Un Da Vinci en Palacio: La Dama del Armiño. Por Elisabet Martínez.

Blog de Elisabet Martínez.

Gracias, chère Eli.

 

5 respuestas para “Un Da Vinci en Palacio: La Dama del Armiño. Por Elisabet Martínez.”

  1. Es hermosìsimo… «a quièn guarda rencor… a quièn envidias Naturaleza… a Da Vinci que pintò una de tus estrellas… Cecilia tan bella… hoy es aquella frente a cuyos ojos el sol parece sombra oscura…»

    Da Vinci no era un hombre de este mundo…

  2. Gracias por el link, Zoé. Y muchas gracias a Elisabet Martínez por compartir tan interesante video. Una copia de La Dama del Armiño presidía la sala de mi abuela; incluso antecedía a su tan querido Sagrado Corazón de Jesús. Por eso el video me trajo tan gratos recuerdos. Me acordé, por ejemplo, que a todo el que entraba por primera vez a la casa de mi abuela, mi vieja no dejaba de aclararle que “el bicho” no era una jutía ni un ratón, sino un armiño, y que el cuadro era —para ella— la mejor pintura de Da Vinci, ¡sí señor!, acotaba Troya, orgullosa de su vieja copia.
    Gracias a las dos por compartir.

  3. Oh, Naturaleza, cómo envidias a Vinci,
    que ha pintado a una de tus estrellas,
    la hermosa Cecilia, cuyos bellos ojos
    la luz del sol convierten en oscura sombra.

    Pues piensa: cuanto más vivaz y hermosa sea
    mayor gloria tendrás en los tiempos futuros.
    Da gracias, pues, a Ludovico
    y al genio y a la mano de Leonardo,
    que quieren compartirla con la posteridad.

    Bellincioni (Milán, 1493)

    Me alegro mucho que les haya gustado.
    A Zoé Valdés: En ese momento imaginé que mis ojos eran los tuyos.

Deja un comentario