La potencia sexual del cubano (¡Sin Viagra!). Por Esteban Fernández.

LA POTENCIA SEXUAL DEL CUBANO

(¡Sin Viagra!)

por Esteban Fernández

El hombre cubano tiene ganada una magnífica  reputación por su potencia sexual. ¿Mito o realidad? El mito lo voy a dejar intacto, pero les voy a hablar de la realidad.

La creencia generalizada surge por la DEFENSA PERSONAL que nos vemos obligados a hacer ante el ataque despiadado del resto de nuestros compatriotas en ese sentido.

Solamente dos etapas buenas tienen los hombres cubanos (nadie los molesta): De los 20 a los 40 años, y de los 80 a los 100 años. De los 20 a los 40  todos dan por descontada la potencia del cubano, y de los 80 a los 100 les cogen lástima, los respetan y los perdonan.

¡Oh, pero las burlas, el bonche con la «impotencia», comienza, más o menos, cuando el cubano cumple los 48 años! Ahí empieza el sufrimiento, y el relajito de: «¡Ay, chico, ya tú no soplas, ya tú no puedes hacer nada!»…

Entonces ( y de ahí viene la leyenda) hasta el cubano más discreto, más callado y modesto, no le queda  más remedio que defenderse y tirar su alarde al respecto.

Como el cubano ha disfrutado de casi 50 años de tranquilidad, sin que nadie lo bonchee, esas primeras insinuaciones le sorprenden y molestan y carece de buenas respuestas. Después se acostumbra a ese «relajito cubano» y se convierte en un experto en la defensa de su virilidad y potencia sexual.

Es más, ya ni necesita que nadie le toque el tema, y él solito, sin que nadie le dé cranque, puede decir cosas como: «¡Compadre, estoy hecho un caballo, vaya, un toro, tengo a la mujer asustada corriendo por toda la casa!».

Ya, después de los 50,  todos estamos completamente acostumbrados a que nos mortifiquen, a ser bonchados, a atacar y a defendernos, a mentir, y a alardear.

Ya ni nosotros mismos nos creemos nuestros propios alardes. Pero, estamos rodeados por personas de todas las nacionalidades, que nos escuchan atentamente, que no están acostumbrados a eso, y que se tragan nuestras exageraciones. Y la leyenda crece.

Yo he conocido cientos de latinoamericanos, pero nunca he escuchado a uno diciéndole a otro: «¡Ay, chico, ya tú no soplas!». Entre ellos jamás usan esas bromitas,  y por lo tanto no necesitan defenderse de ese ataque.

Nosotros, entre nosotros, desde que cumplimos los 50 años (hasta los 80) escuchamos ese «acoso sexual» 50 mil veces, y 50 mil veces tenemos que responder: «¡Yo estoy entero, parezco un semental, estoy al tener que formar un harén de 27 mujeres satisfechas!».

Y la mujer cubana, la esposa cubana ( también acostumbrada estoicamente a escuchar ese relajito con su marido, y a escuchar sus desesperadas defensas en ese sentido) coopera con su silencio, con su discreción, y a veces con su apoyo, a acrecentar la leyenda del hombre cubano. Ante cualquier ataque a su marido se sonríe con ternura y dice: «¡Dejen a Cheíto tranquilo, que él ahora está 20 veces mejor que cuando éramos novios y tenía 22 años!».

Porque la verdad es una: cuando «el fuego de artillería» de nuestros amigos cubanos es demasiado fuerte necesitamos que la esposa nos «sirva de testigo». Y delante de todos nuestros amigos  le decimos: «A ver, vieja, diles, diles como estoy». La mujer cubana detesta esas gracias ( de niña JAMÁS escuchó esas bromitas) odia que la pongan públicamente en esa disyuntiva.

El esposo cubano espera una defensa de su mujer (y la recibirá) mientras el resto de los cubanos deseamos ardientemente que la cubana nos siga la corriente y diga: «¡Ay, Cheíto, si  anoche tuve que estar hasta la 2 de la mañana tratando de encontrarte la Preparación H!». Pero, de eso nada, con picardía dice: «¡Ustedes no se metan en eso, que Cheíto está ENTERO todavía y no usa Viagra!». Y la leyenda continua viva.

Amabilidad del autor.

7 respuestas para “La potencia sexual del cubano (¡Sin Viagra!). Por Esteban Fernández.”

  1. etoy entero compay , si yo tuviera 20 nama .

  2. Estebita, tú como siempre, muy ocurrente, acertado y comiquísimo en todas tus descripciones. Retrataste a la perfección las parejas cubanas entraditas en años. GRACIAS A DIOS, esta vez el problema es de los hombres y no de las mujeres. Nosotras padecemos otros males que los hombres ignoran. No los quiero mencionar todos, pero los embarazos y los alumbramientos tienen cara de perro. Y ustedes los hombres, en la sala de espera sentaditos para que le den la buena noticia. Los más modernos sufren su poquito si están dentro del salón. Menos mal que son los hombres los que cogen la leña de la impotencia. El problema de ‘poder’ o ‘no poder’ nunca nos afecta, porque nosotras ‘siempre podemos’. Lo malo es que al pasar los años no existen valientes que nos quieran hacer el favor. Aquí se salvan solamente las casadas, si el viejito se dispara su Viagrita de vez en cuando. Y tu, Esteban – ¡Cuídate que estás en la edad crucial! Que conste, que lo de la edad no lo dije yo, lo dijiste tú. Gracias, Sra. Valdez, por proporcionar el sitio y darnos la oportunidad de pasar un buen rato. L10

  3. .Sin Viagara pero sin amo,asi nacio MARTI. Luego dicen que los alemanes no tienen sentido del humor,porque alli nacio Hitler. Una aclaracion Hitler nacio en La Infortunada y fue el semen de donde salio la familia Chastrofe, o Catastrofe que con el tiempo y el uso… quedo en simple Castro. Ya conoces la historia. y de la historia nacio la histeria, Yo me puse a leer la Autobiografia de «CATASTROFE» escrita por el delincuente «Fuentes» pero esta en Ingles y a mi me encanta hacer el amor y leer en Espanol. Anoche me dio una pesadilla producto de mi Vejez, donde aparecio Fidel, hablando mierda y los dientes se le movian a Este y oeste.Mas tarde se disparo una viagara y le dio por pintar con su arrugada morronguita Verde Olivo.En el «TROPICANA» y colorin colorao.

  4. Un retrato sin par de los cubanos y su eterno derroche de testosterona. Muy bueno.
    Gracias.

Deja un comentario