El escándalo de las Madres de la Plaza de Mayo salpica al gobierno argentino.

El País.

3 respuestas a “El escándalo de las Madres de la Plaza de Mayo salpica al gobierno argentino.”

  1. Nada, todo pasará y seguirán todos viviendo del mismo cuento, de una forma o de otra. Ya lo vienen haciendo hace MUCHO rato, y hay demasiada gente demasiado comprometida con el asunto, igual que pasa con Cuba y su maldita «revolución.» Miren, por ejemplo, las absurdas piruetas y contorsiones del Pablito Milanés. Nadie, si puede evitarlo, admite haber sido un miserable idiota, comemierda u oportunista, y mucho menos si lo ha sido por toda una vida. Miren cuantos «ilustrados» o «intelectuales» siguen aferrados al grotesco mito del Che, o siguen con las burdas mentiras de los «veinte mil muertos» de Batista y de que Cuba era un burdel tercermundista antes del ’59. Cómo dijo Borges, se trata de gente incorregible.

    Me gusta

  2. Como se le puede creer a Hebe de Bonafini, cuando esta señora ha dicho tantas barbaridades, por ejemplo: cuando se alegro por la tragedia de las Torres Gemelas de Nueva York. Y por su fervor apoyo a la dictadura castrista.

    Nada bueno puede salir de este monstruo porteño.

    Me gusta

  3. Al lado de los presuntos implicados, Al Capone parece un principiante. Y acaso no importa; porque, salpique lo que salpique, un poco más de la mitad de votantes parece no ver las salpicaduras. Cae de maduro: no es lógico que se le entreguen millones a una fundación para construir viviendas cuando nada tiene ésta que ver con viviendas; ése es un rubro dedicado a empresas, licitaciones de por medio, por supuesto. Acá no hubo control por parte del gobierno. Punto. El gobierno kirchnerista —de “ingenuo” nomás— dejó el manejo de millonarios fondos públicos a la deriva. Pero no, hasta el momento el gobierno no se ha hecho cargo de la situación. Y lo más curioso es que mientras más barbaridades inaceptables aparecen, Fernández de Kirchner parece vivir en “el país de las maravillas”, como Alicia. Y es que si de algo adolece esta señora es de autocrítica; ella sólo sabe manifestarse con actitudes de soberbia, obsecuencia ante la crítica de los medios de comunicación, mirada para otro lado ante las denuncias por corrupción levantadas a “sus” funcionarios públicos… En fin…
    Gracias por el link, Zoé.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: