«Asere». Por Esteban Fernández.

por Esteban Fernández

 

«ASERE»

 

Los cubanos finos no poseen UNA BUENA PALABRA, importante y solitaria, que pueda identificar plenamente su educación esmerada. Pero los chucheros tienen una palabrita magnífica, brillante y famosa, la cual desde que uno de ellos la suelta, ya sabemos que lo que viene atrás es «saoco la tumbadora.»

 

Y esa palabra es ASERE. Enseguidita que un compatriota nos dispara: «Oye, asere», ya usted sabe que tiene que responderle: «Dime, Monina», porque si no, no estamos a su altura cultural e intelectual.

 

Los chucheros siempre han sido una minoría dentro del conglomerado cubano, pero suficientes para hacerles creer a los ignorantes (sobre todo a «Don Francisco») que todos los nacidos en la Perla de las Antillas son graduados de la «Universidad de la Chusmería», cuando la verdad es que lo único que hemos hecho es simplemente recibir un curso intensivo en la materia.

 

Entonces, los que se tragan ese paquete, van al consultorio de un médico cubano y quedan sorprendidos y decepcionados con el modo de hablar discreto y correcto del galeno. Posiblemente van allí pensando que el doctor cubano los va a recibir diciendo: «¡Que volá, caballo,  estoy aquí curralando, abacorao con tanta pincha, ahora vete para el gao y busca un babalawo»…

 

Desde luego, y en honor a la verdad, lo bueno que tenemos los cubanos es que casi todos sabemos descender al nivel del chusmón y quizás eso incremente el mito. Y si uno de esos bacanes va a ver al mismo bien educado médico, le dice: «Dotó, tengo una ñáñara en una pata que me tiene turulato», el doctor le puede ripostar: «Aguantíbiri batíbiri que eso no es ná.»

 

Y cuando el «asere que volá» se despide y le pregunta: «Mi tierra, ¿cuánto va a ser la herida?» el galeno le sabe responder: «Consorte, suéltale el gallo a la jeba que está afuerate.»

 

Allá en Cuba, el chuchero más famoso en la televisión era Carlos Monteczuma en su papel de Ñico Rutina. Pero cuando cambió sus bellas palabras de «Anota Flora, Pita Camión» por «Viva Fidel» ahí mismo dejó de ser gracioso para convertirse en un repugnante. Lo cual demuestra que es mucho peor ser fidelista que tártaro.

 

En nuestra Isla, más que una molestia, la pleble era motivo de entretenimiento y diversión, al mismo tiempo que aprendíamos de ellos la forma más adecuada de como «tirarnos para el solar» cuando  la situación lo requería.

 

Estos personajes, como si hubieran sido unos PROFESORES del difícil arte de la chabacanería,  respondían a todas nuestras preguntas  con absoluto dominio de la jerga y nos iban ilustrando: «¿Qué tal es ese tipo?»… «Eso es carcañal de indígena»… «¿Esa es tú novia?».. «Nonitro, la andoba  es un punto filipino que estoy atrabancando»… «¿Ya comiste?»…»No, no he jama’o porque no tengo astilla»… «¿Necesitas dinero?»…»Cirilo Villaverde, de Guillermón Moncada pásame tres cocos Cachirulo Montalbán».

 

Y yo me pregunto: ¿Cuántos libros, artículos, editoriales y discursos hemos hecho contra Castro (total, lo consideran un héroe en todas partes) cuando en realidad,  lo que tenemos que hacer con  ese monstruo es «tirarnos pa’lo chapea’o?» Pero, increíblemente, a veces yo le llamo H.P. y algunos se molestan.

 

Yo estoy tan harto, que creo que mejor hubiera sido usar como nuestro vocero oficial a un tipo que, por allá en el año 62,  al irse de Cuba en bote me dijo: «Espanto la mula porque Fidel es un penco, Raúl es cherna, el Che es un cacafuaca y esta revolución es orine de canguro.»

 

Y eso no es todo, fíjese si  este  hombre  estaba claro que el otro día me lo encontré y le pregunté: «Oye, candela ¿qué tú crees que se debe hacer para solucionar la situación de nuestro país?» Y con siete palabras me dio su  magistral respuesta para terminar con el problema cubano: «¡Guiso al caballo y pirey al pato»… Y al despedirse me dijo aliviado: «Y menos mal que hace montón pila burujón  puña’o de años que le dieron ñámpiti gorrión al Che en Bolivia!»

Nota: Este post ha sido enviado por su autor, a quien agradezco, cualquier reproducción en otro medio deberá ser consultada con él. En caso de ser linkeada esta entrada se agradece que se cite la fuente.

7 respuestas para “«Asere». Por Esteban Fernández.”

  1. Muy bueno y real……
    pero YENICA te equivocastes -creo yo?- que es orine de CAMELLO…..

  2. Mira mi amcobio?-se escribira asi?- los nangaras como era mi jeva en Cuba son bien despiertos…..
    Por eso me le pire,ok…entre otras cosas de ombri!!!…
    Le dire que vi un corto video sobre Cuba en youtube sobre un personaje que fue abusado por la monada y NO ENTENDI casi NADA DE LO QUE HABLABA ,joven y pobre lo dejaron invalido ….

  3. El problema no es la jerga vulgarota y tosca, sino la mentalidad que suele acompañarla.

  4. El asere me trae el recuerdo de un amigo del barrio que siempre me saludaba asi «Que vola asere» y yo me reia con sus dichos que a veces ni entendia; alla por los 90 me lo encontre por el Downtown de Miami y era el mismo de siempre con el asere en la boca.

  5. Estebita me has cambiado el dia porque estaba con tremendo gorrion este fricando me lleva recio bro na que asi somos los cubanos los de a piè y los fistos gracias por este post gracias Zoe y voy echando que me coje la confronta

  6. Los cucheros cubanos
    Como me crie con varios hermanos que, aunque no se desalloraron en la Isla, tenian amigos cubanos un poquito mayores que ellos, eso era alla en los anos 70, si recuerdo esas palabras que usaban, claro nunca delante de mi mama. La peculiaridad era que cuando estrenaban una nueva palabra, que creo que ellos llamaban vocabulario chuchero, se morian de risa. La actutud social de mis hermanos no compaginaban con las palabras, ya que eran caballerosos y nada chusmas. Aqui en los EU tambien se encuentran grupos, blancos y negros, que usan palabras en ingles bastante chabacanas. Los jovenes usualmente los imitan, como hacen con el vestir. Pero es una actitud que eventualmente, cuando maduran, abandonan. Si no, no pudieran encontrar buenos trabajos.

    Hay un libro por el profesor Sanchez-Boudy en donde habla de esas palabras y muchas otras.

    Gracias por compartir tan simpatica columna. Sofia

Deja un comentario