Casualidades de PM (Sabá Cabrera y Orlando Jiménez Leal, 1961).

Qué casualidad que al mismo tiempo que reestrenaron PM, sin pena ni gloria, de relleno de una película de Rogelio París, en La Habana, utilizaron  sin venir a cuento el principal programa de televisión cubana para atacar solamente a Guillermo Cabrera Infante.

Aquí.

Anuncios

8 Replies to “Casualidades de PM (Sabá Cabrera y Orlando Jiménez Leal, 1961).”

  1. Nada sorprendente.
    Pero me da mucha curiosidad explorar el tema de la gran aficion a los premios que se siente en Cuba. La historia podria haberse contado sin mencionar a Cabrera Infante, pero al parecer estaba en el guion. La primera historia que se cuenta sobre GCI no tiene nada que ver con el caracter del escritor, pero la segunda si. Y naturalmente, Enrique Pineda Barnet, el bitongo con miedo a las armas, se habia buscado el comentario de Cabrera Infante, que gratuito seguramente no fue. Y el “entrevistador”, nada, se que queda tan campante y tan sonriente con la mitad de la historia sin indagar por el resto. Esos muchachos los segurosos, siempre tan creativos y controladores con el guion del programa….

    Me gusta

  2. Todo es una farsa. Para entretener a los que creen en “el cambio”.
    Son unos atrevidos al utilizar a GCI para eso. Lamento profundamente que no se les pueda llevar a los tribunales por hurto de derechos de autor.

    Me gusta

  3. He leído la entrevista que le hace el aprendiz de mediocre de Amaury Pérez a Enrique Pineda Barnet y, la verdad, debí haber tomado precauciones antes de hacerlo. Para leer tantas estupideces juntas hay que tener a mano un limón del tamaño de un melón, una olla repleta de sal y dos o tres barriles de tequila, o de lo contrario un lector con al menos dos dedos de frente corre el riesgo de padecer una isquemia cerebral o cardíaca, o ambas. Todas las insinuaciones despectivas que ambos personajes hacen sobre al maestro Guillermo Cabrera Infante no hacen otra cosa que descalificarlos a ellos mismos. Por otro lado, hay que ser muy caradura para poner en boca de un “niñito bitongo” (como el mismo Pineda Barnet se definió) la palabra prescindir. De lo único que con seguridad ha prescindido este personaje ha sido de vergüenza. No tiene vergüenza ni moral para articular el nombre de Guillermo Cabrera Infante.
    Gracias por el link, Zoé.

    Me gusta

  4. No se decir cual adriguera es mas asqueroza :ICAIC,ICRT,Ballet Nacional,Casa de las Americas,UNEAC,los que hemos trabajado en esos lugares no sabriamos escoger,ahi si hay tirania y por supuesto corte y edicion,pero mientras mas los desacreditan hacen que esten siempre presentes.

    Me gusta

  5. El colmo de los colmos!!! suscribo a Ibis, Frida, Charlie , janczeck …fui un poquito más allá y me disparé los ciento y tantos comentarios (por arribita obvio, cuidando el corazón) “”Oh casualidad!!!”” ni un solo comentario negativo al programa (se le puede llamar así?), una cantidad de comeraspas hablando porquería y baboseándolo a Amauris y al Barnet que da asco , uno hasta le dice que lo único que le falta al programa es que el “nene de Cosnuelito”” cante…Manda cabilla!!! otra que recién por vez primera supo de la existencia de GCI y hasta da un link donde pueden buscar sobre él…Momentos como estos siento una vergüenza muy grande ser cubana, por suerte luego se me pasa y me renace el orgullo cuando pienso en los otros como GCI, Martí…la lista es más larga que la de ellos y les vamos a ganar, y a ubicar en los sitios que cada uno merece, de eso no tengan dudas, la verdad tarda en llegar pero siempre llega y prevalece. Que fatuo y falluto es ese Amauris, la verdad que nunca me lo disparé y cada vez menos, encima más feo que un parto a las tres de la madrugada y sin comadrona.

    Me gusta

  6. Son unos cinicos , eso es lo que son , alguien con un poquito de decoro y dignidad no se presta para estar haciendo tantos papelazos, uno detras de otro,el pobre no se daba cuenta que es en Blanco y Trocadero donde siempre ha estado.

    Me gusta

  7. Esto me huele a maniobra para acabar con la película y sobre todo para borrar la historia de censura y horror del castrismo.
    Los derechos de autor de esa película pertenecen a Sabá Cabrera y a Orlando Jiménez Leal. Sabá Cabrera está muerto.
    Miriam Gómez no tienen nada que ver con esa maniobra, porque inclusive Miriam ha dicho que no quiere que ensucien la obra de Guillermo Cabrera Infante con sus manos llenas de sangre. Y que ella no se opone a que la obra de GCI sea leída por los cubanos, que ella es capaz de pagar ediciones para que la obra de su esposo llegue a las bibliotecas independientes, pero jamás a la dictadura, que la dictadura no tocará un centavo jamás de la obra de GCI, lo que ella ha dejado muy amarrado con abogados.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.