Obituario de David Lago González en El País. Por Roger Salas.

Necrológicas El País.

Gracias a Roger Salas.

Anuncios

17 Replies to “Obituario de David Lago González en El País. Por Roger Salas.”

  1. Maldito Marxismo Leninismo ,no haber permitido que varias generaciones de Cubanos pudieran desarrollar en su suelo natal la inteligencia de tantos Cubanos muertos en el exilio.Vidas tronchadas por un grupito de asesinos apoyados por la maldad de aquellos que aspiran a un solo orden mundial.Deportistas,Musicos,intelectuales,personas comunes que no pudieron desarrollar,su talento en nuestra querida Patria.Descansa en Paz David Lago Gonzalez que otros recojeran tu antorcha de libertad y seguiran la lucha sin descanso hasta que nuestra Patria sea libre.

    Me gusta

  2. Necrològica de mi querido David Lago, poeta… què tristeza!… Odio la mala muerte… Tenìa pasiòn!…

    Me gusta

  3. Todavia no puedo acostumbrarme a la idea que David no esta. Me tomara tiempo, pero esto significa que no se fue del todo…. Su obra queda.

    Me gusta

  4. Querida Zoe :
    David leia El Pais, y tomaba Cafe y ” madalenas”(por el acento de Madrid que no pronuncia la G). Se extrana mucho. Pero como dice Charlie y cito:” Su obra queda”.

    Carlos

    Me gusta

  5. Llevo varios días muy triste. Y a veces, por lo menos a mí, me ocurre que cuando ando así, demasiado triste, no deseo siquiera pensar. Es entonces cuando el cansancio se me antoja una fortuna, porque me impide hacer eso: pensar. Pero ayer, que llegué a mi casa más tarde que de costumbre, decidida a prepararme un solo mate y luego, dado el cansancio que traía encima, caer en la cama dueña de una amnesia total, desafortunadamente descubrí que se me había roto la pava eléctrica. Entonces tuve que hacer lo que hacía mucho tiempo que no hacía: llenar un jarrito con agua y ponerlo al fuego. Y hasta ahí todo bien. El problema vino después, cuando vi la silueta de una mujer esperando un hervor con los brazos apoyados en su cintura, como apuntalando su espalda por el peso que sentía sobre ella. Era mi propia sombra. Pero mi propia sombra me hizo recordar las veces que vi a mi madre en esa misma posición: esperando un hervor, esperando el punto de ebullición aparentemente tranquila y “apuntalada”, pero pensando quién sabe cuántos infortunios, pensando y tratando de encontrarle una solución a quién sabe cuántos problemas en ese “eterno” instante que dura un hervor. Y pensé en muchas madres cubanas. Y pensé en la madre de David. Y pensé en David. Y rompí a llorar. Y apagué el fuego. Y apagué la luz. Y no dormí. Y pensé, lamentablemente.

    Pero no fue hasta ahora, leyendo su obituario, que caí en la cuenta de que tal vez por mi labilidad emocional de todos estos días me había olvidado de darles mis condolencias a todos sus amigos. Ruego que me perdonen. Lo hago ahora:

    Mis condolencias por la muerte de tu amigo David, Zoé.
    Mis condolencias a todos los amigos de David.
    Mis condolencias a todos los cubanos a los que les duele la pérdida de David Lago González, otro cubano, otro POETA, que muere en el exilio.
    Mis condolencias a todos a los que les duele la muerte de un poeta.

    Me gusta

  6. Ibis… :`( … Yo le ganè a mi sombra… el otro dìa me saquè una foto… optimista… hace tiempo no me engalanaba para una fiesta… cuando la vi… no era yo… vi a una mujer con rostro triste… cansado… usado… resignado… me vi vieja… menos mal, que en esta era, con apenas un click, ya podemos borrarnos… aunque hubiera tenido mayor dramatismo el romper la foto en pedazos… 😉 todavìa sonrìo…

    No recuerdo quièn decìa que existir es ser percibido… A Don David Lago, cada vez que lo nombramos… existe…

    Mujè me has puesto triste otra vez!…

    Un abrazo…

    Me gusta

  7. Mi mas sentido pesame a todos sus amigos. Te echamos de menos, pero conservaremos siempre tus poemas y tu cariño.

    Me gusta

  8. No era mi intención ponerte triste, Moramai. Perdóname. Sé cuánto lo admirabas a David y cuánto él a ti.
    Yo, que no creo en el “más allá”, sí pienso que los lindos recuerdos los podemos conservar en el “más acá”; si queremos, claro. Y yo, quiero. Y tú, seguro.
    Y me quedo con esos: con sus versos, sus artículos, que son él: David (que como tú misma dices: “si lo nombramos, existe”).
    Hoy, como ves, estoy de mejor ánimo.
    Un abrazo de vuelta.

    Me gusta

  9. !!!”cada vez que lo nombramos… existe”…!!Muy cierto Moramai, Ibis, Zoé, Dolores, Charlie, Carlos, Horacio Donde quiera que esté David, sabe que en late en nuestros recuerdos acompañados de sus versos y su aguda prosa.

    Me gusta

  10. Saben lo que me arrobò de Don David, ademàs de ser cìtrico, arisco y gruñòn?… Un dìa entrè a su blog y vi un video animado de Van Gogh, hermoso… hermoso… creo que eran campos de trigo… callejuelas… pinceladas animadas y su comentario exaltado de emociòn… me dije, alguien que es capaz de emocionarse con esto debe ser sin dudas, un ser especial… descubrì entonces, la ternura… y tambièn la risa… me hacìa reìr con sus comentarios… no me gustaba que me dijera Mora… ni de su primera novia Moraima… pero me reìa… Todavìa entro a su blog… Indicios de desorden… Me alegra tener todavìa mi cuarto en el Penthouse de Heriberto…

    Señora Dolores Lago Gonzàlez, intuyo que es su familia… todavìa recuerdo las hermosas fotos de su otoño dedicadas a Ud. por Don David…

    Ibis… JosEvelio… Saludos a todos…

    Serà que lo de Van Gogh lo soñè?…

    Me gusta

  11. Gracias a todos. Dolores, bienvenida al blog, tengo un lindo recuerdo suyo que me trajo David cuando vino a París. Todavía no me lo puedo creer, que no esté. Y no he podido escribir sobre él…

    Me gusta

  12. Perdon, pero en el poema que aparece en la portada del blog, se utiliza la palabra “cimiente”, pero me parece que en realidad se escribe con S, no con C.
    Simiente.

    Me gusta

  13. La mesa del salón
    .

    James Abbott McNeill Whistler, Harmony in blue and silver. Trouville, 1865

    .

    a Emilia Sánchez

    Paso el dedo sobre la mesa del salón
    y abro un camino de polvo, olvido y pasión

    por donde no es agradable transitar.

    La casa ya no es la casa, ni el salón es el de siempre,

    ni la mesa está siquiera en el espacio original.

    Apareció en un almacén de muebles abandonados

    sosteniéndose milagrosamente sobre la única pata

    que la historia le dejó.

    Pero reconocí el repujado que mi padre diseñó

    para sus cuatro arcos laterales

    y el guerrero que talló sobre las dos puertas

    como guardianes de un tesoro incomparable:

    la satisfacción de vivir.

    O “carpinteiros” de Freituxe, pensé.

    .

    Pasé el dedo sobre la mesa del salón,

    abrí otra vez el mismo camino

    ya cubierto nuevamente de polvo y hojas secas.

    Ahora la mesa estaba en medio de un descampado

    más allá de cruzar el asqueroso riachuelo que cierra la ciudad,

    en cuyas riberas crece la campanilla

    con cuyo cocimiento la gente enumera los anillos de Saturno.

    Era el campo llamado La Quintica,

    adonde iban los maricones y los bugarrones a singar

    en lo años 40, cuando la mesa del salón

    ni siquiera soñaba con mi dedo sobre su cubierta muñequeada.

    .

    Hay cosas raras en la vida: presentimientos

    que luego se hacen tragedia,

    mesas de salones tragados por las bocas del dragón

    que son capaces de devorar lo inmenso

    mas no pueden tragar aquello que insignificante parece

    pero encierra la cimiente de la inmensidad.

    .

    Y he ahí donde falla el horror.

    Donde prevalece el hombre.

    .

    .

    (Madrid, 10 de julio de 2011)

    © 2011 David Lago González

    Publicado por David Lago González en 09:30 0 comentarios
    Enviar por correo electrónico
    Escribe un blog
    Compartir con Twitter
    Compartir con Facebook

    Me gusta

  14. Gracias a todos. Como podrás imaginar, Iván Cañas, no me voy a poner a cogerle faltas a un poeta muerto, lo considero de mal gusto. Ahí te puse el poema tal como lo dejó David en su blog. Y tampoco lo considero una falta de ortografía, la inmensidad de la cimiente puede ser la enormidad de la cima de donde nace todo hacia el universo…

    Me gusta

  15. Zoe, con el mayor respeto, se que las erratas nos persiguen desde tiempos inmemoriables. Mas ahora que los correctores de pruebas, como el difunto Baltazar Enero, que en paz descanse, estan en franca extincion.
    Anyway- como se diria por estos lares- me parece que cuando el poeta utiliza la palabra “cimiente” se queria referir a la “simiente”, como semilla, y no a la cima del mundo, como altura, prominencia…… Ivan Canas

    Me gusta

  16. Si se lee ìntegralmente el poema se inferirìa la cimiente de la inmensidad… como el basamento, los cimientos, el asentamiento de la inmensidad, el sustento… habla de la mesa de un salòn… de la ùnica pata que la historia le dejò… mesa coja que presiento, como cosas raras de la vida, que encierra la cimiente de la inmensidad… que no podrà ser devorada…

    El poeta sabe lo quiso decir y no hay gramàtica ni ortografìa que pueda ya con ello… El Poeta manda…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.