Le retour à la raison. Man Ray. (1923)

El extraño sobrevivía alquilando unos Cocotaxis y andaba para arriba y para abajo con una caja de clavos en la mano. Yo estaba parada frente al muro de su casa, un muro pintado a brochazos de gruesa pintura anaranjada, una nube de aves de colores estridentes revoloteaba encima del vasto patio. Preguntó si comeríamos. No, respondí, a menos que me permita usted entrar. Y me brindó un clavo, como si se tratara de un exquisito manjar. Se lo llevó a la boca y lo chupó, exclamó: «¡Delicioso!»

No, yo no quería entrar, y no tenía hambre. Dije aquello por gusto. Además olía por todas partes a mierda fresca y a vómito. La peste de Aquella Isla.

Regresé al pequeño apartamento de mi madre. Ella se hallaba enferma, acostada en el colchón hundido. Un hombre tocó insistentemente a la puerta, vendía biblias, como en otros tiempos. Aquí no hay dinero ni para comer, como lo va a haber para biblias, le espeté en pleno rostro.

Tiré la puerta.

Desperté con los muslos empapados en sangre.

Ceci n’est pas un rêve, mais un cauchemar… pourri.

Zoé Valdés.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: