La brillante paloma. Por Esteban Fernández.

Por Esteban Fernández 

                               

            LA BRILLANTE PALOMA 

La mayoría de nosotros consideramos que en Cuba no ha cambiado nada, pero  estamos equivocados. Durante los últimos años, en Cuba ha habido un tremendo cambio para beneficio del pueblo cubano.  Ese gran cambio es  que mis compatriotas no tienen que soportar las tonterías  y habladurías del tirano. El sátrapa ha tratado de salir varias veces a la palestra pública a soltar y balbucear unas cuantas barrabasadas, pero parece que Dalia lo ha regañado y le ha dicho: «¡Viejo, quédate tranquilo en la casa y no salgas más a hablar de lo que pica el pollo!» ¡Y POR FIN, ha hecho mutis por el foro! Aunque estoy seguro que él tratará de hacer el rídiculo de nuevo en cualquier momento… 

Porque yo les voy a decir una cosa, y si ustedes son cubanos saben de que les hablo: ¡Cómo hemos tenido que sufrir los nacidos en la Isla la verborrea indecente de esta sabandija! 

Desde los primeros días del año 1959 nos sorprendió lanzándonos una tremenda cantaleta que duró un montón de horas. Hasta la mayoría de la gente que simpatizaba con él se quedó estupefacta con la tremenda descarga que nos disparó el supuesto “libertador”.  Sin duda, el ave más brillante de toda la historia universal,  fue la paloma que se le defecó en el hombro ese día… 

Los cubanos estábamos acostumbrados a escuchar a buenos oradores. Nunca olvidaré que una  vez,  siendo yo un muchacho, oí hablar a mi coterráneo Rafael Zervigón.  Me encantó la forma en que se expresó este experimentado político. En realidad ese fue el único discurso que yo había escuchado antes del de Fidel Castro.  A diferencia de Castro,  el doctor «Fillo» Zervigón sólo habló durante media hora y sanseacabó.  

 Pero ¡la trova que metió el recién estrenado dictador le roncó el mango! Y de ahí en adelante se convirtió en un eterno loro, sin control, sin que nadie se atreviera a decirle ¡Cállese, compadre!  ¡ El único en toda la historia cubana que se atrevió a interrumpirle una perorata  televisiva fue el Embajador de España Juan Pablo de Lojendio, Marqués de Vellisca el 20 de enero de 1960! Algo parecido a lo que hizo el Rey de España cuando le sonó  un “¿Por qué no te callas?” al ñame de Chávez! 

Yo no sé si ustedes se acuerdan que inmediatamente después de tomar el poder, crearon una cosa que se llamaba “F.I.E.L.: Fiel a Cuba, Fiel a la revolución”.  Eso se trataba de un plan,  que casi a diario,  ponía a todas las estaciones de radio y televisión en cadena nacional y nos sonaban por la cabeza las palabras del Máximo Hablantín  sin forma alguna de poder evadirlas. Era una “obligación patriótica” escucharlas. 

Menos mal que ya a mediados de 1962 yo salí para el exilio  y  solamente tuve que dispararme los vómitos de heces fecales convertidos en frases de este monstruo durante tres años y medio, pero ¡pobrecitos cubanos que lo han tenido que escuchar  -y hasta aplaudir  por miedo a perder sus  empleos-durante 50 años. En los dos últimos años tal parece que le dieron perejil a la cotorra. Pero si pusiéramos todas las sandeces y mentiras que ha lanzado al aire una tras otra, fácilmente pudieran llegar hasta la luna.

 

Claro que Cuba sigue esclava, claro que el sucesor es igual o peor que él, pero por lo menos hace las barbaridades semi callado. Yo pienso que un H.P. taciturno, insípido y anodino es mejor que un H.P. hablantín, lenguaraz y charlatán. Raúl Castro es exactamente igual de sanguinario que el genocida mayor, pero hace las cosas como la gatica de María Ramos… 

 

Lo triste es que los cubanos allá no se atreven, en masa, a  demostrar el  gran descanso que  están disfrutando. Pero por dentro, la alegría debe ser suprema, apoteósica. Si ya, a mediados del 1959 a muchos se nos revolvía  el estómago cada vez que lo teníamos que escuchar,  ¡CÓMO SERÁ  LA COSA 52 AÑOS DESPUÉS!

 

Y lo inaudito del caso es que Fidel Castro no sólo ha estado hablando de asuntos de estado,  sino de cuanta basura se le ha ocurrido. Y lo mismo se pasaba hablando cuatro horas sobre una hedionda vaca llamada “Ubre Blanca”, que como hace varios años,  le entró la matraquilla de unas ollas de presión chinas. Y siempre agresivo, altanero, tratando  a los cubanos como seres inferiores o retardados, como si fueran sus súbditos y sus esclavos. Ni un chulo trata a una prostituta de la manera que el tirano ha tratado a los cubanos públicamente a través de medio siglo.

 

En Cuba el terror ha penetrado tanto que mis compatriotas no poseen ni el derecho a alegrarse,  pero si tuvieran libertad de expresión,  11 millones de cubanos gritarían al unísono ¡Ñooo que descanso! y yo creo que serían escuchados hasta en Cayo Hueso.

 

(Amabilidad del autor). 

9 respuestas para “La brillante paloma. Por Esteban Fernández.”

  1. Ya ahora «SI Aparece » lo que tendrian que Gritarle a Todo Pulmon es aquello tan Cubano de : Sola Vaya , Llevatelo Viento de Agua!!!

  2. Por sentido comun, Esteban, se sabe que el Cubano joven,al tener que aguantar un discurso como el que el Maximo Lider ofrecio un tiempo atras en la Universidad de La Habana,aplauden por respeto pero piensan, y este viejo, quien es?

  3. Muchos nos tuvimos que meter aquel infierno mas de treinta anos; pero escucharle sus interminables cantinfladas no crea que llegara al 40%, fund. a partir del 90 se produce un viraje imperceptible para mill. de cubanos en el el exilio. Casi desaparecieron las milicias, jamas pudieron organizar un batallon mcpal y yo vivia pegadito a un ofcial del comite militar., las reuniones en los comites se redujeron a cuatro ancianos retirados del Minint, las bullangueras Asmbleas del Poder popular daban lastima, cdo sus delegados se cansaban de convocar al vecindario y de 500 iban treinta, al otro dia los rollos de papel sanitario que en Cuba se venden como periodicos proclamaban que 8 mill 459,824 entusiastas ciudadanos habian asistido a las 3,927 Asambleas convocadas, para un cumplimiento del 99,87%. Los ultimos actos de repudio de las brigadas terroristas de respuesta rapida del Cartel de Biran son un ridiculo remedo de los regimientos, divisiones y ejercitos de pueblos enardecidos del 80. Su ultimo parrafo niega mi creencia de que la actual realidad psicologica y social de Cuba pasa inadvertida para mill. de cubanos exiliados. Felicidades por sus brillantes y graciosos articulos.

  4. Bueno llego un momento en que la television era para el y por los dos canales asi que no habia salvacion y quien olvida el que dio en la ONU.

  5. Esa coprolalia ayudo a restarle credibilidad a sus discursos amem de la realidad….su trabajo era la «muela»….el que mucho habla ..poco tiene que decir…..creo que ni ya «ref;exiona»….

  6. Magnifico relato de cómo la vida del cubano cambio radicalmente cuando uno de los dictadores mas horrendos de la historia tomó el poder en la Isla. Bien me acuerdo de aquellos discursos interminables en que el tirano se iba de un tema para otro sin que nada de lo que decía tuviera sentido. Fidel Castro es una de esas personas que les encanta oírse a si mismo. Ahora le gustara oírse balbucear, me imagino. Menos mal, como dice Esteban, que ya está callado este loro ñángara, por lo menos en público. También estoy muy de acuerdo que la palomita, no seria el ave más brillante, pero fue la primera que hizo lo que había que hacer y dio un ejemplo de civismo esa noche. Lo que nos hace falta es que Fidel coja su vaca, sus ollas chinas, los sembrados de pangola, de los que tanto habló, y toda esa bazofia con la que engañó y ultrajó a un pueblo y SE VAYA, DE UNA VEZ POR TODAS, PARA EL OTRO MUNDO. Gracias, L10

  7. DE LA INTERPRETACIÓN DE LOS SIGNOS
    Cuando la paloma de marras defecó sobre el hombro de aquel energúmeno durante su kilométrico discurso, el pueblo no supo interpretar el ‘mensaje’ que le habían enviado ‘desde el cielo’. Para cualquier augur, en el más estricto sentido de la palabra, hubiera sido un signo clarísimo y contundente de lo que le esperaba a un pueblo enfebrecido por el ‘populismo caudillista’ del ‘líder’ y que no era capaz de discernir sobre el hecho agorero de la paloma cuyo verdadero significado que fue malinterpretado unánimemente por una mayoría cuasi absoluta en el sentido de ‘comparar’ aquel augurio trágico con una ‘bendición’ de Dios sobre el ‘líder’ (a la sazón de 33 años, igual a la edad de Cristo) y creerlo el ‘salvador’ de toda una nación, cuando lo que auguraba la paloma era el aluvión de mierda (con perdón) que se abrió desde el infierno para volcarse sobre aquel pueblo que ‘celebraba la victoria del excremento parlante-ambulante’ que era el personaje en cuestión.

    Las ‘incontinencias’ de todo tipo han sido ‘marca registrada de la casa’ y ‘sello exclusivo’ en el ‘Fifo Castrocagante’. Empezó por la ‘incontinencia verbal’ en su treintena, continuó con ‘incontinencia moral’ siendo el perfecto mafioso a lo largo de casi 50 años de desgobierno y está terminando sus días con ‘incontinencia de esfínteres’ en su etapa de los últimos ‘ta’ (ochenta, noventa) y continuará con la peor ‘incontinencia’ que puede padecer un viejo asqueroso y malvado: ‘la diarrea mental del alemán sobre el cogote’, la más puñetera de todas las ‘incontinencias’ conocidas: el olvido de sí mismo.
    Le deseo un largo Alzheimer lleno de suciedad y deterioro físico donde nadie se apiade de su ruina física y mental y se vea compelido a comer de sus propios excrementos y a tragar sus propios vómitos. Eso sí sería una contundente y perfecta ‘justicia poética’.

  8. Que bueno te quedo eso Augur. ?Cual fue el truco de las palomas? He oido decir a Conte Aguero que se empleo una especie de semen para atraerlas.

  9. La diarrea verbal de Fidel era inevitable. Sabía que tenía un público cautivo y amedrentado, o sea, audiencia masiva asegurada, todos los medios de difusión bajo su absoluto control, y él con una megalomanía galopante y prepotente, combinada con un fuerte histrionismo. La tentación de «lucirse» hablando interminablemente cuando quisiera de lo que quisiera era sencillamente irresistible. Era también una forma de imponerse y de «sentar cátedra,» pues siempre se creyó no sólo ducho sino una autoridad en absolutamente todo. O sea, el Experto en Jefe. Lástima que tal sabiduría no pudiera impedir la ruina, atraso y decadencia de la otrora próspera, pujante y cada vez más moderna Cuba, pero por supuesto eso fue culpa de otros, o del embargo, o del totí. La tragedia de Fidel es que los cubanos nunca estuvieron a la altura de su Máximo Líder, tan excelso y sobrehumano él. El pobre, toda una víctima. No digo yo si ha sufrido, cómo dice Mariela.

Deja un comentario