Homenaje especial a Guillermo Cabrera Infante. De su Cinemateca Personal: A Lady Whithout Passport (1950) Joseph H. Lewis. Where Do We Go From Here? (1945) Gregory Ratoff.

Esta semana les presento fragmentos de dos películas de la Cinemateca Personal de Miriam Gómez y Guillermo Cabrera Infante, dentro del Ciclo en Homenaje Especial al autor de La Habana para un Infante Difunto. Debo aclarar que estas películas forman parte de esa Cinemateca, recopilada durante años, cuyo tema toca de manera directa o indirecta a Cuba o a La Habana, pero que  desde luego, estas no fueron las únicas películas que le interesaban a Guillermo Cabrera Infante y a Miriam Gómez. Muchos más títulos con historias y temas disímiles fueron y son de su interés, pero aquí no podremos ponerlas todas. El Ciclo, les recuerdo, durará hasta la primera semana de abril.

Hoy empezaré con A Lady Without Passport (1950) Joseph H. Lewis, colgaré solamente tres fragmentos, aparte del tráiler y de un breve diálogo entre los personajes, donde podrán ver la esplendorosa Habana de la época. Esa es La Habana que conoció Guillermo Cabrera Infante a su llegada definitiva a la ciudad que tanto amó y escribió. Se trata de un thriller magnífico con Hedy Lamarr haciendo de una judía escapada del campo de concentración de Bushenwald, refugiada temporalmente en La Habana, y que prepara su segunda fuga hacia Estados Unidos. La parte de la ciudad que se ve, en algunos momentos, es el barrio de los judíos en La Habana, llamado “de los polacos y de los húngaros”; yo nací y viví mi infancia en esa zona, y conozco palmo a palmo esos lugares. Vean el Café Gulf Stream. Es muy notable la actuación de John Hodiak como detective de inmigración. La Habana de esta película es la de La Habana para un Infante Difunto.

Tráiler de la película:

Fragmentos en los que aparece La Habana:

Continuaré con un fragmento de Where Do We Go From Here? (1945) Gregory Ratoff. Como con la anterior, sólo tengo derecho a poner un pedazo puesto que la obra todavía está suscrita a los derechos de autor. Verán aquí al gran Fortunio Bonanova haciendo de Cristóbal Colón. Sobre Fortunio Bonanova escribió Guillermo Cabrera Infante en  Cine o Sardina, lo siguiente:

“Fortunio Bonanova (es imposible que nadie se llame así y es que nació en la Bonanova en Mallorca y se consideraba el más afortunado de los mallorquines) este año 1993 cumple 100 años. Es una lástima que esté muerto porque con su corpulencia, su optimismo capaz de vencer todos los infortunios, con su enorme simpatía catalana, a Bonanova daba gusto verlo en el cine. Cantante de ópera (era un barítono natural), escritor, director teatral, a los 21 años dirigió y actuó en una versión de Don Juan en Madrid. Antes de cumplir 25 estaba en Broadway, actuando junto a la afamada Katharine Cornell y entró en Hollywood por la puerta más grande: debutó en el cine americano en El ciudadano Kane en el papel del maestro de ópera de la imposible soprano Susan Alexander, también conocida como la señora Kane. Son muchas las películas que agració con sólo una escena o dos. Una de ellas fue El beso mortal, en que era el melómano coleccionista, de discos raros de óperas raras, a quien el sadista Ralph Meeker le rompe uno a uno sus preciadas, inapreciables obras maestras del bel canto. Su otro momento brillante es en una parodia del Descubrimiento de América, con música de Kurt Weill en que es ¿qué otra cosa si no?, Cristóbal Colón dominando el motín a bordo con su canto a la reina Isabel para sobreponerse a la queja de la chusma amotinada: “Hace mucho, mucho que no pruebo minestrones/ Hace mucho, mucho más que no como macarrones”.

No puedo con mis pobres palabras hacerles ver (y oír) a ustedes el arte magnífico de Bonanova. Pero puedo citar ese momento en que Orson Welles, haciendo de Charles Foster Kane, convence y vence a Don Fortunio, maestro de ópera:

(Susan berrea, Matisti toca el piano. Kane se sienta cerca.)

MATISTI: ¡Imposible! ¡Imposible!

KANE: No es asunto suyo darle a Mrs. Kane su opinión sobre su talento. Sólo se supone que usted la entrene. Nada más.

MATISTI. Pero es imposible. Se reirá de mí todo el mundo de la ópera. Mr. Kane, ¿cómo podría persuadirle?

KANE: No podrá.

(Silencio. Matisti no responde).

KANE: Sabía que vería por mi punto de vista.”

Esta escena es maestra no sólo porque Welles actúa en ella, sino porque está en ella Buonanova: no había otro Matisti posible. Ojalá que pueda yo persuadirlos y vean mi punto de vista en la pantalla.

Una cosa más. El Cristóbal Colón de Fortunio Bonanova no descubre América -descubre a Cuba.”

Guillermo Cabrera Infante en Cine o Sardina. (Fragmento).

Antes de colgarle el fragmento del filme, les pongo otros fragmentos sobre el Sloppy Joe’s de la mejor Guía Turística que existió hasta el año 1956, All The Best in Cuba (de la que ha les comenté en el post pasado del mismo Ciclo) de Sydney Clark. Verán al final del video el por qué. Cliquear sobre las imágenes para ampliar:

Aprovecho además para narrarles mi experiencia personal del Sloppy Joe’s, a través de un cuento que hemos vivido varios de nosotros más o menos de la misma manera:

MAMÁ Y EL SLOPPY JOE’S.

Tendría yo unos cuatro o cinco años y entonces me dio por no querer separarme de mi madre. Por mucho que mi abuela insistiera en que me quedara con ella, yo armaba tremendas perretas, me enganchaba esmorecida de la falda azul noche con paradera de mi madre y me colgaba con las uñas de sus medias de nylon; muchas veces trató de huir de mí, pero yo no soltaba mi mano de niña crispada de su saya almidonada, y mamá iba taconeando apresurada y arrastrándome por todo el pasillo del solar, hasta que no le quedaba más remedio que detenerse, cargarme y llevarme con ella.

Una vez en el hombro de mi madre, mis jipíos desasosegados cesaban y culminaban en un cansancio que rendía por entero mis fuerzas, entonces me hacía más pesada, y como mamá no podía cargarme por más tiempo, se detenía en un teléfono público y llamaba a uno de sus tantos enamorados. El que siempre se aparecía era Yvo, con su maquinón de finales de los años cuarenta.

Bajábamos desde el Parque de los Mosquitos por todo el Malecón hasta Prado; el aire del mar me despertaba, tenía los ojos y la boca hinchados de tanto jeremiquiar.

Yvo parqueaba a un costado del Sloppy Joe’s, bajábamos del auto tomadas de la mano y mamá me recordaba que en ese lugar los niños no éramos admitidos y advertía que debía sentarme en el tubo de metal dorado colocado en la terminación del bar de madera fina, ubicado allí para que los bebedores posaran sus pies, de este modo yo quedaba escondida entre las faldas amplias de las mujeres y los pantalones con bajos de tergal o de dril cien de los hombres.

Mamá iba allí a enamorar con Yvo, bebían, yo me aburría al principio, pero luego empezó a divertirme el barullo de las conversaciones, y el hecho de poder distinguir sólo por los zapatos las voces de los asiduos. Jugaba a meterle los dedos en los huecos de las medias a las mujeres, a pellizcar tobillos, a halar sayuelas. De vez en cuando, mamá, disimuladamente, se agachaba y me alcanzaba un vaso con hielo frappé, y yo me ponía a chupar hielo hasta que se me amorataban los labios y no podía moverlos de tan congelados, y también hacía la maldad de colocar trocitos de hielo ensalivados dentro de los bajos de los pantalones de los caballeros.

En la misma época, otro niño visitaba el lugar, y a él también lo sentaban en el tubo dorado, pero sólo nos sonreíamos desde una cierta distancia, mientras él confeccionaba imaginarios edificios con cajitas de fósforos.

A mamá le encantaban los sándwiches de jamón y queso del Sloppy Joe’s, y siempre se las arreglaba para que nos comiéramos uno ella y otro yo, y también para llevarle un tercero a mi abuela. Y si no, había que irse al Deauville a comprar tres Medianoches, porque sólo regresando con algo de comer para la abuela podíamos salvarnos del rapapolvo que nos esperaba por habernos demorado.

El día en que cerraron el Sloppy Joe’s mamá se quedó sin enamorados, sin sándwiches, y yo sin mis extraños divertimentos. Además, ya yo había crecido y era más difícil esconderme sentada en el tubo de metal dorado, con el culo encajado entre la pulida madera del bar y el metal, y las piernas cruzadas en posición budista. Durante mucho tiempo mi universo había sido el de las paraderas, el de las faldas crujientes  de tafetán al contacto con mis mejillas, y el de los amplios pantalones bataholas con filos bien planchados; hasta que aparecieron los tobillos enfundados en botas militares y los abombados dobladillos verdeolivos, y un extraño aroma neutro, como a fondo de caldero quemado mezclado con peste agria a cicote, opacó las exquisitas fragancias de moda. Yvo vendió su Studebaker del 47 y se largó para el Norte. Mamá dejó de salir súbitamente. Solitaria -abuela ya había muerto-, en el cuarto, mezclaba Valiums con ron.

Muchos años más tarde ambas tomábamos la ruta 22 a un costado del Sloppy Joe’s cerrado y en ruinas. La cola para tomar el ómnibus le daba la vuelta a la manzana, las fajazones para subir a la guagua eran más propias de una perrería que de un grupo humano. Una vez en el interior, cuando la guagua echaba a andar, y doblaba por Zulueta en dirección hacia Neptuno, observábamos alejarse el cartel descolorido del antiguo bar en la gruesa columna descascarada de la esquina.

Mamá me preguntaba, con un susurrado cansancio insoportable:

-¿Te acuerdas de cuando eras chiquita y yo te traía al Sloppy Joe’s…?

Yo no la dejaba terminar, y asentía mecánicamente:

-Sí, mami, claro.

Ella se bajaba primero que yo del ómnibus, y entonces se perdía por Belascoaín en dirección hacia la cafetería donde era –ya no camarera del amor- sino dependienta del desamor.

Zoé Valdés.

No se pierdan este trozo de la película, que es sumamente divertida, y con la que GCI se reía a carcajadas.

Películas anteriores de este Ciclo:

Her Man (1929) Tay Garnett.

Forbidden (1932) Frank Capra.

A Message to García (1936) George Marshall.

Yellow Jack (1938) George B. Setiz.

Wife Versus Secretary (1936) Clarence Brown.

The Ghost Breakers (1940) George Marshall.

Week-End In Havana (1941) Walter Lang.

Para comprar A Lady Without Passport remasterizada.

El Ciclo está llegando a su fin, y quiero reiterar mi agradecimiento a mi querida Miriam Gómez.

ESTE POST QUEDARÁ ENCABEZANDO EL BLOG, DEBAJO CONTINUARÁ LA ACTUALIZACIÓN COMO CORRESPONDE.

Anuncios

88 Replies to “Homenaje especial a Guillermo Cabrera Infante. De su Cinemateca Personal: A Lady Whithout Passport (1950) Joseph H. Lewis. Where Do We Go From Here? (1945) Gregory Ratoff.”

  1. Zoé querida, son las 5 de la madrugada en París, cómo puedes andar despierta. Me ha encantado el texto de Guillermo Cabrera Infante, que conocía, y disfruté mucho esa remembranza de tu mamá con el Sloppy Joe’s. Qué pena que no se puedan poner las películas enteras, pero al menos nos has dado esa bella ciudad perdida.
    Gracias a Miriam Gómez, a tí, y a Ricardo Vega.

    Me gusta

  2. Oh esos fragmentos me dejaron loca, qué ganas de ver la película, sobre todo la de Hedy Lamarr. Thanks you very much!

    Me gusta

  3. un post sobresaliente! una pena que no podamos ver las pelis, pero me las conseguiré rápido… ambos escritos preciosos… besos

    Me gusta

  4. Zoé, tremendo trabajito que has hecho con este Ciclo, y felicidades también a Miriam Gómez, admirable. No se puede pedir más.

    Me gusta

  5. Me caigo de sueño, me saldrán orzuelos, pero no puedo despegarme de este ciclo. Y veo que estás despierta, como los vampiros.

    Me gusta

  6. Bello fin de semana que pasaré con este post. Buscaré las pelis.

    Me gusta

  7. El ciclo esta resultando un buen regalo para los amantes del cine, del de antes, que era mucho bueno. Al contrario que hoy, casi nada que valga la pena. Y en cuanto a tus aventuras sentada en el tubo del Sloppy Joe’s, deliciosas . La camarera del desamor, me llego al corazon. Tristemente, muchas terminamos asi.

    Me gusta

  8. agradecidos por la opcion que nos regalan para un domingo inolvidable , buscamos las peliculas ( enteras).

    Rey & Simone .

    Me gusta

  9. Me gusta.
    Y el relato casi mas.
    Aqui en mi ciudad existía una cafetería con un espejo grandísimo.
    Yo iba alli a ver a la gente mirarse cuando pasaba por la puerta.
    Saludos.

    Me gusta

  10. Un post perfecto. Ya compré A Lady Without Passport, y buscaré la otra. Me gustaron muchísimo los dos textos.

    Me gusta

  11. Conozco la primera película, pero la volveré a ver. La segunda no la conocía, y el fragmento me encantó. Gracias nuevamente.
    Qué belleza de ciudad, ese paseo y ese plano de las cuatro esquinas, y la subida por la calle del Ángel, una exquisitez.

    Me gusta

  12. Nadie como tú para tener esa magia, he visto la falda de tu madre dar en tu mejilla de niña llorosa. Gracias al maestro Cabrera Infante por dejarnos el legado de sus artículos sobre cine, colecciono su obra. Gracias a Miriam Gómez.

    Me gusta

  13. ZOÉ, SE ME OLVIDÓ HACER NOTAR AL AMOTINADO PRINCIPAL DE ” WHERE DO WE GO FRON HERE?” ES CARLOS RAMÍREZ, EL MÁS INTERNACIONAL CANTANTE COLOMBIANO
    DE SU ÉPOCA. TRABAJÓ EN VARIOS MUSICALES EN HOLLYWOOD, TWO GIRLS AND A SAILOR, BATHIG BEAUTY, ANCHORS AWEIGH Y OTRAS.
    CANTÓ Y GRABÓ MUCHAS CANCIONES CUBANAS. MURIÓ A LOS 70 AÑOS EN EL AÑO 1986, MUY QUERIDO Y APOYADO POR LOS CUBANOS HASTA EL FINAL DE SU VIDA, QUE LA PASÓ ENTRE ELLOS EN MIAMI.

    Me gusta

  14. Bellos paisajes habaneros. El Sloppy Joe’s era el sitio predilecto de mi tío, de orígen vasco.

    Me gusta

  15. Muy buena película la primera. Buscaré la segunda. Zoé, qué escrito tan bello, qué amor más grande tenías por tu madre… Gracias a GCI y a Miriam Gómez. Este post vale un millón por los escritos y detalles. Gracias a Miriam por su comentario el tenor colombiano.

    Me gusta

  16. Por eso Guillermo Cabrera Infante y Miriam Gómez son tan buenos amigos, porque han tenido raíces y ciudad y han echado raíces y tienen ciudad. Tuvieron y tienen al mundo.

    Me gusta

  17. Gracias a Miriam Gómez, y a ti Zoé, por este homenaje a Cuba, al buen cine, y sobre todo al maestro Guillermo Cabrera Infante, siempre con nosotros, siempre en las alturas. Disfrute mucho tus entrañables memorias familiares del Sloppy Joe’s.

    Me gusta

  18. Memoria, ternura, talento, sabiduría, humildad… Un post de altura.
    Gracias.

    Me gusta

  19. Hay que ver lo que era La Habana de entonces! Hermoso tu texto.

    Me gusta

  20. Estimada Miriam Gómez, gracias por su explicación sobre Carlos Ramírez, muy buen detalle. Qué maravilla de Ciclo, ahora, a buscar estad dos pelis!

    Me gusta

  21. Ciudad, La Habana, qué deleite. Buenísimos los textos. Su bondad es infinita.

    Me gusta

  22. Zoé, les estás dando ideas para que rehagan el Sloppy Joe’s y empiecen a sacarle dinero a los turistas a costa de este post. Miren eso qué ciudad, ¡lo que éramos! La octava maravilla del mundo. Qué clase de tontos fuimos.

    Me gusta

  23. Buena la trama de la primera película, la buscaré. Detesto los musicales, pero como tiene a un colombiano, que además no conozco, también la buscaré.

    Me gusta

  24. Las había visto las dos, me ha dado mucho placer que hayan sido también del agrado de GCI y de ustedes, señoras.

    Me gusta

  25. ¡Magnífico tema! Me refiero a la primera. También el de la segunda. Zoé, te felicito por ese texto. Conocía el de Caín, que es estelar, como era costumbre en él. Esperamos ese volúmen sobre el cine que han anunciado aquí en otras ocasiones con mucho entusiasmo.

    Me gusta

  26. No entiendo por qué no pusieron las películas enteras…

    Me gusta

  27. Zoé, como estas ? Le envio este artículo escrito por el dominicano Aquiles Julián el cual no tiene desperdecio sobre las posturas que asumen algunos intelectuales con el castrofóbico Estado cubano. Mis saludos ! La castroenteritis marxana de ciertos “intelectuales” http://tinyurl.com/4bzwdqk

    Me gusta

  28. Querida Zoe: Hoy vi los fragmentos de la pelicula. Hemosa la Habana,todo lleno de recuerdos. Era una Ciudad con Ilusion. Gracias a Miriam Gomez!!!. Gracias a Ricardo Vega!!!. Y Gracias a ti,que todas las semanas nos entregas algo mejor,Gracias!!!.

    Gracias Zoe.

    Luisa Mesa

    Me gusta

  29. LO BUENO AUNQUE PASE MUCHO TIEMPO SIGUE SIENDO BUENO.
    Divino , tierno , amoroso escrito.

    Me gusta

  30. Gracias, he disfrutado tanto de estos escritos y videos. Menos mal que ustedes saben hacer que la vida sea mejor.

    Me gusta

  31. ¡Lo que era ese país, lo que llegamos a ser, lo que perdimos!

    Me gusta

  32. No ha habido una película que no haya hablado del buen gusto de Miriam Gómez y de GCI. Y muy buen gusto el tuyo, Zoé, en ofrecernos la ocasión de compartir ese buen gusto.

    Me gusta

  33. Ya me compré la primera, buscaré la segunda… Gracias por las memorias escritas.

    Me gusta

  34. ¡Qué buen par hacen tú y Miriam! Deberían seguir. Felicidades!!!

    Me gusta

  35. Volveremos a ser como éramos, no hay razón de que no sea así. Gracias por vuestro cariño y esfuerzo.

    Me gusta

  36. No hace falta ver toda la película para enterarnos de la distinción que hacían de Cuba y de los cubanos. Y tantos años hablando cáscaras estos cagastros diciendo que los americanos nos veían como el burdel de Estados Unidos. ¡Coño, pues era uno de muchísimo lujo!

    Me gusta

  37. ¿Y no hacían porno en Cuba en aquella época? Nos contaron tantas mentiras, tantas…

    Me gusta

  38. ¿Y qué tendría que decir el historiador de la ciudad, el Eusebio Leal de esto? Porque aquí se le ha callado la boca a golpe de puro cine.

    Me gusta

  39. Muy buena onda este ciclo. Este blog tiene eso, tiene una muy buena esencia. Y aunque no soy nadie, les dejo mi admiración y cariño.

    Me gusta

  40. Esa era mi Habana, y no la porquería de Eusebio Leal. Merci, mesdames!

    Me gusta

  41. Eusebio Leal tiene que ir a hacer los mandados ahora mismo…

    Me gusta

  42. Muchas gracias por tanta bondad y generosidad. Este ciclo es todo un curso de buen cine y de revelación de lo que fuimos.

    Me gusta

  43. Encantado, con ustedes hasta el final, ojalá que no se acabe nunca.

    Me gusta

  44. Gracias, queridas amigas, un post de excelencia y calidad.

    Me gusta

  45. Con este tipo de post es con lo que se acaba para siempre con la mentira. Muy agradecida, y aquí contigo y con la señora Miriam Gómez.

    Me gusta

  46. Disfruto como una niña con zapatos nuevos este ciclo. Gracias por darnos tanto.

    Me gusta

  47. Aquí de nuevo, fijo en este post, y con la moral por los cielos.

    Me gusta

  48. zoé, miriam, soy fan de este ciclo… ¡no me digan que se acabaaaaaaaaaa!

    Me gusta

  49. El texto de Fortunio Bonanova de GCI vale un millón de pesos. Él tenía una forma muy exagerada de decir las cosas, pero jugaba con las palabras de una manera genial, y eso hacía parecer que todo era muy sencillo. GCI no necesita ser encasillado en ningún grupo literario. Él era un escritor, solitario en el mejor sentido del póker, él solo era un estilo. Es muy difícil de seguir su influencia, pareciendo tan fácil. Tú estas en esa cuerda, Zoé, y tu escrito vale un millón de besos. Aunque como a Guillermo muchos han tratado de copiarte, nadie logra nunca tu fantástica capacidad de traducir la vida. Todo lo que imaginas se hace de inmediato real, de realeza.

    Me gusta

  50. Siempre aquí… con vosotros… Me gusta mucho esa Habana toda blanca en blanco y negro. Y un toque de color y humor es ese Cristóbal Colón magníficamente interpretado y cantado por Fortunio Bonanova… Somos un grupo de cinéfilos que nos reunimos para leer y ver y beber en este homenaje. Gracias a la señora Miriam Gómez, y a Zoé Valdés.

    Me gusta

  51. En pocos blogs se encuentra un contenido tan bueno como en este post, gracias.

    Me gusta

  52. No sé, pero creo que encontré algo en esa película de Lewis, el cuerpo de la actriz que camina por La Habana no es el mismo que el de la actriz, la otra es más anchita de caderas y fondilluíta.

    Me gusta

  53. Las dos películas son de mis preferidas. Carlos Ramírez, gran artista. Felicidades por este post.

    Me gusta

  54. Zoé, esto tienen que seguirlo durante un año. O más. Buenísimo.

    Me gusta

  55. desde el cielo, desde una nube, encantada con este post, las quiero

    Me gusta

  56. Gracias, nuevamente. Una pena que se esté acabando, pero aquí quedará, y podremos revivir momentos estupendos.

    Me gusta

  57. Me he quedado con muchas ganas de ver esas películas, las buscaré. Gracias por los escritos, y por Miriam Gómez, ella sola es un tesoro. Hay mujeres que ya no se dan más, que no repiten.

    Me gusta

  58. Día a día paso, y siempre leo y vuelvo a ver las películas. Todo esto me ha dado vida, y me ha traído tantos recuerdos de aquella ciudad perdida, y reencontrada aquí.

    Me gusta

  59. Zoé, soy la amiga de tu mamá. Caí aquí por Hildita, oye, tremendo lo que escribiste, me gustó y a ella le hubiera gustado mucho. Gracias por las películas. Leí a Cabrera Infante, y ahora tengo su última novela publicada.

    Me gusta

  60. Gracias a todos. Estoy intentando poner la última película del ciclo desde hoy por el mediodía, pero la película se me traba en you tube y no consigo subirla completa. Les ruego que tengan paciencia, lo siento. Gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.