Bragado murió soñando. Por Tania Díaz Castro.

En Cubanet.