Bahía de Cochinos versus Playa Girón: De la “nada baldía” a la curiosidad y la nostalgia histórica.

DE LA “NADA BALDÍA” A LA CURIOSIDAD Y A LA NOSTALGIA HISTÓRICA. 

Como cualquier persona siempre he sentido mucha curiosidad por el pasado, no sólo por el pasado de Cuba, por cualquier pasado de cualquier parte del mundo; es decir, por la historia. Pero también he afirmado anteriormente que no me interesa para nada la historia con el afán de apropiarme de fechas, datos precisos, y demás; me fascina –en tanto que novelista- el lado sentimental, emocional, de la historia, o sea, el costado psicológico, caracterial, de la historia, el tejido sincero del pasado.

En el último concierto organizado por la dictadura en el Malecón habanero, Silvio Rodríguez leyó un atribulado discurso donde habló de la “nada baldía”, que quería -según él- conducirnos al pasado, lo que es científicamente imposible. Qué pena que no expresó lo que sí es una realidad comprobada científicamente, que lo único que nos ha hundido en el abismo de la ignorancia es la “nada baldía” en la que nos hundió la dictadura castrista apartándonos de nuestra verdad histórica, borrando un esplendoroso pasado cubano, escamoteándonos pasajes extraordinarios de nuestra memoria, y tergiversándonos la columna vertebral y ancestral de nuestra nación; será porque él ha contribuido directamente a mentir sobre ese pasado.

Yo no siento nostalgia por la Cuba que dejé, esa Cuba no me interesa en lo absoluto, lo que resulta muy duro, muy doloroso; porque es especialmente complejo no poder contarle a los hijos de uno, de que no conservamos recuerdos sociales colectivos de nuestra infancia, dignos de ser extrañados, y menos de la juventud, y, por otra parte, el exilio no constituye una experiencia – al menos cuando se trata de un exilio forzado- que debamos asumir como precisamente agradable.

Sin embargo, yo profeso una enorme curiosidad por el pasado de Cuba, y ese pasado me proyecta hacia una nostalgia de lo que no viví. Las novelas de Guillermo Cabrera Infante, la literatura de Lydia Cabrera, y de otros escritores de altura, que vivieron esa época republicana, me conducen a una vida convulsa, extremadamente rica en experiencias, de una belleza incalculable, sobre todo porque había sueños, existían los objetivos, y se anhelaba conquistar aún más de lo alcanzado. Es obvio que nada de eso lo pudimos conocer los que nacimos después de 1959, o los que eran aún pequeños cuando el castrofascismo se apoderó de la isla.

Los acontecimientos de Bahía de Cochinos yo no los viví de manera directa, aún cuando ya yo existía, pero apenas contaba 1 año y meses. La historia que nos hicieron, a “los hijos de la revolución”, es que el imperialismo y sus mercenarios habían querido apoderarse de la isla, y que Fidel Castro nos había defendido de semejante monstruosidad, o sea, el discurso totalizante: “nada baldía” a pulso.

Por suerte, yo tuve madre y abuela, y ambas se encargaron de contarme lo que en realidad se decía, lo que ellas habían oído, lo que había acontecido verdaderamente. Cubanos exiliados se habían preparado para liberar a Cuba del “fidelismo” –era como ellas le llamaron cuando yo tuve uso de razón para entenderlo. Recuerdo nítidamente el miedo que se apoderó de mí cuando mi madre me aseguró que en la escuela mentían, que así no era la verdadera historia, que ella y mi abuela me la contarían, pero que yo no debía repetirla en ninguna otra parte; que sólo podíamos conversar de esos temas con ella y con mi abuela, con nadie más. ¿Y con tía? Pregunté yo. A abuela se le daba mal hablar mal de su otra hija, aunque en realidad no hablaba mal de ella, sino de su esposo: “No –interrumpió mi abuela-, con tu tía nada de nada… No por ella, por su marido, que anda con gente que no me gusta nada, con esos fidelistas”.

Muchísimos años más tarde, en Miami, y en Los Ángeles, conversando con algunos de aquellos hombres valientes, ya mayores, que participaron y sobrevivieron a la invasión traicionada y abortada, absolutamente todos confluyeron -después de contarme sus amargas experiencias, de ver morir a amigos, de saberlos fusilados, de haber estado en la rastra de la muerte y haber tenido que soportar el vil asesinato de sus compañeros-, todos, sin excepción me reafirmaron que no se arrepentían de haber hecho lo que hicieron, y mucho menos de haber ansiado liberar a su país del castrofascismo.

Muy de vez en cuando recuerdo la voz de aquel valiente cubano, Carlos Onetti, expedicionario de Bahía de Cochinos, al que interrogaban en los juicios castristas, y que declaró firmemente, que ellos no fueron engañados por nadie, que ellos estaban allí para recobrar la libertad, para defender a Cuba, y para que Cuba volviera a ser lo que era, un país con todas las ventajas de la democracia. Cito de memoria. Y termina: “porque la razón estaba de nuestra parte”.

A pocas horas del 17 de abril del 2011, a menos de un mes de cumplir 52 años, le digo a aquel valiente expedicionario, que todavía vive en Miami: Que la razón sigue estando de su parte, y de la parte de los valientes, de aquellos que quisieron salvarnos de la “nada baldía” que nos impusieron. Yo era una niña pequeña, y sólo puedo agradecer lo que ellos, la Brigada 2506, hicieron por la libertad de nuestro país y por nosotros, los niños infelices del castrofacismo. Gracias.

Zoé Valdés.

Publicado en Zoé en el metro.

Fragmento de video extraído del documental Fiel Castro de Ricardo Vega.

14 Replies to “Bahía de Cochinos versus Playa Girón: De la “nada baldía” a la curiosidad y la nostalgia histórica.”

  1. Mi primer recuerdo consciente data de aquella epoca, de ver pasar aviones en vuelo rasante en lo que fue el bombardeo de Columbia. Y si, el castrofascismo es una gran estafa historica. Principalmente por el escamoteo no solo de la historia, sino tambien de la cultura, habitos, tradiciones, y la destruccion del espiritu local y el pisoteo de la dignidad humana de varias generaciones. Quieren borrar la memoria colectiva, es su objetivo, logrado en una gran cantidad de personas. Los que han conservado su memoria intacta, sus principios intactos, es mejor que los pregonen a los cuatro vientos, contra la propaganda castrofascista.

    Me gusta

  2. Despues de 50 años todavia esta vivo en mi corazon ese momento en la mañana que me despertaron para decirme que estaban invadiendo, que alegria tan grande y que susto! y eso que nos sabiamos que mi hermano habia ido en la invasion, pasamos ese dia como unos locos en casa, no creiamos lo que decian que “habian aplastado a los invasores” no lo queriamos creer, que poquito nos duro el sueño! otra vez la tristeza, muy parecida a la que sufri el dia primero de Enero del 59, muy parecida, no paraba de llorar… Pero este acto de estos cubanos valientes y patriotas no se me va a olvidar nunca, gente buena, moral y digna, que descansen en paz los que se nos fueron y a los que quedan vivos un Aplauso por su valentia. Viva la Brigada 2506!!

    Me gusta

  3. me da tremenda rabia cuando escucho algunos izquierdosos y cubanos ignorantes decir que los que fueron a Playa Giron eran “mercenarios” puede un cubano ir A SU PATRIA con la intencion de derrocar una dictadura que ya se perfilaba lo que es hoy? cual es el significado de la palabra MERCENARIO? mercenarios fueron los cubanos que fueron obligados a ir Angola, Mozanbique,Granada esos estaban en tierras extranjeras ,pagados y subvencionados con dinero ruso, no los de la “Brigada 2506” que facil es darle otro significado a las palabras y que duro es haber sido traicionados

    Me gusta

  4. A algunos nos sorprende la juventud de la mayoria de los brigadistas, cuan pronto llegaron a la conviccion de que la isla habia sido raptada por una cuadrilla de mercenarios al servicio del imperio sovietico y del terrorismo intern., como vislumbraron la ruina material y espiritual que ya comenzaba a agrietar nuestra identidad.Despues del sacrificio de mas de cien vidas para evitar el colapso que sirve de vergonzasa vitrina al mundo, nadie tuvo excusas para apoyar al castrofascismo. A esos heroes y martires la historia no tiene que absolverlos, sino condecorarlos.Como Cita Zoe en este precioso articulo, la razon siempre ha estado de su parte.

    Me gusta

  5. El castrismo es impensable e insostenible sin la mentira. Siempre lo fue, y siempre lo será.

    Me gusta

  6. La maldita “revolución” castrista robó a generaciones de cubanos de su herencia legítima, su patrimonio, su cultura, su historia, su verdadera naturaleza, y todo a cambio de una monstruosa y maligna ficción, la funesta Ficción Fidel. A cualquiera que se atreve a pedir perdón para los culpables, mi respuesta es simple: tan pronto devuelvan lo que robaron, sin que falte un ápice. Prohibido olvidar.

    Me gusta

  7. Más de medio siglo de crímenes y mentiras repetidas hasta la saciedad. Esa y no otra será la historia del castrismo.

    Me gusta

  8. Querida Zoe: Recuerdo ese dia y hoy 50 agnos despues admiro con el mismo corazon a esos valientes brigadistas. Heroica Brigada 2506!!!! y de nuevo hoy 50 agnos despues les tengo mas Asco a todos esos comunistas chacumbles degenerados de mierda.
    Al final todo se nos resume en un ” un todo cotidiano” del cual a veces ni tenemos idea de como salir.

    Gracias Zoe.

    Luisa Mesa

    Me gusta

  9. GRACIAS A TI ZOE ,POR DEDICAR TUS MEJORES PALABRAS ESCRITAS A QUIENES DE MANERA VALIENTE DECIDIERON HACER FRENTE A LA NACIENTE DICTADURACARIBENA,ESCRIBI ANTERIORMENTE QUE FUE UN HONOR PARA MI CONOCER DOS MIEMBROS DE LA BRIGADA QUE SE ENCONTRABAN REHENES DE CASTRO EN EL PRESIDIO POLITICO EN LA PRISION EL COMBINADO DEL ESTE,CONTE Y RICARDO MONTERO DUQUE,ESTE ULTIMO MI AMIGO PERSONAL ,POR LA RECOMENDACION QUE ME HISO

    Me gusta

  10. ……..(CONTINUACION),UN AMIGO EX-CIA EL CUAL ERA AMIGO(NO TENGO QUE DECIR SU NOMBRE)DE MONTERO DUQUE Y DE LUNES A VIERNES ME ENTREGABA EN MI CELDA DULCES,AQUI TE “MANDA ” ……..DECIA YO DILE QUE DIOS SE LO PAGUE……(TAMPOCO VOY A DECIR LA RESPUESTA DE MONTERO….JAJAJAJAJA…).FUERON Y SERAN LOS VERDADEROS HEROES,QUE LASTIMA QUE HOMBRES JOVENES DECIDIERON ENTRENARCE Y LUCHAR PARA UNA CUBA LIBRE Y HAYA SIDO TRAICIONADOS DE FORMA TAN COBARDE……..DESDE ENTONCES LOS DEMOCRATAS NO RECIBEN DE NOSOTROS LOS CUBANOS NI LAS GRACIAS,,,,,. ZOE UNA VEZ MAS MIS SINCERAS GRACIAS

    Me gusta

  11. Jamás olvidaré aquellos dias.
    En la misma entrada del tunel de La Habana mi padre detuvo el carro para conversar con un conocido y se volteó y le dijo algo a mi madre que yo, una niña chiquita entendí era algo serio.
    El viaje era a comer “Pick and Chicken” en uno de aquellos locales en las afueras de La Habana,pero después de ese encuentro no pudo ser. Regresamos a casa.
    Inmediatamente mi viejo se despidió, a preparar lo que venia, claro.
    No lo volví a ver hasta mucho después, ya en prisión, claro.
    Pero en mi familia la ilusión, aunque breve, de la invasión fué un estímulo, un ideal frustrado pero dignísimo.
    Cincuenta años después lo sigue siendo.
    Viva la Brigada 2506!!
    Vivan por siempre los valientes invasores ya fallecidos.
    Vida y Libertad!

    Me gusta

  12. A veces si tengo algo que agradecer al destino,es que cuando ellos llegaron ya yo estaba en una edad en la cual tednia los elementos para saber diferenciar lo bueno de lo malo y entonces vi lo malo porque mi padre era uno de ellos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .