El parque. Por Esteban Fernández.

EL PARQUE

por Esteban Fernández

Si usted lo desea, me puede llamar regionalista porque el parque de mi pueblo me parece un millón de veces mejor que la mayoría de los de aquí en Estados Unidos. Sí, señores, porque aquí los parques que yo he visto -supongo que no todos, desde luego- son una basura. La primera dificultad que nos encontramos cuando vamos a un parque es que no se sabe quién es quién y el elemento que vemos pensamos que es mejor ni conocerlo.

Recuerdo que en mi primer domingo en California me vestí lo más elegante que pude y a las 8 de la noche le dije a mi amigo Fidelito Gómez: «Me voy para el Parque MacArthur«. Fidelito se echó a reír y me contestó: «Muchacho, a esta hora te van a robar hasta los zapatos y las medias»…

Como yo prácticamente nada más que conozco el Parque Central y el Parque Martí de Güines, me encantaría que ustedes me ilustraran sobre los parques de sus pueblos, y si tienen una opinión similar o diferente de los parques de la Cuba de ayer, me la hagan llegar.

Nosotros conocíamos a todo el mundo que iba al parque de mi pueblo. Usualmente, nuestra primera novia la conquistábamos allí, y se aprendía más en el parque que en la Universidad de La Habana, porque en cada uno de sus bancos se reunían expertos en diferentes materias.

Estaba el banco de los galleros, el banco de los políticos, el banco de los pajareros, el de los peloteros, y el de los intelectuales y muchos más.

Por ejemplo, si usted se acercaba al banco de los pajareros, usted aprendía de canarios y de tomeguines del pinar. Si iba al banco de los peloteros, lo mismo se enteraba de cuantos jonrones había pegado Roberto Ortiz como quién jugaba la segunda base en el equipo del Baltimore.

En el banco de los políticos estaban sentados desde el alcalde, hasta el último sargento político del pueblo, y lo mismo hablaban de la política local, como de la nacional y de la internacional. Cuando uno se levantaba de ese banco tenía una idea clara de todo lo que estaba sucediendo, no solamente en la Isla, sino en todo el continente americano, en Europa y en África.

Si se acercaba al banco de los galleros, entonces aprendía lo que era un gallo giro. Y si se iba al banco de los intelectuales, aprendía de poesía, de arte, de cuadros, de pinturas, y en otro banco nos podíamos encontrar con Efrén Besanilla hablando de teatro.

Allá nos emperifollábamos con nuestras mejores galas para ir al parque. Los domingos, todo el mundo parecía un millonario ; los guajiros parecían hacendados. Pero si usted se pone un traje y se aparece en un parque en este país, la gente se va a reír y van a creer que se ha escapado de un manicomio.

Si quería conocer a una muchacha que ya había visto y le era agradable, el mejor lugar en toda la ciudad para poderla encontrar y entablar una conversación, era en el parque. Pero si en Estados Unidos a usted se le ocurre invitar a una joven a visitar un parque, pensará que usted está loco. Aquí, cuando las muchachas pasan por un parque, suben las ventanillas del carro por miedo a que un traficante se les acerque y quiera venderles cocaína.

Jamás vi a nadie molestar a otra persona en un parque de Cuba. Allí se iba nada mas que a pasar un buen rato, pero lo único que no se perdonaba era ser pesado. Eso era un delito en los parques y la gente les daba de lado a los bofes.

Las muchachas se estrenaban sus vestidos los domingos y los exhibían en el parque. Ellas paseaban en una dirección, y los caballeros en sentido contrario, así que nos encontrábamos al final de cada vuelta. Si teníamos interes en alguna muchacha, le pedíamos con todo respeto que nos permitiera acompañarla, y esa era la mejor forma de saber si teníamos alguna esperanza de llegar a ser novios. Representaba un enorme adelanto para el enamorado si la muchacha aceptaba la invitación de caminar junto a ella.

Les juro a ustedes que lo más que yo extrañé, y extraño de Cuba, es el parque de mi pueblo. Al llegar aquí, pensé que era igual que en Güines, y ya les dije que quedé puesto y convidado, porque California será uno de los mejores estados del país más rico y próspero del universo, pero un banco destartalado del parque de mi pueblo era superior a todos los parques juntos de esta gran nación.

Desde luego, como todas las cosas en Cuba, cuando el castrismo se adueñó de la Isla, se acabó por completo la confraternidad en el parque de mi terruño.

Parque Central de San Julián de los Güines

Nota: Este texto ha sido enviado por el autor, a quien agradezco su amabilidad, para reproducirlo en otro medio debe ser autorizado por el mismo. En caso de que el post sea linkeado agradecería que se citara la fuente. Gracias.

17 respuestas a “El parque. Por Esteban Fernández.”

  1. Estoy de acuerdo en todo lo escribes sobre el parque de Guines, menos en que se acabo la confraternidad, vine el 21 de Julio de 2009 y converce con los amigos del parque la noche del 18 y el domingo 19 despues de misa de las 11:00 am . Algunos eran los mismos que tu conociste y que te recuerdan-Osvaldo el Flaco,Jorge Retureta, bajito, Lazaro el cojo etc, y se hablaba de pelota, de tomeguines, de gallos y de politica, y de los chismes locales y ni el comunismo pudo destruir esas tertulias cada noche y cada tarde, abrazo Jesus

    Me gusta

  2. Esteban Fernández.

    Esta vez discreparé algo de ti.
    El mejor parque de Cuba era el parque LA LIBERTAD, de Sagua la Grande, alli ademas de los sillones de hierro, teniamos una glorieta donde los domingo se daban serenatas, y los jovenes caminabamos de izquierda a derecha y las muchachas de derecha a izquierda, por lo que nos podiamos ver las caras y piropear a las damas.

    Cuando podiamos nos acercabamos a una joven y si esta lo permitia dabamos una vueltecita con ella, eso muchas veces era el comienzo de un romance.
    Era mejor nuestro parque Saguero.
    Saludos afectuosos.
    Gustavo Tápanes

    Me gusta

  3. ¡Esta bellísimo tu escrito Estebita! Parece mentira, pero todavía me acuerdo de los dolores de pies que producían los recién estrenados zapatos, pero eso no le importaba a las jovencitas; lo que nos importaba era irnos a la casa recordando aquellos bellos piropos que todavía extraño tanto.

    ¡Cuántos noviazgos empezaban en el parque que culminaban en matrimonio! La foto es una de las más bellas que se ha tomado de nuestro querido y nunca olvidado parque de Güines. Un abrazo, L10

    Me gusta

  4. Que bonito esta TU parque Estebita! Algun dia los recobraremos y seguiremos nuestras costumbres! Y vamos a invitar a Carlos Hurtado y a Alberto Barco, tu hermano de La inolvidable Juventud Cubana de Los Angeles contigo a la cabeza, Hector Casanova

    Salud, Hector

    Me gusta

  5. Asi mismo era en todos los parques de Cuba. Yo recuerdo con esto el de mi Matanzas querida que se hacia lo mismo. Claro que yo era una adolescente y en esa epoca las cosas para las muchachas era a nivel de chaperona aunque a veces se podia inventar.
    Me da muchisima alegria leer estos comentarios que usted hace y de veras son reconfortantes. No pierdas esa cubania tan bella. Un abrazo

    Me gusta

  6. Yo soy de Santiago de Cuba, el parque era el parque Cespedes que tenia la Catedral, el ayuntamiento, un hotel famoso, el Club San Carlos y otras cosas a su alrededor. Alli se practicaba lo mismo que escribes. Habia otro parque , mas cerca de mi casa, llamado Plaza de Marte, no se porque , Eran muy boniton ambos. MARTINEZ

    Me gusta

  7. Gracias Esteban,
    Me gustan mucho tus articulos.
    Daisy

    Me gusta

  8. Esteban tienes toda la razón de el mundo lo que si aquí también se practica todavía es que los Cubanos seguimos repudiando a los pesados

    Me gusta

  9. Ay Esteban, nos estamos poniendo viejos.

    Me gusta

  10. Hola, no me dejen fuera al parque Calixto Garcia en Holguin…….
    Saludos

    Me gusta

  11. Esteban, tu parque era el mejor, así como tu calle y tu barrio. Eso mismo lo decimos todos los cubanos cuando nos referimos a nuestra vida en la isla hace más de cincuenta años. Y es que, querido amigo, independientemente de que en nuestra cultura el parque ha tenido un significado importante, también es cierto que todos esos recuerdos son de nuestra juventud o de nuestra niñez, y no conozco a nadie que tenga malos recuerdos de entonce,s por muy pobre que su familia hubiese sido, porque la alegría, la esperanza, la forma de ver la vida en los años mozos, eso es algo inigualables. Sí, creo que tu parque era el mejor, pero no discutas conmigo, porque también lo era el mío.

    Me gusta

  12. No se puede generalizar sobre los parques porque aqui donde vivo (California tambien) hay muchos parques donde la gente socializa mucho. No puedes comparar la vida de este pais con el de cuba. Aqui hay mas opciones de entretenimiento y las personas tienen muchisimos lugares para ir a socializar. Los parques son mayormente usados por padres y sus hijos, personas con sus perros, algunos que practican yoga y todo tipo de ejercicios, y los que mas lo usan en las noches son los vagabundos. Tambien con el avance de las tecnologias, muchos prefieren ir a bailar o conversar en un bar, o caminar por la playa, etc. Las condiciones son diferentes y la epoca tambien. Estoy segura que hace tiempo atras, aqui tambien se usaban los parques como en Cuba. En provincia, solo estaba el parque y te apuesto lo que quiera que en otras ciudades de EU veras lo mismo. Personas que se reunen en el parque a conversar y pasarla bien, disfrutando de la naturaleza y la tranquilidad.

    Me gusta

  13. Amén CU !.
    Añado que el Griffith Park de Los Angeles es un tesoro nacional. En un terreno extenso brinda una vista única de la ciudad y sus alrededores, con areas de pic nic, caballerias, el Zoológico, el famosísimo Greek Theater sin olvidar el world class Planetarium en el observatorio que ha sido figura estelar en varios films clásicos (Rebel Without a Cause, por ejemplo).

    Me gusta

  14. Como me ha gustado su articulo senor Fernandez.

    De Cuba me acuerdo muy poco. Sin embargo, tengo muy claro en mi mente un parque con una glorieta muy bella que a mi me parecia grande pero que seguramente era pequena. La misma estaba en el parque de Guanajay que visitabamos cuando ibamos a ver a una tia que vivia cerca del lugar. Recuerdo bien que un dia, estando alli, se sento con mis padres a hablar una joven muy simpatica. Mas tarde me explico mi mama que se llamaba Lilia Lazo y que era actris. Me pregundo que seria de ella.

    Si, que recuerdos tan agradables. Esas imagenes jamas las podran robar los dictadores fidelistas, las trajimos con nosotros y aun nos hacen felices. Los pobres cubanos de hoy, las unicas impresiones que tienen de la Cuba de ayer, son casas y edificios que todavia se estan desmoronando. Fuimos afortunados de que pudimos salir a tiempo y nunca llegamos a ver esa destruccion.

    No comprendo como todavia hay algunos, con poco cerebro o poca verguenza, que nos quieren vender a la dictadura como lo mejor que ha pasado en hispanoamerica. Es que no han visto esas hermosas fotografias del pasado?

    Una imagen vale mas que mil palabras!

    Me gusta

  15. Muy lindo tu parque, Estebita. No te puedo objetar nada porque esa atmósfera que describes de tu parque lamentablemente no la viví en el mío: el Parque José Martí, en Cienfuegos, a pocas cuadras de donde nací. Pero estoy segura que mi abuela y mi madre saldrían a replicarte que el de ellas era el mejor. Sí, que sí, que sí…

    En Buenos Aires a los parques le llaman plazas. Y aquí, afortunadamente, hay plazas muy lindas. Y muchas.

    Gracias, Estebita.
    Gracias, Zoé.

    Me gusta

  16. En casi todos los pueblos y ciudades de Cuba el punto de referencia son los parques que normalmente llevan los nombres de nuestros procesere, casi todos con una iglesia , una concha y en las ciudades hasta con las retretas(no serenatas), donde se iniciaba con el himno nacional sobretodo los viernes quien sabe por que razon, en estas bandas musicales municipales porque los musicos venian pagados por el ayuntamiento, salieron insignes musicos como Revè e Insiarte y otros que no recuerdo creo tambien el padre de Paquito d’ Rivera, muchos intelectuales tambien frecuentaban los parques en fin es cierto que los parques de nuestra Cuba eran mejores que muchos parques del mundo no por la belleza pero si como intercambio social y humano Muy bonito este post Estebita que me ha traido a la mente tantos amigos que aun hoy nos contamos las historias «del parque» Gracias. Gracias Zoe

    Me gusta

  17. Efectivamente Estebita el parque de Guines es el mas bello y para mi todo lo de mi pueblo es lo mejor aunque hallan millones de pueblo con parques y cosas bellas.Cuanto caminé por ese parque,creo que me senté en todos los bancos del mismo y aun paseo por el mismo y cuando me escribo con alguien de allá siempre le pido que le de una vuelta al parque en mi nombre.Gracias por este articulo y todos los que escribes.Saludos y abrazos.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: