¡Millones de momentos memorables! Por Esteban Fernández.

Por Esteban Fernández

¡MILLONES DE MOMENTOS MEMORABLES!

¿A  usted  no  le pasa,  si usted  es cubano, que muchísimas boberías, cosas sin importancia, que usted hizo, o vio, o sintió, en Cuba, se han convertido  en  “históricas”  con  el  pasar  de  los  largos  años  en  el destierro?

No me pasaba por la cabeza, ni tenía la menor idea, que -desde que en el pico de una cigüeña llegué  a  La Huerta de Cuba- cada paso que yo diera  allí iba  a convertirse  en sagrado  en  mi  mente. En indelebles se convirtieron  la  Ceiba  en  el  parque  y  la  mata  de  mango en mi patio.

Aquí  vamos  a  restaurantes  varias veces a la semana, no le damos la menor importancia a ir a comer fuera, sin embargo, jamás yo olvido un día que mi padre me llevó a La Habana a comerme tremendo sándwich (allí  no  había  que  decirle “cubano” como aquí ) en una cafetería muy famosa en aquella época llamada Los Parados.

Que mi tío, Enrique Fernández Roig, me montara en su Buick del año 56 durante una inundación en Güines ( para dar un recorrido por el pueblo) se  convertiría  en  un  “hecho histórico”  inolvidable.  Mi  corazón  latía aceleradamente  al escuchar   una  noticia  insólita:”¡ Se desbordó el Mayabeque!”…

La picada de un mosquito en la Playa del Rosario, una caída montando patines, ver por primera vez La Familia Pilón en la televisión, un canario solitario cantando dentro de una jaula, y mi madre planchándome una camisa  en  la  saleta  de  mi  casa.  Un olor,  un girasol  en  un  jardín,   escuchar por primera vez a Ñico Membiela cantando “Contigo Besos Salvajes”, una pelea entre dos Tomeguines del Pinar ( uno blanco como el de Aldo Rosado), un arcoíris al terminar un aguacero, un trozo de queso con dulce guayaba como postre, un tremendo jonrón de mi coterráneo Miguelito de la Hoz con el Almendares y la fosforescencia azulada de un cocuyo…

Recuerdo  que  una mañana  (10 de  Marzo  del  52, yo tenía 7 años) mi padre me despertó y me dijo: “Nos vamos durante unos días fuera de Güines, nos vamos a la Playa Guanabo, Batista acaba de dar un golpe de  estado”. Lo  gracioso  fue  que para mí lo importante fue la primera parte (me alegró lo de irme para la playa) y no entendí muy bien lo del “golpe de estado” ni lo que representaba eso en un hogar hasta ese instante celebremente “Auténtico” como el mío.

Un  día  “histórico”  fue  cuando en un episodio de “Los Tres Villalobos” descubrí que “El Látigo Negro” era Rodolfo Villalobos con amnesia. De pronto  abrieron  “La  Dulcería  Quintero”  en  mi pueblo  y  es o fue  un acontecimiento inolvidable para mí: ¡Mi primer batido de fresa!

Ir a una tienda en La Manzana de Gómez y comprarme unos zapatos de dos tonos que esa misma noche los estrené dándole vueltas al parque de  mi  pueblo.  Ese  fue  un  día  impresionante. Qué alegría cuando un muchacho me dijo: “¡Ñoooo, Estebita, tremendo par de tacos!”

¿Cómo iba a imaginar que al entrar una tarde en el cine Campoamor a ver  la película  “Y Dios creó a la mujer”,  con  Brigitte Bardot, vería a la primera  mujer  semidesnuda  y  que  eso  se   convertiría  en un hecho importantísimo  en  mi  vida? Ese  día  comprendí que nunca sería cura.

Increíble que comerme  una minuta de pescado en un lugar llamado La Pescadora  (servido   por   el  propietario  llamado  Nicomedes  Granda) jamás  lo  podría  borrar de mis recuerdos. Nunca podré arrancar de mi mente aquel “disco volador” que me comí en La Viña Aragonesa. Y el dueño, Joaquín Dominguez, preguntándome: “¿Te gustó, Esteban de Jesús?”…

Cierro los ojos y me parece estar de nuevo en el Instituto de Güines una noche :  una velada  artística  donde  cantaron  Marta  Pérez  e  Isidro  de Cámara .  Y ¿ Cómo  olvidar  aquel  instante,   a   las   12  del día,  en   que enciendo el televisor Zenith de 17 pulgadas y veo “Patrulla de Caminos” con Broderick Crawford el programa favorito de mi amigo Carlos Hurtado? Y a mi mente llega de pronto una victoria del luchador El Chiclayano sobre Pedro Godoy  “La Amenaza Roja”.

Aquellos 6 de Enero, Días de los Reyes Magos, han cobrado una fuerza enorme  en  mis  recuerdos.  En  mi  memoria   están  cada  guante, cada revolver  de  fulminantes,  cada  bate,  cada pantalón, cada camisa, cada regalo,   y   son  apreciados  y añorados   en   mi  vida  actual.   Y ¡aquella bicicleta  Niágara  que  me hizo el  muchacho   más   feliz  de la  tierra!  Y recuerdo con decepción  cuando los Reyes me fallaron y no me trajeron a “Topper” el caballo blanco de Hopalong Cassidy.

Una visita relámpago a la Playa de Varadero, sus aguas cristalinas, y mi padre  diciendo:  “Tira   una peseta al agua para que veas que la puedes ver de lejos” Y su risotada cuando yo le contesté: “Está bien, viejo, pero dame tú la peseta”. ¡Un instante eterno!

Grabado en mi cerebro está mi dolor cuando me dieron la noticia de que nos  mudaríamos  al pueblo  de  San  José  de  las  Lajas.    Un   pueblo precioso   pero   que  no era  “mi pueblo” .   Hasta    que  hice   un bello descubrimiento   infantil: que  allí también  habían  chicas bellas, sobre todo una rubia que se llamaba Eneida.

Y de pronto, cuando menos lo esperaba, todo a mí alrededor se tiñó de tragedia,  gritos de “paredón”,  milicianos,  chivatos,  y  llegó elmomento más  inolvidable  e histórico de todos:  Montarme en un avión de la Pan American, y después tener que conformarme con recordar un millón de “momentos históricos” aunque, quizás, no hayan sido verdaderamente históricos. Que sé yo, pero ¡para a mí lo fueron!.

(Amabilidad del autor).

Anuncios

10 Replies to “¡Millones de momentos memorables! Por Esteban Fernández.”

  1. CO~O Estebita que memoria y facilidad pa’narrar alabasidios bate, yo soy de tu quinta y hize mas o’ menos igual, creo que todos los que eramos chicos en el aquel entonces teniamos experienzas parecidas y que siempre recordaremos , eres un personage muy afortunado en poder llevar a la expresion inmediata y compartir con otros esos hechos de nuestras vidas reales , NA’que mantente joven y pa’lante os deseo mucha suerte y “Para mi tambien lo fueron.”

    Me gusta

  2. Ay Esteban es como si estuviera leyendo mi diario, todas esas cosas inolvidables que quedaron para siempre en mi mente y en mi corazon…. Gracias por las memorias!!!

    Me gusta

  3. Querida Zoe:
    Para el Sr. Esteban: Por esos momentos hemos pasado todos.Y no se van,estan en la memoria por siempre. Gracias a Dios!!!.

    Gracias Esteban.

    Gracias Zoe.

    Luisa Mesa

    Me gusta

  4. No te voy a felicitar por tu buena memoria Esteban. Eso es muy natural en nosotros, “los de cierta edad.” Lo difícil es recordar lo que comí anoche., y donde dejé los espejuelos Yo también tengo recuerdos nítidos de esos tiempos, solo que el 10 de marzo de 1952, cuando9 tenías 7 años yo tenía 12. Recuerdo que estaba en la Escuela Concepción Arenal, en Prado y Dragones (aunque yo vivía en Lawton). Había ido a la escuela porque lo del golpe se supo tarde en la mañana. Desde mi pupitre, último de la fila, y pegado al balcón de Dragones podía ver las tanquetas y los soldados. Al momento nos llevaron a todos a nuestras casas. El 10 de marzo, origen de casi todos nuestros males actuales.

    Me gusta

  5. Que suerte tiene este hombre que vivio una infancia en una Cuba en la que habia que comer. Por desgracia nací después de 1959. También tengo recuerdos de Cuba pero ninguno se relaciona con comidas.

    Me gusta

  6. El cafecito que me colaba mi mamá…
    Gracias, Estebita.
    Gracias, Zoé.

    Me gusta

  7. Oye estebita , tan buenos los comentarios como el par de tacos, esos, los de dos tonos…muchaaaachooo que todavía tengo tarjeteaos unos que tenía en blanco y cordobán, oye yo soy del 49, del golpe no me acuerdo, sí de la coubre y del himno la alfabetización que ponían permanente por radio y televisión….gracias por tu memoria.

    Me gusta

  8. Este escrito está cargado de nostalgia y sentimiento. Confeccionado en ese estilo tan sencillo que lo caracteriza, el autor no solamente narra sus experiencias, sino que describe las de muchos cubanos. Un gran escritor es aquel que transporta al lector a la escena que relata y el Sr. Fernández ha hecho eso exactamente. ¡Cuantos recuerdos ha provocado! Yo fui de los pocos privilegiados que sabe lo que es vivir en un central azucarero. Este escrito me trasladó a una infancia despreocupada y me hizo sentir de nuevo aquella seguridad que me envolvía cuando me sabía rodeada de toda mi familia. Me llevó a las noches de zafra, cuando arropadita en mi cama, sentía el lejano gruñir de un tren de caña que se aproximaba al Ingenio. Y cuando esa brisa de Cuba, inolvidable para mi, soplaba en mi dirección, percibía los olores que emanaban de la casa ingenio impregnados de azúcar prieta y de melaza de caña. ¡Aquello sí era Cuba!
    Desdichadamente ese no es nuestro presente, pero tenemos un pasado que por mucho que destrocen a nuestra adorada Patria esos malditos, jamás lo arrancarán de nuestro corazón. Gracias, Esteban, por mantener siempre encendida la llama del amor a Cuba. ¡TU LABOR ES INSUPERABLE! Gracias. L10

    Me gusta

  9. esteban hay muchas vivencias semejantes entre ud. y yo, con la diferencia que ud. las vivio en guines y yo en cienfuegos, claro lo que para ud. era el rio para mi era la playa y el mar, recuerdo la primera playa que conoci, rancho club muy cerca del castillo de jagua, para mi la playa mas linda que he conocido, la de mi infancia, donde disfrute del amor de mis padres y de mi familia.

    pero tenemos otra cosa importante en comun, que despues de mayorcitos fuimos a vivir a san jose de las lajas, alli desarrolle parte de mis estudios primarios y secundarios, alli forme mi familia y alli me integre a la sociedad y a la cultura lajera, de igual manera lo hago actualmente en esta otra orilla, saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.