Una vez más 2… Por Luis Guardia.

Una vez más 2…
Por Luis Guardia
Las condenas mundiales por el asesinato de Wilman Villar Mendoza han hecho efecto, el régimen una vez más es sentado en el banquillo de los acusados y una vez más el mundo ha comprendido la naturaleza criminal del totalitarismo castrista.
El pasadp lunes 23 de Enero, Granma, órgano oficial del régimen, publica a página completa y en la primera plana, “Las verdades de Cuba”, un editorial, que una vez más, pretende confundir al pueblo cubano y tergiversar la realidad existente.
Los regímenes totalitarios basan su sometimiento en la desinformación, porque un pueblo informado, es un pueblo libre, porque la información es poder. El pueblo cubano no tiene acceso a internet, no tiene acceso a la prensa libre, no tienen acceso a la información, el régimen teme que el cubano conozca, compare y comprenda la inoperancia del sistema, es por ello, que una vez más apela a la retorica antiimperialista, para intentar pasar de victimario a víctima.
El pueblo cubano ha sido obligado a vivir durante más de medio siglo sin los más elementales derechos humanos. Esa comisión de derechos humanos que ahora el régimen pretende usar a su favor, en el mencionado editorial castrista, ha sido la misma que lo condenó en más de una docena de ocasiones por la violación constante y permanente de todos y cada uno de los 30 artículos de la Declaración Universal de Derechos Humanos.
Por favor difundan entre sus amistades, fundamentalmente aquellas que no conocen a profundidad nuestro sufrimiento el link o enlace que les anexo “Cuba: más de medio siglo sin derechos”, un documental de 45 minutos que realizamos en 2010.

Una respuesta para “Una vez más 2… Por Luis Guardia.”

  1. VILLAR, BENEDICTO Y LOS DELINCUENTES DEL CASTRISMO

    Por Andrés Pascual

    La tiranía ha ofendido a las ¾ partes del mundo porque “deploraron la muerte de un opositor”, pero ¡Qué hipocresía! a ninguno de esa gente se le ocurre decir valiente, patriota y, después, hacer la referencia obligada de quien es asesinado en la lucha por la independencia de su patria por medio de la palabra sublime: mártir. Ni ese paño tibio que le han tirado le conviene a los asesinos: hay que condenar al inmolado o no hay tregua…
    Esos miserables quieren matar sin asumir la responsabilidad del hecho, a lo mejor el Papa decreta al CC del PCC, al Punto Cero y a Villa Maristas como una extensión de Tierra Santa en el Nuevo Mundo. De este aparato que maneja los innumerables intereses de la Iglesia nada es sorpresivo.
    ¿Debería suspender Benedicto su viaje a Cuba? Desde luego, pero creo que eso es “mucho para un cartucho”; a fin de cuentas, en breve tiempo hay solo tres mártires, con uno casi coincidiendo con la llegada a la Isla del Papa.
    Cuando fue Juan Pablo II más de 50,000 cubanos habían sido asesinados de mil formas y el tipo no suspendió la “peregrinación”, eran los tiempos del brutal asesinato de niños, mujeres…del Remolcador 13 de Marzo y del derribo de la avionetas de Hermanos al Rescate.
    De aquella visita solo queda una frase pisoteada y deshonrada por su propia inefectividad y contubernio con la dictadura: “Que Cuba se abra al mundo para que el mundo se abra a Cuba”. Dijo Cuba en lugar de tiranía dictatorial y llamó a “abrirse”, que nadie sabe qué significó eso en el léxico oportunista del representante de Dios en la Tierra, cuando debió gritar “abajo los asesinos del pueblo cubano ¿enemigos? máximos de la Iglesia en América (además de ciertos grupos de poder en el gobierno de Estados Unidos)”.
    Como parte del “follón liguístico”, lo incomprensible de “el mundo se abra…”, si se va a abrir más de lo que hace rato está, se parte al medio. Claro, para hablar así debió tener toda la moral del mundo y…no ir allá. A fin de cuentas, 15 años después continúa la represión y continúan los crímenes ¿A quién benefició la visita pastoral de Wojtila?
    Del recuerdo de Polonia no se puede hacer la libertad del pueblo cubano, así que, al diablo Polonia, Juan Pablo II, Benedicto y la Iglesia y no habla un ateo, sino un cubano que sufre, entre otros males, por el apoyo del Templo al castrismo.
    Villar fue declarado “delincuente” por la tiranía castrista, tal vez algunos “extranjeros” lo crean de buena fe, yo no lo dudo, pero los cubanos, ni dentro ni fuera de Cuba, se pueden confundir; incluso ni los castristas “de a pie”, porque esa es la forma que tienen de defenderse ante las evidencias que los encausan: difamar, como única alternativa, ante la opinión publica, o ¿Acaso nadie recuerda los “recuentos de las vidas delincuentes” de Abrantes, de Ochoa, de todo el grupo procesado con este asesino, de “Landy”…de boca del propio tirano y de su puño y letra en editoriales del Granma?
    Castro se dedicó a destruir la imagen que él mismo había creado de estos “héroes”, para decir algo a tono con Curzio Malaparte, “caídos en desgracia”; sin embargo, los puestos de Ministros, de J’ de Ejercito Territorial, se los dio el dictador y los grados también y no eran “cabos de la guardia siento un tiro”, sino generales, tenientes coroneles, capitanes… Solo hay que revisar lo que ha dicho de cada uno de sus elementos y de otros cuando le convino, de las irregularidades que no tuvo en cuenta antes para llevarlos a donde llegaron y que utilizó contra ellos en el minuto del “juicio final”.
    Lo que digan de Villar es improcedente por mentiroso, lo que cuenta es que dejaron morir a un ser humano que reclamaba, con una huelga de hambre, su derecho a ser oído.
    Benedicto, la Iglesia y todo el mundo están en el “gato” contra Cuba y a favor del castrismo, de otro modo debieron ser sanciones duras en vez de “lamentos” de viejas colchoneras que, en cuanto al Papa, el mismo día de la muerte de Villar, debió salir de la Conserjería de Prensa la declaración tajante del Ministerio del Exterior del Vaticano en la cual el llamado Sumo Pontífice suspendía definitivamente su viaje a Cuba y la causa por la decisión.
    Todo lo que Castro hace es bajo patrón de Patente de Corso; es decir, se siente autorizado por el consentimiento ambiguo, por la blandenguería y porque es parte importante del comunismo, encubierto hoy bajo ropajes de perniciosos “ismos” de la izquierda liberal, encabezada por el “obamismo americano”
    Sencillamente, la crápula de la nomenklatura sabe que cualquier barbaridad que cometan contra el pueblo funciona igual que el efecto del golpe: “hoy se hincha y duele; mañana se baja y a otra cosa mariposa…”