El filtro noticioso de los Castro. Por Mary Anastasia O’Grady.

The Wall Street Journal Americas.

Voy a decir lo que pienso, una vez más, y sé que me comerán a dentelladas. La responsabilidad de los corresponsales extranjeros y de los periodistas extranjeros en Cuba deja mucho que desear, es más, da asco. Enseguida se marean con un culo, o una tranca, y prefieren dar tranca en el culo que le ponen delante o que le den tranca con la tranca que les coloca la DSE en las nalgas, antes de hacer su verdadero trabajo. Una vez que se la pasan como Carmelina en Cuba, viviendo como reyes, en casas inimaginables y comiendo como puercos lo que no puede comer el pueblo de Cuba y lo que ellos mismos no pueden darse el lujo de comer en otros países, se van de allí tan campantes a escribir libritos en contra del castrismo, la mayoría de ellos bastante inspirados en los libros de los exiliados cubanos. No se desplazan a los lugares donde les están dando golpes a los disidentes ni a palos, ahora, eso sí, que los inviten a una langostada, que allí son los primeros, y si es con García Márquez, mucho más. Contados con las manos son los corresponsales que han hecho bien su trabajo, un trabajo limpio. Yo salvaría de esa lista de ineptos a Corinne Cumerlato y Denis Rousseau, a los que no les han podido sacar ninguna historia negra porque no la hubo, ni siquiera carmelita clara, entre otros pocos. Mientras le estaban dando golpes a la gente en el oriente del país, y mítines de repudo a la madre de Orlando Zapata Tamayo, un corresponsal de esos estaba haciendo un documental hechizado con las linduras del paisaje de Baracoa, «inspirándose» descaradamente en el cineasta Nicolás Guillén Landrián. Ya tiene, además, carrera de cineasta a la cañona, aunque lo haya hecho en video, ya lo consideran cineasta, ¿y su trabajo de corresponsal? ¿Por qué no estuvo donde tenía que estar? Después de veinte años colocando una de cal y otra de arena todavía tiene cara de lamentarse porque lo expulsaron. Y no sé por qué lo expulsaron siquiera, porque el único motivo que dio fue hablar con la boquita de lado de un escritor que todavía es el coco para muchos, dentro y fuera de aquel país.

12 respuestas para “El filtro noticioso de los Castro. Por Mary Anastasia O’Grady.”

  1. Un corresponsal extranjero con credenciales del gobierno va a un mítin de repudio o entrevistar abiertamente a un opositor , etc. una sola vez, porque si vuelve a mostrar su cara en el mismo lugar ya lo estan poniendo en el avion. Es la realidad.

  2. Los corresponsales saben que su trabajo es informar, si no les dejan hacer su trabajo entonces algo más fuerte deberán hacer para seguir honrando su trabajo, y no deshonrándolo como han hecho muchos de ellos.

  3. Si en Cuba se pudiera hacer lo que es posible en cualquier otro país, no estaría en ruina material y espiritual. Es que ya aterrizando en José Martí y retratándolo a uno como a un criminal, la condición humana cambia. Y saliendo a la calle se percata que cualquier actividad, quiás con excepción de respirar, el aire tropical, todo es ilegal. Por eso hay que seguir luchando por la libertad en todos los frentes posibles y con los medios que uno se pueda imaginar.

  4. La pura verdad, tal y como es.
    Zoé, clara y valiente.
    Gracias.

  5. Zoe, la etica periodistica es algo que la dictadura requiere que los corresponsales extranjeros dejen en sus paises de origen…. si es que los escogidos alguna vez la tuvieron. En realidad, la mayoria de los medios de prensa acreditados en la isla tienen una lealtad y una fidelidad (nunca mas oportuna esta palabra) que pueden y deben ser interpretadas como una completa sumision al regimen.
    Si pasa algo digno de reportar -o van a la «fuente autorizada dentro de la disidencia de diseño» o repiten cual papagayos lo dictado por la tirania. Pero nada de aventurarse al interior del pais, como no sea en la carretera hacia algun centro turistico. Si de casualidad ven algo digno de ser reportado, o tenian coriza, o diarrea, o se le acabaron las baterias al unisono al laptop, la maquina fotografica digital, la camara de video y la grabadora. Y el block de notas no lo tenian a mano y de todos modos el boligrafo estaba seco y el lapiz sin punta. Y por ultimo, la politica editorial de sus diarios no admite mas que una critica suave y tibia a los Castro. Que para eso la seguridad del estado tiene videos de todos ellos.

  6. Los corresponsales extranjeros destacados en Cuba quieren estar en la isla cuando Castro muera, guarde el carro,de la patada final a la lata -Ya el obituario de Fidel esta listo-el primer notición hara historia- Mira, si a Fidel le duele una tripa en Drudge lo sacan en primera plana y ellos tienen 30 millones de hits diarios en días normales-para lo demas Cuba no existe-

    Cuba es una fuente de inteligencia y contra-inteligencia que no guarda proporción con el tamaño de la isla y comparada a su aparente basofia en importancia política, pero venden información a todos los cuerpos secretos mas importantes del mundo sin escrúpulo ni discriminación ideológica- sus clientes son diversos desde el Mossad, MI-5,MI-6, CIA y cuanto bicho se mueve en el sub-mundo del espionaje, agentes activos, sleepers, árabes, judíos, la FARC, Palestinos, todos en igualdad de condiciones y con precios variados- Para eso es lo único que sirven y son los mejores, después del MOSSAD naturalmente….

    Las organizaciones del exilio cubano estan TODAS infiltradas sin excepcion tanto en USA, Canada, como Europa, vigiladas 24/7 -es un trato mutuo de ayuda internacional.Muy bueno el articulo de O’Grady pero olvida lo mas importante..el porque de todo.
    Over and out

  7. SE PUEDE DECIR MAS ALTO PERO NO MAS CLARO. LOS MEDIOS Y LA MAYORIA DE SUS INTELECTUALES MEDIOCRES SON GRANDES COMPLICES DE LA IGNOMINIA CASTRISTA, TIRANIA QUE IRA AL SUMIDERO DE LA HUMANIDAD Y A LA HUMILLACION HISTORICA.

  8. Totalmente de acuerdo. El peso y el contenido de la valija informativa que aporta cada periodista extranjero en Cuba varían según los intereses del medio de comunicación para el que trabaje. Y varía, además, según las agallas del ser humano/periodista que tiene el deber de informar al mundo, por supuesto. Y sí, la primera variable se cumple al dedillo, pero a esta última (la de las agallas) apenas se la ha podido poner en práctica pues lamentablemente ha sido poco frecuente la existencia de la misma entre los corresponsales que han trabajado o trabajan en Cuba. Muchos de los periodistas viajan a Cuba lo hacen exclusivamente con la “misión” de cubrir los eventos oficialistas del régimen. Y digo yo, si no fuera por los periodistas independientes cubanos, el mundo no sabría sobre la oposición en Cuba, sobre los encarcelamientos y detenciones arbitrarias, las torturas, el asesinato de hombres y mujeres dignos de manos del castrismo; si no fuera por los verdaderos periodistas independientes cubanos, el mundo pensaría que lo más preocupante en Cuba es que no viene la papa a la bodega, entre otras pequeñeces rayanas en la falta de respeto a la inteligencia humana.

    Gracias, Zoé.

  9. El filtro solamente funciona si los corresponsales extranjeros obedecen las reglas del juego impuestas por la dictadura, pero las obedecen. Esta gente claramente viola la esencia y propósito del verdadero periodismo, porque se trata de intereses, no de ética ni honor ni mucho menos. Se autocensuran para poder funcionar y mantenerse en Cuba, y se cagan en la noticia. Sobra decir que no merecen respeto alguno, y carecen por completo de credibilidad. Hipócritas y farsantes.

Deja un comentario