La hora de Cuba. Por Orlando Fondevila Suárez.

LA HORADECUBA

Orlando Fondevila

Han transcurrido más de dos décadas desde el fausto derrumbe del Muro de Berlín. Se trataba del hito histórico que señalaba el comienzo del fin de uno de los más tenebrosos experimentos sociales que haya conocido la humanidad. Experimento que, por otra parte, había contado con el irresponsable o doloroso respaldo de políticos y de élites intelectuales en todo el Occidente libre. Políticos e intelectuales que siempre encontraban excusas para el horror que se negaban a ver. A partir de la fiesta de libertad que inauguraban los alemanes, el mundo todo se inundó de alegría y comenzó a conocer y a aceptar que lo que se desplomaba ante sus ojos atónitos era una realidad de espesas y cruentas sombras vestidas de y vendidas como coloreada Utopía.

Los cubanos vivieron con esperanza el acontecimiento, a pesar de los escamoteos y censuras de la dictadura. Era entonces generalizada la percepción de que el régimen castrista era parte del fracaso rotundo que evidenciaba el desmoronamiento del imperio comunista. Para muchos resultaba obvio que para Cuba había llegado el momento de ahora o nunca para desembarazarse de sus propio grilletes totalitario que le atenazaban. El castrismo debilitado y confuso, se hallaba –creíamos- en fase terminal. A tenor de estas circunstancias surgió y se desarrolló un poderoso movimiento de disidencia y oposición que, enarbolando los principios del respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales, puso sin duda en jaque al régimen e hizo visible como nunca antes internacionalmente el drama cubano. El exilio cubano, que desde el minuto cero del horror mantuvo contra toda esperanza su lucha, de inmediato redobló su entusiasmo y su solidaridad para con aquellos que se disponían a la pelea dentro dela Islaesclavizada. La esperanza era cierta y alta.

Pero no pudo ser. Complejas circunstancias internas y externas frustraron lo que por aquellas fechas parecía inevitable. La tiranía empleó con todo rigor los mecanismos de represión y control construidos durante las décadas anteriores y que se hallaban perfectamente engrasados. El régimen pudo encontrar y recibir nuevos apoyos exteriores. La torpeza y la complicidad de Gobiernos y negociantes sin escrúpulos, verbigracia Clinton y Felipe González, o los hoteleros españoles y empresarios canadienses y de otros países europeos, permitieron a los Castro al menos capear el temporal. Por supuesto, habría que analizar igualmente errores de estrategia por parte de la oposición interna y del exilio.

Lo cierto es que hoy, a 22 años de aquella fulgurante esperanza, la tiranía continúa. Es verdad que el hundimiento del régimen cubano alcanza hoy tales dimensiones que sus propios responsables y secuaces lo admiten. Pero lejos de propiciar las soluciones radicales que a todas luces demanda la situación, se empeñan en transitar por veredas menores y engañosas para que todo cambie para que siga igual. Y está claro que lo que intentan que siga igual es su poder, es decir, la tiranía. ¿Está agotado el castrismo? ¿Está, ahora sí, en el camino de su desaparición? Puede ser. Pero lo realista es reconocer que continúa teniendo recursos. Y cómplices. Y continúa contando con los errores estratégicos de muchos de sus oponentes.

Ya en anteriores artículos me he referido al error -¿ingenuidad?- de quienes proclaman su intención de poner fin a la tiranía utilizando, paradójicamente, las mismas estrategias de esta. Recuerdo: no embargo, no aislamiento, propuestas de diálogo, normalización de relaciones con Estados Unidos y con todo el que aparezca. Remesas abundantes, viajes y viajecitos. Bonita manera de tratar al enemigo. ¿O no es el enemigo? Lo insólito de todo esto es que haya alguien que pueda creer que una dictadura que se sienta fuerte, con recursos y con una oposición complaciente e implorante, pueda aceptar propuesta alguna de diálogo para desaparecer. Además, ¿puede aspirar a una efectiva solidaridad exterior una oposición que no se haga notar con cierta contundencia? Mucho se habla de lo que acontece al día de hoy en algunos países del mundo árabe. De las rebeliones en Túnez, Líbia, Siria y Egipto, y del amparo firme que han recibido. Pero es que en esos sitios la oposición se hace sentir en las calles y paga su cuota inevitable de sacrificios.

Ya en otra época de nuestra historia, se cuenta que el Gral Machado afirmaba sardónicamente “a mi no me tumban con papelitos”. Y no fue con papelitos que lo tumbaron. Y, obviamente, el Gral. Era un demócrata consumado al lado de los Castro.

Debo declarar lo que es sabido, y es mi más profundo respeto por los cubanos que se juegan la piel y la tranquilidad de sus familias dentro de Cuba oponiéndose a la tiranía. Respeto a su historia y a sus ideas. Para ellos mi conocido apoyo de siempre. Pero, amigos míos, no es con carticas a los Reyes Magos, llenas de buenas intenciones, que vamos a salir de la tiranía. Es curioso, pero todos los días nos enteramos de denuncias de la oposición interna y de los periodistas independientes, en las que nos avisan de que no se advierte cambios, de que la represión continúa y se intensifica, de las manifiestas intenciones de los jerifaltes del régimen de que “antes se hundirá la Islaen el mar antes de renunciar a la gloria que se ha vivido” (Pablo Milanés, ahora “reformista” dixit). ¿Y ante este panorama la estrategia va a continuar siendo la de insistir en rogar por un imposible diálogo salvador? ¿Cuándo entenderemos que únicamente se avendrán al diálogo o lo que sea cuando sientan que están perdidos?

Y, en el exilio, ¿vamos a seguir facilitando viajecitos y componendas de la mano de los Saladrigas, Hugo Cancio, Aruca, etc., etc? Vamos a continuar con las sesudas recomendaciones de académicos como Carmelo Mesa Lago y Marifeli Pérez Stable y sus amiguitos dela Associationfor the Study of the Cuban Economy?

¿Será esta finalmente la hora de Cuba, o estaremos avocándonos a la frustración nacional vivida a raiz del derribo del Muro de Berlín? No lo sé. Depende de todos nosotros. Principalmente y casi únicamente de nosotros los cubanos, dentro de Cuba o en el exilio.

Orlando Fondevila Suárez.

(Amabilidad del autor).

12 Replies to “La hora de Cuba. Por Orlando Fondevila Suárez.”

  1. concuerdo plenamente con buonismos y papelitos la dictadura no cae, con dialoguitos y caricas a papa noel mucho menso y como dijo el titan de bronce “la libertad se consigue con el filo del machete” asi que todos estos politcamente correctos y que dicen que se hace apologia a la violencia que se aguanten porque sangre va a correr y mucha para Cuba es ya hora basta ya!

    Me gusta

  2. Creo que el “problema” cubano es antropológico. Cuando toda América era independiente, Cuba aún era colonia y tampoco en esa época Latinoamérica tendió la mano con entusiasmo a la independencia cubana. Llegamos los últimos a esa senda y últimos llegamos a la senda de las constituciones democráticas, y después de la etapa consttuyente que dió lugar a la Constitución de 1940, cuya trascendencia en el ámbito de los derechos individuales nunca fue reconocida por los propios cubanos, a pesar de adelantarse en el tiempo a muchas de las constituciones europeas y latinoamericanas, posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Los derechos del hombre y los principios formales y materiales de no discriminación fueron sentenciada antes en la Constitución de 1940 que en la Declaración de los derechos del hombre de 1948 y que posteriormente fueron plasmandose en el ordenamiento constitucional de las naciones europeas. Sin embargo la tiramos a la papelera como un ignorante tira a la basura una gran obra de arte. Ahora otra vez somos los últimos pero aún más vacios de valores. Un país con más mártires que derechos conquistados, un pais ingrato, que le va muy bien la fiesta y la pachanga, y la hospitalidad y todos esos valores “simpaticos” y folcloricos pero civicamente pobre. Pero la esperanza es lo único que se pierde

    Me gusta

  3. Es es la opinion de fondevila o de la fundacion hispano cubana)

    Me gusta

  4. Por supuesto que es legitima su opinion, la cuestion es que si pone FUNDACION HISPANO CUBANA puede entenderse que es la opinion de una fundacion que se ha mantenido siempre neutral con respecto a las disitntas formas de pensar de los disidentes cubanos
    Por tanto, debe el propio orlando ) o si procede, la propia FHC) aclarar si es su opinion personal o la de la fundacion . Varias personas han interpretado en cuba que es una postura institucional , no personal.

    Me gusta

  5. En mi opinion, el articulo, ademas de ser un punto de vista, tambien describe muy bien la realidad cubana y parte de su historia, pero carece de una propuesta concreta de solucion al problema, en la que, como es logico, pueda participar directamente el autor. Respeto mucho todos los puntos de vistas, pues estos nacen, fundamentalmente, como consecuencias de las experiencias vividas y de las que se viven en el presente, por tanto, es muy normal que el autor no coincida con otros, puesto que la realidad diaria del autor nada tiene que ver con la persecucion y calamidades economicas de los que desde dentro sufren la tirania, y esto es una verdad, no una injenuidad. Sujiero, si fuese posible, que el autor del articulo, propuciera un plan concreto, con su participacion claro esta, y esto si, lugar a dudas quizas, fuera la mejor de las criticas. Yo por el momento, no solamente respeto de palbaras, sino que, apoyo en todo, a los que se juegan la piel, la tranquilidad y la vida dentro de Cuba, porque la mia, ya no corre ese riesgo.

    Me gusta

  6. Impecable. Caray que casualidad,como coincide esa lucida denuncia con esta contraparte que lei ha unas horas en un Blog famoso cubano , ese mismo, Gen.Y…”Ahora mismo, miles de adolescentes, cuentapropistas, ancianos, estudiantes y bebes necesitan que el flujo entre las familias del exilio y de la isla crezca, que no se interrumpa(…) el futuro cuelga del brazo solidario tendido desde afuera”. solo falto…Al combate corred gusanera, escorias mercenarios, agentes de la CIA, perros del imperio, que la patria os necesita de urgencia.

    Me gusta

  7. Muy cierto la hora ha llegado, pero el reloj se ha parado.

    Me gusta

  8. ” La hora de los hornos ha llegado ” J. Martí .

    De acuerdo con su artículo. NO a la blandenguería con la dictadura.

    Me gusta

  9. Si le preguntaran a Raul Castro en este preciso instante: Cual es el enemigo mas peligroso que tiene el sistema que usted preside en este momento. ? La respuesta de RC seria:. !……? Antes de develarla, quisiera hacer una pequena aclaracion…La mayoria de nosotros en el supuesto de que RC, contestara dicha pregunta con entera confianza sobre el interlocutor, seria para la mayoria 89%, Los EE.UU y el embargo, un 15% la oposicion interna, un 5% el exilio historico y el fresquecito de Miami…y…solo un miserable 1% o menos, dirian que la burocracia, ese monstruo de mil cabezas creado por el propio sistema, es el verdadero y mas peligroso enemigo que tienen ellos como dictadores y el pueblo como sufrido pedestal…La lucha de todas las tiranias termina con un combate entre burocracia vs dictadores. Gorvachov, intento desmontar la burocracia en la ex-URSS y solo logro que estos mutaran, para convertirse en los nuevos capitalistas asesinando en el camino, el socialismo que tanto habian defendido y del cual habian lucrado. Asi ocurrio en Europa del Este, la burocracia amenazada invirtio rapidamente los papeles y fueron ellos los peores enemigos del viejo sistema comunista..Vaya..Desaparecieron el socilismo a la primera oportunidad, mirense las diferentes dictaduras en America Latina, apenas le pisan el callo a la burocracia, ahi mismo se forman los piquetes o las guerrillas que se ocupan de las protestas y los cambios…Y Cuba.? La respuesta de Raul Castro, es, es, es. Bingo. ! La Burocracia Hp instaurada y con todos los poderes desde Oeste al Este del triste Caiman…Burocracia en MININT y las FAR, en el Buro Politico y en el Consejo de Ministros, no hay un cabron administrador o policia que no sea un corrupto, un militante o cualquier funcionario del gobierno: Todos generalmente todos, paraticipan del poder burocratico que es el verdadero poder y al cual, hasta el mismo Raul Castro teme..RC quiere acabar con todos los inutiles ministerios, para ello tiene que acabar con los ministros inutiles…y.. ahi si que RC tiene que pensarlos dos veces. RC puede intentar los cambios que quiera, pero los tentaculos de la burocracia, tiene que ir cortandolos poco a poquito, so pena de que los verdaderos enemigos de ese maldito gobierno, le declaren la guerra. Ese es el verdadero problema sobre la libertad de Cuba…La Burocracia esteril y parasita. Los castros ya estan muertos politicamente el sistema fracaso y el poder se les escapo de las manos y no saben como recuperarlo… Si el gobierno aceptare un dialogo solo seria sobre la base de crear un frente comun con la oposicion para combatir al enemigo unico…..! La Burocracia.! Fantastico,absurdo, sueno de un noctambulo.? Los castros merecen los odios por haber sido los fabricantes de la Hidra de Mil Cabezas. Pero la Hidra esta oculta y solo con inteligencia y valor personal por un grupo de audaces en transicion, pueden salvar a Cuba de este infierno…Gracias

    Me gusta

  10. Como el macao o vendran los nietos de los chacumbeles a suceder a la tiranìa.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .