Las «malas palabras» cubanas. Por Esteban Fernández.

Baracutey cubano.

Figúrense ustedes qué sería la literatura sin las malas palabras. Esa «fineza» de los cubanos es lo mismo que la hipocresía que padecen a la hora de hablar de política, sin contar la ignorancia al eliminar del léxico cubano palabras que como se puede comprobar en ese post tienen un origen maravilloso.

9 respuestas para “Las «malas palabras» cubanas. Por Esteban Fernández.”

  1. Yo esas finuras hipocritas no las soporto claro esta que todo tiene su momento uno no se puede convertir en una boca de toilet en un continuo y continuado malhablar pero pienso como Estebita hay palabras que no tienen sinonimos y que en determinados momentos las asi llamadas «malaspalabras» sirvan para dar enfasis y un determinado sentido a la conversacion y hay que decir que siendo nosotros los cubanos tan enfaticos somos capaces de hacer un discurso hilvanandolas magistralmente a pesar de los finos y por hoy me fui pal…..
    Muy buen articulo Estebita, gracias y gracias Zoe

  2. Aunque esas palabras sean un sello distintivo de nosotros los cubanos, dichas en público por alguien que no esté haciendo un chiste, suenan mal, y las personas se cuidan un poquito al decirlas o no abusan tanto de ellas. Ahora bien, creo que el día que dejemos de usarlas hemos perdido un poco de nuestra esencia. Tengo una vecina gringa que las únicas palabras que se sabe en español son, coño y carajo y no pierde la oportunidad para dispararlas en cualquier lugar que ellas sepa que hay cubanos.

  3. ¿Es su vecina escritora? Porque claro, sino lo es, pues entonces es una idiota, a mí no se me ocurriría ir diciendo malas palabras por ahí en otros idiomas. Todo el que me conoce sabe que jamás digo malas palabras en público, como no sea en una conferencia, de manera jocosa, o cuando escribo, también de manera jocosa. Ahora, el que sólo quiere leer las malas palabras, y obvia el resto, es entonces porque le gustan más las malas palabras que las buenas, y porque alguna fijación tendrá con ellas cuyo origen deberá investigar. Yo adoro las malas palabras cuando están incluidas en medio de un texto literario, y hasta en las canciones, y cuando alguien se expresa a sabiendas que las dice, como forma de oratoria popular y de performance popular. Pero también amo las buenas, y a veces las buenas resultan, por su contexto, más malas que las malas. Gracias.

  4. Bueno, creo que Zoe’ y yo, por diferentes razones, tenemos Gran repertorioSi.

  5. AYYYYYYY carajo!!!! me equivoque de post

  6. Saludos Zoe.Me encanta tu blog,es buenisimo y tiene de todo.Saludos.

  7. en muchos casos las llamadas «malas palabras» son palabras necesarias,ej un chama da un trpezon y el papa muy pedagogicamente le dice,MIRA PA’LANTE COMEMIERDA o al otro chama se le derrama cafe con leche en la camisa nueva,en q cojones tu estas pensando jajaja,solo educativamente

Deja un comentario