El poder de la tristeza. Muerte de una Dama de Blanco en el exilio.

El exilio tiene momentos muy dolorosos, sobre todo al principio, pero el más terrible es cuando una persona muere. No hay dolor más agudo que ver a un ser querido extinguirse, sin poder hacer nada, sabiendo que jamás regresará a su país, y que jamás volveremos a tenerla a nuestro lado, compartiendo lo que nos ha deparado la separación y luego el reencuentro.

La muerte de la Dama de Blanco Marlene González Conesa, de 42 años, esposa del ex carcelado político de la Primavera Negra, Jorge Luis González Tanquero, ha impactado a buena parte de la comunidad cubana exiliada en Miami. Personalmente, el drama de esta familia me ha tocado profundo y llevo días tratando de escribir algo sobre el suceso, pero la tristeza me lo impedía.

El 5 de agosto, mañana, se cumplirán diez años de la muerte de mi madre en el exilio. No pude escribir sobre ella hasta pasados siete años de su muerte, que sucedió en el 2001. Si la muerte de la madre, la profunda tristeza de perderla, nos desploma, vivir día a día su enfermedad nos hunde en un estado de desesperación irremediable. ¿Cómo salvarla? Es la pregunta que martillea dentro de uno sabiendo que no habrá respuesta adecuada, y que el fin se aproxima.

Comprendo la inmensa tristeza que debe sentir Jorge Luis González Tanquero, y el estado en el que se encuentra Melissa, su hija adolescente. Sólo puedo decirles que esa misma tristeza brinda un poder inextricable para seguir adelante, y la vida nos acapara vertiginosamente con su ritmo habitual. Les deseo que puedan continuar adelante con éxito y que la joven, absorbida por los estudios y por su juventud, alcance el que seguramente fue el sueño de su madre: que su hija se convierta en una mujer de justicia y de paz en el país que la ha acogido para desarrollarse en libertad y con proyectos de futuro.

Que en paz descanse Marlene González Conesa. Y mi más agradecido reconocimiento a la lucha de esta Dama de Blanco por la libertad de su esposo y la libertad de Cuba.

La historia de esta familia en Café Fuerte.

Zoé Valdés.

11 respuestas para “El poder de la tristeza. Muerte de una Dama de Blanco en el exilio.”

  1. Que descanse en paz la Sra Marlene Gonzales Conesa , su nombre quedar grabado a siempre ,a su familia mis mas sentido pesame y Dios les guie hoy y siempre .

  2. Tambien en el 2001 perdi a mi madre de un stroke que la fulmino….siendo ella tambien, relativamente joven aun….esa es una perdida que no se supera nunca y a veces , se acrecenta con el tiempo, vivimos en un mundo que vamos a sufrir innumerables perdidas y al final…nos perdemos nosotros tambien ..que en paz desacanse esa honrosa mujer que logro lo que quiso y lucho por ello….que su familia viva en libertad…sush is life…..

  3. Dios de paz a esta familia, a los que perdimos la madre en Cuba como yo a pesar de haber hecho todo lo posible siempre nos parece poco y nunca llega el consuelo. El 7 de Junio se cumplieron 10 años de su muerte y me parece que fue ayer. El exilio quema pero ante estas cosas uno siente derrumbarse.
    Esta familia es brava entre las bravas, el señor Tanquero todo un valiente y luchador Dios mio cuanto dolor debe estar pasando Dios ponga su mano.

  4. Ay Dios mio, que tristeza ! Claro que su nombre quedara grabado entre los que lucharon contra la dictadura, como quedaran grabados tambien los que mancillan todo por lo que ella lucho queriendo dialogos y aperturas. Que en Paz Descanse su Alma.

  5. Inmensa tristeza. Pensar que cuando nació Marlene González Conesa, hace 42 años, ya existia un enorme grupo de esposas e hijos de presos politicos y fusilados .
    Mi más sentido pésame a la familia.

  6. Que triste noticia. Descanse en paz, y mi más sentido pésame para la familia. Que Dios le de fuerza a su hija, para que pueda superar tan dura pérdida. Ciertamente querida Zoé, no hay dolor más agudo que sufrir la muerte física de un ser querido.

  7. me uno a tu pesame por el fallecimiento de esa patriota. Dios la tenga en la gloria.

  8. Demasiado triste.
    Descanse en paz.

Deja un comentario