Once millones de cubanos somos delincuentes comunes. ¿Por qué? Porque lo decidió el papel sanitario Granma. Bueno, en tal caso es mejor ser un delincuente común que un asesino castrista.

Un editorial de Granma vuelve a poner al mundo de acuerdo, pero esta vez unánimemente en contra del castrismo. Todo hay que decirlo, hace mucho tiempo ya que el Granma, infame periódico del Partido Comunista de Cuba, no se usa como periódico, los cubanos saben de sobra que todo lo que allí se cuenta es pura mentira o manipulación de la verdad a favor del los hermanos Castro y en contra del mundo que, según ellos, va tan mal y es tan feo que a nadie le quedaría ganas de vivir allí y el mundo entero estaría yéndose en balsa desde sus lugares de nacimiento y residencia hacia la isla de Cuba, donde se encontraría ubicado el paraíso- aunque ocurre todo lo contrario. Si nos guiáramos por Granma pues hace rato que la profecía de los mayas del fin del mundo para el 2012 se habría adelantado, y el mundo estaría, no al borde del abismo, sino escachado en el mismísimo abismo; pero los cubanos no son bobos y hace rato que le dan al Granma el uso de reemplazante de esos productos capitalistas tan peligrosos de los que el castrismo quiere salvar al pueblo cubano, como lo es el papel sanitario. El Granma, por ese motivo, sigue siendo muy buscado a primeras horas de la madrugada en el país, sobre todo en La Habana, donde no hay hojas grandes y fuertes de árboles, como sí queda todavía en el campo, que sirvan para limpiarse el culo. El Granma sustituyó desde hace décadas al papel sanitario, y también a la íntima o cote, otro producto capitalista peligrosísimo para la ideología del cubano. Cuando la mujer está con el período el periódico puede solucionar pese a que no es un absorbente muy eficaz, y mezclado con los coágulos se ripea y lo que se arma allá abajo es peor que el Bayú azul de la canción, porque con la tinta negra y la sangre roja, las plastas de grumos azules de los muslos resultan verdaderamente asombrosas, todo un performance plástico, sin quererlo, sin desearlo, a la fuerza.

El Granma también como envoltura, por ejemplo para envolver tapas de libros prohibidos, y para envolver papas a falta de cartuchos (otra arma diversionista del enemigo), cuando hay papas en el puesto de viandas.

Hasta hace muy poco el Granma era muy popular entre los extranjeros, el Granma internacional, claro, que es una versión edulcorada del Granma de los indios, o sea de los autóctonos. De hecho, hace poco, un amigo me contó que un francés que viajó a Cuba, al no hallar nada que pudiera interesarle como regalo, le trajo un periódico Granma, a mí también me han obsequiado ese tipo de sorpresas, que yo he tirado en el montículo más cercano, no fuera a ser brujería. Mi amigo intentó hacer lo que hacía en Cuba, limpiarse el trasero con el periódico, no sea más que por nostalgia anal, pero no pudo, no sólo porque se ha mal acostumbrado al rollo de papel higiénico del capitalismo, sino porque además, no sé si recordarán que al Granma para que sirva como papel sanitario y no se corra el riesgo de desangrarse uno por una hemorroide hay que mojarlo después de restregarlo con las dos manos, y eso lo olvidó mi amigo porque hace más de veinte años que usa papel suave y delicado, y cuando la cara de Raúl Castro tocó su ano le dio como un repelú y un saltopatrá y se le inflamó el culo intoxicado de Granmacagastrismo. O sea, que ni para limpiarse con nostalgia salva sea la parte sirve ese libelo. Durante años los cubanos nos hemos limpiado literalmente el trasero con la cara impresa de Fidel Castro, y con cuanto visitante ha pasado por la isla. Así que ya sabe Benedicto XVI, tal como señaló un lector de este blog, a lo que deberá de atenerse.

En el exilio, ya conocerán que nuestro exilio es muy sofisticado y peca de nostálgico de lo mejor, pero también de lo peorcito, se ha inventado una tienda en Miami, llamada Sentir Cubano, a la que, no lo niego, yo voy a menudo cuando visito Miami, y en donde se puede comprar por ocho dólares (el salario de un mes de un cubano de Cuba) un rollo de papel sanitario con la cara de Fidel Castro (foto en este blog), además ya sacaron uno con la de Hugo Chávez, y les auguré que si se animan a sacar uno con la del Che Guevara se harían millonarios. Pero la mejor operación de postmodernismo, en el mejor y más creativo acto de nostalgia del horror, fue la de Lauzán con Guamá, que estoy segura que cuando se caiga el castrismo, ese sí que partirá el bate y se convertirá en el periódico más leído de toda Cuba, solamente diciendo la verdad en broma y poniendo la cosa seria, que es como es.

Toda esta larga introducción para llamar la atención sobre algunos detalles que se han mencionado en este blog, en varios comentarios de Charlie Bravo y en reciente artículo de Tania Quintero: Primero, no entiendo cuál es la sorpresa de que Granma intente denigrar a los opositores, lo han hecho siempre, lo hicieron con María Elena Cruz Varela, con Raúl Rivero, y con todos los disidentes y opositores que a ellos les ha dado y les da la real gana. A mí me han atacado en varias ocasiones en Granma, lo considero un honor, incluso colaron la noticia en AFP de que me había muerto, y en el año 1995 toda la prensa mundial se hizo eco de mi muerte y hasta mi madre en Cuba creyó que yo me había muerto. Así son, no es nada nuevo. Lo han hecho y lo seguirán haciendo. Lo único que ha cambiado es que si antes la gente les creía y ellos podían colar una noticia en una agencia de prensa como AFP de tal envergadura, ahora la cosa ha cambiado, y no solo nadie les cree, ahora logran hacer consenso mundial, pero en su contra. Fantástico. Eso es lo positivo de internet, la noticia se verifica, se recontraverifica, y se puede consultar cada vez que uno quiera. Por ejemplo, si en Cuba la gente vio destarrarse contra el suelo a Fidel Castro una sola vez, yo cada vez que quiero reírme a mandíbula batiente lo busco en internet y lo repito hasta el aburrimiento. Así que intentar denigrar a alguien a través de un periódico mintiendo resulta absurdo y hasta cómico, porque por otro lado estamos escuchando la opinión de Maritza Pelegrino, la viuda de Villar Mendoza y madre de sus hijas, contando su verdad, la verdad de la esposa de Wilman Villar Mendoza, la de su esposo.

Aquí entramos en el segundo aspecto. Supongamos que Wilman Villar Mendoza haya sido un delincuente y un maltratador de mujeres (ahora recuerdo que hasta un alcalde español se llenaba la boca en los periódicos españoles para regar lo que le comentaba en el oído Abel Prieto, que Raúl Rivero era un maltratador de mujeres, ese mismo alcalde puso en mi boca en un periódico de Cádiz algo que yo no dije, pero que ahora diría con gusto: que a los criminales de los Castros hay que meterles un cohete en cada nalga, más o menos así, y claro, no contó con mi derecho de respuesta; ese alcalde después tuvo que ir a los tribunales por difamar al Rey), pero volvamos a lo que nos ocupa, supongamos que Villar Mendoza haya sido todo eso, y da la mala pata que se haya muerto en prisión. Es su responsabilidad, es la responsabilidad del régimen que se les haya muerto en la cárcel, y al citar a otros casos en Granma, casos que han ocurrido en otras cárceles del mundo, solamente consiguen ponerse al mismo nivel de lo que ellos dicen que es peor. Pero son tan brutos que ni cuenta se dan.

Supongamos que Villar Mendoza, quien en un arranque absoluto de genialidad macabra decide golpear a la mujer, y luego de la paliza retratarse con una bandera cubana detrás y con un pulóver con la foto de un preso político en el frente, y para colmo adherir a la UNPACU, sea un maltratador, y haya armado líos en público, y se le condene por desacato y maltrato a la mujer. ¿No es demasiado una condena de cuatro años de cárcel? Aquí un cantante de izquierdas, Bertrand Cantat, mató a golpes a su compañera, Marie Trintignant, y lo condenaron a ocho años de cárcel, de los que solamente hizo cuatro en una celda cinco estrellas, salió al cabo de esos cuatro años, y ya anda dando conciertos por ahí. Pero vamos a ir más allá, supongamos que le haya dado golpes a su mujer y a su mujer le dé la gana de aguantárselo, como tal parece es el caso si verdad fuera, puesto que lo único que hemos escuchado de esa señora son acusaciones al régimen de haber asesinado al padre de sus dos hijas pequeñas, y ni una sola vez se ha alegrado de que por fin el régimen la liberara de su acosador y maltratador, supongamos… ¿a quién le importa la vida privada de esas dos personas? Sobre todo, como bien dice Tania Quintero en el artículo que precede a éste, más bien es preferible que todos estos castristas se callen, porque todos ellos tienen muchos trapos sucios, y bretes de tarros y asesinatos a balazo limpio, que si se pondría uno a airarlos, no alcanzaría Martí Noticias para todas las crónicas sensacionalistas del castrato de Juan Juan Almeida.

Es la razón por la que vuelvo a no estar de acuerdo con el post de Yoani Sánchez, donde supongo que sin querer, le da la razón a la editorial de Granma, con lo que, según editorial y post (titulado Delincuentes comunes), los delincuentes comunes no tendrían acceso a ser considerados seres humanos con absoluto derecho a la justicia. Habría que investigar por qué se dio candela, hace pocos días, un preso común en una cárcel cubana, y por qué tan poco caso se le ha hecho a este suceso. Puedo imaginar que no lo hizo porque quería parecerse a Juana de Arco o al indio Hatuey. Todos los seres humanos, hayan hecho lo que hayan hecho, hayan cometido el error que hayan cometido, tienen derecho a defenderse ante los tribunales, y a reclamar sus derechos como y donde ellos lo decidan. Y otra aclaración, ajena al tema, aunque no tanto, la palabra «vendepatria», usada por el régimen, no pertenece al régimen, nadie es dueño de las palabras, las palabras son libres. Y todo aquel que haya querido vender su país, como fue el caso en su momento en la Carta de los 74 promovida por algunos disidentes, puede ser llamado de tal modo. Pero, finalmente, por mí que lo vendan entero a como toque.

Estoy convencida, como lo estamos todos, de que Wilman Villar Mendoza fue detenido, condenado, y en la actualidad denigrado, después de que lo hayan dejado morir (lo que constituyen un asesinato con cargo de no atención a persona en peligro), no por el hecho de haber maltratado a su esposa, lo que será o no será cierto, sino por haber sido un opositor al régimen de Castro, tal como se vio en las imágenes en video antes de que lo cogieran preso, manifestando en la calle en contra de los Castro. Porque en ese caso, no se le habría dado mayor importancia, como no se le ha dado al joven quemado a lo bonzo. Y por otra parte, lo que digan su hermana y su madre, comprometidas sentimentalmente con dos miembros de la Seguridad del Estado, tal como se ha escrito, no aporta nada en un régimen donde los padres acusan a los hijos y los conducen a la cárcel, por razones sólo vistas en países comunistas, donde cualquier desliz, por importante o no que sea, será manipulado y aireado para intentar virar la opinión pública a favor de los tiranos y de los verdugos. Recuerden el caso de Milan Kundera, acusado hace unos años de haber sido un delator, ¿y de dónde se comprobó que venía esa acusación? Al parecer de dos nostálgicos del comunismo, que querían empañar la obra literaria y la posición abiertamente anticomunista de Kundera. De nada valió que los opositores de la época Václav Havel y Lech Walesa defendieran a Kundera, los que tenían un objetivo siguieron queriendo destrozar al escritor, y es que la gente obsesionada carece de escrúpulos y de criterios propios.

En cuanto al tema que nos preocupa, lo que hay que investigar posteriormente al asesinato de Villar Mendoza es ese otro crímen, y de lo que hay que pedirle cuentas al régimen, es por qué razón un joven preso común se dio candela, qué pedía, qué le hicieron. Y para finalizar, por otro lado, yo le aconsejaría a una de las personas que está haciendo ahora mismo el mejor periodismo informativo de Cuba, a José Daniel Ferrer, que no intente llamar la atención hacia sus antecedentes penales, que todos sabemos que él es una persona decente, que el mundo lo sabe porque el mundo lo sigue y lo oye. ¿Y saben por qué lo sabe el mundo? Pues porque gracias a él y a personas como él hemos conocido la verdad de lo que ha pasado con Wilman Villar Mendoza y de los abusos con las Damas de Blanco, y de la brutal represión en el Oriente del país a los opositores pacíficos, y de su trabajo abnegado como hombre y periodista de bien. Y junto con él, otras mujeres, Damas de Blanco, y otros opositores, que nos envían los partes informativos a través de sus móviles.

Los castristas son expertos en la desinformación, y como mismo pueden anular a una persona, pueden anular un certificado de lo que sea, y crear otro, y falsificar documentos de la noche a la mañana. Así que agradezco y felicito a José Daniel Ferrer, por su decencia y por su trabajo en el terreno.

Y hablando de delitos comunes, a la editorial de Granma le faltó, en esa larga lista que citó haciendo referencia a la delincuencia extranjera, mencionar un delito del patio, de su propio patio –nunca mejor dicho-: Se trata del militar castrista que mató a un adolescente de 14 años por robarse unos mangos en su patio, habría que ver quién es más delincuente. ¿El niño que robaba mangos o el militar que lo mató de unos cuantos balazos? El niño tenía hambre seguramente. El militar castrista, sed de sangre. Es más que un delincuente, es un asesino.

Y si ser un opositor y un disidente es ser un delincuente común, un loco, una pornógrafa. Bien, pues todo eso somos. Todo eso, menos asesinos. Los asesinos son ellos.

Zoé Valdés.

Manifestación de Contramaestre donde participó Wilman Villar Mendoza (al final con la bandera cubana y una gorra blanca). Video.

15 respuestas para “Once millones de cubanos somos delincuentes comunes. ¿Por qué? Porque lo decidió el papel sanitario Granma. Bueno, en tal caso es mejor ser un delincuente común que un asesino castrista.”

  1. Esta es una de las veces donde me gustaria dejar el mismo comentario en dos posts, este tuyo, y en el de Tania Quintero.
    La vida de un delincuente comun, debe ser tan valiosa -en democracia, claro- como la del mas recto de los ciudadanos. En el castrismo, muchos de los cuales son designados por la tirania como delincuentes comunes son solamente personas que han tratado de alimentar a sus familias sin tener prebendas de la dictadura o acceso a dolares (o teniendo precisamente acceso a dolares) Cuba es el pais, que sin haber dicho que las vacas son sagradas, por matar a una vaca se es mas delincuente que por matar a un ser humano. La condena puede ser mayor. Cuba es el pais tambien, donde desde hace cincuenta años, una SOLA familia impuso el racionamiento al resto del pais, donde los padres tienen que irse a la cama pensando en que pondran en la mesa de sus hijos al dia siguiente: por tanto, el mercado negro en Cuba lejos de ser una actividad de contrabando y delito comun, es sin mas una manifestacion de oposicion a la socializacion de la miseria impuesta por el regimen como mecanismo de control.
    Dicho esto, y suscribiendo lo que han dicho Tania y Zoe, agrego algo, mas vale ser un delincuente comun, de esos de cuchillo a la luz de la luna en el potrero, o de correr con una jaba de pollos por las azoteas con la chivatienteria del barrio detras, o de los que le roban a los Castro, que ser un opositor diseñado por el raulato. Esos «delincuentes» son mas opositores al regimen que los que se preocupan por su estado limpido ante la (in)justicia de una tirania…. que por cierto, no anuncia a quien mata y a quien no. Lo hace y en lugar de accidente parece dengue o huelga de hambre.

  2. Las precisas y burlescas palabras que merece ese panfleto imprescindible en nuestras letrinas. ?Vino algo a la placita, pregunta medio pueblo todos los dias y la otra mitad le responde, nada, pero ve al Granma que esta repleto…

  3. Artículo de una lógica irrefutable.
    Gracias.

  4. No puedo comentar mucho pues estoy prestada en este computer, magnifico post zoe con grande pasion como siempre sin dejar atras la coherencia, y bien si somos 11 millones de delincuentes comunes y otros 2y medio de mafiosos que les damos de comer a 11 millones de delincuentes pero ciertamente no somos asesinos en serie.y respecto a quien trajo al mundo Wilmar, si las perras tambien paren y aman sus cachorros, esta persona lo pario pero eso no significa que sea una madre cada dia descubro un danno mas hecho por los Castros.Un saludo para todos los comentaristas de este magnifico blog y mis respetos para Zoe

  5. Tu siempre defendiendo a los mas jodidos. Pobre familia, maldita raza que deja un hogar sin padre. Llegara el dia? cada vez me crece mas la duda. Bien escrito Zoe Valdes!

  6. Gracias por tu ilustrativo articulo, y por decir tan elocuentemente las verdades que algunos no quieren oir. Todo muy cierto, Zoe. Solo dos tipos de personas pueden creer lo que el gobierno de los Castro inventa: los que cuentan con poca materia gris y aquellos que siendo parte del sistema, o beneficiarios del mismo, aceptan cualquier tergiversacion como algo cierto por pura conveniencia. De cualquier manera, para una persona con dos dedos de frente deberia parecer sospechoso el hecho de tratar de manchar con tanta insistencia la historia y la memoria de una persona fallecida en tan tristes circunstancias. El mundo tiene que despertar de tan extendido letargo. Mil gracias, saludos a todos.

  7. Uds. quieren «desacreditarse» finalmente de Fidel Castro? Piensen en el, joven, con bigote. Tiene que haber sido la muela solamente lo que permitio a esta muchacha vencer la repugnancia.

  8. Aqui el unico embustero y delincuente es la dictadura Castrista que lo unico que ha hecho es robarle la libertad del pueblo cubano sumiendolo en la mas horrenda dictadura de la historia cubana , pero como mismo esta destruyendo a nuestra nacion asi sera el final de sus dias, una muerte lenta y despiadad para el y todos los que llenaron sus manos de sangre y no habra clemencia porque esa dolor se lleva adentro, no importa los dias y los anos qe pasen jamas existira perdon y recuerden para aquellos que aun lo idiolatran solo seguiran siendos los mismos perros lameculos de sus amos peros sus dias estan contados , esta lucha es lenta pero aplastante , uno a uno las van a pagar recuerdenlo bien.

  9. Excelente post Zoé ,Llegara el dia en que el cubano pueda limpiarse decentemente el trasero sin que este sufra de susto hemorroicos, cuando ve estas caras castrista en su espejo .
    El Mundo debe ponerse lentes y ver de frente la realidad cubana y dejar de hacer tantos bisnes con el diablo ,y por lo de delincuente si es el caso de serlo ,entonce los somos y felices de serlo pero como dices ,los Asesinos son ellos ,Seguro que asi es !
    Saludos !

  10. Parece que ya van llegando los cambios sabios, se les estan abriendo los ojos a los gatos espanoles, mexicanos, chilenos etc.Y la reaccion de los trogroditas insutar, acusar de injerencias (lo de ellos pendientes de lo que pasa en EUA no es injerencia, verdad? Parece que tienen miedo y el Raul que no es la bombilla mas brillante del chandelier, parece no sabe que hacer. Y el jefe, no va a escribir una reflexion?

  11. Pues sí, genial este artículo. Absolutamente todos los cubanos, en vez de venir al mundo —como dicen que vienen todos los niños— con un pan debajo del brazo, venimos con un certificado de delincuentes… hasta que la vida demuestre lo contrario, claro está. Porque si un cubano se convierte en un castrista recalcitrante, así sea el más vil asesino o el más machista y golpeador de mujeres, ese cubano se tiene ganada la etiqueta de “héroe”. En cambio, si un cubano se convierte en disidente, inmediatamente le actualizan con carácter retroactivo el certificado de delincuente con el que nació. No hay vueltas, ésa es la maquinaria des-informativa castrocomunista, así de vil y cruda es.

    Y qué decir del periódico Granma, qué decir, si ya lo has dicho todo, Zoé. Si yo fuera contorsionista, ahora mismo me pegaba un beso en el culo. Porque sí, porque es que ahora me acabo de dar cuenta de que fue precisamente esa parte de mi cuerpo la primera en cagarse en los Castro.
    Gracias, Zoé.

  12. EL GRANMA, ES : «UNA GRAN MENTIRA. SIEMPRE LO HA SIDO,Y NI SIRVE PA LIMPIARSE,PUES TE ENBARAS LOS DEDOS DE MIERDA CUANDO ,LO TOCAS,

  13. Excelente artículo Zoé. El sarcasmo, cuando es usado por escritores/as de calibre como tú, es una de las armas más poderosa para combatir la tiranía castrista.

  14. En cualquier momento el zoquete de Willy Toledo repite los insultos a Wilman de la misma manera que lo hizo con Zapata Tamayo, en su clara labor de papagayo de los Castros, como buen amigo de los totalitarios de izquierda que son guay para los del PSOE.

Deja un comentario