Un cubano extranjero en su patria. Por Laritza Diversent.

En 2003, Paquito Herrera se acogió a la ciudadanía española, gracias a que sus padres fueron inmigrantes en la isla. Le concedieron visa para viajar a España. Cuando salió de Cuba, el gobierno le puso en la lista de quienes definitivamente abandonan el país. Le confiscaron y nacionalizaron sus propiedades, sin derecho a indemnización.

Al no vivir en Cuba, no tiene carné de identidad, ni cuota para recibir los alimentos racionados por la libreta. Cuando viene de visita, tiene que pagar todos los servicios, como si fuera un extranjero. Sin embargo, para entrar en la isla, necesita pasaporte cubano, como si aún fuera un ciudadano cubano.

La Constitución de la República establece que, cuando se adquiera una ciudadanía extranjera, se perderá la cubana. Aclara y establece el procedimiento a seguir para la formalización y pérdida de la ciudadanía, y las autoridades facultadas para decidirlo.

Para desgracia de Paquito, la Asamblea Nacional del Poder Popular, el parlamento cubano, está muy ocupado. Y no ha tenido tiempo de adoptar una ley que establezca el procedimiento y las autoridades encargadas de decidir el asunto. Mientras, el asunto es regulado por  disposiciones de carácter administrativo, emitidas por el Ministerio de Relaciones Exteriores.

En materia de Derecho Constitucional, se produce una inconstitucionalidad por omisión. El parlamento cubano, el órgano legislativo único con facultad de aprobar, modificar o derogar leyes, no cumple con la obligación de legislar la normativa que permite la aplicación de los postulados constitucionales correspondientes. 

¿Por qué el parlamento, a pesar de que su inacción afecta un derecho fundamental como el de la ciudadanía, no hace uso de sus facultades? ¿Qué interés puede tener el gobierno en retener la ciudadanía de cubanos que ya son ciudadanos de otros Estados?

Negocio, puro negocio. El asunto pasa por cuestiones económicas con un marcado trasfondo político. En la práctica, todos los cubanos son obligados a entrar en el país con el pasaporte nacional, que los califica como ‘cubanos’. No les interesa que sea ciudadano de otro Estado, ni que de acuerdo a los dictados constitucionales, ya no tiene su ciudadanía natal.

En dos palabras: lo que dice la Constitución no se tiene en cuenta.  La decisión, entonces, queda en manos de las autoridades gubernamentales, quienes en definitiva son las que deciden cuáles cubanos pueden salir y cuáles pueden entrar al país. Y las encargadas de otorgar «permisos de entrada y salida», que si no son pagados, no son concedidos.

Una violación descarada de la Ley Fundamental de la República. Lo que importa es que por concepto de trámites migratorios, se ingresan millones de pesos cubanos convertibles, entre otras divisas. Más claro, ni el agua.

Paquito quiere regresar. Todavía sigue legalmente casado en Cuba. Está desempleado. No tuvo suerte en España. Aquí tampoco le iba bien, pero allá se encuentra solo, sin familia. Con 55 años, está dispuesto a empezar de cero en su patria. En marzo del 2009, vino de visita. Y después que se le vencieran las prorrogas de estancia en el país, intentó quedarse. Pero las autoridades de emigración lo deportaron.

El gran problema de Paquito Herrera es que obtuvo la ciudadanía española por naturalización. Y la Constitución cubana no admite la doble ciudadanía. Como el parlamento sigue sin cumplir su obligación de legislar sobre el asunto, en el sistema legal cubano se continúa aplicando el Reglamento de Ciudadanía, en vigor desde que el 4 de febrero de 1944 se pusiera en práctica el Decreto 358. Hace 56 años!

Según sus postulados, respecto al procedimiento para la pérdida y recuperación de este derecho, el Ministerio de Estado, hoy Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX), dispone la instrucción de un expediente, cuando tuviere conocimiento de que un ciudadano cubano haya adquirido otra ciudadanía.

En el caso de Paquito, el MINREX debió declarar, por medio de una resolución, la pérdida de la ciudadanía cubana. A continuación, remitir esa resolución al Ministerio de Justicia, para que este organismo realizara la anotación marginal correspondiente, en el asiento de inscripción del Registro Civil

Para recobrar la ciudadanía perdida, Paquito simplemente hubiera tenido que comparecer ante el encargado del Registro Civil del domicilio donde siempre vivió en Cuba, para manifestar y hacer inscribir su propósito de recuperarla. Y un año después, realizar el mismo proceso.

El procedimiento así escrito parece simple. Pero para Paquito es imposible seguirlo. No tiene cómo acreditar que ha perdido su anterior ciudadanía (la cubana) porque el MINREX así no lo ha declarado. Por tanto, tampoco podrá pedir que se reestablezca su domicilio en Cuba. En realidad, no se puede recuperar lo que nunca se ha perdido.

Paquito buscó otra vía para volver a su tierra natal. Pidió un permiso al Consulado de Cuba en España. La respuesta fue negativa. Todavía no ha cumplido 65 años y no tiene hijos. Desesperado, ha optado por pedirle a sus santos que detenga el tiempo. En las noches de desvelo, se pregunta por qué el gobierno cubano le niega el derecho a regresar.

La pregunta ingenua de Herrera tiene una respuesta concreta: el día que él se marchó a residir en España, fue sancionado con el destierro. Una condena política, que oficialmente no consta en ningún documento, pero que hace décadas le han aplicado a más de dos millones cubanos.

 Por ello, a Paquito y todos los cubanos que decidieron establecerse en otra nación, les confiscan sus propiedades, tienen que pagar en moneda dura para entrar al país -y también si desean quedarse por más tiempo. Encima, aguantar que los traten como si fueran extranjeros… cuando les conviene.

Lo otro que Paquito no entiende es que, mientras él permanezca en España, le está reportando ventajas al gobierno cubano. Dentro de la isla, él es un estorbo. No sólo porque ya se acerca a la tercera edad, si no porque regresaría tal como se fue. Con una mano alante y la otra atrás. Sin nada.

Y eso que, a diferencia de otros cubanos en similar situación, Paquito tiene dónde un techo donde vivir. Su esposa, con quien contrajo nupcias hace treinta años y continúa casado, tiene una vivienda en Cuba. Sin embargo, para despojarlo de todos sus bienes, que no eran muchos, sólo los matrimoniales, el Estado se subrogó en su lugar y grado, y liquidó la comunidad matrimonial.

Pero el Código de Familia de Cuba no reconoce esa causa como una de las que extingue el vínculo matrimonial, y por ende, la comunidad de bienes. Entonces, para no mantener una copropiedad forzosa con el Estado, su esposa tuvo que pagarle la cuota que le correspondía a su marido.   

Una duda: si Paquito Herrera regresa, ¿le devolverán los derechos sobre sus bienes? A la luz del Código de Familia, todos los bienes adquiridos dentro del matrimonio forman parte de la comunidad matrimonial. ¿Qué pasaría con la liquidación forzosa que realizó el gobierno, acto unilateral y también ilegal? Quizás éste sea uno de los motivos por los cuales a Paquito no le permiten volver.

Lo cierto es que el gobierno hace caso omiso de las disposiciones del Reglamento de Ciudadanía. Viola los derechos de los cubanos y simula legitimidad en el acto. Ni privan a nadie de su derecho de cambiar de ciudadanía, ni tampoco admiten la doble, porque solamente reconocen la cubana. Interpretan la ley de acuerdo a su conveniencia.

Hace poco Paquito regresó. Le pidió un préstamo de 900 euros a un banco español, para poder realizar los trámites migratorios. Pasó el fin de año con los suyos y por 40 cuc (pesos cubanos convertibles) le pintó la casa a un sobrino. Con ese dinero, pagó dos solicitudes de prórroga, para permanecer más tiempo en Cuba. Nuevamente va a intentar quedarse, aunque está consciente de que lo volverán a deportar. Piensa seguir intentándolo, hasta que un día las autoridades se cansen y se apiaden de él. O hasta 2020, dentro de diez años, cuando cumpla los 65 y pueda legalmente retornar. 

De momento, Paquito Herrera es un extraño en la tierra que lo vio nacer. Y no ve forma de que su suerte cambie.

Laritza Diversent

Nota.- Este trabajo fue escrito en abril de 2010 y no había sido publicado. Laritza Diversent es abogada y periodista independiente, vive en Cuba.

Amabilidad de la autora y de Tania Quintero.


13 respuestas para “Un cubano extranjero en su patria. Por Laritza Diversent.”

  1. Este tal Don Paquito es un caso patetico. Como se puede ser tan masoquista? Me parece que el tipo es un maricon de espiritu. Ojala que lo sigan maltratando y esquilmando. Se lo merece por pendejo.

  2. Pienso que este tal Paco primero es un ignorante en materia de ciudadanias luego uno que penso llegar y darle la patada a los euros, como es posible que una persona decida salir de ese infierno pasar de todo sabiendo que te expropian todo , que te vas para ayudar o abrir el paso para la familia y luego que hace ??…estoy solo, no encuentro trabajo? quiero mi pais este definitvamente es uno sin medula espinal un lloron sin webos se ve que lo hizo por moda y no por necesidad, porque hay personas que si no pueden entrar a Cuba y se comen el cable hasta superar todo lo que tiene que superar un repatriado, exiliado, inmigrado, este cuento es igual a otro que ya conocemos uff

  3. Paquito, rima con ma…, este es uno mas, de los miles y miles de cubanos, que diambulan por todo el mundo, con su femenil nostalgia de su cagada tierra, porque eso es lo que es Cuba, una tierra cagada por el castrismo desde el Cabo San Antonio hasta la Punta de Maisi. Para que salieron, para ahora estar mendigando que los dejen entrar. Es una realidad, el virus del castrismo dejo a una gran parte de los cubanos sin dignidad. Castrismo 52 anos mas.

  4. Excelente articulo de Laritza, creo que es una de las blogueras que esta haciendo un trabajo util, ya que por el conocimiento que ella tiene acerca delas leyes de Cuba informa y da a conocer cuanles son las artimanas que utiliza el regimen castrista popara esquilmar al cubano. Por otra parte no entiendo porque hay personas que le gustacriticar las acciones de otras personas, si cada cual es dueno de su persona y de su proceder.

  5. Todos los que han salido, segùn el versito macabro del pasaporte de la dictadura… «definitivamente» (què pretensiòn!) del paìs, somos desterrados… asì de sencillo… Sobre el Derecho… què decir?… si una de sus fuentes es la mente enfermiza y asquerosa de poder que tiene el dictador y que regla como voluntad de su soberana gana… y la «cacafuaca» cubana le sigue la corriente con docilidad de ovejo… A Cuba no regreso!… a menos que… a menos que…

    Paquito no estaba preparado para emigrar… deben existir razones profundas… motivaciones radicales… sobre todo, convicciones de caràcter polìtico… No las pajitas al viento que muchos cubanos tienen como motivaciòn para salir de Cuba… Ser libres tiene su precio!… Paquito es sòlo un aficionado a la libertad!… lo siento por èl… nunca debiò irse… O serà que nunca se fue?…

  6. Sagaz articulo y redactado con limpidez. Esas monstruosidades juridicas vienen ocurriendo desde que la banda de asaltadores a mano armada de Biran secuestro
    la nacion, sus leyes,su Const. se limpio con la Carta Univ. de Derechos Humanos, viola todos los pactos intern. y aun asi es miembro permanente del Consejo de Derech. Hum de la ONU. Recordemos que todo individuo tiene derecho a entrar y salir de cualquier pais sin ser despojado de sus propiedades y mucho menos ser encarcelado, excepto Norcorea, Libia, Iran, republiquetas aldeanas del Africa y no podia faltar Cuba, administrada por la familia mas ladrona y filibustera de las Antillas, incluida la de Las Tortugas, durante siglos base de operaciones de piratas, corsarios y todo genero de delincuentes del mar y la montana.

  7. Excelente articulo donde desde otro punto de vista, el migratorio muestra las grandes falencias del regimen cubano. Atrasado en el tiempo, acorde con el resto de la realidad cubana. Donde el Estado cubano lucra al cubano que emigro, recaudando dineros exagerados por tramites consulares, etc…Existe una contradiccion, Cuba no permite la ciudadania doble, sin embargo aquel ciudadano naturalizado en un tercero pais, se lo obliga entrar a Cuba con su pasaporte cubano, dejando a la luz la gran verocidad recaudadora de un Estado que hace tiempo perdio la dignidad. Sin embargo se tilda de justo, humanista y no explotador. Que ironia.

    Gracias.

  8. Felicidades..Estas denuncias le hacen mas dano al regimen que una huelga.pues estan cogidos en sus propias leyes y son casos reales..Paquito es un hombre que tenia tres anos cuando llego el pandemonio o sea..es un producto robolucionario y es el hombre nuevo ..llego al exilio pensando que los dollars estan en matas que solo habia que cogerla y hacerse rico sin trabajar nunca… pues en Cuba casi nadie trabaja..cuando choco con la realidad se le cayo el mundo…inspira mas lastima que pena un ser inutil ..indefenso…ante un mosntruo de la ilegalidad…

  9. Pero que esperaba que lo recibieran con flores,hay una cosa el cubano ha perdido
    la obligacion de trabajar para poder vivir y piensa que al pais donde emigran se les resuelva todo como por arte de magia.nada mas que tenias que mirar la calle Obispo
    para que vieras la multitud de personas caminando tranquilamente,en un horario de trabajo,pero no es solo Paquito,tengo amigos en La Florida que piensan reunir un dinerito y marcharse a Cuba a poner un negocio,la inmigracion es dura,pero tiene sus ventajas si sabes luchar.

  10. A mi pasaporte cubano lo acuñaron así: NULO, cuando de niña me exilié.
    Otra injusticia pensé, lo que me obligó a asumir (sin reservas, con respeto y amor) otra ciudadania.
    No me ha pasado por la mente la idea de volver, para nada, por nadie, mientras exista la dictadura.
    Pero no a todos nos motiva la dignidad.
    Gracias por el post.

  11. Artículo muy interesante e instructivo.
    Tambien muchos comentarios interesantes que reflejan la diversidad de la naturaleza humana y especialmente la idiosincrasia cubana.
    Hay que saber que el país donde nacimos no es un estado de derecho donde si ud tiene un problema legal, se paga un abogado que defiende sus intereses exijiendo ante las autoridades el respeto de la ley y/o de la constitución !!!!
    En «nuestra» Cuba el poder hace con el derecho, la ley y la Constitución lo que le da su real gana…. teniendo siempre presente el principio leninista del control : «La organización está bien, pero el control es mejor.»
    Es por eso que crean gavetas donde te meten para controlar mejor : los que tienen PRE, los quedaos ‘que no tienen PRE), los mercenarios, los exiliados, los emigrados, los doble-nacionalidad, etc etc…. Detras de todas esas calificaciones nos encuentramos cubanos que el gobierno y parte de los nacionales consideran extranjeros…. en nuestro propio país !!!

    Lo que me cuesta acceptar es porqué tanta gente adquiese a dejarse meter en esas gavetas y sigue pensando que la solución la tiene un gobierno o una comunidad o no sé quien….

    Yo me quedé, pedí la nacionalidad a otro país y ahora voy y vengo cuando yo quiero… sin que nadie tenga nada que decirme de como y cuando resolver mis problemas.
    Que Paquito le cuente su historia a todos los blogueros y a todas las voces alternativas en Cuba y en el mundo y posiblemente algo va a pasar…. sino, seguirá esperando… el pobre.
    Engagons-nous !!!

  12. Dear Janczseck..Yo tengo esa misma experiencia..hay muchos Paquitos en Cuba y en el exilio..pero..eso es lo que trajo en tren……