en la temible cervecería de El Bosque, en Camagüey (llovía intensamente), en mayo del 80 para despedirnos para siempre de aquella mierda, mientras desde una ribera del río nos gritaban improperios, escorias y nos tiraban piedras.

  8. Gracias a todos.
    Si, es muy lamentable. Es penoso, da verguenza ajena. No solo por los rockeros de fama internacional y de valia (solo musical, parece) que visitan la isla, sino por la claque de oportunistas de la isla que «esconden la bola» a los demas, y que los «acaparan» para que otros no tengan la oportunidad de conocerlos o decirles lo que sucede de verdad en el terreno, que es al duro, sin guante, y con bate de madera (este ultimo casi siempre da sobre un verdadero disidente) La disidencia de diseño, como los rockeros «permitidos» viven los mismos complejos y las mismas «marañas» de la piña cubana, hacen una piña -cuando no la llaman peña- alrededor de cualquiera o de cualquier cosa, eliminando a los que consideran «competidores». Y con eso es con lo que se han quedado en la isla.
    No es que tengamos que esperar por ninguno de ellos para que haga nada, Cuba no es problema de ellos, es problema nuestro, aunque ciertos cubanos -coincidentemente con los castristas- preferirian que no fuera problema nuestro y que fuera solo «problema y cosa de ellos». Nadie tiene que ir a hacer nada por Cuba y los cubanos. La ultima vez fue un tal che guevara y ya vimos como quedo la sopa. Lo que si tenemos que convencernos que cada vez la posibilidad de que alguien haga algo se ve mas lejana, y si queremos ser sinceros tendremos que contentarnos con sorprendernos el dia que pase algo.
    Whole lotta love, David…. que recuerdos. Tocaba en una guerrilla rockera en una beca apestosa, como ya he contado, y con whole lotta love, las chiquillas simulaban una felacion a las cabezas de nuestras guitarras y al micro del cantante. Every inch of my love….. eso tomaba un significado que hasta las suspensas en ingles entendian.
    Guicho, Sharp, y los demas….
    Page no es el unico Zep que ha visitado la isla. Tambien Robert Plant, muy calladito, por cierto, pero la visito. Como dice Guicho, el gran negativo que es Lennon -si nos atenemos a las biografias era un tronco de hijo de puta- se hubiera aparecido en la Habana tambien con su t-shirt del Cheo Huevera, a juzgar por los indicios. A veces es mejor que tios como estos se callen, solamente, no es necesario que se mueran o que los maten.
    Sting, tambien fue otro que le dio la espalda a los rockeros contestarios cubanos. No olvidemos a Audioslave, y a Rick Wakeman, de Yes. El tonto util de Chris Cornell llego a defender nada mas y nada menos que al sistema de salud cubano, aunque no creo que el se haya atendido jamas en un hospital de la isla.
    Y si, la lista es larga…. Es una lista insultante, tambien.

  9. Y hay vivos que nos hacen morir en vida… 🙁

    Yo me quedo con mi «morronguismo emocional»… no me queda otra en estos tiempos que considerar «estanco» sòlo la obra artìstica desligada del desempeño personal… que es pobreza espiritual?… quizàs… En mi cementerio no caben màs decepciones…

  10. Lo del maldito mito del Che es el triunfo del falso marketing por excelencia. Y para ser justos, a mucha gente del «mundo del entretenimiento» no se le puede pedir mucho en términos de inteligencia, y mucho menos de moral. Es algo harto conocido, aunque sea deprimente, qué se puede tener gran talento y ser toda una mierda cómo persona. Si no me creen, hablen con Alicia Alonso.

  11. La propaganda comunista se ha encargado en santificar a sus muertos, y para muchos el terrorista argentino es un Robin Hood moderno. La realidad sobre ese delirante aventurero es solo conocida en Miami Dade county y algunas pequeñas comunidades cubanas diseminadas por EEUU.
    No creo que el ex Led Zep haya dedicado algun tiempo a enterarse quien era ese extranjero sanguinario que ha manchado nuestra historia. Creo que quizas haya visto algun film sobre el sujeto y acepto como verdadera la historia narrada.

  12. Por muy buen rockero, que lo es, asi como musico, por mi todo el valor lo pierde y sobre todo si tiene cultura eso lo hace mas deleznable. Yo me prive en mi pais de valores artisticos por ellos simpatizar con la revolucion, asi que con este extranjero, pues mas todavia.

  13. Por eso yo escucho cada vez mas a los muertos. No se, me siento mas a gusto.

  14. Este comentario es referente a la detencion de Fariñas, lo pongo aqui porque no se como iniciar uno nuevo, y no veo que haya nadie que hable del tema.

    Fariñas ha sido detenido, y cosa extraña desde la comisaria le dejan hablar por Telefono movil, para avisar a una Sra que no podia ir con el grupo de activista porque estaba detenido en Comisaria.
    Hay cosas extrañas, o esto es nuevo, ahora se puede avisar una vez detenido a los amigos y demas.-

  15. Recuerden bien qué las «celebridades,» tengan talento o no, suelen darle suma importancia a la imagen qué proyectan y a estar siempre en la onda imperante, o sea, estar a la moda. El cuento del Che, por falso qué sea, sigue muy de moda, muy «radical chic,» y ni el mismo Papa Juan Pablo II se atrevió a desmentirlo cuando un periodista le preguntó su opinión del argentino. Jimmy Page puede ser gran rockero, pero no escapa a la tremenda presión en el mundo al qué pertenece de ser o lucir siempre políticamente «correcto.»

  16. De acuerdo con OMBRE. Los artistas capitalistas siempre han tirado hacia la izquierda para identificarse con la mayoria….y la mayoria cree que el Che era un buen hombre. Dudo que a Page le importe algo la historia de Cuba.
    Si el Papa prefirio no contradecir la opinion de la plebe, Page hizo lo mismo.