Palabras pronunciadas por el Sr. Roberto A. Torricella, organizador del banquete conmemorativo del 4 de septiembre, durante la celebración del mismo.

PALABRAS PRONUNCIADAS POR EL SR. ROBERTO A. TORRICELLA, ORGANIZADOR DEL BANQUETE CONMEMORATIVO DEL 4 DE SEPTIEMBRE, DURANTE LA CELEBRACIÓN DEL MISMO HOY 4 DE SEPTIEMBRE DE 2011.

 

Buen día, compatriotas y amigos.  Gracias por su asistencia a esta celebración de la revolución del 4 de septiembre, Día de las Fuerzas Armadas Constitucionales de Cuba, y muchas gracias por su apoyo individual a la publicación oficial de esta septembrista, la revista Defensa Institucional Cubana.

 

Quiero hacer llegar, a nombre de esta hermandad cívico militar, un fuerte abrazo y nuestro sincero agradecimiento desde Miami hasta Paris a mi querida amiga Zoé Valdés por su oportuno y muy acertado artículo sobre el 4 de septiembre “LA VERDAD COMO PROMESA” publicado por nuestro buen amigo Demetrio Perez en el Semanario Libre.  Su artículo pueden encontrarlo en el Programa que tienen en sus mesas.

 

Muchos de nosotros hemos sido heridos por el odio y la envidia que fueron causa de la irreflexión que cegó al cubano en la década de los 50s y trajo la debacle que hoy azota la patria.  Esta es la razón principal por la cual estamos hoy en el exilio. Tristemente, muchos compatriotas metieron el odio y el ego en sus maletas y lo trajeron al exilio y lo siguen usando, contra sus adversarios pero a veces, hasta contra los amigos.  Pero los que hemos sufrido esos embates, repetimos lo siguiente:

 

Quien te lastima, te hace FUERTE

Quien te critica, te hace IMPORTANTE

Quien te envidia, te hace VALIOSO

Quien te desea lo peor, tiene que soportar que te ocurra LO MEJOR.

 

El éxito de este evento y la gran asistencia al mismo es clara evidencia que nos ha ocurrido lo mejor.

 

Esto se aplica igualmente al Movimiento Septembrista del 33. Muchos repiten que el 4 de septiembre de 1933 fue un golpe de estado dado por el General Fulgencio Batista.  Otros dicen que fue una de las causas precursora del castro-comunismo.  Los primeros por desconocimiento histórico y los segundos para justificar sus desacertadas afiliaciones y acciones.

 

Esta falsedad, cuando se mira ante la verdad rigurosa de nuestra historia, hace a Batista un líder más FUERTE, más IMPORTANTE y más VALIOSO.  Pero, digan lo que digan, no pueden refutar una gran realidad: el 4 de septiembre trajo avances y progreso para Cuba. El General Batista fue la persona que indiscutiblemente lideró ese movimiento y, unido al grupo que integró la Agrupación Revolucionaria del 33, se dio inicio a una nueva etapa en la historia de Cuba que marcó nuevos y progresivos rumbos para el país.  Todos supimos disfrutarlos. Otros se esmeraron en destruirlos.

 

Pero el 4 de septiembre de 1933 fue un movimiento multipartidista que produjo una sólida unidad en todas las clases vivas de Cuba, civiles y militares, en busca de un sólo objetivo: LA REIVINDICACIÓN DE LA PATRIA.

 

Produjo grandes líderes, entre ellos cuatro presidentes y uno que casi pudo haberlo sido, nos dio soberanía total, y nos obsequió con la Constitución de 1940.

 

Como siempre soñó mi hermano Rubén Batista, celebramos esta fecha, no con fines políticos, sino para rendir homenaje a nuestros patriotas caídos, y también para poner la fecha en su correcto contexto histórico, y para promover la unidad cubana.

 

¿Por qué no estamos unidos en el exilio?

 

Señores, “el problema de nuestra época consiste en que sus hombres no quieren ser útiles sino importantes”.  Eso lo vemos en quienes se creen  “líderes” pero su interés de protagonismo y sus enormes egos personales los auto-destruye, no sin antes causar grandes estragos.  Y si éstos ciegos guían a otros ciegos, todos caerán en el hueco.

Recuerden esa famosa expresión que dice: la unión en el rebaño obliga al león a acostarse con hambre.

 

El enemigo ha tenido gran éxito en manipular el exilio usando a sus agentes infiltrados y a muchos que siguen siendo tontos útiles, para fomentar la división entre nosotros y no parece que nos percatemos que el problema cubano no es de ninguno de nosotros en particular.  Es de todos.  El enemigo es UNO, y nosotros también tenemos que ser UNO.

 

Reunámonos no solo para reunirnos sino para UNIRNOS.

A nosotros nos complace profundamente que esta hermandad septembrista cívico-militar, posiblemente sea la única capaz de convocar esta cantidad apreciable de compatriotas.

 

Quiero nuevamente expresar mi agradecimiento a muchos amigos y amigas que con su aporte han hecho posible celebrar este acto y han ayudado a la publicación de nuestra revista Defensa Institucional Cubana. Muy en especial, mi reconocimiento y mi agradecimiento a mi querida hermana Carmita Batista por todo su apoyo y consejo que sin él, no estaría yo aquí ante ustedes; a Adriana Cantillo por su ayuda, dedicación y profesionalismo en la preparación de Pergaminos; y a Roger Rojas Lavernia por la exhibición de su galería histórica.

 

Nuestro agradecimiento a los artistas que hoy nos brindarán su talento, especialmente a nuestra querida Alejandra Cossío del Pino quien ayudó a organizar el programa del que van a disfrutar.

 

A Elvis Padrón por su apoyo con el sonido y proyección; al amigo Fabiani por tomar el video de este acto que estará disponible para quien lo desee adquirir; y un fuerte y cariñoso abrazo a Rosa María Carreras por su amplia y abierta disposición para ayudarnos en todo lo referente al uso de estos bellos salones y a su amable personal.

 

En particular agradezco el esfuerzo de los que han venido de fuera solamente para estar con nosotros este 4 de septiembre como:

  • Clara Ortiz, compañera de campañas políticas en Cuba y su hijo Magín, reconocido pintor que sus pinturas hablan por él y por Cuba.  Ellos han venido desde Gran Canaria únicamente para asistir a este evento.
  • El Dr. Andres Cornejo que ha venido desde Mount Prospect, Illinois.
  • Marielena Montesinos Stuart con su esposo y dos hijos desde Naples, Florida y quien nos ha dado la gran noticia de su candidatura para el senado de los EE.UU. en el 2012.
  • El gran amigo Jorge Clark, Presidente de la Junta Cívico Militar, que a última hora se ha visto impedido de venir desde Lancaster, California, por cuestiones de salud.
  • Agradezco el gran esfuerzo que trató de hacer mi gran amigo el Comandante Armando Acosta para trasladarse desde Merritt Island a Miami.  Armando es uno de los fundadores sobrevivientes de la revista Defensa Institucional Cubana, fundada en Méjico en 1959, y es quien nos dio el visto bueno y apoyo moral para reactivar su publicación nuevamente.
  • Romelia y Francisco Pérez Clausell, hijos del Tte. Coronel Francisco Pérez Clausell, que vienen de Tampa.
  • Y otros que nos acompañan provenientes de otros distantes lugares.

 

Nuestro profundo agradecimiento a todos.

 

Sr. Roberto Torricella.

 

Fotos del acto:

23 respuestas a “Palabras pronunciadas por el Sr. Roberto A. Torricella, organizador del banquete conmemorativo del 4 de septiembre, durante la celebración del mismo.”

  1. Bueno, si, es Verdad, si lo va a hacer el partido Fidelista tambien tiene derecho el partido Batistiano a participar en unas Futuras elecciones en la Isla de Cuba.

    Me gusta

  2. Estos actos conmemorativos de fechas y/o eventos muy importantes en la historia de Cuba, son las que mantienen viva la verdadera linea histórica de la nación. Ahora les toca a las nuevas generaciones recuperar esa senda y esperemos que esto ocurra.

    Me gusta

  3. Si de verdad Uds. piensan que vamos a regresar a las mismas condiciones que nos llevaron al Desastre, then you have another thing coming.

    Me gusta

  4. We are the only Nationalistic Generation engendered by Cuba and have been Lost for 50+ years. But we are coming, believe Us, we are coming.

    Me gusta

  5. Solo queria decir muy correctamente que el acto estuvo muy bueno y que las palabras de Torricella fueron acertadas, que la entrega de los reconocimientos con las fotos de los fallecidos en pantalla, fue muy emocionante, yo conoci a algunos de ellos y llore cuando vi las fotos, se respiro amistad y tranquilidad en ese almuerzo, hasta ahi mi comentario normal. Ahora, con el insulto que me dan las palabras de Oscar Canosa, senor usted no se calla ni debajo del agua y ahora hay que soportarlo bilingue tambien, no, es mucho para mis 70, comemierda sr. Canosa es el que cree que otro es comemierda, Por favor, no mas, ya sabemos que usted no es batistiano, que bueno para la raza, porque se batistiano sr. es una raza, la que no se destine…fijese en un detalle los batistianos no decimos yo fui batistiano, decimos soy batistiano, y ya porque como dicen los colombianos, que pereza Oscar Canosa……

    Me gusta

  6. oscar canosa, ¿no le parece que 52 años mintiendo sobre el Batistato no es ya demasiado? Deje que la gente diga lo que tiene que decir. Se llama libertad de palabra.

    Me gusta

  7. A ver si publican este comentario, porque yo he puesto alguno cuando hablan sobre Batista en este blog y lo han censurado, también me consta que a algún amigo también se lo han censurado.

    Cada cual es libre de apoyar las «causas» que quiera y de decir lo que quiera, pero por favor, dejadnos a los que creemos que Batista era un dictador que nos expresemos.

    Batista nació en una familia muy humilde y huyo de Cuba siendo multimillonario con una fortuna que salio de sus «chanchullos» y los «tenemanejes» del «boom» inmobiliario y urbanistico y de las obras civiles de las que se quedaba una gran parte del dinero.

    Llamar revolucionario a un militar de profesión que suspendió las garantías constitucionales durante sus mandatos es la cosa mas absurda que he escuchado jamás. No olvidemos que si la constitución de 1940 no se llevó a la práctica fue por su culpa.

    En fin, mentalidad típica de latinoamericanos, pueblerinos y caudillistas: los que no están con un dictador están con el otro.

    Para mi no existe justificación para ninguna dictadura. Batista debe ocupar el segundo lugar en el ranking de la historia de tiranos cubanos. La historia de nuestra república no es para sentirse orgullosa y no seremos nada y no haremos nada bien hasta el día en que reconozcamos lo muy mal que lo hicieron los que nos precedieron.

    Solo espero que la fortuna que robó Batista al pueblo de Cuba y que heredaron sus hijos no sirva para financiar este tipo de actos propagandisticos y de lavado de imagen de alguien que lleva varios años bajo tierra. También espero que tampoco sirva para financiar biografías complacientes sobre un dictador corrupto.

    Me gusta

  8. Habría sido mejor que te lo hubieran censurado, porque has quedado como una ignorante total. Batista fue elegido en dos ocasiones, democráticamente, fuen el creador de la Constitución del 40, y la puso en práctica. Fue tan democrático que tuvo dos ministros comunistas en su gobierno: Marinello y Carlos Rafael Rodríguez. ¿Cómo te cae? Mejor ni opines, que no sabes ni donde estás parada, y si tus amigos son como tú, que se callen también. Fue el único presidente que le declaró la Guerra a la Alemania nazi, y no hay más que ver lo que se hizo en La Habana durante sus mandatos. La Habana entera testimonia de ellos. Sin cortar el hospital Topes de Collantes, las carreteras, escuelas, etc. Así que ahora te sientas y lloras.

    Me gusta

  9. Bueno, visto el patio entro en esto como uno más. Creo que las dictaduras de Batista fueron en comparación con la de los hermanos castro-comunistas la de un adolescente frente a un monstruo.

    Batista dejó un país con unas reservas de divisas que ahora no existen. Ni en los años cincuenta (1950) ni anteriores conocieron los cubanos lo que era una libreta de racionamiento. En aquella época el peso cubano se podía cambiar por un dolar americano, y todo el que tuviera algún dinerito disponible podía hacer un viajecito a USA sin tener que pedir permisos de salida, ni pasar por inspecciones ni registros, ni ser considerados gusanos, antipatriotas ni demás basura comunista.

    Por tanto hay mucha, pero mucha diferencia, entre los gobiernos de Batista y la tragedia ocasionada por la dictadura comunista de los hermanos Castro, que ya pasa del medio siglo.

    Yo preferiría que fuéramos un pueblo con una democracia como la que existe en USA desde hace más de doscientos años. Esto sería mi deseo. Pero si eso no es posible por la situación real del mundo en este siglo XXI, sin duda alguna desearía otro Batista que barriera a la basura de matones castristas, y llevara con mano de hierro a un pueblo hambriento y desorientado, acostumbrado ya a mendigar de las familias cubanas del extranjero.

    Batista, al tomar el poder en 1952 dijo entre sus primeras palabras que «se acabaron los guapos», que era una referencia a los pandilleros que nacieron como setas durante los gobiernos de Gráu y Prío. Sesenta años después de aquello se nos olvida el estado de corrupción de aquelos dos gobiernos «auténticos».

    Me gusta

  10. Raúl Castillo ¿resulta que Batista era un presidente democrático?? En 1952 que fue lo que dió sino un golpe de estado que acabó con las garantias de la joven constitución de 1940.

    ¿De donde sacas que el dictador Batista creó la Constitución de 1940? Mira, no te voy a poner aquí la lista de los setenta y siete miembros de la Asamblea Constituyente.
    Que Batista haya sido presidente y se presentara con el partido comunista de corte sovietico o stalinista muestra que era una persona sin principios de escasa catadura moral porque el partido con el que se presentó no se correspondía con sus valores e idiología. Amigo mio eso se llama FRAUDE, eso es engañar a un pueblo.

    Comparto con mi amiga Noelia su opinión. No me parece correcto que la acuses de comparar el batistato con el castrismo porque ella no lo ha hecho. Sin duda Batista mato a menos cubanos que Castro, pero mató y torturo a muchos, es cierto que Batista no robó tanto como Castro, pero robó y mucho.

    Raúl Castillo, si te gusta mandar a callar a la gente puedes irte a Cuba, país donde un tocayo tuyo oprime a todo un pueblo. Allí se estila amordazar y obligar a callar a las personas como a ti te gusta, porque al fin y al cabo a todos los defensores de dictadores estais cortados por la misma tijera, haceis gala de vuestra intolerancia y os gusta las mismas cosas.

    A ver si este comentario no me lo censuran como los otros.

    Me gusta

  11. Tino, a usted no se le ha censurado ni un sólo comentario en este blog, por favor, no mienta. Pero si sigue argumentando cada vez que se le censura, que aquí no se censura nada, aquí se modera, y ni siquiera le he moderado un comentario, entonces sí que por mentiroso tendré que moderarle los comentarios. Gracias.

    Me gusta

  12. Realmente no existen dictadores buenos, pero, al escuchar la historia y analizar la Cuba actual, prefiero 10 Batista a 1 Fidel/Raul. Ahora todos so batistianos,porque no soportan a Castro(quien no), ya nadie recuerda que no lo querian por negro/o mulato, el Country Club,etc,etc,etc. Querian pichon de gallego, no hemos podido librarnos de el en 52 anos.

    Me gusta

  13. EL 10 DE MARZO DE 1952 – Continuación o empate de la Revolución del 4 de Septiembre de 1933.
    Por: El Historiador
    El Movimiento del 10 de Marzo de 1952 contuvo por siete años el asalto rojo a Cuba y la situó en los primeros lugares de América y del mundo en innumerables aspectos. El peligro de la infiltración comunista en Cuba y en los países hermanos fue advertido por el Presidente Batista a todos los presidentes hemisféricos durante la Conferencia de Presidentes celebrada en Panamá los días 21 y 22 de julio de 1956.
    En este mes se cumplen 59 años del Movimiento Revolucionario del 10 de Marzo de 1952. Los acontecimientos históricos no pueden ser juzgados sin memoria de las realidades y sin conciencia de lo justo. Los comunistas y su muy efectiva maquinaria de propaganda –quizás más peligrosa que el propio comunismo- son los monstruos fabricantes de las mentiras; crean el “hecho” incierto o desfiguran lo verdadero, echan a rodar los estribillos perversos, y las calumnias llegan a tomar criminalmente las vestiduras usurpadas a la verdad.
    Todos los expertos en Derecho Constitucional coinciden que la oposición es un elemento indispensable y esencial en todo Estado de Derecho y que, cuando se agrede a la oposición, se viola la Constitución y se cercena el Estado de Derecho. Esta condición de agresión iba de mano a una peligrosa crisis de la autoridad, descuartizada por la impune actuación de las pandillas del “gatillo alegre” en las calles y por el liberalismo ortodoxo predominado en gran parte de nuestra prensa, televisión y radio, entre otros factores, condiciones que fueron heredadas y no controladas por el gobierno de turno.
    El cuadro sombrío de inestabilidad e inseguridad que venía consumiendo al país desde hacía poco menos de una década, dio origen al movimiento revolucionario que culminó el 10 de marzo de 1952. A principios de 1950 cuando las encuestas todavía no predecían un triunfo electoral para la ortodoxia, tres miembros del Partido del Pueblo Cubano –PPC- (Ortodoxo), profesores de la Escuela Superior de Guerra, Rafael García Bárcena, Herminio Portell Vilá, y Roberto Agramonte, que protestaban por la situación reinante en Cuba, obtuvieron la anuencia del líder del PPC, Eduardo R. Chibás, y usando los vínculos con militares que la institución donde enseñaban ofrecía, comenzaron a conspirar para dar un golpe de estado al gobierno de turno, confabulándose con el Capitán Jorge García Tuñón que operaba dentro del Campamento Militar de Columbia.
    Este movimiento, concebido para ser liderado por un populista de la popularidad de Chibás en esos momentos, tomó mucho auge dentro de los militares que estaban hartos del gansterismo e inseguridad. Chibás no contaba con apoyo entre los militares pero tenía apoyo del pueblo. Los militares, para el triunfo, necesitaban un líder con apoyo popular, cosa que Chibás aportaba. Con la conspiración ya en pleno desarrollo dentro del seno militar, el PPC asciende como favorito en las últimas encuestas, lo que aumenta la preocupación del Presidente Prío. Chibás retira su previa anuencia a los tres profesores que, al quedarse acéfalos, sin figura capaz de acaudillar la conspiración, desisten de la misma y así lo informan al Capitán García Tuñón.
    La influencia de la infiltración roja dentro del PPC y su nociva propaganda “empujaba” a algunos “líderes” de la ortodoxia que, con micrófonos en mano y ayudados por la Revista Bohemia, no cesaban de denunciar el estado de la situación reinante en el país y el continuo deterioro de las mismas, incitando a las masas. El pueblo cada día simpatizaba más con los líderes ortodoxos y en medio de esta situación ocurre la muerte de Eduardo Chibás que vino a complicar potencialmente la ya muy crítica situación. El «suicidio» de Chibás crea un gran abismo que no se puede superar y lo sustituye Roberto Agramonte a la cabeza del PPC cuando, en realidad, le correspondía legítimamente al Dr. Millo Ochoa, fundador con Chibás el PPC.
    La preocupación del Presidente Prío era ingente por considerar que el gobierno había perdido la opinión pública y el principio de autoridad se estaba resquebrajando. Temía un triunfo electoral del Partido Ortodoxo por la penetración subrepticia roja y esto lo hace considerar un auto-golpe para evitar el triunfo del PPC en las urnas pero sabía que no tenía arraigo dentro de las fuerzas armadas para liderarlo sin nefastas consecuencias. Bajo estas condiciones, el Presidente hizo unas declaraciones a la revista Bohemia que fueron publicadas en su sección “en Cuba” el 16 de septiembre de 1951, en las cuales dijo que se tendría que ir antes del vencimiento de su mandato, entregándole el poder a los militares, o forzar el resultado de las elecciones en beneficio de un partido de la oposición, “tal vez el de Batista”. También lo habla con varias personas, entre ellas al Dr. Juan J. Remos en una reunión sostenida en su residencia “La Chata”, consciente que lo conversado con Remos llegaría a oídos del General Batista rápidamente.
    El Capitán García Tuñón no puede desarticular la conspiración dentro de las Fuerzas Armadas debido a lo avanzado de la misma y los cabecillas que conspiraban deciden buscar una figura capaz de aglutinar a los militares y al pueblo. Se acercan al General Fulgencio Batista a quien el Capitán García Tuñón visita innumerables veces en su residencia campestre, Kuquine, para ofrecerle el liderazgo del Movimiento pero la oferta es continuamente rechazada por el General Batista. Con una situación en el país que venía deteriorándose y agravándose por día, empiezan a producirse ciertos racontecimientos “detonadores” que produjeron una nueva visita de urgencia del Capitán García Tuñón al General Batista, esta vez acompañado por algunos otros de los militares que conspiraban, y el General Batista acepta encabezar el Movimiento ya existente para evitar el derramamiento de sangre que hubiera ocurrido si el golpe lo ejecutan los militares solos sin líder capaz de aglutinar los militares y el pueblo.
    El viernes 7 de marzo, el General Batista cenaba familiarmente en casa de su hija mayor, Mirta, con algunos amigos cercanos. El servicio interrumpe al General Batista anunciándole la visita de tres individuos. El General Batista se dirige a un patio central con suficiente privacidad que tenía la casa para atender a los tres individuos. En escasos minutos los tres individuos se marcharon y el General Batista regresó a la mesa donde continuó la jovial charla familiar. Los tres individuos eran “Colacho” Pérez, Rodríguez Calderón, y García Tuñón. Más tarde, ya en el exilio, supimos que ese viernes, en esos escasos minutos, se decidió la hora, el día, y la posta por donde entraría en Columbia el General Batista con su comitiva el siguiente lunes día 10.
    Salieron de Kuquine a las 2:20AM. Se reunieron al fondo del Colegio Belén, donde se les une el Teniente Rafael Salas Cañizares con unos carros patrulleros, y allí Batista se traslada al carro del Capitán Robaina y lo acompañan, además de Robaina que iba guiando, Roberto Fernández Miranda, el Capitán Martín Díaz Tamayo y Silito Tabernilla, produciéndose la entrada en Columbia por la Posta 4. Las circunstancias que prevalecían en Cuba eran tan caóticas que la pregunta a hacerse es: ¿cómo es posible que un civil penetre sin impedimentos al campamento militar más grande y de mayor importancia de Cuba y solamente con un teléfono en mano, consigue se sumen al Movimiento todos los mandos militares de la República? Obviamente, las condiciones estaban dadas. Dijo el Dr. Orestes Ferrara en alguna ocasión que las dificultades que luego tuvo Batista se debieron, en parte, a la facilidad con la cual tomó el poder.
    El movimiento militar del 10 de marzo produjo teóricamente un “aparente” quebrantamiento del orden constitucional pero en la práctica no fue así y enjuiciado con perspectiva, se colige que fue la secuencia de situaciones y desmanes anteriores. No fue un golpe de estado de un general que se subleva contra el gobierno ya que Batista llevaba años sin pertenecer a los cuadros activos del Ejército y haber sido presidente y senador por elección popular. Era pues, hombre público, un político y no un militar insurrecto. Así lo apreciaron diversos estratos de la sociedad cubana ya que la generalidad de las clases sociales acogió el 10 de marzo con aplausos y como el mal menor, al igual que miembros de los partidos políticos de oposición ya que muchos de ellos, permaneciendo opuestos, se incorporaron a la nueva situación y aceptaron la orientación electoral adoptada por el régimen conscientes de que era lo mejor para el país.
    Para dotar a la República de una Ley Constitucional que recogiendo el espíritu y los preceptos de la Constitución de 1940 hiciera posible el tránsito de la provisionalidad a un proceso electoral que se había anunciado para celebrarse en 1954, se establece el Consejo Consultivo de 80 miembros representando todas las fuerzas y sectores nacionales, bajo la presidencia y dirección del respetado estadista, Dr. Carlos Saladrigas y Zayas, cuyos Estatutos fueron jurados por muchas de las autoridades previamente electas y así funcionó el gobierno transitorio en espera de las elecciones. El Consejo Consultivo examinaba todos los Decretos que fueron publicando para crear nuevos organismos que modernizasen la administración y abriesen el camino a medidas útiles y progresivas. Fue convocado 168 veces en las que discutió 67 proyectos de Decreto-leyes enviados por Ministros, y 280 que redactó por su propia iniciativa.
    A partir de la celebración de las elecciones generales en 1954, se restituye en su
    totalidad y se da vigencia a la Constitución de 1940 y estuvo vigente todo el tiempo excepto en los lapsos en que fue necesario suspender las garantías constitucionales por motivo del terrorismo que azotaba a Cuba. En todo momento, los poderes funcionaron independientemente, especialmente el Poder Judicial que sirvió de punto de apoyo para el terrorismo castrista.
    Nunca se instituyó una “dictadura” o una “tiranía” ya que bajo cualquiera de estas dos calificaciones dadas al gobierno producto del 10 de Marzo, predominó una libertad irrestricta en todos los aspectos. Una “tiranía” no hubiera instituido el Consejo Consultivo integrado por representaciones de todas las clases sociales, profesionales, financieros, políticos, agricultores, economistas, obreros, periodistas, industriales, pedagogos, y muchas otras clases vivas del país, opositores y no opositores. Una “tiranía” no hubiera podido conseguir inversiones millonarias en nuevos negocios, elevar los empleos y los salarios, y reducir sustancialmente el desempleo. Una “tiranía” hubiera extirpado el cáncer de la Sierra Maestra y hubiera fusilado indiscriminadamente, en lugar de propiciar amnistías, decretar indultos, y permitir que sus personeros protegieran y diesen hospitalidad en sus hogares a los enemigos que traicionaron a la patria y la entregaron al comunismo. Una “tiranía” no hubiera amnistiado a Fidel Castro y sus secuaces después de ser arrestados y enjuiciados por el cobarde ataque en 1953 al Cuartel Moncada donde también estuvieron apoyados por el comunismo internacional.
    El 10 de marzo fue una revolución con una elevada doctrina democrática que se llevó a la práctica bajo un bien concebido plan de gobierno que tuvo por objeto principal el rescate de la Constitución de 1940 ya que no solamente se burlaban los derechos básicos populares, inclusive el más elemental e importante cuya vigencia era nula: el de la vida, del cual se derivan los demás. Bajo esa doctrina y ese programa político es que se programó el resurgimiento de la Nación, respondiendo a ideas y conceptos establecidos por el Derecho público, los cuales evidenciaban las abundantes razones que impulsaron a las Fuerzas Armadas a hacerse eco de la ciudadanía para acabar con el delictuoso libertinaje que se había desatado en la República y que llegaron a su límite durante los últimos meses de 1951 y los meses previos a marzo de 1952.
    Y un 31 de diciembre de 1958, en pleno funcionamiento los tres poderes bajo la “dictadura tiránica”, al renunciar Batista a la presidencia como consecuencia de la conspiración en su contra en el Cuarto Piso del Departamento de Estado norteamericano, éste ordenó que en ausencia del Vicepresidente de la República y del Presidente del Congreso, fuera llamado para ocupar la Jefatura de Estado el Magistrado más antiguo del Tribunal Supremo tal y como lo ordenaba el precepto constitucional. Pero ya el gobierno del Presidente Eisenhower y el cuarto piso de su Departamento de Estado habían puesto el dogal al cuello de la soberanía cubana para entronizar a Castro, “salvador» de Cuba”. Ese mismo Castro a quien América toda y muy gravemente sus padrinos norteamericanos, deben el pernicioso y fatal avance del comunismo en el Continente.
    Esa muletilla de “yo estoy contra Batista porque al dar el golpe del 10 de Marzo rompió el ritmo constitucional”, y “por eso hice revolución con Castro”, es como una confesión, una profesión de fe, un enrolamiento en las nóminas de los promulgadores de sandeces. Y entérense los “constitucionaleros”: el auge del comunismo en América y el adueñamiento de Cuba por Moscú, lo retrasó por siete años el Movimiento del 10 de Marzo. Batista estaba consciente del peligro rojo, le puso murallas rompiendo relaciones con Rusia. ¡Pero todo fue inútil! Era más fácil ayudar y financiar a los comunistas de Castro y llamar “dictador” a Batista como lo hacen los “revolucioneros” que no tienen modo para justificarse.
    El comunismo pudo mentir descaradamente -con inconcebibles apoyos- para engañar y desorientar la opinión pública mundial. De esa infame maniobra que hundió a Cuba en los horrores de la tiranía comunista y que costó a su pueblo tanta sangre y tantas privaciones, deben aprender las naciones libres de nuestro hemisferio ya que constituye una magnifica lección a los que las engañosas y traidoras sirenas de los “tontos útiles” arrastran con sus cánticos al inevitable naufragio del comunismo. Los pueblos que no sepan distinguir la verdad de la propaganda falaz y enervadora son los mejores candidatos. Repitiendo palabras ya dichas: “El 1ro de enero de 1959, lo que cayó no fue Batista: lo que cayó fue Cuba; lo que cayó a pedazos fue la Patria. Batista era el pretexto utilizado por los comunistas, antes y después del 1ro de enero de 1959, para adueñarse del poder. Y al grito “¡Abajo Batista!”, se vino abajo todo: el Derecho, la Justicia, la Libertad, la Religión, la Banca, el Comercio, la Industria, las Leyes y todo: ¡la Nación! Aún hay necios –allá y aquí- gritando ¡Abajo Batista!, como si en Cuba todavía quedara algo que echar abajo, sin detenerse a pensar que en el pecado llevan la penitencia: Los que gritan allá, no pueden irse; los que gritan aquí, no pueden volver”.
    A medida que las realidades históricas se van conociendo en detalle y se analizan imparcialmente, vemos que la balanza se inclina a favor de Batista y de su gobierno a pesar de los errores y desaciertos que obviamente existieron durante su mandato. Esta narrativa histórica evidencia que existían razones y causas que eran imprescindibles enfrentar para detener las condiciones caóticas que prevalecían y evitar la infiltración comunista debido al largo proceso de descomposición pública que no puede ni debe desconocerse al analizar los acontecimientos de aquella época. Culpar al Dr. Prío por las condiciones que heredó o al General Batista por las acciones tomadas, no es ni justo ni sensato. Es muy importante que los análisis históricos sean profundos e imparciales, ajustándose a la realidad histórica para que puedan ser útiles como elementos de juicio; para evitar reincidir en errores y para que las nuevas generaciones puedan tomar decisiones basadas en datos ciertos que les prevenga cometer los desaciertos del pasado. Esta es la única forma que nuestra Estrella solitaria volverá a resplandecer en el corazón de la Patria.
    La calumnia y la mentira suelen andar del brazo de la ambición, de la codicia y del resentimiento, fomentando adversidades y
    malquerencias. Sus deletéreos influjos podrán prevalecer cierto tiempo en ambientes tendenciosos o enardecidos, pero serán al fin vencidos por la verdad, si la verdad puede lanzar oportunamente sus rayos clarificadores como el sol los suyos sobre las brumas.

    Me gusta

  14. DICTADURA O TIRANÍA
    ¿Qué es dictadura? ¿Qué es tiranía? ¿Qué es despotismo? ¿Hubo en Cuba durante la década de los 50s una situación que teórica o factualmente merezca cualquiera de esos nombres? Obviamente no. Veamos:
    Dictadura es la concentración, en bien o en mal, de todos los poderes. ¿Tal era el caso en Cuba? Honestamente, no.
    El Congreso ejercía sus funciones con independencia del Poder Ejecutivo y de la judicatura, con una representación oposicionista pequeña debido al retraimiento grausista en las elecciones, pero cumplió sus deberes con inteligencia y valor. En oportunidades diversas, leyes-decretos, aprobados por el Consejo de Ministros durante etapas de suspensión de garantías constitucionales y en receso el Poder Legislativo, fueron derogadas por éste al reanudar sus actividades.
    El Poder Judicial (cuya independencia es suficiente para asegurar el carácter democrático de cualquier régimen), hubo de desenvolverse sin interferencia alguna, no obstante que su lenidad para con los terroristas constituía un estímulo a la sedición. ¿No se dictaron autos de procesamiento contra algunos miembros de la policía y del ejército por supuestos delitos cometidos al calor de la guerra civil? En ningún momento la estructura gubernamental, la “dictadura”, infringió la independencia del Poder Judicial.
    No sólo los tres poderes del Estado eran interdependientes, sino que se desglosaron funciones del Poder Ejecutivo y se los adscribió a numerosos organismos autónomos y paraestatales cuya dirección y funcionamiento estaban a cargo de personas no vinculadas al gobierno.
    Tiranía y despotismo poseen como elemento tipificador –adicional al de la dictadura- el ejercicio injusto, abusivo, anonadante de esos poderes. Contestemos con algunas interrogantes: ¿Por qué sobrevivieron Fidel y Raúl del asalto al Cuartel Moncada? ¿Por qué fueron excarcelados mucho antes de cumplir la sanción que le impusieron tribunales ordinarios? ¿Por qué la revista “Bohemia”, órgano del fidelismo, y otros, disfrutaron de las ventajas ofrecidas por bancos paraestatales creados por la “tiranía”? ¿Por qué la generalidad de los dirigentes terroristas y conspiradores claves que estuvieron en poder de la policía sobrevivieron a la “brutalidad” de ésta? ¿Por qué algunas entidades y empresas no fueron objeto de ataques o desaparecieron en aquella época a pesar de la ayuda notoria que prestaban al castrismo? ¿Por qué líderes oposicionistas recibían en el exilio las caudalosas rentas de sus propiedades? ¿Por qué periódicos, revistas, estaciones de radio y de televisión que alentaban la guerra civil no fueron allanados y destruidos sus maquinarias y mobiliario? Cualquiera que sea la respuesta, tendrá que aparecer en ella un elemento: la falta absoluta de crueldad, de prepotencia y de abuso por el gobierno existente.
    ¿Dónde está, pues, el dictador o el tirano?

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: